Nº 22


E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...



Lunes, 26 de Marzo de 1711

Quodcunque ostendis mihi sic incredulus odi. -Hor.

Dado que la palabra Espectador se entiende usualmente como 'alguien del Auditorio en una Representación Pública en nuestros Teatros', rara vez dejo de recibir Cartas relacionadas con Obras y Óperas. Pero, de hecho, se cometen tantas monstruosidades en ambas, que si uno no hubiera sido un Testigo Ocular de ellas, no podría creer que tales Cuestiones se hayan exhibido realmente. La mayor Parte de la Compañía apenas considera lo poco que hay concerniente a la Vida humana o la Pintura de la Naturaleza. Han despedido al Entendimiento de nuestro Entretenimiento. Nuestra Alegría es la Risa de los Tontos; y nuestra Admiración, el Asombro de los Idiotas; de otra manera, tales Sueños improbables, monstruosos e incoherentes no podrían salirse con la suya como lo hacen, no solo sin el Escarnio absoluto y el sumo Desprecio, sino, por el contrario, con los más fuertes Aplausos de Aprobación. Pero las Cartas de mis Corresponsales representarán este Asunto de Manera más animada que cualquiera de mis Discursos; por lo tanto, se las ofrezco a mis Lectores con este único Preparativo: que todas provienen de Actores, y que el negocio de la Actuación se maneja hoy de forma tal, que no deberán asombrarse cuando les diga que uno o dos de ellos son Actores racionales, otros sensibles y vegetativos, y otros completamente inanimados. No los presentaré en el orden en que los he nombrado, sino en el que los ubica la Precedencia en la Opinión de la Audiencia.

-----Sr. ESPECTADOR,

'Que Ud. haya sido tan humilde como para advertir las Epístolas de otros Animales, me envalentona, a mí, que soy el Jabalí muerto a manos de la Sra. Tofts, a informarle a Ud. que a mí, en mi opinión, no me tuvieron en cuenta para el Papel del León en Hydaspes. Representar a esa noble Criatura habría sido un Paso natural para mí, después de haberme comportado tan satisfactoriamente en el Rol antes mencionado; el del León, empero, es un Personaje demasiado grande para alguien que apenas pisó el Escenario antes, y sólo en dos Patas. En cuanto a la escasa Resistencia que opuse, espero que se me perdone, cuando consideren que el Dardo me fue arrojado por tan bella Mano. Debo confesar que apenas empezaba a habituarme a mi Brutalidad; y los encantos de Camilla fueron tales, que al observar su erguido Semblante y oír su encantadora Voz, al tiempo que me asombraba su grácil Movimiento, no pude sostener mi supuesta Ferocidad, y morí como un Hombre.

Soy,
Señor,
Su más humilde Servidor,
Thomas Prone.'

-----Sr. ESPECTADOR,

'Esto es sólo para hacerle entender que en nada se luce el Teatro como Representación del Mundo tanto como en este Particular: que nadie asciende acorde a sus Méritos. He actuado en varios Papeles de material de Entrecasa, con gran Éxito, durante Años; soy uno de los Hombres en los Tapices del Emperador de la Luna; dos Veces he representado la tercera Silla en una Ópera inglesa; y he ensayado la Bomba en los Cazadores de Fortuna. Ahora he envejecido, y espero que Ud. me recomiende a los efectos de que se me permita decir algo antes de bajar del Escenario, con lo cual hará Ud. un gran Acto de Caridad para con éste,

Su más humilde Servidor,
William Screne.'

-----Sr. ESPECTADOR,

'Entiendo que el Sr. Screne le ha escrito, y desea que lo releven de Papeles mudos y quietos; yo deseo que, si le dan Discurso o Movimiento, que Ud. me haga progresar en mi Camino, y me deje continuar en aquello de lo cual, humildemente, me considero un Maestro: a saber, en la Representación conjunta de la Naturaleza Humana y la Naturaleza Muerta. He actuado como uno de los más delicados Floreros en la misma Ópera donde el Sr. Screne es una Silla; por lo tanto, cuando se lo ascienda, solicito se me conceda sucederlo como Tapiz, con mi Mano sobre los Naranjos.

Su más humilde servidor,
Ralph Simple.'

Drury Lane, 24 de Marzo de 1710-11.

