Nº 9


E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...



Sábado 10 de marzo, 1711
…Tigris agit rabida cum tigride pacem
Perpetuam; saeuis inter se conuenit ursis.
–Juv.
Se ha dicho que el Hombre es un Animal Sociable y notemos, como Ejemplo de ello, que nunca desaprovechamos Ocasión o Pretexto para formar parte de esas pequeñas Asambleas Nocturnas, que comúnmente se conocen por el nombre de Clubs. Cuando un grupo de Hombres coincide en algún Punto particular, aunque sea de lo más trivial, pasan a convertirse en Miembros de una suerte de Fraternidad y se reúnen una o dos veces por semana como consecuencia de esa Fantástica Coincidencia. Sé de una importante Ciudad en el que hubo un Club de Hombres obesos, que (como podrán suponer) no se reunían para entretenerse con su Vivacidad e Ingenio, sino para apoyarse los unos a los otros: el Salón donde se reunía el Club era muy extenso y se ingresaba a él por dos Entradas, una Puerta de moderado Tamaño y una puerta de Dos Hojas. Si un Candidato a miembro de este Corpulento Club podía pasar a través de la primera, se lo consideraba como no calificado; pero si se quedaba atascado en la Entrada y no podía abrirse camino, la Puerta de dos Hojas se abría inmediatamente para su Recepción, y era saludado como un Hermano. He escuchado que este Club, aunque lo integraban sólo quince Personas, llegó a superar el Peso de tres Toneles.
-----En Contraposición con esta Sociedad, surgió otra compuesta por Espantapájaros y Esqueletos, quienes, por ser muy magros y envidiosos, hicieron todo lo posible para frustrar los Designios de sus Voluminosos Hermanos, a quienes se figuraban como Hombres de Principios Peligrosos; hasta que finalmente terminaron privándolos del Favor del Pueblo y en consecuencia del de la Magistratura. Estas Facciones mantuvieron fracturada la Corporación por varios Años, hasta que finalmente llegaron al siguiente Acuerdo: que los dos Magistrados de la Ciudad fueran elegidos anualmente de entre los miembros de estos dos Clubs; con lo cual los principales Magistrados están hoy ensamblados como dos Rebajos, uno grueso, delgado el otro.
-----Todos han oído hablar del Club o más bien de la Confederación de los Reyes. Esta admirable Alianza se formó un poco después del retorno del Rey Carlos Segundo, y en ella fueron admitidos Hombres de todas las Clases y Profesiones, con tal que concordaran en este Título de Rey, que, según imaginaban, era motivo suficiente para declarar a quienes lo Ostentaran, Hombres no manchados por los Principios Republicanos o Antimonárquicos.
-----Los Nombres Cristianos también se usaron a menudo como Insignia de Distinción, lo cual se convirtió en Pretexto para la creación de un Club. El de los Jorges, que solía reunirse bajo la Seña de Jorge, en el Día de San Jorge, y que juraba por Jorge, está todavía fresco en la Memoria de todos.
-----En estos días existen, en varias Partes de la Ciudad, lo que llaman Calle de los Clubs, en las que los principales Vecinos se reúnen para conversar todas las Noches. Recuerdo que cuando me encontraba buscando Alojamiento en Ormond Street, el Casero, recomendándome ese Barrio de la Ciudad, me dijo que allí había un muy buen Club; también me dijo, en Pláticas posteriores conmigo, que dos o tres Squires Hacendados que se habían asentado allí el Año anterior, habían hecho descender considerablemente el precio de las Casas de Alquiler; y que el Club (para prevenir Inconvenientes similares en el futuro) había Considerado adquirir todas las Casas que se encontraran disponibles, hasta encontrar un Inquilino que las ocupara, alguien de Naturaleza sociable y buena Conversación.
-----El Club de los Latosos, del que fui en el pasado un Miembro indigno, fue creado por Caballeros muy honestos y de Disposición pacífica, que acostumbraban sentarse juntos, fumar sus Pipas y no decir palabra hasta Medianoche. El Club de los Callados (según se me informa), es una Institución de la misma Naturaleza y en igual medida Enemiga del Ruido.
