Nº 35


E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...



Martes, Abril 10, 1711

Risu inepto res ineptior nulla est. –Mar.

De todos los estilos de la Escritura, ninguno hay en que los Autores tiendan más al Error que en el Humorístico, y ninguno hay en que tengan más Ambición de Excelsitud. No es una Imaginación que produce Monstruos, una Cabeza llena de Conceptos extravagantes, la que es capaz de adornar el Mundo con Diversiones desta Suerte; mas si observamos la Producción de varios Escritores, que se nominan como Humoristas, ¡qué salvages Phantasías, qué Estrañas Distorsiones del Pensamiento, hallamos! Confunden el Sinsentido con el Humor, y quando han trazado un absurdo Esquema de Ideas inconsistentes, no pueden sino reír al leello para sí. Estos pobres Caballeros se dedican à hazerse de una Reputación de Ingenios, con tan monstruosos Conceptos que habrían de darles un lugar en Bedlam; sin considerar quel Humor ha de yacer siempre baxo el aviso de la Razón, ni que requiere la Dirección del más fino Juicio, pues se solaza en desatadíssima Libertad. Hay una Naturaleza en estas composiciones, como en todas las demás, y una cierta Regularidad de Pensamiento que ha de revelar quel Escritor es un Hombre con Sentido, al tiempo que nos aparece dado al Capricho. Yo, quando leo el Delirio de un Autor inhábil, no soy tan bárbaro que me divierta: suelo sentir Lástima por un tal Señor.
-----El fallecido señor Shadwell, mui donoso en el Talento de que hablo, representa un Rastrillo, y vémoslo mui sorprendido de oír que quebrar Ventanas no es Humor; y sé que muchos de mis Lectores Ingleses sorprenderanse de escucharme afirmar que muchas desas Piezas incoherentes, que de contino vemos entre nos, baxo títulos raríssimos, son más brotes de un Mente destemplada que Obras del Humor.
-----Mucho más fácil es describir aquello que no es Humor; y mui difícil definirlo de otra forma que las Negaciones que Cowley usó para definir el Ingenio. Si yo hubiera de dar mis propias Nociones, lo haría à la Manera de Platón: con Alegorías; suponiendo que Humor es una Persona, deducille todas sus Qualidades, según la que sigue Genealogía: La Verdad fundó la Familia, y engendró al Sentido, éste engendró al Ingenio, que casó una Dama de una Línea lateral llamada Alegría, dela que nació Humor, el más joven desta Ilustre Familia; su Temperamento es variado; à vezes se lo ve de solemne Hábito y grave Mirada; à vezes es etéreo en su Conducta y fantasioso en su Atuendo; à vezes parece un severo Juez; otras un Juan Contento qualquiera; mas, ya que mucho tiene de su Madre, qual sea su Talante, siempre hará reír a su Compañía.
-----Pero hay un Impostor que toma para sí el Nombre deste joven caballero, y quisiera pasar por él ante el Mundo; para que Gente de Calidad no caiga en su Trampa, deseo que mis Lectores, quando se encuentren con él, revisen su Parentela, examinen estrictamente si en ella hállanse Verdad y Sentido; si no es desta Suerte, pueden concluir: estáis ante un Engaño. También pueden distinguir à este Impostor por su Risa escandalossa, y en que su Compañía no se une à ella; pues Humor el Verdadero suele verse serio, mientras su Compañía ríe; Humor el Falso ríe siempre, y su Compañía resta seriosa; añado tan sólo que si no tiene en sí un poco de sus Padres, Ingenio y Alegría, podéis tomarlo por Bastardo.
-----Este Impostor desciende de Falsía, ques la Madre del Sinsentido, que engendró a Frenesí, que casó à una de las hijas de Tontería, que conocemos con el nombre de Carcaxada; éstos engendraron al Monstruoso Infante del que os he hablado. He aquí el árbol genealógico de Humor el Falso; baxo dél, halláis el de Humor el Verdadero:

Falsía
Sinsentido
Frenesí – Carcaxada
Humor Falso

Verdad
Sentido
Ingenio – Alegría
Humor



Extiendo la Alegoría mencionando varios Hijos de Humer el Falso, numerossos como las Arenas de los Mares; enumero, en particular, aquellos que ha engendrado en esta Isla. Mas aquesto sería mui Invidioso; diré sólo que, en general, Humor el Falso difiere del Verdadero como el Simio del Hombre.

Primero, es sumamente dado al Truco simiesco, à la Bufonería;

Segundo, se solaza en la Mímica; esle igual si con ella expone Vicio y Locura; Luxo, Avaricia; o, al contrario, Virtud, Sabiduría, Dolor y Miseria;

Tercero, es maravillossamente Desafortunado, pues muerde la Mano que lo alimenta; ridiculiza Amigo y Enemigo; ya que su Talento es poco, se solazará donde puede, no donde debe;

Quarto, pues no conoce Razón, no busca ni Moral ni Instrucción; es un Ridículo sin un fin;

Quinto, pues es incapaz de nada salvo la Imitación, su ridículo siempre es Personal: dirígelo al Vicioso, al Escritor; nunca al Vicio, à la Escritura;

Hasta aquí no he señalado sino la Especie del Humorista Falso; mas, ya que mi Papel quiere acabar con ese Espíritu Maligno, que muéstrase en los Escritos de Nuestro Siglo, no hesitaré, en el Futuro, de señalar qualquiera de los Ingeniecillos que infestan el Mundo con Composiciones absurdas, inmorales, malvadas; aquesta es la única Excepción que hago à una Norma que me he impuesto: no atacar Multitudes: Cada Hombre habría de verse en un Estado Natural de Guerra contra el Autor de Libelos, y atacarlo siempre que atraviese su Camino. Aquesto es: tratarlo como él trata à los Otros.


ÍNDICE GENERAL
Sobre el blog

-------------

TRADUCTORES
  • Diego M. dell'Era
  • Agustina Fracchia
  • Jerónimo Ledesma
  • Miguel Rosetti
  • Alonso Ruvalcaba
  • Ramiro Vilar

-------------

ILUSTRADORES
  • Diana Benzecry
  • Guadalupe Silva

-------------

EL ESPECTADOR: ARCHIVO

-------------

LINKS

-------------

-------------