Nº 12


E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...



Miércoles, 14 de Marzo de 1711

...Veteres avias tibi de pulmone revello.- Persio.

Cuando llegué a Londres, pasó algún tiempo antes de que pudiera establecerme en una Casa de mi agrado. Me vi forzado a dejar mi primer Alojamiento por razón de una solícita Casera que me preguntaba todos los Días cómo había dormido. Luego di con una Familia honesta; y fui muy feliz durante más de una semana; pero entonces a mi Casero, un Hombre jocundo y bien intencionado, se le puso en la Cabeza que me faltaba Compañía y con frecuencia me visitaba en mi Habitación para salvarme de la soledad. Toleré esto durante dos o tres Días; pero cuando me dijo que temía que yo fuera un melancólico, pensé que era momento de partir y, en consecuencia, esa misma Noche cambié de Alojamiento. Alrededor de una semana después, descubrí que mi jocundo Casero, el cual, como ya dije, era un Hombre de corazón honesto, había sacado un Aviso sobre mí en el Daily Courant que decía: Un Hombre melancólico dejó su Residencia el Jueves último por la Tarde y fue visto después yendo hacia Islington; si alguien puede brindar Información sobre él a R. B. Pescadero en el Strand, será muy bien recompensado por la molestia. Como yo soy la Persona más indicada del Mundo para seguir mis Consejos y como mi Casero el Pescadero ignoraba mi nombre, este Episodio de mi Vida ha permanecido oculto hasta Hoy.
-----Ahora me encuentro instalado en lo de una Viuda, que tiene numerosos Hijos y me concede todos los Caprichos. No recuerdo que hayamos intercambiado una sola Palabra en estos cinco Meses; el Café llega a mi Habitación sin que yo lo solicite; si deseo Fuego señalo mi Chimenea, y si Agua, a mi Bacina: ante lo cual mi Casera hace un gesto, sólo para indicar que ha comprendido mi Intención, y obedece de inmediato mis Señales. Asimismo, ha educado tan bien a su Familia, que si su pequeño Niño se consagra a tirarme del Saco o a gritarme en la Cara, su hermana mayor lo llama aparte y le ordena no molestar al Caballero. Cuando recién había ingresado a la Familia, me perturbaba que se pusieran de pie cada vez que entraba al Salón; pero como la Casera advirtió que en esas Ocasiones yo siempre exclamaba ¡Pish! y salía de nuevo, ha prohibido que se empleen esas Ceremonias en la Casa; de modo que ahora entro a la Cocina o al Recibo sin ser notado ni interrumpir las Actividades o el Diálogo de la Familia. La Doncella le preguntará a su Señora (aunque yo esté allí) si el Caballero está listo para Cenar, en tanto la Señora (la cual es, por cierto, una excelente Ama de Casa) reprenderá a los Criados con idéntica Severidad ante mi Cara y a mis Espaldas. En suma, me muevo por la Casa y me integro a todos los Grupos con la misma Libertad que un Gato o cualquier otro Animal Doméstico y nunca se cree que yo pueda revelar lo que veo o escucho.
------Recuerdo que el último Invierno varias jóvenes Muchachas del Vecindario estaban sentadas junto al Fuego con las Hijas de mi Casera contándose historias de Fantasmas y Aparecidos. Al abrir yo la Puerta, las Jóvenes interrumpieron su Conversación, pero en cuanto las Hijas de mi Casera observaron que sólo era el Caballero (ése es el Nombre que se me aplica tanto en el Vecindario como en la Familia) prosiguieron sin preocuparse por mí. Me senté junto al Candelabro que había en una Mesa a un extremo del Salón; y simulando leer un Libro que saqué de mi Bolsillo, escuché varias Historias de Fantasmas, pálidos como ceniza, que permanecían de pie junto a algún Lecho o caminaban por un Camposanto bajo la luz de la luna; y de otros que habían sido confinados al Mar Rojo por perturbar el descanso de la Gente y agitar sus Cortinas a Medianoche; y muchos otros Cuentos de Vieja de una naturaleza similar. Como un Espíritu invoca a otro, noté que al Cabo de cada Historia la entera Compañía apretaba Filas y se amuchaba junto