Nº 23


E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...



Martes, 27 de Marzo, 1711

Saevit atrox Volscens, nec teli conspicit usquam
Auctorem nec quo se ardens immitterre possit.-
Vir.

Nada hay más revelador de un Espíritu baxo, díscolo, que las secretas Puñaladas dadas à la Reputación de un Hombre. Sátiras, Burlas, escritas con Ingenio y Donosidad, son Dardos inficionados: no sólo dexan una Ferida, pero es incurable. Desta suerte, túrbame ver los Talentos del Humor y el Ridículo en Manos de Hombres de baxa Natura; ¿ò es que hay Gratificación mayor para el Ingenio baxo que agitar la tristura en el Corazón de Alguien, causar Inquietudes en Relaciones cercanas, exhibir enteras Familias à ajena Alacridad? Si, à más de los logros del Ingenio y la Bajeza, el Hombre agrega Vicio, será una de las Creaturas más viles que entrar puedan à la Sociedad. Su Sátira caerá sobre quienes habrían de librarse della. La Virtud, el Mérito, lo digno de Loor, haráse Objeto de Ridículo. Imposible enunciar las Iniquidades que surgen destas Saetas, que en la obscuridad vuelan, sola su Excusa, que yo sepa, el que son sus Heridas imaginarias, y nada producen sino Desazón de la Mente de quien padécelas. Hase de reconocer: Parodias y Sátiras no contraen Muerte o Robo, ¿mas quántos existen que preferirían perder una cantidad considerable de Dinero, o la Vida, que quedar marcados por la Infamia y el Ridículo?
----Quienes ponen buena Cara à los Ultrages desta Natura no viven sin secreta Angustia. Hay un Pasage en la Muerte de Sócrates que yo he considerado baxo una Luz, que ningún Otro ha visto. Hombre excelente, entretuvo à sus Amigos, rato antes de beber la Cicuta, con un Discurso sobre la Inmortalidad del Alma, y en començándolo, dixo, que ni un Maestro de la Comedia podríalo censurar por elegir un tal Assunto en un Momento tal. Hallo, que este Pasage ve à Aristóphanes, quien escribió una Comedia con solo el propósito de dexar en Ridículo los Discursos deste Divino Philósopho: muchos Autores han observado, que tan poco conmovióse Sócrates desta Obra que varias vezes asistió à su Representación, y ninguna expresó Encono. Mas, con esta Sumissión y con la Phrase que mencioné, muéstrasenos, creo, quel Trato inmerecido sí habíale impressionado, aunque fuese mui Agudo para mostrarlo.
-----Quando Catulo mofóse de Julio César, éste convidólo à una Cena, y tratólo con Generosidad tal, que convirtiosé el Poeta en su Amigo, por siempre. Mismo Trato dio el General Mazarine al sabio Quillet, que había reflexionado en Su Eminencia en un famoso Poema en Latino. Llamólo el Cardenal, y tras de algunas Expostulaciones sobre aquello escrito, aseguróle su Estima, y despidiólo con la Promesa de una Abadía, que diole, en cumplimento de Su Palabra, meses después. Tal buen Efecto tuvo esto en el Autor, que la Segunda Edición de su Libro dedicóla al Cardenal, tras de expurgarla de los Pasages que habían ofendido al Cardenal.
-----Sexto Quinto no tenía el Temple tan generoso. Ascendiendo a su Papado, Pasquín vistió su estatua, una Noche, con una mui sucia Camisa, con una Excusa escrita debaxo, y era que se le forçaba a usar Lienzo sucio pues habíanle hecho a su Lavandera Princessa. Aquesto hablaba de la Hermana del Papa, quien, antes de la Ascensión de su Hermano, padecía desas Circunstancias. La Pasquinada hizo grande Ruido en Roma, y el Papa ofrecióle à quien develara al Autor una mui considerable Suma de Dinero. El Autor, confiado dela Generosidad de Su Santidad, y también de algunos Avances que dél había recibido, descubrióse. Diole el Papa la Suma, pero al mismo Tiempo, ordenó cortáransele la Lengua y las dos Manos, desta Suerte el Satírico se guardaría de satirizar en el Futuro. Aretino es Exemplo mui trillado. Nadie ignora que todos los Reyes de Europa eran Tributarios suyos.
-----Aunque mui diversamente comportáronse estos grandes Hombres con los Ingenios de su Siglo, todos mostráronse sensiblíssimos a los Reproches, que había tomado por Injurias. Digo que yo no podría confiar en un Hombre sabiéndolo capaz destas Heridas secretas; pensaríalo capaz también de Herir en su Fortuna ò su Cuerpo à quien desta suerte lastima en su Reputación. Algo mui Bárbaro existe en los rimadores de Sátiras. Una Moça inocente será expuesta por un Rasgo infelice; por una Calamidad doméstica, se expondrá al Ridículo a un Padre amante; una Muger mortificaráse por Vida, tras de una Palabra malentendida; ¡un Hombre justo, continente, saldrá de sí por la Representación de Qualidades que deberían honrarle! ¡Oh Ingenio pernicioso el que no templan la Virtud y la Humanidad!
-----Sí, he oído de Escritores sin Consideración, que libres de Malicia han sacrificado la Reputación de una Amistad por una Levedad de su Temperamento, y una tonta Ambición de distinguirse en Sátira ò Mofa; desta suerte, diríase que no fuera infinitamente más honorable ser un Hombre bueno que no de Ingenio. Quando en un Autor existe este Humorcillo petulante, muchas vezes es malévolo sin pretenderlo. Razón por la qual yo siempre digo esta Regla: Un Hombre indiscreto es más temible que uno de mala Fe; aquéste sólo ataca à sus Enemigos; el otro hiere indiferentemente Amigos y Enemigos. He de transcribir una Fábula que, casualmente, tengo ante mí, de Don Roger l’Estrange. Unos muchachos bromistas miraban Ranas al lado de un Estanque; en quanto una sacaba la Cabeza, asustábanla ellos con Piedras. ‘Niños, dice una Rana, considerad: que lo que à Vos Juego, à Nos Muerte es.’
-----Como de cierta Manera, esta Semana se aparta de otras por dedicarse Pensamientos Serios, solázome en Especulaciones que acaso son desta Temporada; entretanto, ya que la Disposición hacia la Caridad vales bien aquestos Días, propúseme en este Papelillo à exponer una Rama de la Caridad que suele pasarse por alto, pues mui pocos pueden ser Culpables della.


ÍNDICE GENERAL
Sobre el blog

-------------

TRADUCTORES
  • Diego M. dell'Era
  • Agustina Fracchia
  • Jerónimo Ledesma
  • Miguel Rosetti
  • Alonso Ruvalcaba
  • Ramiro Vilar

-------------

ILUSTRADORES
  • Diana Benzecry
  • Guadalupe Silva

-------------

EL ESPECTADOR: ARCHIVO

-------------

LINKS

-------------

-------------