Nº 34


E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...



Lunes, 9 de Abril de 1711

-parcit
Cognatis maculis similus fera-
. Juv.

EL Club del cual soy miembro está compuesto, para su gran Fortuna, por Personas comprometidas en diversas Sendas de la Vida, y se las considera productos, por así decirlo, de las Clases más eminentes de la Humanidad; por este Medio me facilitan la más extensa Variedad de Sugerencias y Materiales, y conozco todo lo que sucede en los diferentes Barrios y Localidades, no solo de esta Ciudad, sino del Reino entero. Mis Lectores también tienen la Satisfacción de saber que no hay Rango o Grado entre ellos que no tenga su Representante en este Club, y que siempre hay Alguien presente que se encargará de sus respectivos Intereses, para que no se escriba o se publique nada que implique Prejuicios o Infracciones contra sus justos Derechos y Privilegios.
----Anoche me quedé hasta tarde en compañía de un selecto Grupo de Amigos, que me entretuvieron con varios Comentarios, suyos y de otros, sobre estas Especulaciones mías, así como sobre el vario Éxito que habían encontrado entre los diversos Rangos y Grados de Lectores. Will HONEYCOMB me dijo, con la mayor Delicadeza posible, que había algunas Damas (aunque, para tu Tranquilidad, dijo Will, no son las de mayor Ingenio) que se ofendieron ante las Libertades que me había tomado con la Ópera y las Obras de Títeres: que algunas de ellas estaban asimismo muy sorprendidas de que yo menoscabara Puntos tan serios como el Vestido o los Ornamentos de la Gente de Calidad, y los considerara Temas para la Chanza.
----Will seguía hablando, cuando Sir ANDREW FREEPORT lo interrumpió para decirle que los Diarios a los que había aludido le habían hecho un gran Bien a la Ciudad, y que todas sus Esposas e Hijas habían mejorado como consecuencia; agregó también que la Ciudad entera se creía en deuda para conmigo, puesto que yo había declarado mis generosas intenciones de azotar al Vicio y a la Locura en tanto aparecieran en la Multitud, sin rebajarme a ser un Editor de Intrigas particulares y Asuntos de Cuernos. En suma, dijo Sir ANDREW, si Ud. evita el Camino insensato y trillado de atosigar a sus Mayores y a los Ciudadanos, y no emplea su Pluma al servicio de la Vanidad y el Lujo de las Cortes, su Diario será necesariamente de Utilidad general.
----Ante esto, mi amigo el TEMPLARIO le dijo a Sir ANDREW que él se asombraba de escuchar a un Hombre de tan notable Sensatez hablar de tal Manera; que la Ciudad siempre había sido la Provincia de la Sátira; y que los Ingenios de la Época del Rey Carlos no bromeaban sobre otra cosa durante todo su Reinado. Mostró a continuación, con Ejemplos de Horacio, Juvenal, Boileau y los mejores Escritores de todos los Tiempos, que las Locuras del Escenario y la Corte nunca habían sido tenidas por sagradas como para salvarse del Ridículo, sin importar cuán grandes fueran las Personas que las auspiciaran. Con todo, dijo, pienso que su Chanza ha hecho una Excursión demasiado delirante al atacar a varias Personas del Ámbito de la Corte; y no creo que Ud. pueda mostrar ningún Precedente para su Comportamiento sobre este Particular.
----Mi buen amigo Sir ROGER DE COVERLEY, quien no había dicho nada hasta ese momento, comenzó su Discurso con un Pfff! y nos dijo que a él le llamaba la atención que tantos Hombres sensatos se ocuparan tan seriamente de tales Tonterías. Que nuestro buen Amigo, dijo, ataque a todos aquellos que lo merezcan: sólo le aconsejaría, Sr. ESPECTADOR, dijo dirigiéndose a mí, que tuviera Cuidado en la forma de entrometerse con los Hacendados: pues ellos son el Ornamento de la Nación Inglesa; ¡Hombres de Mentes sanas y Cuerpos sólidos! Y déjeme decirle: algunos de ellos tomarán a mal que mencione a los Cazadores de Zorros con tal falta de Respeto.
----El Capitán SENTRY habló brevemente en esta Ocasión. Lo que dijo sólo tuvo por propósito recomendarme que tuviera la Prudencia de no aludir al Ejército, y me aconsejó que continuara comportándome con Discreción en cuanto a ese Punto.
