N° 49


E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...



Jueves, 26 de Abril de 1711


Hominem pagina nostra sapit.- Marcial

Es muy natural para un Hombre que no está hecho para Alegres Reuniones de Hombres, o Asambleas del Bello Sexo, deleitarse en el tipo de Conversación que hallamos en los Cafés. Aquí, un Hombre de mi Temperamento está en su Elemento; pues si no puede hablar, al menos puede resultar agradable a su Compañía, y contentarse con ser un Oyente. Es un Secreto compartido entre pocos, que no deja de rendir provecho en la Conducta de la Vida: Cuando entable una Conversación con un Hombre, lo primero que Usted debe considerar es si éste tiene una mayor Inclinación a escucharlo, o a que Usted lo escuche. Este último caso es el Deseo más generalizado, y conozco Aduladores muy capaces que nunca dirían una Palabra de Alabanza hacia aquellos de quienes obtienen Favores diarios, y en cambio prestan la más esforzada Atención a quienquiera que esté conversando con ellos. A todos nos causa Curiosidad observar el Comportamiento de los Grandes Hombres y sus Clientes; pero las mismas Pasiones e Intereses mueven a los Hombres de las Esferas inferiores; y yo (que no tengo otra cosa que hacer que formular estas Observaciones) veo en cada Parroquia, Avenida, Sendero y Callejón de esta populosa Ciudad, un pequeño Potentado que lidera su Corte, y los Adulones que siembran Trampas para obtener su Afecto y su Favor, mediante las mismas Artes que utilizan sobre Hombres de Estratos superiores.
-----En el Lugar que suelo frecuentar, los Hombres difieren más en cuanto a la Hora del Día en que llegan que en las relativas Grandezas de unos u otros. Yo, que me aparezco por el Café a las Seis de la Mañana, sé que mi Amigo Beaver el Mercero tiene una Cohorte de Amigos y Admiradores más surtida que la mayoría de los Cortesanos o Generales de Gran Bretaña. Cada uno de los Hombres a su alrededor lleva un Diario en la Mano; pero ninguno siquiera sospecha qué Pasos se tomarán en las Cortes de Europa, hasta que el Sr. Beaver haya depuesto su Pipa para declarar qué Medidas deben llevar a cabo los Aliados ante esta nueva Coyuntura. Nuestro Café está cerca de los Tribunales, en Inns of Court, y Beaver tiene la Audiencia y la Admiración de sus Vecinos desde las Seis hasta las Ocho menos Cuarto, hora en que lo interrumpen los Estudiantes del Lugar; algunos de los cuales ya están vestidos para Westminster, a las Ocho de la Mañana, y a juzgar por sus Rostros están tan ocupados que parece que estuvieran involucrados en todas las Causas allí entabladas; otros llegan todavía con los Pijamas puestos, con la esperanza de pasear todavía un rato, como si nunca tuvieran que presentarse en el Edificio. No recuerdo haber encontrado, en ninguna de mis Caminatas, Objetos que hayan provocado a mi Spleen y mi Risa con tanto efecto como estos Jóvenes del Café Grecian, el Squire, el Searle y todos los otros Cafés adyacentes a Tribunales, que se levantan temprano sin otro propósito que hacer pública su Haraganería. Uno pensaría que estos Virtuosos consideran que una alegre Gorra y unas Pantuflas, una Bufanda y una Bata colorida son Insignias de Dignidad; pues estos Vanidosos se juntan con un Aire tal, que parece que se aprecian unos a otros por sus Vestimentas. He observado que la Superioridad entre ellos procede de una Opinión sobre la Moda y la Galantería: El Caballero con Faja color Frutilla, que preside con tanta autoridad sobre el resto, tiene, al parecer, un Abono a la Ópera que dura todo el Invierno, y se supone que recibe Favores de una de las Actrices.
