N° 57


E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...



Sábado 5 de mayo, 1711.

Quem praestare potest mulier galeata pudores,
Quae fugit a Sexu?
-Juv.

Cuando la Esposa de Héctor, en la Ilíada de Homero, habla con su Esposo acerca de la Batalla en la que él está por tomar parte, el Héroe, pidiéndole que deje ese Asunto a su Cuidado, le ordena que se retire con sus Doncellas y se concentre en sus Hilados, con lo cual el Poeta da a entender que los Hombres y las Mujeres deben ocuparse cada uno en sus propias Esferas, y sólo en aquellos Asuntos que se ajustan a sus respectivos Sexos.
-----En este momento tengo trato con un joven Caballero, que ha pasado gran Parte de su Vida en sus Aposentos, y que, llegada la Ocasión, puede preparar la mejor Bebida Confortante o el mejor Vino Blanco que puede hacerse en Inglaterra. Es asimismo un maravilloso Crítico de Batistas y Muselinas, y puede hablar por una Hora entera sobre Golosinas. Entretiene a su Madre todas las Noches haciendo Observaciones tanto de la Ciudad como de la Corte: Como por ejemplo qué Dama estaba Vestida con mayor finura; qué Hombre de Clase lleva puesta la mejor Peluca; quién usa los mejores Lienzos, quién la Caja de Rapé más elegante, además de otros Cometarios similares que pueden hacerse estando en buena Compañía.
-----Por otro lado he tenido muy seguido la Oportunidad de frecuentar a una Andrómaca Rural, que vino a la Ciudad el Invierno pasado, y que es una de las mayores cazadoras de Zorros del País. Ella habla de Sabuesos y de Caballos, y le parece una cosa de nada el saltar una Tranquera de Seis Trancas. Si un Hombre le cuenta una Historia Picaresca, ella le da un Empujón en broma con la Mano, y lo llama Perro atrevido; y si su Sirviente descuida sus tareas, lo amenaza con echarlo a patadas de la Casa. He oído que ella, enfurecida, llamó a un Importante Comerciante Asqueroso Canalla; y recuerdo un Día en que no se acordaba el Nombre de una Persona, y la describió en compañía de un gran número de Señores y Damas, como el Sujeto de Espaldas Anchas.
-----Si esos Dicho y Acciones, que en sus propias Naturalezas son indiferentes, nos parecen ridículos cuando proceden del Sexo que no corresponde, las Faltas e Imperfecciones de un Sexo transplantadas a otro, parecen terribles y monstruosas. No voy a referirme en este Ensayo a los Hombres ni a aquello que les atañe: sino que, ya que me gustaría contribuir a que las Mujeres, que son la Parte más hermosa de la Creación, Parte enteramente bondadosa, y que están expuestas a esas pequeñas Manchas y Faltas que pueden surgir de entre los Encantos que la Naturaleza ha derramado sobre ellas, dedicaré este Ensayo a brindarles este Servicio. La Mácula que trataré de clarificar es ese Ardor Partidista que en los últimos Años se ha infiltrado notablemente en sus Conversaciones. Éste es, por su naturaleza, un Vicio Masculino, y que proviene de las muchas Pasiones crueles e irascibles que son enteramente repugnantes a la Suavidad, la Modestia y las demás delicadas Cualidades que son naturales en el Bello Sexo. Las Mujeres fueron hechas para moderar a los Hombres y conducirlos hacia la Ternura y la Compasión, no para inquietar su Espíritu y levantar en ellos esas Pasiones que son demasiado propensas a serles naturales. Cuando he tenido la Ocasión de ver una Boca delicada profiriendo Calumnias e Invectivas, ¿qué no hubiera dado por detenerla? ¿Cuántas veces me hallé contrariado al ver a algunas de las más finas Figuras del Mundo palidecer y estremecerse por el Ardor Partidista? Camilla es una de las mayores Bellezas de la Nación Británica, y aún así se precia más de ser la Marimacho de uno de los Partidos, que de ser la que preside los Brindis de los dos. La Adorable Criatura, hace una Semana, se enfrentó con la feroz y hermosa Pentesilea, Mesa de Té de por medio; pero en el Momento cúlmine de su Ira, estando ya su Mano a punto de levantarse en Armas por el Ahínco de la Disputa, sus Dedos entraron en ebullición y derramó una Taza de Té sobre su Falda. De no haberse interrumpido el Debate con este Accidente, nadie sabe dónde hubiera terminado.
