Nº 31


E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...



Jueves 5 de Abril de 1711

Sit mihi fas audita loqui! – Vir.

Anoche, yendo a un Café no lejos del Teatro Hay-Market, me distraje por más de media Hora escuchando la Conversación de uno que, por el estado Zaparrastroso de su Vestimenta, la Extravagancia de sus Concepciones y la Premura de su Hablar, descubrí que era de esa Especie que es generalmente distinguida por el Titulo de Proyectista. Este Caballero, pues como tal lo trataba su Audiencia, estaba entreteniendo a toda una Mesa de Oyentes con el Proyecto de una Opera, la que, nos contó, no le había llevado más de dos o tres mañanas Inventarla, y la cual él estaba listo para poner en Ejecución, contando con que él pudiera encontrar su Tajada en ella. Dijo que había observado el gran Problema e Inconveniente en que se hallaban las Damas, yendo de arriba abajo a los muchos Espectáculos que son exhibidos en los diferentes Barrios de la Ciudad. Los Monos bailarines están en un lugar; el Espectáculo de Títeres en otro; la Opera en un tercero; sin mencionar los Leones, que son casi un Día entero de Viaje desde la Parte más Refinada de la Ciudad. Con esto quiere decir que la Gente Distinguida está forzada a perder la mitad del Invierno después de su ida a la Ciudad, antes de haber visto todas sus Extrañezas. Para remediar este gran Inconveniente, nuestro Proyectista sacó de su Bolsillo el Esquema de una Opera Titulada La Expedición de Alejandro Magno; en el que había dispuesto todos los Espectáculos Destacados sobre la Ciudad entre las Escenas y la Decoración de esta Obra. La Idea, confesó, no era originalmente suya, sino que se había dejado influenciar por varias Representaciones que había visto sobre nuestro Escenario: en uno de los cuales había un Rary-Show; en otro, una Ladder-Dance; y en otros, un Contorsionista, un Cuadro viviente, con muchas Curiosidades de semejante naturaleza.
-----Esta Expedición de Alejandro se abría con él consultando al Oráculo de Delfos, en el que el Mago mudo, que había sido visitado por tantas Personas de Calidad de los últimos Años, se introduce diciéndole su Fortuna; al mismo tiempo, Clench de Barnet es representado en otra Esquina del Templo, como tocando las Campanas de Delfos por la Alegría de su llegada. La Carpa de Darius debe ser habitada por la ingeniosa Mrs. Salmon, donde Alejandro se enamorará de una Estatua de Cera, que representa a la bella Statira. Cuando Alejandro entre en ese Campo, en el que Quintus Curtius nos dice que los Perros eran tan excesivamente feroces que no se desasirían aunque fueran despedazados Miembro a Miembro y que se colgarían de su Presa con sus Dientes cuando no les quedara más que una Boca, va a haber una Escena de Hockley in the Hole, en la que serán representadas todas las Diversiones de ese Lugar, con la sola excepción del Bull-Baiting, el que no puede de ninguna manera ser exhibido en el Teatro a causa de lo Bajo del Techo. Los muchos Bosques en Asia, los que se supone que Alejandro deberá atravesar, darán a la Audiencia la Visión de Monos bailando con Ropas, con muchas otras Ocurrencias de tal absurda Especie. Al mismo tiempo, si hay una posibilidad de que haya algún Extraño Animal en la Ciudad, ya sean Pájaros o Bestias, éstos pueden o ser liberados entre los Bosques o bien conducidos a través del Escenario por algunos Campesinos de Asia. En la última gran Batalla, Pinkethman va a personificar al Rey Porus sobre un Elefante y será encontrado por Powell, representando a Alejandro Magno sobre un Dromedario, el que no obstante Mr. Powell desea llamar por el nombre de Bucéfalo. Sobre el Final de esta gran decisiva Batalla, cuando los dos Reyes se reconcilian completamente para mostrar la mutua Amistad y buena Correspondencia que reina entre ellos, ambos van juntos a un Espectáculo de Títeres en el cual el ingenioso Mr. Powell