-----Luego de estas dos Sociedades inofensivas, no puedo dejar de mencionar a una de carácter malicioso que fue formada durante el reinado del Rey Carlos Segundo: me refiero al Club de los Duelistas, en el cual no se admitía a ningún hombre que no se hubiese batido con otro. Del Presidente del mismo se decía que había asesinado a media docena en un solo Combate; en cuanto a los otros Miembros, ocupaban su Asientos de acuerdo al número de Muertes que contaban en su haber. Había asimismo una Mesa Auxiliar para aquellos que solamente habían logrado derramar Sangre, y que mostraban una elogiable Ambición de aprovechar la primera Oportunidad de calificar para ocupar la primera Mesa. Este Club, formado sólo por Hombres de Honor, no duró mucho, ya que la mayoría de sus Miembros fueron pasados a Cuchillo, o ahorcados, poco después de haberse Instituido el Club.
-----Nuestros Modernos y celebrados Clubs se fundan en el principio de juntarse a Comer y Beber, que son Puntos en los que la mayoría de los hombres coinciden, y en los cuales todos, el Docto y el Iletrado, el Lerdo y el Ágil, el Filósofo y el Bufón, pueden tomar Parte. El Kit-Cat se considera a sí mismo Inspirado en el Pastel de Carnero. Los Clubes del Bistec y de Octubre, tampoco son contrarios a Comer y Beber, si es que podemos formarnos un juicio a partir de sus respectivos Nombres.
-----Cuando los Hombres se encuentran así reunidos por el Amor a una Sociedad y no por el Espíritu de Facción, y cuando no se encuentran para censurar o molestar a aquellos que están ausentes, sino para disfrutar juntos; Cuando así se unen en pos de su propio Perfeccionamiento, o para el Bien de los otros, o al menos para distenderse de los Negocios del Día con una Conversación inocente y alegre, entonces puede haber algo útil en estas pequeñas Instituciones y Establecimientos.
-----No puedo dejar de concluir esta Ensayo con un Esquema de Reglas que encontré sobre una Pared en una pequeña Taberna: Cómo llegué hasta allí puedo informárselo al Lector en un momento más conveniente. Estas Reglas fueron sancionadas por un Grupo de Artesanos y de Mecánicos que acostumbraban reunirse todas las Noches; y en tanto hay en ellas algo que nos presenta un Retrato pintoresco de la Vida de las clases bajas, voy a transcribirlas Palabra por Palabra.
-----Reglas a observar en el Club de los Dos Peniques, erigido en este Lugar, para la Preservación de la Amistad y la buena Vecindad.
-----I. Al ingresar cada Miembros debe depositar sus Dos Peniques.
-----II. Cada Miembro llenará su Pipa con su propio Tabaco.
-----III. Si algún Miembro se ausenta será penado con un Penique para el uso del Club, salvo en caso de Enfermedad o Arresto.
-----IV. Si algún Miembro maldice o insulta, su Vecino puede darle una Patada en la Espinilla.
-----V. Si algún Miembro cuenta Historias en el Club que no son ciertas, será multado con Medio Penique cada tres mentiras.
-----VI. Si algún Miembro golpea a otro Injustamente, deberá pagar la cuota del Club por él.
-----VII. Si algún Miembro trae a su Esposa al Club, deberá pagar por cualquier cosa que ella beba o fume.
-----VIII. Si la Esposa de algún Miembro viene a buscarlo para llevárselo del Club de vuelta a casa, aquella deberá hablar con él fuera del Recinto.
-----IX. Si algún Miembro llama a otro Cornudo, será expulsado del Club.
-----X. No será aceptada en el Club ninguna persona que tenga el mismo Oficio de otro Miembro.
-----XI. Nadie del Club podrá mandarse a hacer o a enmendar sus Ropas o Zapatos con alguien que no sea un Hermano del Club.
-----XII. No será aceptado como Miembro alguien que no preste Juramento.

-----La Moralidad de este pequeño Club está resguardada por estas saludables Reglas y Reprimendas que no cuestiono, y con las que el Lector estará tan satisfecho como lo habría estado con las Leges Convivales de Ben. Johnson, con las Regulaciones de un antiguo Club Romano mencionado por Lipsio, o con las Normas de un Simposio en un Antiguo Autor Griego.
C


ÍNDICE GENERAL
Sobre el blog

-------------

TRADUCTORES
  • Diego M. dell'Era
  • Agustina Fracchia
  • Jerónimo Ledesma
  • Miguel Rosetti
  • Alonso Ruvalcaba
  • Ramiro Vilar

-------------

ILUSTRADORES
  • Diana Benzecry
  • Guadalupe Silva

-------------

EL ESPECTADOR: ARCHIVO

-------------

LINKS

-------------

-------------