-----Hay una Consideración que recomendaría de buena fe a todas mis Lectoras Mujeres y que, espero, tendrá cierto peso sobre ellas. En síntesis, se trata de que no hay nada tan malo para el Rostro como el Fervor Partidista. Le da un Tono malévolo a los Ojos, y una Amargura desagradable a la Mirada; además, remarca intensamente las Arrugas y las sonroja más que el Brandy. He visto el Rostro de una Mujer incendiarse mientras hablaba en contra de un importante Lord, a quien nunca había visto en su Vida; y de hecho nunca conocí a una Mujer Partidista que haya conservado su Belleza por más de un Año. Por lo tanto les aconsejaría a mis Lectoras, si valoran su Cutis, que dejen de lado todas las Disputas de esta Naturaleza; aunque, al mismo tiempo, les daría absoluta Libertad a los Partisanos maternalmente jubilados de ser tan violentos como les plazca, puesto que no correrán el Peligro de estropear ni sus Rostros, ni el de aquellos a quienes hayan Convertido.
-----Por mi parte, yo pienso que un Hombre que es violento en su desempeño en el Partido representa un odioso y despreciable Papel: pero una Mujer es demasiado sincera para mitigar la Furia de sus Principios con la Templanza y la Discreción, y para actuar con esa Cautela y Reserva que son los requisitos de su Sexo. Cuando este Fervor antinatural se apodera de ellas, las arrastra a diez mil Celos y Extravagancias; sus generosas Almas no les ponen Límites a su Amor o a su Odio; y más allá que el Objeto de su atención sea un Whig o un Tory, un Perro faldero o un Galán, una Ópera o un Espectáculo de Títeres, mientras la domina, la Pasión se apodera por completo de la Mujer.
-----Recuerdo que cuando el Dr. Titus Oates estaba en la plenitud de su Gloria, acompañé a mi Amigo WILL. a visitar a una Dama conocida suya: no acabábamos aún de sentarnos cuando, echando una Mirada por la Habitación, pude ver que casi en cada Rincón de la misma había un Retrato que representaba al Doctor en todas sus Magnitudes y Dimensiones. Un poco después, mientras la Dama conversaba con mi Amigo y sostenía en sus Manos la Caja de Rapé, ¿a quién otro observé, retratado en la Tapa de la misma, sino al Doctor? No fue mucho después de esto que ella tuvo la Oportunidad de usar su Pañuelo, el cual, ni bien fue abierto descubrió, en uno de sus Pliegues, la Figura del Doctor. Viendo esto mi Amigo WILL., que adora las Bufonadas, le dijo que si él estuviese en el Lugar del Sr. Amante Fiel (porque ése era el Nombre con el que llamaba a su Esposo) ella debería estar tan intranquila a causa de su Pañuelo, como jamás lo estuvo Othello. Me temo, dijo ella, Mr –––, que usted es un Tory, dígame sinceramente, ¿es usted un Amigo del Doctor o no? WILL., en lugar de darle una respuesta, sonrió ante ella (porque de hecho ella era muy bonita) y le dijo que uno de sus Lunares se estaba corriendo. Ella lo ajustó de inmediato, y mirando un poco seriamente dijo, Bien, que me cuelguen si usted y su silencioso Amigo de ahí no están en lo más Íntimo en contra del Doctor, y lo sospecho sobre todo porque ése no ha dicho una Palabra. Viendo esto ella tomó su Abanico entre las Manos, y al abrirlo desplegó ante nosotros otra vez la Figura del Doctor, que estaba ubicada con imponente Gravedad entre las Varillas del mismo. En una palabra, descubrí que el Doctor había tomado Posesión de sus pensamientos, de su Discurso y de la mayor parte de su Decoración; pero viéndome bajo la enorme presión de su Cuestionamiento, le hice un guiño a mi Amigo para que se despidiera, cosa que consecuentemente hizo.
C.


ÍNDICE GENERAL
Sobre el blog

-------------

TRADUCTORES
  • Diego M. dell'Era
  • Agustina Fracchia
  • Jerónimo Ledesma
  • Miguel Rosetti
  • Alonso Ruvalcaba
  • Ramiro Vilar

-------------

ILUSTRADORES
  • Diana Benzecry
  • Guadalupe Silva

-------------

EL ESPECTADOR: ARCHIVO

-------------

LINKS

-------------

-------------