Junior puede tener una Oportunidad de desplegar todo su Arte de Maquinería, para la Diversión de los dos Monarcas. Algunos en la Mesa arguyeron que el Espectáculo de Títeres no era Entretenimiento Adecuado para Alejandro Magno; y que podría ser introducido más apropiadamente, si suponemos al Conquistador cercano a esa parte de India que, se dice, es habitada por los Pigmeos. Pero esta Objeción fue vista como frívola y la Propuesta inmediatamente denegada. Nuestro Proyectista agregó más adelante que después de la Reconciliación de estos dos Reyes, ellos podrían invitarse a Cenar y cualquiera de ellos entretener a su Invitado con el Artista Alemán, los Dioses Paganos de Mr. Pinkethman, o cualquiera de las Diversiones semejantes, las que tendrán entonces la Oportunidad de estar en boga.
-----Este Proyecto fue recibido con gran Aplauso por toda la Mesa. Sobre lo que el Empresario nos dijo que él no nos había comunicado todavía más de la mitad de su Diseño; pues siendo Alejandro Griego, era su Intención que toda la Ópera fuera actuada en ese Lenguaje, que era una Lengua que él estaba seguro placería maravillosamente a las Damas, especialmente cuando había sido un poco criada y refinada por el Dialecto Jónico; y no podía sino ser aceptable para toda la Audiencia, porque hay menos de ellos que entienden el Griego que el Italiano. La única Dificultad que quedaba era cómo conseguir Actores, a no ser que pudiéramos persuadir a algunos Caballeros de las Universidades a que aprendan a cantar con el objeto de calificarlos para el Escenario; pero esta Objeción pronto se desvaneció cuando el Proyectista nos informó que los Griegos eran en el presente los únicos Músicos en el Imperio Turco y que sería muy fácil para nuestra Fábrica en Smyrna proveernos cada Año de una Colonia de Músicos, a través de la Oportunidad de la Flota Turca; además, dice él, si queremos alguna Voz solista para alguna Parte baja en la Ópera, Lawrence puede aprender a hablar Griego, así como habla Italiano, en el tiempo de quince días.
-----El Proyectista, habiendo asentado todas las cuestiones para el buen agrado de todos los que lo escuchaban, dejó su Silla en la Mesa y se paró frente al Fuego, donde yo, desafortunadamente, estaba parado por Conveniencia para alcanzar a oír lo que él decía. Si él me había observado más atento que lo común, no puedo decirlo, pero no estuvo parado al lado mío más de un Cuarto de Minuto, que se volteó hacia mí de repente y agarrándome de un Botón de mi Saco, me atacó muy abruptamente de la siguiente manera. Además, Señor, he escuchado de un muy extraordinario Genio para la Música que vive en Suiza, quien tiene tal fuerte Vigor en sus dedos que puede hacer que el Teclado de un Órgano suene como un Tambor, y si yo puedo procurar una Suscripción de más o menos diez mil libras cada Invierno, yo me encargaría de ir a buscarlo y lo obligaría por Artículos a establecer cada cosa que deba ser cantada sobre el Escenario Inglés. Después de esto él me miró de lleno en la Cara, esperando que yo le diera una Respuesta cuando por buena Suerte un Caballero que había entrado en el Café desde que el Proyectista se me pegó, escuchándolo hablar de sus Composiciones Suizas gritó con una especie de Risa, ¿Va nuestra Música entonces a recibir más adelante Mejoras de Suiza? Esto alarmó al Proyectista, quien inmediatamente dejó ir mi Botón y se dio vuelta para responderle. Yo aproveché la Oportunidad de su Distracción, que parecía hecha en mi favor, y dejando mi Penique sobre la barra me retiré con alguna Precipitación.


ÍNDICE GENERAL
Sobre el blog

-------------

TRADUCTORES
  • Diego M. dell'Era
  • Agustina Fracchia
  • Jerónimo Ledesma
  • Miguel Rosetti
  • Alonso Ruvalcaba
  • Ramiro Vilar

-------------

ILUSTRADORES
  • Diana Benzecry
  • Guadalupe Silva

-------------

EL ESPECTADOR: ARCHIVO

-------------

LINKS

-------------

-------------