Nº 14


E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...



Viernes, 16 de Marzo de 1711


Teque his, Infelix, exue monstris.—Ovid.

Reflexionando esta Mañana acerca del Espíritu y el Carácter de los Entretenimientos públicos de hace Veinticinco años y los del Día de Hoy, lamentaba que –aunque en aquellos Días desatendieran su Moralidad, y mantuvieran su Buen Juicio– el Beau Monde, en el presente, se haya vuelto más pueril, ya que no más inocente, que en el pasado. Mientras estaba sumido en estos pensamientos, un peculiar Individuo cuyo rostro había yo visto en varias ocasiones en el Teatro, me entregó la carta que transcribo a continuación con estas palabras Caballero, El León le presenta este humilde servicio a usted, y desea que le entregue esto en propia Mano.

Desde mi guarida en el Hay-Market, 15 de Marzo.


SEÑOR,
‘He leído todos sus Trabajos, y he ahogado mi Resentimiento en contra de sus Reflexiones acerca de las Óperas, hasta este Día, en que usted abiertamente sugiere que el Signior Grimaldi y yo mantenemos una Relación más amigable de lo que corresponde al Valor de su Carácter, y a la Firmeza del mío. Desearía que usted, por su propio Bien, se abstuviera de semejantes Insinuaciones en el futuro; y debo decir que es una notable Muestra de mala Fe de su parte manifestar tan alta Estima por un Extranjero, y desanimar en cambio a un León que es su propio Compatriota.
-----‘Tomo nota de su Fábula del León y el Hombre, pero estoy tan preocupado por ese Asunto, que no me sentiré agraviado por cuál de los Animales sea llamado Superior. Me ha representado mal: ni soy un Hacendado ni actúo por mi propia Diversión; de tener aún aquellos Bosques en que paseé cuando era cazador de Zorros, no resignaría mi Hombría por Manutención; y le aseguro que a pesar de lo penosas que son mis Circunstancias presentes, soy Hombre de tal Honor, que, a cambio de Pan, no aceptaría ser ninguna Bestia, salvo un León.

Suyo, Etc.


Ni bien terminé de leer esta carta, uno de los Hijos de mi Casera me alcanzó varias otras, algunas de las cuales utilizaré para componer el presente Papel, pues todas tienden hacia el mismo Asunto, viz. la Elegancia de nuestras Diversiones actuales.

Covent Garden, 13 de Marzo.

SEÑOR,
‘He sido Sacristán y Guardador de Criptas de la Parroquia de San Pedro en Covent Garden durante veinte años y no he dejado de hacer que las campanas doblen ni siquiera seis veces a lo largo de todos estos años; Oficio que he realizado para mi Satisfacción hasta estas últimas dos semanas durante las cuales mi Congregación ha estado utilizando la Llamada de mi Campana –por la Mañana y por la Tarde– para asistir al espectáculo de Marionetas que propone un tal Powell, bajo las Piazzas. Por este motivo, no sólo he perdido a dos de mis Clientes, a quienes situaba por seis peniques frente a la Señora Rachel Eyebright, pero la propia Señora Rachel se ha ido a las Marionetas. Ahora no asisten más que unas pocas Personas ordinarias, que vienen a la Iglesia solamente a decir sus Oraciones, de manera que no tengo Trabajo que valga la pena mencionar más que el de los Domingos. He ubicado a mi Hijo en las Piazzas, para informar a las Señoritas que la Campana suena para llamar a Misa, y que ésta se encuentra al otro lado del Garden; pero ellas tan sólo se ríen del Muchacho.
-----‘Deseo exponga esto ante el Mundo, para que en el Futuro no se haga de mí tal Herramienta, y para que Punchinello elija Horas menos canónicas. Como están las cosas hoy, el Sr. Powell tiene una gran Congregación, mientras que nosotros tenemos la Casa bastante vacía; si puede usted remediarlo, estaré muy agradecido,

Caballero,
Suyo, Etc
.

Entiendo que la siguiente Epístola proviene del Responsable de la Mascarada.

SEÑOR,
‘He observado las Reglas de la Máscara tan minuciosamente (no indagando acerca de las Personas) que no puedo decir si ha estado usted entre la Compañía o no el pasado Martes. Si no estuvo y aún planea asistir, desearía que, para su propio Entretenimiento, advirtiera a la Comunidad que no todas las Personas son adecuadas para este Tipo de Entretenimiento. Desearía, Caballero, que pudiera hacerlos entender que es un tipo de actuación el ir a una Mascarada, y que un Hombre debería ser capaz de decir o hacer cosas de acuerdo con el Vestido con el cual aparece. No faltan de tanto en tanto los disipados vestidos como Senadores Romanos ni los graves Políticos en disfraz de disipación. Lo lamentable del asunto es que la Gente se viste de lo que desea ser, y no de lo que les cuadra. No hay una sola Muchacha en la Ciudad que, de actuar según su deseo, al ir a la Mascarada, no se disfrazaría de Pastora. Suplico que ellas lean la Arcadia, o algún otro buen Romance, antes de aparecer en mi Sala en semejantes atuendos. El último día que nos presentamos, todos estaban tan imprudentemente vestidos que cuando intentaron hablar unos con otros resultó que una Ninfa con un Cayado no tenía una Palabra que decir sino en el desvergonzado Estilo del Lupanar; y un Hombre en Atuendo de un Filósofo quedóse sin palabras hasta que encontró ocasión de expresarse en la Germanía de los Vestidores. Tuvimos un Juez que bailaba un Minuet con una Cuáquera como Pareja mientras media docena de Arlequines de pie hacían de Espectadores. Un Turco se bebió dos Botellas de Vino, y un Judío se comió medio Jamón de Tocino. Si puedo concretar mi proyecto y hacer que los Enmascarados preserven sus Personajes en mis Reuniones, espero admitirá constituiría un Cimiento para más elegantes y mejores Galanterías que cualquier otro que la Ciudad posea al presente; y consecuentemente dará su Aprobación a los Esfuerzos de,

Caballero,
Su más obediente y humilde servidor
.



