Nº 28


E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...



Lunes, 2 de Abril de 1711


- Neque semper arcum
-Tendit Apollo.
-Hor.

Por la presente doy a conocer a mi Lector una Carta de un Proyectista donde se trata sobre una nueva oficina que, en su opinión, contribuirá al Embellecimiento de la Ciudad y la Expulsión del Barbarismo de nuestras Calles. La considero una Sátira sobre todos los Proyectistas, y un animado Retrato del Arte de la Crítica Moderna.

SEÑOR,

'Habiendo observado que Ud. planea designar ciertos Oficiales bajo su cargo para la Inspección de pequeños Desatinos varios, los cuales Ud. mismo no puede atender; y habiendo encontrado diariamente Absurdos colgados de los Postes de Avisos de esta Ciudad, para gran Escándalo tanto de los Extranjeros como de los naturales de nuestro propio País, que son Espectadores de él: propongo humildemente que si a Ud. le place, me haga Director de todos las Figuras y Mecanismos que se estén usando o se usen más adelante en esta Ocasión; con total Poder para rectificar o expurgar lo que a mi Juicio sea irregular o defectuoso. A falta de tal Oficial, no hay nada como un poco de sólida Literatura y Sentido común para oponer a los Objetos que por doquier se arrojan sobre nuestros Ojos tratando de hacerse visibles. Nuestras calles están repletas de Jabalíes azules, Cisnes negros y Leones rojos; por no mencionar Cerdos voladores, Puercos con Armadura, y muchas otras Criaturas más extraordinarias que las halladas en los desiertos del África. ¡Es extraño que uno que puede escoger entre todas las Aves y Bestias de la Naturaleza elija vivir bajo el Signo de un Ens Rationis!

Mi primera Tarea, por lo tanto, será, como para Hércules, la de limpiar la Ciudad de Monstruos. En segundo Lugar, prohibiría que Criaturas de Naturaleza incongruente, que desentonen, se unificaran bajo el mismo Signo, tales como la Bola y la Lengua de Vaca, el Perro y la Parrilla. Podemos suponer que el Zorro y el Ganso se hayan encontrado, pero ¿qué tiene que hacer el Zorro al lado de las Siete Estrellas? ¿Y cuándo se encontraron el Cordero y el Delfín, más allá del Poste de Avisos? En cuanto al Gato y el Violín, hay un Concepto en ello, y por lo tanto no pretendo que lo dicho aquí les afecte. Sin embargo, debo notar que los jóvenes Comerciantes, cuando acaban de instalarse, suelen agregar a su propio Signo el del Dueño a quien han servido; así como el Esposo concede un Lugar en su Escudo a las Armas de la familia de su Esposa. Considero que esto ha dado Origen a muchos Absurdos que se cometen sobre nuestras Cabezas y, como me han informado, dieron lugar por primera vez a las tres Monjas y la liebre, a quienes vemos juntas con tanta frecuencia. Por lo tanto, establecería ciertas Reglas para determinar hasta dónde puede un Comerciante mostrar el Signo de otro, y en qué casos se le puede permitir alojarlo junto al propio.

En tercer lugar, impondría a cada Tienda la obligación de usar el Signo que tuviera más Afinidad con los Bienes que comercie. ¿Qué podría ser más inconsistente que ver un Rufián bajo el Signo del Ángel, o a un Sastre con el del León? Un Cocinero no debería vivir en la Bota, ni un Zapatero con el Cerdo asado; y aun así, por falta de esta Reglamentación, he visto una Cabra colgada en la Puerta de un Perfumista, y la Cabeza del Rey de Francia en la Entrada de un Fabricante de Cuchillos.

Un ingenioso Extranjero observa que varios de los Caballeros que se ufanan de sus Linajes, y pasan por alto a aquellos que se hacen en el Oficio, llevan las herramientas de sus Antepasados en sus Escudos de Armas. No examinaré cuán verdadero esto es en Realidad: pero aunque no sea necesario para la Posteridad exhibir así el Signo de sus Antepasados, creo que es sumamente apropiado, para aquellos que realmente profesan un Oficio, mostrar tales Marcas del mismo sobre sus Puertas.