al Hogar; tomé Nota particularmente de un Niño que estaba tan atento a cada Historia, que me equivocaría si pudiera aventurarse a dormir solo en los siguientes doce Meses. De hecho, conversaron tanto que todas las Imaginaciones de la Asamblea, visiblemente, enloquecieron, y estoy seguro de que empeorará durante sus vidas. Escuché que una de las Muchachas, que me había mirado por sobre su Hombro, le preguntaba a su Compañía cuánto tiempo había estado yo en el Salón y si no lucía más pálido de lo habitual. Esto me hizo temer que me viera forzado a explicarme si no me retiraba; razón por la cual, tomé el Candelabro y subí a Mi Habitación, no sin hacerme preguntas sobre esta Debilidad inexplicable, en Criaturas racionales, de asombrarse y aterrorizarse mutuamente. Si yo fuera Padre, pondría especial Cuidado en preservar a mis Hijos de estos pequeños Horrores de la Imaginación que están expuestos a contraer cuando son jóvenes y no pueden ya desechar cuando son grandes. Sé de un Soldado que se tiró a una Trinchera asustado de su propia Sombra; y empalidece si escucha un Chirrido en la Puerta quien el Día antes marchó contra una Batería de Cañones. Hay Casos de Personas que han sido aterrorizadas, hasta la Locura incluso, por la Figura de un Árbol o un Arbusto que se agita. La Verdad es que considero que la Imaginación sana, luego de un Discernimiento claro y una Buena Conciencia, es la mayor Bendición de la Vida. Entre tanto, como hay muy pocos cuyas Mentes no están más o menos sujetas a estas Ideas y Aprehensiones espantosas, debemos armarnos en su contra con los Dictados de la Razón y la Religión, para expulsar a la Vieja de nuestros Corazones (tal como lo expresa Persio en el Epígrafe de mi Escrito) y extinguir esas Nociones impertinentes que hemos absorbido en una Época en que no podíamos juzgar su Insensatez por nosotros mismos. Y si creemos, como hicieron muchos hombres sabios y buenos, que hay tales Espectros y Apariciones como las que vengo refiriendo, hagamos el esfuerzo de desarrollar en nosotros un Interés por aquél que lleva en sus Manos las Riendas de toda la Creación y que la gobierna de tal Forma que es imposible para un Ser acometer a otro sin contar con su Conocimiento y Licencia.
-----Por mi Parte, estoy dispuesto a suscribir la Opinión de aquellos que creen que todas las Regiones de la Naturaleza abundan en Espíritus; y que hay Multitud de Espectadores de todas nuestras Acciones, cuando creemos estar totalmente solos: pero en lugar de aterrorizarme con esa Idea, me agrada pensar que estoy siempre comprometido con esta Sociedad innumerable en la investigación de las Maravillas de la Creación y que participo de un mismo Cuerpo de Adoración y Alabanza.
-----Milton ha descripto delicadamente esta Comunión conjunta de Hombres y Espíritus en el Paraíso; y sin duda tenía el Ojo puesto en un Verso del viejo Hesíodo, que es casi idéntico, Palabra por Palabra, al tercero del siguiente Pasaje:

...Nor think, though Men were none,
That Heav'n would want Spectators, God want Praise;
Millions of spiritual Creatures walk the Earth
Unseen, both when we wake and when we sleep;
All these with ceaseless Praise his Works behold
Both Day and Night. How often from the Steep
Of echoing Hill or Thicket have we heard
Celestial Voices to the midnight Air,
Sole, or responsive each to other's Note,
Singing their Great Creator? Oft in Bands
While they keep Watch, or nightly rounding walk
With heav'nly Touch of instumental Sounds,
In full harmonick Number join'd their Songs
Divide the Night, and lift our Thougths to Heav'n.
C.


ÍNDICE GENERAL
Sobre el blog

-------------

TRADUCTORES
  • Diego M. dell'Era
  • Agustina Fracchia
  • Jerónimo Ledesma
  • Miguel Rosetti
  • Alonso Ruvalcaba
  • Ramiro Vilar

-------------

ILUSTRADORES
  • Diana Benzecry
  • Guadalupe Silva

-------------

EL ESPECTADOR: ARCHIVO

-------------

LINKS

-------------

-------------