Nº 48


E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...



Miércoles 25 de Abril, 1711

...Per multas aditum sibi saepe figuras
Repperit...
- Ovidio

Mis Corresponsales se lo toman a mal si no les dejo ver, de cuando en cuando, que he recibido sus Cartas. Adoptaré, pues, la Manera más eficaz para satisfacerlos: publicaré algunas de las que tratan Temas importantes, introduciéndolas con una Carta mía, escrita hace dos Semanas a una Fraternidad que ha creído justo convertirme en Miembro honorario.

-----'Al Presidente y los Miembros del Club de los Feos

------Con Permiso de sus Deformidades
,

-----He recibido Notificación del Honor que me han conferido admitiéndome en su Sociedad. Reconozco mi Falta de Mérito y por ese Motivo procuraré subsanar mis Falencias presentando y recomendando al Club Personas de Cualidades menos dudosas que las que yo pueda aducir. La Semana próxima viajaré en Diligencia para ocupar mi Sillón en el Consejo; y llevaré conmigo un Candidato de cada Sexo. Las Personas que presentaré son un Elegante envejecido y una Picta actual. Si la Naturaleza no los dotó tan magníficamente como la Asamblea podría desear, déjenme decirles que su Fealdad adquirida es mayor de la que hayan visto alguna vez. El Elegante ha usado un Vestuario distinto cada Día de su Vida durante los últimos Treinta años y sólo consiguió acentuar la Deformidad con que nació. La Picta tiene más Mérito todavía; y desde que entró en la Edad de la Discreción, ha abandonado el Partido de la Coquetería y hecho todos los esfuerzos para adquirir la Cara con que la presentaré para su Consideración y Favor. Soy, Caballeros,
----------------------Su más humilde y agradecido Servidor,
------------------------------------------------------El Espectador.

PD: desearía saber si admiten Personas de Calidad."

"17 de Abril
-----Sr. Espectador,
-----Con el fin de demostrarle que entre algunas de las del vano y débil Sexo, hay quienes tenemos suficiente Honestidad y Templanza para atrevernos a ser feas y desear que nos consideren así; me dirijo a usted para rogarle su Interés y Recomendación al Club de los Feos. Si mi propia Palabra no valiera (aunque en este Caso, siendo la de una Mujer, debería) puedo aportar Testigos creíbles que certifiquen mis Aptitudes para pertenecer a la Compañía, ya sea en lo concerniente al Cabello, la Frente, los Ojos, las Mejillas o la Pera; a lo que debo agregar que me resulta más fácil inclinarme sobre mi Lado izquierdo que sobre el Derecho. Tengo la Esperanza de ser agradable en todo Respecto; y en cuanto al Humor y la Jovialidad, estaré a la Altura del propio Presidente. Todo el Favor que solicito es que, siendo la primera Mujer que se presenta, deseosa de buena Compañía y Conversación agradable, me permitan sentarme en la Punta superior de la Mesa. Y por cierto me parece que les falta un Trinchador, Función en la que puedo desempeñarme de la Forma más fea que es posible imaginar. Agregue a mis Facciones el Largo de mi Cara, que tiene media Yarda completa; no entendía por qué hasta que usted dio una Justificación por la Brevedad de la suya. Si supiera de un Nombre lo suficientemente feo para aplicarle a la Cara descripta, falisificaría uno; pero, para mi inefable Desventura, mi Nombre es la única desagradable Beldad de mi Persona; por lo que le imploro me invente un Nombre que signifique toda la Deformidad del Mundo: usted sabe Latín, pero asegúrese de adaptarlo a mi ser, con la Sinceridad de mi Corazón,
---------------------------Su más espantosa Admiradora,
-------------------------------------------------y Servidora,
-------------------------------------------------------------Hecatissa
."