----A esta Altura, parecía que todos los temas de mis Especulaciones me habían sido arrebatados por uno u otro de los miembros del Club; y empecé a considerarme en la Condición del buen Hombre que tenía una Esposa, a la cual le disgustaban los Cabellos grises de su marido, y otra a la que le molestaban los renegridos, hasta que, habiéndole quitado cada una aquellos pelos que le provocaban Aversión, le dejaron la Cabeza totalmente calva y desnuda.
----Mientras así meditaba para mis adentros, mi estimado Amigo el Clérigo, quien, por suerte para mí, estaba en el Club esa Noche, se unió a mi Causa. Nos dijo que a él le llamaba la atención que cualquier Órden de Personas se tuviera en tanta estima como para no ser pasibles de consejo: que no es la Calidad, sino la Inocencia lo que exime a los Hombres del Reproche; pues hay que atacar al Vicio y a la Locura dondequiera que se encuentren; y especialmente donde se hallen asentados en Puestos altos y eminentes de la Vida. Agregó que mi Diario sólo serviría para agravar los Dolores de la Pobreza si mayormente expusiera a aquellos que ya estaban deprimidos, y de alguna manera los pusiera en Ridículo por la Bajeza de su Condición o sus Circunstancias. A continuación, procedió a tomar Nota de la gran Utilidad que este Diario le podría reportar al Público si reprehendiera los Vicios que por triviales no merecen el Castigo de la Ley, y que por demasiado fantásticos no incurren en Conocimiento del Púlpito. Luego me aconsejó proseguir mi Emprendimiento con Alegría; y me aseguró que, sin importar quién se disgustara conmigo, yo tendría la Aprobación de todos aquellos cuyas Alabanzas hacen Honor a las Personas a quienes se les otorgan.
----El Club entero, por Deferencia particular hacia el Discurso de este Caballero, se sintió atraído tanto por lo que decía, como por la Manera cándida e ingeniosa con que se extendió sobre este punto, así como por la Fuerza de su Argumento y la Fuerza de la Razón de la que hacía gala. Will HONEYCOMB inmediatamente estuvo de acuerdo con él, y le dio la razón en todo cuanto había dicho; y dijo que por su Parte, no insistiría en el Cuartel que había exigido para las Damas. Sir ANDREW renunció a la Ciudad, con la misma Franqueza. El TEMPLARIO no quería sobresalir; fue secundado por Sir ROGER y el CAPITÁN: todos ellos acordaron que yo estaba en Libertad de conducir la Guerra a cualquier Región que se me antojara; bajo la condición de que continuara el combate contra el Cuerpo de los Criminales, y la emprendiera contra el Vicio sin herir a la Persona.
----Este Debate, que se entabló en Provecho de la Humanidad, me trajo a la Mente aquel en que el Triunvirato romano se había enfrascado previamente, y que desembocó en su Destrucción. Cada uno de los Hombres había apoyado con gallardía a su Amigo, hasta que descubrieron que de esta Manera arruinarían su Proscripción: y a la larga, sacrificando a todos sus Parientes y Conocidos, les proveyeron una muy decente Ejecución.
----Habiendo formado así mi Resolución de marchar audazmente en pos de la Causa de la Virtud y la Sensatez, y para molestar a los Adversarios de ésta, cualquiera fuese el Grado o Rango de Hombres de quienes se tratara: haré Oídos sordos en el futuro a toda Reprimenda que se me haga sobre este Asunto. Si Punch se vuelve extravagante, lo amonestaré con toda soltura: si el Escenario se torna una Guardería para criar la Locura y la Impertinencia, no tendré reparos en censurarlo. En suma, si me encuentro con cualquier cosa, ya sea en la Ciudad, la Corte o el Campo, que escandalice a la Modestia o a los buenos Modales, procuraré por todos los Medios hacer de ella un Ejemplo edificante. Debo, sin embargo, rogar a cada Persona en particular, que me conceda el Honor de ser un Lector de este Diario, sin considerarse por ello, tanto él como sus Amigos o Enemigos, el Blanco de lo que aquí se diga: pues le prometo que nunca esbozaré un Personaje Defectuoso que no represente al menos a Mil Personas más; ni publicaré un solo Diario que no esté escrito con Espíritu de Benevolencia y Amor por la Humanidad.

C.


ÍNDICE GENERAL
Sobre el blog

-------------

TRADUCTORES
  • Diego M. dell'Era
  • Agustina Fracchia
  • Jerónimo Ledesma
  • Miguel Rosetti
  • Alonso Ruvalcaba
  • Ramiro Vilar

-------------

ILUSTRADORES
  • Diana Benzecry
  • Guadalupe Silva

-------------

EL ESPECTADOR: ARCHIVO

-------------

LINKS

-------------

-------------