Nº 30


E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...



Miércoles 4 de abril de 1711
Si, Mimnermus uti censet, sine amor jocisque
Nil est jucundum, vivas in amore jocisque.
- Hor.
-----Una misma Calamidad hace que los Hombres se sientan extremadamente apegados entre sí, aunque difieran en todas las Opiniones. La Pasión del Amor es la Preocupación más general entre los Hombres; y me alegra saber, por mis últimas Noticias de Oxford, que hay un Grupo de Suspiradores en esa Universidad, los cuales se han constituido como Sociedad en Honor de esa Pasión tierna. Estos Caballeros no son del Tipo de Inamoratos que han perdido el Sentido Común hasta el punto de no advertir la Tontería de que son culpables; y por esa Razón se apartan de toda Compañía, y disfrutarán el Placer de hablar incoherentemente siendo ridículos sólo unos ante otros. Cuando un Hombre ingresa al Club no necesita Presentación de su Discurso, sino que simplemente, mientras se sienta en su Lugar, habla siguiendo el Hilo de sus propias Reflexiones, 'Me dedicó una Mirada muy halagadora, Nunca estuvo más bella que está Noche', u otros Pensamientos por el Estilo, y no se preocupa por ningún Miembro de la Sociedad; porque en esta Agrupación no se reúnen para hablar unos con otros, sino que todo Hombre solicita Libertad plena para hablarse a sí mismo. En lugar de Cajas de Rapé y Bastones, que son los Aditamentos habituales para conversar con jóvenes Compañeros, cada uno tiene un Fragmento de Listón, un Abanico roto o una vieja Faja, a los cuales dan Vueltas en sus Manos mientras hablan de la bella Persona evocada por los Recordatorios respectivos. Según las Descripciones de las Cartas, la Compañía semeja un Conjunto de Actores ensayando en Bambalinas: uno suspira y lamenta su destino en Términos implorantes, otro declara que romperá su Cadena y otro, en un Espectáculo mudo, se esfuerza por Expresar su Pasión con Gestos. Es muy habitual que en las Reuniones alguno se ponga de Pie repentinamente y dé un Discurso sobre su Pasión en general, describiendo su Estado de Ánimo de tal forma que toda la Compañía queda incluida en la Descripción y siente su Fuerza. En este Caso, si un Hombre ha declarado la Violencia de su Ardor en Términos más patéticos, es nombrado Presidente por esa Noche, en Tributo de la Altura de su Pasión.
-----Hace unos Años tuvimos en la Ciudad un Grupo de Personas que se reunían vestidas como Amantes y que se identificaban a sí mismas con el nombre de Club del Guante Orlado; pero eran Personas de tan modestas Capacidades, incluso antes de que los arruinara la Pasión amorosa, que sus Aventuras no proveían suficiente Variedad de Tonterías para producir a diario nuevas Impertinencias; Razón por la cual la Institución cesó. Esta personas sólo podían expresar sus Pasiones en la Ropa; pero los oxonienses son fantásticos como Amantes, en virtud de la Erudición e Inteligencia que poseen antes de serlo. Los Pensamientos de los Poetas antiguos, en este placentero Frenesí, son traducidos en Honor de alguna Belleza moderna; y Chloris es conquistada hoy con el mismo Cumplido que le hicieron a Lesbia hace mil Años. Pero hasta donde yo sé, el santo Patrono del Club es el afamado Don Quijote. Las Aventuras de ese gentil Caballero son mencionadas con Frecuencia en la Sociedad, con el Pretexto de reírse de la Pasión y de sí mismos: pero al mismo tiempo, aunque comprenden las Extravagancias de ese Guerrero desdichado, no advierten que convertir toda Lectura de los mejores y más sabios Textos en Rapsodias del Amor es un Delirio no menos entretenido que el del instruido Español ya mencionado. Un Caballero de quien espero seguir recibiendo Correspondecia, ha sido admitido en la Fraternidad recientemente y me ha enviado esta Carta.
-----'Señor,
-----Como veo que lleva Registro de los Clubes, le ruego que reciba esta Descripción de uno que hay en Oxford, pero que no ha mencionado Usted en ninguna Parte y del cual quizás no haya oído nunca. Nos distinguimos por el Nombre de Club Amoroso, y somos todos Devotos de Cupido y Admiradores del Bello Sexo. La Razón por la que somos tan poco conocidos en el Mundo, es el Secreto con que debemos vivir en la Universidad. Nuestra Constitución va en contra de la del Lugar en que vivimos: porque en el Amor no hay Doctores y todos tenemos una Pasión tan ardiente que no admitimos que nadie se gradúe en ella. Nuestra Presidencia es conferida según la Dignidad de la Pasión; nuestro Número es ilimitado; nuestros Estatutos, como los de los Druidas, están grabados en el Pecho y la Totalidad de nuestros Miembros los explican. Una Dama y un Poema que la elogia bastan para presentar a un Candidato: sin lo último nadie es admitido; porque quien no está lo suficientemente enamorado como para hacer Versos, no califica. Hablar irrespetuosamente de cualquier Mujer conlleva la Expulsión de nuestra gentil Sociedad. Como aquí todos somos Hombres de Toga, en lugar de Duelistas cuando somos Rivales, bebemos juntos a la Salud de nuestra Dama. El Modo de hacer esto, ciertamente, crea Polémicas; en tales Ocasiones tenemos como Recurso las Reglas del Amor de los Antiguos.
Naevia sex cyathis, septem Justina bibatur.
Este Método de beber una Copa por cada Letra del Nombre de la Dama, ocasionó la otra Noche una Disputa de cierta Animación. Un joven Estudiante, que está enamorado de Mrs. Elizabeth Dimple, fue tan poco razonable como para iniciar su Brindis a la Salud de Elizabetha; lo cual, exasperó tanto al Club que por común Consenso reducimos el Nombre a Betty. Para nosotros un Hombre no es Compañía si no suspira por lo menos cinco veces en un Cuarto de Hora; y vemos ridículo a un Miembro que está tan en sus Cabales como para dar una Respuesta directa a una Pregunta. En suma, toda la Asamblea está constituida de Hombres ausentes, es decir, de Personas que han perdido su Localización y cuyas Mentes y Cuerpos nunca están en Compañía unas de otros. Como soy un desafortunado Miembro de esta distraída Sociedad, no puede esperar una Descripción muy ordenada de mi Parte; Razón por la cual espero que me perdone por firmar tan abruptamente,
---------------Caballero,
------------------Su más obediente
----------------------y humilde Servidor,
T.B.
Olvidé decirle que Albina, que tiene seis Devotos en este Club, es una de sus Lectoras.'
R.


ÍNDICE GENERAL
Sobre el blog

-------------

TRADUCTORES
  • Diego M. dell'Era
  • Agustina Fracchia
  • Jerónimo Ledesma
  • Miguel Rosetti
  • Alonso Ruvalcaba
  • Ramiro Vilar

-------------

ILUSTRADORES
  • Diana Benzecry
  • Guadalupe Silva

-------------

EL ESPECTADOR: ARCHIVO

-------------

LINKS

-------------

-------------