Nº 26


E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...



Viernes, 30 de marzo de 1711

Pallida mors aquo pulsat pede pauperum tabernas
Regumque turres, O beate Sexti,
Vitae summa brevis spem nos vetat inchoare longam.
Iam te premet nox, fabulaque manes,
Et domus exilis Plutonia
--------. Hor.
----Cuando estoy de un Humor grave, muchas veces camino solo por la Abadía de Westminster; donde la Penumbra del Lugar y la Función a la que se destina, junto con la Solemnidad del Edificio y la Condición de las Personas que allí yacen, son propicias para colmar la Mente con una Clase de Melancolía, o más bien con una Predisposición a la Meditación, que no es displacentera. Ayer pasé toda la Tarde en el Cementerio, en los Claustros y en la Iglesia entretenido con las Lápidas y las Inscripciones que encontraba en estas varias Regiones de la Muerte. La mayoría de ellas no registraban de la Persona enterrada más que el haber nacido determinado Día y muerto otro: La Historia completa de su Vida resulta comprendida entre esas dos Circunstancias, comunes a toda la Humanidad. No puedo sino mirar estos Registros de Existencias, ya en Metal o en Mármol, como una suerte de Sátiro apostado sobre las Personas idas; que no tienen otro Recordatorio que el haber nacido y el haber muerto. Me recuerdan a ciertos Personajes de las Batallas en los Poemas Heroicos que llevan Nombres altisonantes con el único fin de ser Asesinados, y que son recordados solamente por haber sido golpeados en la Cabeza.

Гλαϋκον τε, Μεδόντα τε, Θερσιλοχόν τε. ---Hom.
Glucumque, Medontaque, Thersilochumque.---Virg.


La Vida de estos Hombres es finamente descripta en las Sagradas Escrituras como el Curso de una Flecha que culmina y se detiene de inmediato.
-----Antes de entrar a la Iglesia, me entretuvo la excavación de una Tumba; y pude observar en cada Pala llena que sacaban, algún Fragmento de Hueso o Cráneo mezclado con esa especie de Carne pútrida que en algún momento había tenido parte en la Constitución de un Cuerpo humano. Luego de esto, comencé a reflexionar cuán innumerable es la Multitud de Personas que yacen confundidas bajo el Suelo de aquella antigua Catedral; cómo Hombres y Mujeres, Amigos y Enemigos, Sacerdotes y Soldados, Monjes y Prebendados, se desintegeran conjutamente, mezclados en una Masa común; cómo la Belleza, la Fuerza, y la Juventud yacen indistinguibles de la Vejez y la Debilidad en el mismo promiscuo Montón de Materia.
-----Después de haber mirado un poco por encima esta gran Publicación de la Muerte, la examiné con mas detalle en las Leyendas de los varios Monumentos que se levantan en diversos Sectores de ese antiguo Edificio. Algunos de ellos llevan Epitafios tan extravagantes que, de haber sido posible para la Persona muerta conocerlos, se habría sonrojado ante las Alabanzas que sus Amigos le han dispensado. Hay otros tan excesivamente modestos, que nos entregan el Carácter del Difunto en Griego o en Hebreo, razón por la cual nadie los entiende ni siquiera una vez al Año. En el Sector poético descubrí que había Poetas que no tenían Monumento, y Monumentos que no tenían Poeta. Ciertamente pude observar que la presente Guerra llenó la Iglesia con muchos de estos Monumentos deshabitados, que fueron erigidos en Memoria de las Personas cuyos Cuerpos pueden haber sido enterrados en los Llanos de Blenheim o en el Fondo del Océano.
------No puedo sino deleitarme con varios Epitafios modernos escritos con gran Elegancia de Expresión y Justeza de Pensamiento, y que de esa forma hacen tanto Honor a los Vivos como a los Muertos. Como el Extranjero es muy proclive a hacerse una Idea de la Ignorancia o la Cultura de una Nación a partir del Tono de sus Monumentos e Inscripciones públicas, considero que deberían ser sometidos al Estudio de los Hombres de Estudio y de Genio antes de erigirse. Me siento muy Agraviado por el Monumento de Sir Cloudesly Shovel: En lugar del valiente y rudo Almirante Inglés, que era el Carácter distintivo de ese Hombre gallardo y sencillo, es representado en su Tumba con la Figura de un Galán de Peluca larga, reposando sobre Almohadones de Terciopelo bajo un Dosel. La Inscripción es acorde al Monumento; pues, en lugar de celebrar las muchas y notables Acciones que ha llevado a cabo al servicio de su País, da cuenta únicamente de la Forma en que murió, de lo cual es imposible extraer Honor alguno. El Escocés, a quien podemos despreciar por su falta de Genio, muestra un Gusto infinitamente mayor por la Antigüedad y la Civilidad en sus Edificios y otras Construcciones de la misma Naturaleza, que la que encontramos en aquellos de nuestro propio País. Los Monumentos de sus Almirantes, que han sido erigidos a expensas del Estado, los representan como ellos mismos son; y son adornados con Coronas rostrales y Ornamentos náuticos, con hermosos Decorados de Algas Marinas, Caracoles y Corales.
-----Pero volvamos a nuestro Asunto. He dejado la Contemplación del Catálogo de nuestros Reyes Ingleses para otro Día, cuando considere que mi Mente esté preparada para tan serio Pasatiempo. Entiendo que Entretenimientos de esta Naturaleza suelen despertar Pensamientos oscuros y lóbregos en las Mentes temerosas y las Imaginaciones sombrías; pero por mi Parte, y aunque siempre estoy serio, puedo afirmar que desconozco la Melancolía; lo cual me permite admirar la Naturaleza en sus más profundas y solemnes Escenas con el mismo Placer con que admiro las festivas y agradables. Por tales Motivos esos Objetos que otros contemplan con Terror, me sirven para perfeccionarme. Cuando miro las Tumbas de los Grandes, todo Sentimiento de Envidia muere en mí; cuando leo los Epitafios de los Hermosos, todo Deseo desmedido se marcha; cuando me encuentro con el Dolor de los Padres sobre una Lápida, mi Corazón se derrite de Compasión; cuando contemplo la Tumba de los mismos Padres, comprendo la Vanidad de penar por aquellos a los que pronto seguiremos: cuando veo a los Reyes yacer junto a quienes los depusieron, cuando observo Ingenios rivales colocados Lado a Lado, o los Santos que dividieron al Mundo con sus Luchas y Disputas, reflexiono con Pena y Asombro acerca de la Nimiedad de las Rivalidades, las Facciones y los Debates de la Humanidad. Cuando leo las Fechas en las Tumbas, de algunos que murieron Ayer y otros hace seiscientos Años, imagino ese magnífico Día cuando todos seamos Contemporáneos y hagamos nuestra Aparición juntos.
C.


ÍNDICE GENERAL
Sobre el blog

-------------

TRADUCTORES
  • Diego M. dell'Era
  • Agustina Fracchia
  • Jerónimo Ledesma
  • Miguel Rosetti
  • Alonso Ruvalcaba
  • Ramiro Vilar

-------------

ILUSTRADORES
  • Diana Benzecry
  • Guadalupe Silva

-------------

EL ESPECTADOR: ARCHIVO

-------------

LINKS

-------------

-------------