Nº 7


E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...



Jueves, 8 de Marzo de 1711
Somnia, terrores magicos, miracula, Sagas,
Nocturnos lemures, portentaque Thessala rides? – Hor.


Comiendo ayer con un viejo Conocido, tuve el Infortunio de encontrar a toda su Familia muy acongojada. Al preguntarle por el Motivo de aquello, me contó que su Mujer había tenido un extraño Sueño la Noche anterior, del que temían que pudiera presagiar alguna Desgracia para ellos mismos o para sus Hijos. Cuando ella entró en el Cuarto, observé una asentada Melancolía en su Semblante, por la cual me habría inquietado de no haber sabido de dónde procedía. No alcanzamos casi a sentarnos a la mesa cuando, después de haberme observado por unos instantes, Querido, dice ella, dirigiéndose a su marido, puedes ver ahora al
Forastero que anoche estaba en la Vela. Enseguida después de esto, mientras ellos empezaron a hablar de Asuntos Familiares, el Niño que estaba en la parte más baja de la Mesa le dijo a su madre que debía ir a Clase el Jueves: Jueves, dice ella, no, Hijo, si Dios quiere, no empezarás hasta el Día de los Inocentes; dile a tu Maestro de Lengua que el Viernes será suficientemente pronto. Yo reflexionaba en silencio sobre la Peculiaridad de su Capricho y pensaba que nadie establecería como Regla perder un Día en cada Semana. En el Medio de mis Meditaciones ella me pidió que le alcanzara un poco de Sal con la Punta de mi Cuchillo, lo que hice con tal Turbación y apuro por Obedecer que se me cayó en el Camino; ante lo cual ella inmediatamente se sobresaltó y dijo que caía sobre ella. Yo, a todo esto, estaba como quien no comprende lo que sucede, y, observando la Preocupación de toda la Mesa, empecé a considerarme, con un poco de Confusión, como una Persona que había atraído una Catástrofe sobre la Familia. La Dama, no obstante recuperándose, después de un pequeña Pausa, dijo a su Marido suspirando, Querido, las Desgracias nunca vienen Solas. Mi Amigo, noté, no actuaba sino un Papel secundario en su Mesa, y siendo un Hombre más Bonachón que Comprensivo, se siente obligado a estar de acuerdo con todas las Pasiones y Estados de Ánimo de su Cónyuge: ¿No te acuerdas, Hijo, dijo ella, que la Casa de las Palomas se cayó esa misma Tarde en la que nuestra descuidada Muchacha derramó la Sal sobre la Mesa? Sí, Querida, contestó él, y el Correo del día siguiente nos trajo un Informe de la Batalla de Almanza. El Lector puede imaginar cuál sería mi Imagen después de haber hecho todo este Daño. Terminé mi Comida lo más rápido que pude, con mi usual Taciturnidad; cuando, para mi total Confusión, la Dama, viéndome dejar mi Cuchillo y Tenedor cruzados uno sobre otro en mi Plato, quiso que yo siguiera su Voluntad al punto de cambiar la Forma en la que estaban y colocarlos uno al lado del otro. Cuál era la Impertinencia que yo había cometido no podía saber, pero supuse que había algún tipo de Superstición tradicional en todo eso; y, por lo tanto, obedeciendo a la Señora de la Casa, coloqué mi Cuchillo y Tenedor en dos Líneas paralelas, que es la Forma en la que los dejaré para siempre en el futuro, aunque no sepa de ninguna Razón por la cual deba hacerlo así.
-----No es difícil para un Hombre darse cuenta cuándo una Persona siente Aversión hacia él. Por mi propia parte, yo rápidamente noté, por las Miradas de la Señora, que ella me veía a mí como una clase de Sujeto muy extraño, de Aspecto Ominoso: Por esta Razón me fui inmediatamente después de la Cena, y me retiré a mi propio Alojamiento. En el Regreso a casa, me sumí en una Profunda Meditación acerca de las Fatalidades de las que esas Locuras supersticiosas de la Humanidad se preocupan; cómo nos sujetan a Aflicciones imaginarias, y a Sufrimientos añadidos, que no vienen propiamente con nuestro Destino. Como si las Calamidades naturales de la Vida no fueran suficientes, convertimos las más indiferentes Circunstancias en Desgracias, y sufrimos tanto por insignificantes Accidentes como por verdaderos Males. He sabido de Estrellas fugaces que han arruinado el Descanso de una Noche, y he visto a un Hombre enamorado palidecer y perder el Apetito por tirar de un Hueso de la Suerte. Un Chillido de Lechuza en la Medianoche ha alarmado una Familia más que una Banda de Ladrones; aún más, la Voz de un Grillo ha encendido más Terror que el Rugido de un León. No hay nada tan trivial que no pueda parecer espantoso para una Imaginación que está llena de Augurios y Pronósticos. Un Clavo oxidado o un alfiler Torcido, se convierten en Prodigios.
