Nº 18


E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...



Miércoles, 21 de marzo de 1711
...Equitis quoque jam migravit ab aure voluptas Omnis ad incertos oculos et gaudia vana.-Hor.
Escribo este Papel con el Propósito de legarle a la Posteridad una Descripción fidedigna de la Ópera italiana y del gradual Avance que ha tenido en la Escena inglesa: porque indudablemente nuestros Tataranietos desearán conocer la extraña Razón por la cual sus Tatarabuelos solían sentarse todos juntos, formando una Audiencia de Extranjeros en su propio País, para escuchar largas Obras en una Lengua que no comprendían.
-----Arsinoe fue la primera Ópera que nos dejó probar el Sabor de la Música italiana. Su gran Éxito ocasionó Intentos de hacer Piezas al Estilo italiano, las cuales debían procurar un Entretenimiento más natural y razonable que el de las sofisticadas Trivialidades de esa Nación. Esto alarmó a los Poetastros y Violinistas de la ciudad, acostumbrados a traficar un tipo de Mercadería más tosca; y por eso establecieron una Regla fija, que se obedece sin cambios hasta el día de hoy: No se le puede poner Música a Nada que no sea un Disparate.
-----No acababa de establecerse la Máxima e inmediatamente nos pusimos a traducir Óperas; y como no había gran Peligro de dañar la Sensatez de esas Piezas extraordinarias, nuestros autores empleaban Términos por completo extraños al Significado de los Pasajes que aparentaban traducir; su principal Preocupación era que las Cantidades del Verso inglés correspondieran con las del italiano, de modo que ambos pudieran ajustarse a una misma Melodía. Así, el Aria famosa de Camilla,

Barbara si t'intendo &c.
Mujer bárbara, sí, sé lo que pretendes,

que expresa el Resentimiento de un Amante enfurecido, fue volcada en esa Queja inglesa:

Frail are a Lover's Hopes &c.
Frágiles ilusiones del amante etc.

Y fue muy placentero ver cómo las Personas más refinadas de la Nación británica agonizaban y languidecían por esas Notas llenas de Cólera e Indignación. También pasaba con Frecuencia que, estando bien traducido el Significado, la necesaria Transposición de Palabras, las cuales eran volcadas de una Frase en una Lengua a otra en Lengua extranjera, hacían que la Música que resultaba muy natural en una Lengua pareciera ridícula en la otra. Recuerdo un Verso italiano que rezaba Palabra por Palabra:
Y trocó mi Furia en Piedad;
lo que el inglés, para cumplir con la Rima, tradujo:
Y en Piedad trocó mi Furia;
-----De este modo las suaves Notas que se ajustaban a la Piedad en italiano caían en inglés en la Palabra Furia; y los Sonidos enojados que se afinaban con Furia en el Original, vinieron a expresar Piedad en la Traducción. También pasa con frecuencia que las Notas más interesantes de la Melodía coincidan con las Palabras más insignificantes de una Frase. He visto la Palabra Y perseguida por la Escala entera, me entruvieron muchos Él melodiosos y escuché los más bellos Arreglos, Corcheas y Compases aplicados a Pues, Para y De; en Honor eterno de nuestras Partículas inglesas.
-----Nuestro siguiente Paso de Sofisticación fue introducir en nuestra Ópera Actores italianos, que cantaban sus Partes en su propio idioma, mientras nuestros Compatriotas ejecutaban las suyas en nuestra Lengua nativa. El Rey o Héroe de la Obra generalmente hablaba en italiano y sus Esclavos le respondían en inglés: el Amante a menudo hacía la Corte y conquistaba el Corazón de su princesa en un Idioma que ella no entendía. Uno pensaría que es en extremo difícil sostener un Diálogo de esta forma, sin un Intérprete entre las Personas que conversaban; pero ese fue el Estado de la Escena inglesa por tres años aproximadamente.
-----Al fin la Audiencia se cansó de entender sólo la mitad de la Ópera y en consecuencia, para liberarse por completo de la Fatiga de Pensar, dispuso que en el presente toda la Ópera sea actuada en una Lengua desconocida. Hemos dejado de entender el Idioma de nuestro propio Teatro; a tal punto que he temido con frecuencia, al ver a nuestros Actores italianos parlotear en el Entusiasmo de la Acción, que nos estuvieran diciendo Insultos y burlándose; pero tengo la Esperanza de que, como depositamos en ellos una Confianza total, no hablarán en nuestra contra frente a nuestras Narices, aunque podrían hacerlo con la misma Impunidad que si lo hicieran a nuestras Espaldas. Entretanto no puedo evitar pensar cuán naturalmente un Historiador que escriba dentro de doscientos o trescientos años, y desconozca el Gusto de sus sabios Ancestros, hará la Reflexión que sigue: A principios del Siglo Dieciocho la Lengua italiana se comprendía tan bien en Inglaterra que las Óperas se representaban públicamente en ese idioma.
-----Es difícil ser serio en la Desprobación de un Disparate que se pone en Evidencia solo a primera Vista. No hace falta una gran dosis de Sensatez para percibir el Ridículo de esta monstruosa Práctica; pero lo que la vuelve más desconcertante no es el Gusto de la Chusma, sino el de las Personas de la Cultura más refinada, que lo han establecido.
-----Si los italianos tienen un Genio para la Música superior al inglés, los ingleses tenemos Genio para otras Realizaciones de una Naturaleza mucho más elevada y aptas para brindar al Espíritu un Entretenimiento mucho más noble. ¿Puede concebirse (en una Época en que vivió un Autor capaz de escribir la Phaedra and Hippolitus) que exista un Pueblo tan estúpidamente fascinado por la Ópera italiana que no llegue a dar un tercer día de Audiencia a esa Tragedia admirable? La Música es, ciertamente, un Entretenimiento muy agradable, pero requeriría la Subyugación total de nuestras Orejas, si quisiera inhabilitarnos para escuchar cosas con Sentido, si excluyera Artes que tienen una Tendencia mucho mayor al Cultivo de la Naturaleza Humana; confieso que no le asignaría un Domicilio mejor que el que le asignó Platón al desterrarla de la República.
-----En la actualidad, nuestras Ideas sobre Música son tan inciertas que no sabemos qué nos gusta; solamente, por lo general, nos arrebata todo lo que no es inglés: mientras haya crecido fuera, da lo mismo que sea italiano, francés u holandés. En suma, nuestra Música inglesa está bastante desarraigada y nada se plantó todavía en su lugar.
-----Cuando un Palacio Real se incendia íntegramente, todo Hombre queda en posición de ofrecer sus propios Planes para hacer otro; y aunque sea aceptado con indiferencia, puede proporcionar varias Intuiciones útiles a un buen Arquitecto. Me tomaré esa misma Libertad en un próximo Escrito dando mi completa Opinión sobre el Tema de la Música; la cual asentaré en un estilo problemático para que lo consideren nada más que los Maestros de esa Arte.
C.


ÍNDICE GENERAL
Sobre el blog

-------------

TRADUCTORES
  • Diego M. dell'Era
  • Agustina Fracchia
  • Jerónimo Ledesma
  • Miguel Rosetti
  • Alonso Ruvalcaba
  • Ramiro Vilar

-------------

ILUSTRADORES
  • Diana Benzecry
  • Guadalupe Silva

-------------

EL ESPECTADOR: ARCHIVO

-------------

LINKS

-------------

-------------