Nº 24


E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...



Miércoles 28 de marzo de 1711

Acurrit quidam, notus mihi nomine tantum
Arreptaque manu, Quid agis, dulcissime rerum?
– Hor.


-----Hay en esta Ciudad un gran Número de Individuos insignificantes, no aptos en ningún sentido para la especie más elevada de Conversación, que poseen la Ambición impertinente de ser vistos con quienes los eluden. Si usted camina por el Parque, seguramente lo abordará alguno, aunque se encuentre en Compañía de unas Damas; si está bebiendo una Botella, encontrarán su Paradero. Lo que vuelve más cargosos a esos Tipos es que dejan de ofender o agradar luego de que, por alguno de estos Medios, es decir, ofender u agradar, usted los ha notado. Tal es la Razón, supongo, por la que los Corresponsales que desean deshacerse de ellos solicitan mis Servicios. Las dos siguientes Cartas están escritas por Personas que padecen la tal Impertinencia. Un viejo y estimado Soltero, que va por su Dosis de Clarete todas las noches a una Hora determinada, está siendo atormentado por un enjambre de tales Individuos; como tienen asegurado un Lugar y buen Fuego, se les ha metido en la Cabeza que deben mantener una especie de Club en su Compañía, aun cuando el sobrio Caballero sea él mismo un Enemigo radical de estas Reuniones.

'Sr. Espectador,

-----La Aversión que desde hacía Años profesaba por los Clubes me daba la Disposición perfecta para seguir sus Especulaciones sobre el Asunto, pero ahora estoy tremendamente mortificado, pues el Mundo me ha incluido con malicia en el Bando de los que apoyan esas impertinentes Asambleas. Concédame plantear mi Caso con claridad; y hecho eso, esperaré el Desagravio de su juiciosa Pluma.
-----Señor, soy un Soltero de buen pasar y un Viajero; mi Ocupación es atender a mis Humores y cumplirlos sin fiscalizar los de las otras Personas; tengo una Habitación y toda una Cama sólo para mí; también tengo un Perro, un Violín y una Pistola, que me complacen sin dañar a ninguna Criatura viva. Mi Comida principal es una Cena que siempre realizo en la misma Taberna. Soy fiel a una Hora pero no soy hosco; Razón por la cual, aunque no invito a Nadie, no bien acabo de Comer, ya tengo a mi alrededor una Muchedumbre de esa buena Compañía que no tiene a donde ir. Es cierto que cada Hombre paga su Parte; pero como ellos son Intrusos, yo tengo el indudable privilegio de ser el único Orador o, por lo menos, el más sonoro; Derecho que ejerzo para gran Beneficio de mi Audiencia. A veces converso con ellos en un Lenguaje bastante relajado; y a veces los entretengo con alegres Historias, si estoy de Humor. Soy uno de esos que viven en las Tabernas hasta una Edad elevada, por una suerte de Intemperancia regular; nunca me acuesto borracho pero siempre avispado; paso mis Días muy tranquilamente; puedo ser quisquilloso pero no me enojo nunca. Sr. Espectador, usted sabe, si ha estado en variada Compañía, que en cada Taberna de la Ciudad hay algún viejo Humorista que es Amo de la Casa tanto como quien la regentea. Todos los Cobradores le temen y los Clientes que frecuentan su Compañía, le rinden una especie de Obediencia cómica . No lo sé, pero yo puedo ser una de estas Personas. Ahora, le pregunto a usted si esto debe llamarse Club sólo porque tantos Impertinentes se me acercan sin Cita. Clinch de Barnet da una Reunión por noche, y se muestra ante todos los que entran y pagan; pero él es el único Actor. ¿Por qué la gente debería confundir las cosas? ¿Si a la suya se le permite ser una Asociación, por qué la mía no puede ser una Conferencia? En cualquier caso, Señor, quedo en sus Manos, y soy,

