Dedicatoria


E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...



Al justo y honorable
JOHN LORD SOMMERS,
Barón de Evesham.


Señor mío,

No cumpliría con el Papel de Espectador imparcial si no Dedicara los siguientes Escritos a quien poseyera el más consumado y reconocido de los Méritos.
-----Sólo una persona con un Carácter acabado puede Patrocinar adecuadamente una Obra que puja por Cultivar y Pulir la Vida Humana, promoviendo la Virtud y el Saber y recomendando todo lo que pueda ser de Utilidad o Adorno para la Sociedad.
-----Sé que el Homenaje que le rindo ofrece una suerte de Violencia a quien desea eludir el Aplauso tanto como merece recibirlo. Pero, señor mío, quizá sea éste el único Punto en que su Prudencia se verá siempre defraudada.
-----Mientras la Justicia, el Candor, la Ecuanimidad, el Celo por el Bien del País y la más persuasiva Elocuencia para convencer de estas cosas a los otros, sean Distinciones valiosas, no esperará Usted que el Público halague sus Inclinaciones hasta el punto de resistirse a celebrar tan extraordinarias Cualidades. En vano trató Usted de ocultar su Parte de Mérito en los muchos Servicios Nacionales que brindó. Haga lo que haga, la Época actual hablará de sus Virtudes, aunque sólo la Posteridad les haga Justicia.
-----Otros hombres atraviesan Enfrentamientos y luchas de Intereses en los caminos de la Ambición, pero Sus Grandiosas Habilidades han sido invitadas al Poder e importunadas para fomentar el Progreso. No es extraño que esto le pase a su Excelencia, que puede poner al Servicio de Su Soberano las Artes y Refinamientos de las antiguas Grecia y Roma; como también el conocimiento más exacto de nuestra Constitución en particular y de los intereses de Europa en general; a lo que debo agregar una cierta Dignidad Suya que (esto es lo menos que puede decirse) ha estado siempre a la altura de los grandes Honores que le han sido conferidos.
-----Es sabido cuánto le debió la Iglesia en el Día más peligroso que viera jamás, ése del Proceso de sus Prelados; y en qué medida su Poder Civil, en este Reinado y el anterior, ha quedado en deuda con sus Consejos y Sabiduría.
-----Pero enumerar las grandes Ventajas que el público ha recibido de su Gestión, es trabajo más propio de una Historia que de un Discurso de esta Naturaleza.
-----Su Excelencia se presenta tan grande en la Vida Privada como en las Importantes Funciones que le ha tocado desempeñar. Quisiera hablar pues del Placer que procura a todos los que participan de Su Conversación, de la Elegancia de su Gusto en todas las Áreas Civilizadas del Saber, de Su gran Humanidad y de Su Amabilidad en los Modales y de esa Influencia asombrosa, que es peculiar suya, por la cual todo el que Conversa con su Excelencia lo prefiere a Usted antes que a sí mismo, sin por eso sentir que los propios Talentos se degradan. Pero si tuviera que dar cuenta de todo lo que puede observarse sobre su Excelencia, no me quedaría nada para decir de otras Personalidades Distinguidas.

Soy,
---Señor Mío,
------de su Excelencia,
---------el siervo más humilde,
------------más devoto y obediente,
---------------EL ESPECTADOR.


ÍNDICE GENERAL
Sobre el blog

-------------

TRADUCTORES
  • Diego M. dell'Era
  • Agustina Fracchia
  • Jerónimo Ledesma
  • Miguel Rosetti
  • Alonso Ruvalcaba
  • Ramiro Vilar

-------------

ILUSTRADORES
  • Diana Benzecry
  • Guadalupe Silva

-------------

EL ESPECTADOR: ARCHIVO

-------------

LINKS

-------------

-------------