-----SEÑOR,

'Vi a su Amigo el Templario esta Tarde en el Pozo, y pensé que lucía muy satisfecho con la Representación de la Escena de la Locura en el Peregrino. Desearía, Señor, que Ud. nos hiciera el Favor de censurar frecuentemente el Gusto falso que reina en la Ciudad, con relación a estas Obras y también la Ópera. Ciertamente, actuar con Justicia require un Grado de Entendimiento; pero nuestra Condición es tal, que se supone que suspendamos nuestra Razón al representar nuestros Papeles. En cuanto a Escenas de Locura, Ud. sabe, Señor, que hay nobles Instancias de este Tipo en Shakespear; pero allí se trata de la Alteración de una Mente noble, causada por un Resentimiento generoso y humano: es como la Pena que sentimos ante la muerte de nuestros Amigos: no es con Menoscabo, sino con Elogio de la Naturaleza Humana, que en tales Incidentes la Pasión sobrepasa a la Razón; y todo lo que podemos pensar para consolarnos es impotente ante una fracción de aquello que sentimos. No mencionaré que teníamos un Idiota en Escena, ni que el único Sentido que tiene, según se lo representa, es aquel de la Lujuria. En cuanto a mí, que desde hace mucho me esfuerzo por imitar las Pasiones, he actuado esta Noche un único Apetito: el Papel que representé es el de la Sed, pero está representado como lo escribiría un Carretero, más que un Poeta. Entro con una Tina encima, una Tina adornada con Frascos, y un Galón entero en la Boca. Me avergüenza decirle que causé mucho Agrado, y esto se presentó como una Locura; pero seguramente no era una Locura humana, puesto que una Mula o un Asno podrían ser más secos que yo en mi Vida entera.

Soy,
Señor,
Su más obediente
Y humilde Servidor'

Del Savoy en Strand.

-----Sr. ESPECTADOR,

'Si puede leerlo con Ojos secos, le causaré la molestia de hacerle saber que soy el desafortunado Rey Latinus, y creo que soy el primer Príncipe registrado en este palacio desde Juan de Gante. Tal es la Incertidumbre de toda Grandeza humana que yo, que últimamente nunca me muevo sin mi Guardia, me veo reducido ahora al rango de Soldado raso, y se supone que parta con el primer Viento favorable contra mi Hermano Luis de Francia. Es difícil dejar un Personaje en el cual uno ha aparecido con Éxito: lo experimenté desde la Pérdida de mi Diadema, pues, a causa de una disputa con otro Recluta, pronuncié con Indignación un parlamento tomado de mi Papel, en recitativo:

- Most audacious Slave,
Dar'st thou an angry Monarch's Fury brave?

Apenas las Palabras salieron de mi Boca, un Sargento me bajó de un golpe, y me preguntó si tenía Intención de amotinarme al decir cosas que Nadie entendía. Ya ve Ud., Señor, mi desgraciada Circunstancia; y si gracias a su Mediación me pudiera procurar un Subsidio para un Príncipe (que nunca dejó de alegrar a todos los que observaron su Apariencia), se hará acreedor del Agradecimiento de

Su Amigo,
El Rel del Lacio.'


AVISO.

Para el Bien del Público.

A dos Puertas de la Mascarada vive un eminente Cirujano italiano, proveniente del Carnaval de Venecia, con gran Experiencia en Curas Privadas. Se provee Hospedaje y se admite a Personas en sus Hábitos enmascarados.
Ha asistido en calidad de médico, desde que llegó, y en menos de dos Semanas, a Cuatro Scaramuccios, un Doctor Mountbank, Dos Bajás Turcos, Tres Monjas, y un Bailarín Morris.

Venienti occurrite morbo.

N.B. Cualquier puede estar de acuerdo, y hacerse ver una vez al Año. El Doctor te arranca los Dientes sin sacarte la Máscara.
R.


ÍNDICE GENERAL
Sobre el blog

-------------

TRADUCTORES
  • Diego M. dell'Era
  • Agustina Fracchia
  • Jerónimo Ledesma
  • Miguel Rosetti
  • Alonso Ruvalcaba
  • Ramiro Vilar

-------------

ILUSTRADORES
  • Diana Benzecry
  • Guadalupe Silva

-------------

EL ESPECTADOR: ARCHIVO

-------------

LINKS

-------------

-------------