-----Recuerdo que una vez estuve en una Reunión, rebosante de Ruido y Risas, cuando, de repente, una Mujer mayor observó, por desgracia, que había trece de nosotros en el Grupo. Esta Observación encendió un Pánico aterrorizado en muchos de los que estaban presentes, al punto que una o dos de las Mujeres iban a dejar el Cuarto; pero un Amigo mío, notando que una de ellas estaba embarazada, afirmó que había catorce en la Sala, y que, en lugar de estar presagiando que alguien del Grupo iba a morir, se estaba anunciando simplemente que uno de ellos iba a nacer. Si mi Amigo no hubiera encontrado este Recurso para romper el Presagio, no dudo que la mitad de las Mujeres del Grupo habría caído enferma esa misma Noche.
-----Una Solterona, que tiene problemas con el Hipo, produce infinitas Molestias de este tipo entre sus Amigos y Vecinos. Yo conozco una Tía Soltera, de una gran Familia, que es una de estas Anticuadas Sibilas, que presiente y profetiza desde el fin de un Año hasta el siguiente. Ella está siempre viendo Apariciones y escuchando Relojes de Muerte; y estaba el otro Día casi espantada de su Intuición por el gran Perro de la Casa, que aullaba en el Establo al mismo tiempo en ella yacía enferma con un Dolor de Muela. Tal extravagante Clase de Mentes hace participar a Multitudes de Personas, no solamente en Terrores impertinentes, sino en excesivos Deberes de Vida, y proceden de ese Miedo y esa Ignorancia que son naturales en el Alma del Hombre. El Horror con el que entretenemos los Pensamientos de Muerte (o de hecho de cualquier futuro Mal), y la Incertidumbre de su Llegada, llena una Mente melancólica con innumerables Aprehensiones y Sospechas, y consecuentemente la dispone a la Observación de tan infundados Prodigios y Predicciones. Puesto que es la principal Preocupación de los Sabios reducir los Males de la Vida con el Razonamiento de la Filosofía; es el Trabajo de los Idiotas multiplicarlos con Sentimientos de Superstición.
-----Por mi parte, me incomodaría mucho estar dotado con esta Cualidad Adivinatoria, aunque me pudiera informar verdaderamente de cada cosa que pudiera acontecerme. No anticiparía el Placer de ninguna Felicidad, ni sentiría el Peso de ninguna Miseria, antes de que realmente llegue.
-----Conozco sólo una manera de hacer fuerte mi Alma contra esos tenebrosos Presagios y Terrores de la Mente, y ésa es asegurarme de la Amistad y la Protección de ese Ser que decide los Eventos y gobierna el Futuro. Él ve, de una sola Mirada, todo el Hilo de la Existencia, no solo esa Parte de ella que yo ya he atravesado, sino también aquella que corre hacia delante y hacia todas las Profundidades de la Eternidad. Cuando me acuesto a Dormir, me encomiendo a su Cuidado; cuando despierto, me entrego a su Gobierno. Frente a todos los Males que me amenazan, lo buscaré a él para que me Ayude, y no dudo que, o los prevendrá, o los cambiará para mi Ventaja. Aunque no sé ni la Hora ni la Forma de mi Muerte, no estoy en absoluto preocupado por eso, porque estoy seguro de que él sabe ambas cosas, y no fallará en consolarme y asistirme cuando me toquen.


ÍNDICE GENERAL
Sobre el blog

-------------

TRADUCTORES
  • Diego M. dell'Era
  • Agustina Fracchia
  • Jerónimo Ledesma
  • Miguel Rosetti
  • Alonso Ruvalcaba
  • Ramiro Vilar

-------------

ILUSTRADORES
  • Diana Benzecry
  • Guadalupe Silva

-------------

EL ESPECTADOR: ARCHIVO

-------------

LINKS

-------------

-------------