-----Cuando el Día se vuelve muy atareado como para que estos Caballeros disfruten los Placeres de vestir Deshabillé con Aires de Seguridad en sí mismos, le ceden el Lugar a los Hombres que revelan en su Rostro una inclinación hacia los Negocios y el Sentido Común, y que vienen al Café para concretar Transacciones o bien para disfrutar de la Conversación. Las Personas cuyo Comportamiento y Discurso tengo en mayor estima son las que se hallan entre estos dos Grupos de Hombres: Aquellos cuyos Espíritus no son tan Activos como para impedirles ser felices en la Vida privada, y aquellos cuya Constitución no es tan tibia que los lleve a comportarse con Negligencia en los Deberes y Relaciones de la Vida. Esta Clase de Personas comprende a los Miembros más dignos de la Humanidad; de ella provienen todos los Padres buenos, Hermanos generosos, Amigos sinceros y Súbditos fieles. Su Entretenimiento deriva más de la Razón que de la Imaginación: Lo cual es la Causa de que no haya Impaciencia o Inestabilidad en su Discurso y sus Acciones. Verá en sus Semblantes que se hallan cómodos, y que cuentan con una calma Consciencia del Instante que pasa, sin deseos de avivarlo mediante la satisfacción de alguna Pasión, o de llevar a cabo algún Plan. Así son los Hombres formados para la Sociedad, y para esas pequeñas Comunidades que llamamos Vecindarios.
-----El Café es el Lugar de Encuentro de todos los que viven en las cercanías, y que ansían la Vida tranquila y ordinaria. Eubulus preside durante el Mediodía, hora en que se reúne esta Asamblea de Hombres. Disfruta de su gran Fortuna con soltura, pero sin dilapidarla en Gastos; y pone en práctica muchas nobles y útiles Cualidades, pero sin desempeñar un Cargo público. Su Sabiduría y Conocimiento están al Servicio de todos aquellos que estimen provechoso hacer uso de ellos; y ejerce el Rol de Consejero, Juez, Albacea y Amigo de todos sus Conocidos, no solo sin exigir nada a cambio, sino también rehusándose a la Deferencia y homenaje que se les suele rendir a los que ejercen tales Oficios. Le desagrada que le den las Gracias. La mayor Gratitud que Usted le puede mostrar es hacerle saber que se ha convertido en un mejor Hombre gracias a sus Servicios; y que está dispuesto a hacer Favores a los demás, como él se los ha hecho a Usted.
-----En las Exigencias privadas de sus Amigos presta, a Valor legal, Sumas considerables que le retribuirían mucho más si las invirtiera en Bonos Públicos. Nunca considera en qué Manos su Dinero se reproduciría más, sino dónde hará el mejor Bien.
-----Eubulus tiene una Autoridad tan grande sobre su pequeña Audiencia diurna, que cuando sacude su Cabeza ante alguna Noticia pública, todos parecen abatidos; y por el contrario, retornan a cenar a sus Hogares con un buen Apetito y Aspecto jovial cuando Eubulus parece dar a entender que la Cosa marcha bien. Es más, su Veneración hacia él es tan grande que, cuando están en Compañía de otros, hablan y actúan a la Usanza del hombre admirado; son Sabios por las Sentencias de aquel, y apenas se sientan a sus Mesas se regocijan o se afligen como lo vieran hacer a él en el Café. En una palabra, cada Hombre se vuelve Eubulus tan pronto él está fuera de vista.
-----Habiendo dado Cuenta de los diversos Reinos que se suceden unos a otros desde que despunta el Día hasta la Hora de la Cena, nombraré a los Monarcas Vespertinos en otra Ocasión, y cerraré la Serie toda con la Historia de Tom el Tirano; quien, siendo Ministro del Café, asume el Gobierno entre las Once y las Doce de la Noche, y emite de la manera más arbitraria, para instrucción de los Sirvientes bajo su mando, las Órdenes relativas a la Disposición de Licores, Carbón y Cenizas.

R.


ÍNDICE GENERAL
Sobre el blog

-------------

TRADUCTORES
  • Diego M. dell'Era
  • Agustina Fracchia
  • Jerónimo Ledesma
  • Miguel Rosetti
  • Alonso Ruvalcaba
  • Ramiro Vilar

-------------

ILUSTRADORES
  • Diana Benzecry
  • Guadalupe Silva

-------------

EL ESPECTADOR: ARCHIVO

-------------

LINKS

-------------

-------------