Nº 39


E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...



Sábado 14 de abril, 1711

Multa fero, ut placem genus irritabile vatum,
Cum scribo.
–Hor.

Así como la Tragedia es la Producción más Noble de la Naturaleza Humana, también es capaz de dar al Espíritu uno de los más exquisitos y más provechosos Entretenimientos. Un Hombre virtuoso (dice Séneca) que lucha contra la Adversidad, es la clase de Espectáculo que los Dioses contemplarían con Placer: Y es con ese Placer con que uno se encuentra en la Representación de una Tragedia bien escrita. Diversiones de este tipo son las que eliminan en nuestro Pensamiento todo aquello que es vil e insignificante. Alientan y cultivan a esa Humanidad que es el Ornamento de nuestra Naturaleza. Suavizan la Insolencia, alivian la Aflicción y someten la Mente al Gobierno de la Providencia.
-----No es por tanto asombroso que en todas las Naciones educadas del Mundo, esta parte del Drama haya recibido el aliento del público.
-----La Tragedia moderna supera a la de Grecia y Roma, en la Complejidad y Disposición de la Fábula; pero es infinitamente inferior, lo cual avergonzaría al Escritor Cristiano, en la Parte Moral de la Ejecución.
-----Más adelante profundizaré en esto; y mientras tanto intentaré contribuir en algo al Perfeccionamiento de la Tragedia Inglesa, dando a conocer, en este y en subsiguientes Ensayos, algunas Partes puntuales de la misma que parecen propensas a constituir una Excepción.
-----Aristóteles observa que el Verso Yámbico en la Lengua Griega era el más apropiado para la Tragedia: porque al mismo tiempo que eleva el Discurso desde el nivel de la Prosa, es la clase de Verso que se acerca más a la misma. Ya que, dice él, podemos observar que en el Discurso Cotidiano, a menudo los Hombres se expresan en Yambos, sin siquiera darse cuenta. Nosotros podemos hacer la misma Observación respecto del Verso Blanco Inglés, que a menudo se escurre en el Discurso Común, aunque nosotros no nos cuidamos de ello, y es ese justo Medio entre el Verso y la Prosa lo que parece adaptarse maravillosamente a la Tragedia. Es por eso que me siento muy ofendido cuando veo una Obra escrita en Rima, lo cual es tan absurdo en Inglés, como lo hubiera sido en Griego o Latín una Tragedia escrita en Hexámetros. El Solecismo es, creo, aún mayor, en aquellas Obras que tienen algunas Escenas Rimadas y algunas en Verso Blanco, que hacen que los percibamos como dos Idiomas totalmente diferentes; o donde vemos algunos Símiles en particular dignificados mediante la Rima, al mismo tiempo que lo que se encuentra en torno de ellos está escrito en Verso Blanco. De todos modos yo no le prohibiría al Poeta que concluyera su Tragedia, o, si le place, cada Acto de la misma, con dos o tres Versos Pareados, que pueden generar el mimo Efecto que un Aria en la Ópera Italiana luego de un largo Recitativo, y darle al Actor una Salida Elegante. Más allá de ello vemos una Diversidad de Números en algunas Partes de la Tragedia Antigua, dispuestos para impedir que el Oído se canse con la misma Modulación ininterrumpida de la Voz. Por esa misma Razón no me desagradan los Discursos en nuestra Tragedia Inglesa que se cierran con un Hemistiquio, o medio Verso, a pesar de que la Persona que hable luego del mismo comience un Verso nuevo sin haber completado el espacio vacía dejado por el Verso precedente; Ni aquellos que tiene Pausas abruptas e Interrupciones en el medio del Verso, cuando los mismos no entorpecen la Pasión que expresan los Versos.
-----Ya que me estoy refiriendo a este Tema, debo observar que nuestros Poetas Ingleses han logrado un éxito más importante en el Estilo, que en los Sentimientos de sus Tragedias. Su lenguaje es a menudo Noble y Sonoro, pero el Sentimiento es o muy frívolo o muy común. Por el contrario, en las Tragedias Antiguas, y de hecho en las de Corneille y Racine, aunque la Expresión es grandilocuente, es el Pensamiento el que las sostiene y les da intensidad. Por mi parte, prefiero infinitamente un Sentimiento noble que se ve disminuido por un Lenguaje llano, antes que uno vulgar inflado con todo el Sonido y le Energía de la Expresión. Si este Defecto de nuestras Tragedias puede surgir de la Falta de Genio, Conocimiento, o Experiencia de los Escritores, o de la Condescendencia con el Gusto vicioso de sus Lectores, que son mejores Jueces del Lenguaje que de los Sentimientos, y en consecuencia se inclinan más por el primero que por el segundo, no lo puedo determinar. Pero creo que se rectificaría la Conducta tanto de uno como de otro, si el Escritor delineara toda la Contextura de su Diálogo en un Inglés llano, antes que hacerlo en Verso Blanco, y si el Lector a su vez, luego de la Lectura de una Escena, considerase el Pensamiento desnudo de cada Parlamento de la misma, desprovisto de todos sus Ornamentos Trágicos. De este modo, sin ser engañados por las Palabras, podríamos juzgar imparcialmente el Pensamiento, y considerar tanto si es lo suficientemente natural o grandioso para el personaje que lo enuncia, como si es merecedor de brillar con ese Resplandor de Elocuencia, o si se ha manifestado con esa Variedad de Luces de la que por lo general han hecho uso nuestros Escritores de Tragedias Inglesas.
-----A continuación debo observar, que cuando nuestros Pensamientos son grandes y justos, son a menudo oscurecidos por las Frases sonoras, las Metáforas duras, y las Expresiones forzadas en las que están encerrados. Shakespeare es a menudo muy Defectuoso en este Particular. Hay una aguda Observación de Aristóteles a este respecto, que nunca he visto citada. La Expresión, dice, debería ser mucho más trabajada en las Partes inactivas de la Fábula, como en las Descripciones, Similitudes, Narraciones, y cosas por el estilo; en las cuales las Opiniones, las Costumbres y las Pasiones de los Hombres no están representadas; porque éstas (es decir, las Opiniones, Costumbres y Pasiones) son propensas a ser oscurecidas por las Frases Pomposas, y las Expresiones Elaboradas. Horacio, que tomó todas sus ideas Críticas de Aristóteles, parece haber puesto su Atención en la Regla precedente en los siguientes Versos:

Et Tragicus plerumque dolet Sermone pedestri
Telephus et Peleus, cum pauper et exul uterque,
Projicit ampullas et sesquipedalia verba,
Si curat cor Spectantis tetigisse querela.

Y el Trágico Télefo se duele con un
Habla pedestre, y Peleo, Pobre y Exiliado,
Olvida la hinchazón y las Palabras Gigantes.

Ld. Roscommon.

-----Entre nuestros Poetas Ingleses Modernos, no hay ninguno que se haya inclinado a la Tragedia mejor que Lee; si en lugar de fomentar el Ímpetu de su Genio, lo hubiera restringido y conservado dentro de sus Límites. Sus Pensamientos son maravillosamente apropiados para la Tragedia, pero con frecuencia se pierden en esa Nube de Palabras y se vuelve dificultoso encontrar Belleza en ellos: hay un Fuego infinito en sus Obras, pero tan envuelto en Humo que sólo percibimos la mitad de su Brillo. Con frecuencia las Partes Apasionadas de sus Tragedias son un éxito, pero más particularmente donde modera sus Esfuerzos, y alivia el Estilo de esos Epítetos y Metáforas en las que él tanto abunda. ¿Qué puede ser más Natural, más Delicado, o más Apasionado, que esa línea en el Parlamento de la Sátira, donde describe el Encanto de la Conversación de Alejandro?
Y entonces se disponía a hablar: Dioses Benévolos! Y cómo hablaría!

-----La inesperada Interrupción en el Verso, y el convertir la Descripción de su Manera de Hablar en un Elogio de la misma, es inefablemente Hermoso, y maravillosamente apropiado para el Carácter del Personaje que la pronuncia. Hay una Sencillez en las Palabras que brilla por encima de la Pompa extrema de la Expresión.
-----Otway ha seguido a la Naturaleza en el Lenguaje de su Tragedia, y por lo tanto brilla en las Partes Apasionadas, más que cualquiera de nuestros Poetas Ingleses. Como hay algo Familiar y Doméstico en la Fábula de su Tragedia, más que en cualquiera de los otros Poetas, es poco Pomposo, pero posee un gran Fuerza en su Expresión. Razón por la cual, aunque ha triunfado admirablemente en las Partes tiernas y melodramáticas de sus Tragedias, a veces cae en Frases demasiado Familiares en esas Partes que, según la Regla de Aristóteles, deberían haber sido elevadas y sostenidas por la Dignidad de la Expresión. Ha sido observado por otros, que este Poeta ha fundado su Tragedia Venecia Conservada en una Trama tan equivocada, que los más grandes Caracteres de la misma son los de los Rebeldes y Traidores. El Héroe de esta Obra ha descubierto las mismas buenas Cualidades en la Defensa de su País, que las que ha mostrado por su Ruina y la Subversión, de modo que la Audiencia no puede sentir por él suficiente Piedad y Admiración: Pero del modo en que ahora nos es presentado, nosotros sólo podemos decir de él lo que el Historiador Romano dice de Catalina, que su Caída habría sido Gloriosa (si pro Patria sic concidisset) si hubiera caído al Servicio de su País.

C.


ÍNDICE GENERAL
Sobre el blog

-------------

TRADUCTORES
  • Diego M. dell'Era
  • Agustina Fracchia
  • Jerónimo Ledesma
  • Miguel Rosetti
  • Alonso Ruvalcaba
  • Ramiro Vilar

-------------

ILUSTRADORES
  • Diana Benzecry
  • Guadalupe Silva

-------------

EL ESPECTADOR: ARCHIVO

-------------

LINKS

-------------

-------------