Cuando el Nombre provea una Ocasión para un Poste Indicador, aconsejo asimismo al Dueño que aproveche la Oportunidad para hacerle saber al Mundo quién es. Habría sido ridículo para la ingeniosa Sra. Salmón vivir bajo el Signo de la Trucha, Razón por la cual ha erigido frente a su Casa la Figura de su Pez Homónimo. El Sr. Campana se distingue a sí mismo, de manera similar, con un Arreglo de la misma Naturaleza; y aquí, Señor, debo pedir Permiso para hacerle una observación: que esta Figura particular de una Campana ha dado pie a varias Piezas de Ingenio de este Tipo. Un Hombre con sus Lecturas debe saber que Abel Droguero se granjeó el Aplauso con este Recurso en la Época de Ben Johnson. Se representa a nuestro Apócrifo Dios Pagano con esta Figura; la cual, en conjunción con la del Dragón, crea una imagen elegante en varias de nuestras Calles. En cuanto a la Salvaje de la Campana, que es el Signo de un Hombre salvaje parado junto a una Campana, hace un tiempo me intrigaba mucho su Concepto, hasta que llegó a mis manos por accidente un antiguo Romance traducido del francés; el cual describe a una bella Mujer hallada en la Intemperie, a quien los franceses llamaron la belle Sauvage y que en todas partes nuestros Compatriotas entendieron por la Bell-Savage y tradujeron como la Salvaje de la Campana. Este fragmento de Filología lo convencerá, espero, de que he hecho de los Postes de Avisos mi Estudio, y como consecuencia me encuentro calificado para el Empleo que a su buen Parecer le solicito. Pero antes de concluir mi Carta, debo comunicarle otro Comentario que he hecho sobre el Tema en el cual lo entretengo; a saber, que puedo ofrecer una acertada Conjetura del Habitante de una Casa a través del Signo que cuelga sobre su Puerta. Un Sujeto hosco y colérico generalmente elige un Oso, así como Hombres de Disposición más apacible viven con frecuencia bajo el Cordero. Al ver un ponchera pintada sobre el Signo cercano a Charing Cross, y adornada de manera muy curiosa, con un par de Ángeles revoloteando alrededor de ella y exprimiendo un Limón sobre ella, tuve la Curiosidad de preguntar por el Dueño de Casa, y descubrí en mi Investigación que, como había previsto por los pequeños Agréemens sobre el Signo, que era un francés. Me consta, Señor, que no es un requisito que me extienda sobre estas Sugerencias a un Caballero con sus notables Habilidades; tan humildemente me encomiendo a su Favor y Patronazgo.

-----------------------Sigo siendo su más, &c.

Debo agregar a la Carta anterior otra que me llegó por el Correo de un Penique:

------------De mi propio Apartamento, cerca de Charing-Cross.

-----Honorable Señor,

Habiendo oído que esta Nación alienta vigorosamente el Ingenio, he traído conmigo un Equilibrista, atrapado en los Bosques pertenecientes al Gran Mogul. Nació Mono; pero se balancea sobre la Cuerda, fuma Tabaco en pipa y bebe Cerveza en Vaso como cualquier Criatura razonable. Añade mucha Satisfacción a la Calidad; y si quisieran reunir una Suscripción para él, mandaré a buscar a Holanda a uno de sus Hermanos, que es un eximio Acróbata; y también a otro de la misma Familia, a quien nombré mi Bufón, y al cual considero un excelente imitador y la más grande Diversión del País donde ahora se encuentra. Espero disponer de estos Entretenimientos a tiempo para el próximo Invierno; no dudo de que agradarán más que la Ópera o las Obras de Títeres. No diré que un Mono es mejor Hombre que algunos de los Héroes de Ópera; pero ciertamente es un mejor Representante del Hombre que la mayoría de las Composiciones artificiales de Madera y Alambre. Si a Ud. pluguiera incluir unas amables Palabras en su diario, entraría a mi Función como Espectador todas las noches, gratuitamente.

----------------------Soy, &c.

C.


ÍNDICE GENERAL
Sobre el blog

-------------

TRADUCTORES
  • Diego M. dell'Era
  • Agustina Fracchia
  • Jerónimo Ledesma
  • Miguel Rosetti
  • Alonso Ruvalcaba
  • Ramiro Vilar

-------------

ILUSTRADORES
  • Diana Benzecry
  • Guadalupe Silva

-------------

EL ESPECTADOR: ARCHIVO

-------------

LINKS

-------------

-------------