Nº 6


E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...



Miércoles, 7 de marzo de 1711
Credebant hoc grande nefas et morte piandum,
si juvenis vetulo non adsurrexerat... – Juv.

No conozco un Mal más grande bajo el Sol que el Abuso de la Inteligencia y, sin embargo, no hay Vicio más común que ése. Se ha esparcido sobre los dos Sexos y sobre todos los Rangos de Humanidad; y casi no existe la Persona que no prefiera una Reputación de Ingenio y Lucidez a una de Virtud y Honestidad. Pero esta desdichada Presunción de ser más Sabio que Honesto, más Agudo que Bondadoso, es la Fuente de la mayor parte de los malos Hábitos de la Vida. Tales falsas Impresiones son ocasionadas por los negligentes Escritos de los Hombres Ingeniosos y la Imitación torpe del resto de la Humanidad.
-----Por esta Razón, Sir Roger decía la otra Noche que, en su Opinión, sólo habría que colgar a los hombres de Cualidades refinadas. Las Reflexiones de tales hombres, en cualquier Tema que consideren, son tan delicadas que merecerían ser expuestas a una Infamia y un Castigo mayores de lo habitual, por desacatar las inmediatas Admoniciones que les brindan sus propias Almas y gastar el fino Filo de sus Mentes de tal forma que el Vicio y la Estupidez los escandalizan tan poco como a los Hombres de Capacidades más perezosas. No hay Monstruo más grande en el Mundo que un Hombre malvado de Cualidades sobresalientes: vive como con Parálisis, con una Mitad muerta. Mientras que acaso goza de la Satisfacción que procuran el Lujo, la Riqueza y la Ambición, ha perdido el Gusto por la Buena-Voluntad, la Amistad, la Inocencia. Espantapájaros, el mendigo de Lincoln's-Inn-Fields, que se rompe su Pierna Derecha y pide Limosna todo el Día para disponer a la Noche de una Sopa caliente y una prostituta, no es un Desgraciado menos despreciable que un Hombre Inteligente. El Mendigo no tiene Placeres por encima de sus Sensaciones; el Descanso le parece más agradable que el Movimiento; y mientras tenga consigo un Fuego caliente y su Mujerzuela, no piensa nunca que merecería ser flagelado. Cualquier Hombre cuyos Placeres y Entretenimientos se reducen a la Satisfacción de sus Necesidades y Pasiones es, dice Sir Roger, un Bribón tan miserable como Espantapájaros. Pero, prosiguió, por la Pérdida de la Virtud pública y privada le debemos agradecer, en verdad, al Hombre de Cualidades; no le importa qué es lo que hace, mientras lo haga con Afectación. Pero para mí, que soy tan rebelde como para actuar en esta Época corrupta de acuerdo a la Naturaleza y la Razón, un Hombre egoísta, que está en las Circunstancias más esplendorosas y bien provisto, me parece de la misma condición que el Personaje mencionado arriba, sólo que aún más aborrecible, en la Medida que más le roba al Público y aprovecha para sí. Establezco pues como Regla que el Hombre debe moverse en conjunto; que cualquier Acción de alguna Importancia debe tener Proyección en el Bien público; y que la Tendencia general de nuestras Acciones, sean cuales sean, deberían estar de acuerdo con los Dictados de la Razón, la Religión y la buena Crianza; sin esto, un Hombre, como sugerí antes, renquea en lugar de caminar, no dispone de su Movimiento entero y adecuado.
-----Mientras el honesto Caballero se mareaba de ese modo con sus Raptos de bondad, lo miré intensamente, lo cual hizo, según creo, que ordenara un poco sus ideas. Lo que pretendo, dice, es presentar mi Opinión de que pulir el Entendimiento y descuidar los Modales es una cosa imperdonable. La Razón debería gobernar a la Pasión, pero en lugar de eso, ve Usted, suele servirla; y por inexplicable que pueda parecernos, un Hombre sagaz no es siempre un Hombre bueno. Esta Degeneración no es Culpa sólo de Personas particulares sino también, algunas veces, de todo un Pueblo; y quizá un atento Examen demuestre que las Épocas más cultas son las menos virtuosas. Esto puede ser atribuido a la Tontería de tomar la Erudición y el Ingenio como Méritos en sí mismos, sin tener en cuenta su Aplicación. En este Sentido se convierte en Regla no