"Sr. Espectador,
Leí su Discurso sobre la Afectación y a partir de las Observaciones que en él se hacen, examiné mi Corazón tan estrictamente que creí haber descubierto sus Avenidas más secretas y tomé la Decisión de cuidarme de Usted en el futuro. Pero, ¡ay!, para mi Desgracia ahora comprendo que tengo varias Taras cuya Raíz ignoro. Soy un Hombre viejo, extremadamente aquejado por la Gota; pero habiendo tenido siempre la gran Vanidad de querer ser agradable ante los Ojos de las Mujeres, nunca dispongo de un Momento de Alivio, pues estoy siempre erigido sobre Zapatos de Tacos altos con una Horma reforzada de Cuero y Cera. Dos Días después de un severo Ataque fui invitado a la Casa de un Amigo en la Ciudad, donde suponía iba a encontrarme con Mujeres; y con mi usual Complacencia comprimí mis Pies para recibirlas: una Mesa muy suntuosa, Compañía agradable y una gentil Recepción no eran sino inoportunos Agregados al Tormento en que me hallaba. Un Caballero de la Familia reparó en mi Condición; y poco después del Brindis por la Reina, ante la Vista de toda la Comitiva, con sus propias Manos me degradó a un viejo Par de Zapatos suyos. Esta Operación, hecha ante Damas refinadas, fue tolerada por mí (que soy un Fanfarrón) con la misma Renuencia con que ellas admiten la Ayuda de los Hombres en Circunstancias de extrema Necesidad. El Regreso del Alivio me hizo olvidar la áspera Obligación que me imponía, y en ese momento mi Cuerpo se curó de una Destemplanza y mi Mente, para siempre, de una Tara. Por la Caridad recibida envío mi Agradecimiento de este modo.

Su más humilde Servidor."

"Señor,-------------------------------------------------------------------- Epping, 18 de Abril
-----Recibimos sus Papeles la misma Mañana en que se publican y nos ha entretenido mucho el último, que trata de los falsos Ornamentos de las Personas que representan Héroes en una Tragedia. Lo que hizo que su Especulación fuera muy oportuna entre Nosotros es que tenemos ahora en este Lugar una Compañía de Cómicos de la Legua que están lejos de ofender con el impertinente Esplendor del Drama. Está tan lejos de caer en esas falsas Galanterías que el Escenario está en su Condición Originaria de Carreta. Alejandro el Grande fue representado por un Sujeto con Corbata de Papel. Al Día siguiente, el Conde de Essex parecía no tener otra Aflicción que su Pobreza; y milor Foppington esa misma Mañana carecía de otros Medios para mostrarse como Lechuguino que ponerse Medias de distintos Colores. En una Palabra, aunque han tenido un Granero entero durante varios Días seguidos, nuestros Itinerantes son todavía tan miserablemente Pobres que si usted no pudiera enviarnos los Muebles que ha prohibido en el Teatro, los Héroes aparecerán sólo como toscos Mendigos y las Heroínas como Gitanas. Hubo un solo Papel que se ejecutó y vistió con Propiedad, y ese fue el Juez Mentecato: estaba tan bien realizado que ofendió al Señor Juez Recocido, el cual, en medio de toda la Audiencia, como Don Quijote ante el Espectáculo de Marionetas, se sintió tan insolentemente provocado que les dijo que si querían suscitar Compasión, debían hacerlo con sus propias Personas y no con los Personajes de Príncipes y Potentados afligidos: les dijo que si eran tan buenos para buscar el Camino hasta el Corazón de la Gente, que debían hacerlo al Final de los Puentes o a la Salida de las Iglesias en su verdadera Vocación de Mendigos. Esto, dijo el Juez, es lo que debían esperar, por no contentarse con hacer de Guerreros Gloriosos y Personas como Alejandro, y atreverse también a hacerle Burla a uno del Quorum.
------------------------------------------------------------------------Su Servidor".
R.


ÍNDICE GENERAL
Sobre el blog

-------------

TRADUCTORES
  • Diego M. dell'Era
  • Agustina Fracchia
  • Jerónimo Ledesma
  • Miguel Rosetti
  • Alonso Ruvalcaba
  • Ramiro Vilar

-------------

ILUSTRADORES
  • Diana Benzecry
  • Guadalupe Silva

-------------

EL ESPECTADOR: ARCHIVO

-------------

LINKS

-------------

-------------