Estoy muy contento de que la Siguiente Epístola me exija mencionar al Sr. Powell por segunda vez en el mismo Papel; pues ciertamente no puede darse demasiado Estímulo a su Habilidad en el Movimiento, provisto que esté bajo las Restricciones apropiadas.

SEÑOR,
‘Siendo al presente la Ópera del Hay-Market y aquella bajo la pequeña Piazza en Covent-Garden los Dos principales Entretenimientos de la Ciudad; y exaltando el Sr. Powell en sus Anuncios a Whittington y su Gato frente a Rinaldo y Armida; mi Curiosidad me ha llevado a Principios de la Semana pasada a asistir a ambas Presentaciones y a realizar Observaciones sobre ellas.
-----‘En primer lugar, no puedo dejar de observar que el Sr. Powell sabiamente evitó pagar a su Compañía por adelantado, logrando que cada Escena fuera novedosa e inesperada; mientras que los Encargados del Hay-Market, habiendo generado Expectativas demasiado Altas, decepcionaron a su Audiencia en el Escenario.
-----‘El Rey de Jerusalem se ve obligado a salir de la Ciudad a pie, en lugar de ser conducido en un Carro triunfal por Caballos blancos, como prometía el Programa de la Ópera; y así, aunque esperaba que los Dragones de Armida avanzaran veloces hacia Argantes, vi cómo el Héroe era obligado a ir hacia Armida y ayudarla a bajar del Coche. Tuvimos también escasa cuota de Truenos y Relámpagos, aunque aquí no puedo dejar de hacer Justicia al Muchacho encargado de la Dirección de los Dos Dragones pintados haciéndolos escupir Fuego y Humo: Lanzaba la Resina en tan justas proporciones y en tan debido tiempo, que no pude evitar concebir la Esperanza de que sería algún día un excelente Actor. Noté ciertamente sólo dos cosas que habrían contribuido a mejorar su Actuación, me refiero a mantener su Cabeza más baja y a esconder la Vela.
-----‘Observo que el Sr. Powell y los Encargados tuvieron ambos la misma Idea, y según pienso cerca del mismo momento, de introducir Animales en sus respectivos Escenarios, aunque con distinto Éxito. Los Gorriones y Pinzones del Hay-Market vuelan muy irregularmente por sobre el Escenario; y en lugar de posarse en los Árboles y representar sus Papeles, estos jóvenes Actores, o se internan en las Galerías o apagan las Velas; mientras el Sr. Powell tiene tan bien disciplinado a su Cerdo que en la primera Escena él y Punch bailan un Minuet juntos. De todos modos estoy al tanto de que el Sr. Powell ha resuelto aventajar a sus Adversarios en su propio terreno introduciendo alondras en su próxima Ópera Susanna o Inocencia traicionada, que será exhibida la próxima Semana con dos nuevos Ancianos.
-----‘La Moraleja del Drama del Sr. Powell se ve quebrantada –confieso- por las Reflexiones nacionales de Punch sobre los Franceses y por la absurda postura del Rey Harry que apoya su Pierna sobre el Regazo de la Reina frente a tan magnífica Asamblea.
-----‘En cuanto al Mecanismo y la Escenografía, todo fue ciertamente uniforme y las Escenas fueron dirigidas diestramente; todo lo cual conduce mi Atención al descuido, por parte de los Encargados del Hay-Market, de cambiar las Escenas laterales. Se nos ofrecía una Perspectiva del Océano en medio de una deliciosa Arboleda, y aunque los Caballeros en el Escenario contribuían en buena medida a la Belleza de la misma caminando por entre los Árboles, debo admitir que no fue poco mi asombro al ver a un Joven bien vestido aparecer en Medio del Mar, y aspirar Tabaco sin ninguna Preocupación.
-----‘Sólo haré una observación más, en la cual ambos Dramas concuerdan; y es que, a juzgar por el Chillido de sus Voces, los Héroes de ambos son Eunucos; y siendo el Ingenio parejo en ambas, prefiero la Representación del Sr. Powell por ser en nuestro propia Lengua.

Soy, Etc.


ANUNCIO.

El Primero de Abril será representada en el Teatro del Hay-Market, una Ópera llamada La Crueldad de Atreo.
N.B. La escena en la que Thyeste devora a sus propios hijos será representada por el famoso Sr. Psalmanazar, llegado recientemente desde Formosa. Toda la Cena sucede al ritmo de los tambores.
R.


ÍNDICE GENERAL
Sobre el blog

-------------

TRADUCTORES
  • Diego M. dell'Era
  • Agustina Fracchia
  • Jerónimo Ledesma
  • Miguel Rosetti
  • Alonso Ruvalcaba
  • Ramiro Vilar

-------------

ILUSTRADORES
  • Diana Benzecry
  • Guadalupe Silva

-------------

EL ESPECTADOR: ARCHIVO

-------------

LINKS

-------------

-------------