tanto observar qué hacemos sino cómo. Pero esta falsa Belleza no engañará a los Hombres de Espíritu honesto y verdadero Gusto; Sir Richard Blackmore dice, con tanta Inteligencia como Virtud, es un Deshonor y una Vergüenza enormes emplear Facultades excelentes y abundancia de Ingenio para hacer reír y agradar a los Hombres con sus Vicios y Tonterías. El gran Enemigo de la Humanidad, a pesar de su Ingenio y sus Facultades Angélicas, es el Ser más odioso de toda la Creación. Sigue luego, poco después, diciendo muy generosamente que emprendió la escritura de su Poema para rescatar a las Musas de las Manos de los Encantadores y regresarlas a sus Mansiones castas y dulces y comprometarlas en un Empleo adecuado a su Dignidad. Este debe ser, ciertamente, el Propósito de todo Hombre que aparezca en Público; y quienquiera que no proceda de acuerdo a ese Principio ofende a su País tan pronto como triunfa en sus Estudios. El día que la Modestia deja de ser el Adorno principal de un Sexo, y la Integridad el del otro, la Sociedad descansa en una falsa Base y a partir de entonces carecerá siempre de Reglas que guíen el Juicio con respecto a todo lo que es agradable y ornamental. La Naturaleza y la Razón rigen una cosa; la Pasión y el Humor, otra: seguir los Dictados de las últimas es seguir un Camino tan inconducente como intrincado; cuando aspiramos a las primeras, nuestro Paseo es delicioso y lo que pretendemos, fácilmente alcanzable.
-----No me cabe duda de que Inglaterra es actualmente una Nación tan civilizada como cualquiera; pero un Hombre que piense puede ver sin Dificultad que la Afectación de ser Vistoso y estar a la Moda se ha comido casi por completo nuestra Sensatez y nuestra Religión. ¿Hay algo más justo que el que la Moda y la Galantería se constituyan sobre nuestros Esfuerzos por hacer lo que es adecuado y agradable para las Instituciones de la Justicia y la Piedad? Y, sin embargo, ¿hay algo más común que comportarnos en contradicción con ellas? Todo lo cual se justifica por la única Pretensión de realizarlo con lo que llamamos Gracia.
-----Nada debería ser tenido por elogiable o digno sino aquello que la Naturaleza misma nos recomienda como tal. El Respeto de todo tipo de Superiores está fundado, me parece, en el Instinto; pero ¿qué se tiene por más ridículo que la Vejez? Hago esta Transición abrupta para señalar este Vicio antes que todos los otros con el fin de introducir una breve Historia que veo como un excelente Ejemplo de que la Época más culta está en peligro de ser la más corrupta.
-----Ocurrió en Athenas, durante la representación pública de alguna Obra exhibida en honor de la Comunidad, que un viejo Caballero llegó demasiado tarde para conseguir un Asiento adecuado a su Edad y Calidad. Muchos de los jóvenes Caballeros que percibieron la Dificultad y la Confusión en que se encontraba, le hicieron Señas de que lo acomodarían entre ellos si se acercaba. El Hombre se precipitó a través de la Multitud, en consecuencia; pero cuando llegó hasta los Asientos a donde lo habían invitado, el Bufón se sentó cerca y lo puso en ridículo, avergonzándolo ante toda la Audiencia. La Risa recorrió todos los Asientos atenienses. Pero en esas Ocasiones también había Asientos asignados a los Extranjeros. Cuando el buen Hombre se escabulló hacia los Palcos reservados para los Lacedemonios, las personas de ese Pueblo honesto, más virtuoso que culto, se levantaron ante un Hombre y con el mayor Respeto lo recibieron entre ellas. Los Atenienses, súbitamente conmovidos por el Espectáculo de la Virtud Espartana y el de su propia Degradación, rompieron en un Trueno de Aplausos; y el Viejo exclamó: los Atenienses saben qué está bien pero los Lacedemonios lo practican.


ÍNDICE GENERAL
Sobre el blog

-------------

TRADUCTORES
  • Diego M. dell'Era
  • Agustina Fracchia
  • Jerónimo Ledesma
  • Miguel Rosetti
  • Alonso Ruvalcaba
  • Ramiro Vilar

-------------

ILUSTRADORES
  • Diana Benzecry
  • Guadalupe Silva

-------------

EL ESPECTADOR: ARCHIVO

-------------

LINKS

-------------

-------------