------------------------Señor,
----------------------------- Su más más obediente, etc.
-------------------------------------------------Tho. Kimbow.'
--------'Estimado Señor,
-----Usted y yo hemos sido empujados uno contra el otro el último Invierno en una Muchedumbre, y en esa incómoda Posición nos soportamos durante casi media Hora. Le estoy agradecido por toda las Cortesías que me ha prodigado desde entonces, en virtud de nuestro Conocimiento, cada vez que me ha encontrado. Pero el otro Día en el Parque me saludó quitándose el sombrero cuando estaba paseando con mi Señora: a ella no le gustó su Aspecto y dijo que estaba maravillada por los Tipos extraños que conocía. Estimado Señor, considere tan importante como mi propia Vida el que ella pueda creer que somos íntimos; en consecuencia le solicito encarecidamente que en el futuro no tome Nota de mí,
------------------------Señor,
----------------------------Su agradecido y humilde Servidor,
--------------------------------------------------------Will. Fashion.'
----- Una Impertinencia similar es también problemática para la Parte más elevada e inteligente del Bello Sexo. Es, parece, una gran Inconveniencia que aquellas con Capacidades más vulgares presuman de hacer Visitas, aun cuando, por cierto, estén mejor calificadas para completar el Mobiliario de la Casa (ocupando una Silla) que para la Conversación con que se encuentran al visitar. Una amiga espera de mí, en este caso, una Acto de Justicia mediante la Publicación de su Carta en mi Ponencia; la cual, cree, será tomada por aquellas de quienes quiere deshacerse como Mensaje personal. Parece haber sido escrita con el Ojo puesto en una de esas Muchachas irreflexivas, vivaces y casquivanas, que con la única Recomendación de un Aspecto agradable y una Postura a la Moda, se creen en el mismo Terreno que las mujeres del Mérito más elevado.
----- Señora,
-----Elijo este Medio para ponerla al tanto de lo que Reglas y Fórmulas comunes me impedirían decirle nunca de otro modo; esto es, que Usted y yo, aunque Iguales en Calidad y Fortuna, no somos en ningún sentido Compañías adecuadas. Usted es, verdaderamente, muy bonita, puede bailar y causar una muy buena Impresión en una Reunión pública; pero, ay, Señora, no debe pasar de ahí; la Distancia y el Silencio son las mejores Recomendaciones para Usted; por lo tanto permítame rogarle que cese en sus Visitas. Usted viene a verme en sentido literal, porque no tiene nada para decir. No quiero decir con esto de ningún Modo que me agradaría suspender todo Trato; pero lo ajustaría a las Fórmulas más estrictas de la buena Crianza. Hagámonos Visitas mutuas, pero no nos veamos jamás: si fuera usted tan amable de rechazarme siempre, yo le devolvería el Cumplido dando la misma Orden a la Servidumbre. Cuando una Casualidad nos reúna en un tercer Sitio, podemos lamentar mutuamente la Desgracia de nunca encontrar a la otra en su Domicilio, ir en el mismo Grupo a una Obra de Beneficiencia y sonreír, y hacer una Ademán con los Anteojos cuando nos cruzamos en nuestros Coches. Así podremos disfrutar una de la Amistad de la otra tanto como seamos capaces. Pues hay algunas Personas que deben ser conocidas sólo de Vista, y con esa Forma de Amistad espero de usted que siempre honre,
--------------------Señora,
--------------------------a su más obediente y humilde Servidora,
-----------------------------------------------------------María Martes.
P.S. Firmo con el Nombre del Día en que Recibo, para que mis Amigos supernumerarios sepan quién soy. '
Aviso
-----Para prevenir cualquier Error que pueda ocurrir entre los Caballeros del otro Extremo de la Ciudad, que sólo vienen una vez por Semana al Café de St James, ya sea equivocando el nombre de los Empleados, ya sea pidiéndoles algo que no esté propiamente en sus respectivas Jurisdicciones; doy aquí Noticia de que Kidney, quien llevaba el Libro de Deudas de los Clientes irregulares y anotaba a los que se iban sin pagar, habiendo renunciado a su Trabajo, ha sido sucedido por John Sowton, a cuyo Puesto de Recepcionaista de Mensajes y primer Moledor de Café ha sido promovido William Bird; y Samuel Burdock ingresa como Lustrador de Zapatos en Lugar del mencionado Bird.


ÍNDICE GENERAL
Sobre el blog

-------------

TRADUCTORES
  • Diego M. dell'Era
  • Agustina Fracchia
  • Jerónimo Ledesma
  • Miguel Rosetti
  • Alonso Ruvalcaba
  • Ramiro Vilar

-------------

ILUSTRADORES
  • Diana Benzecry
  • Guadalupe Silva

-------------

EL ESPECTADOR: ARCHIVO

-------------

LINKS

-------------

-------------