N° 68


E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...



Viernes 18 de Mayo de 1711

Nos duo turba sumus—Ovid.

-----Uno pensaría que cuanto mayor es la Compañía en la que estamos implicados, mayor es la Variedad de Ideas y Temas que se tratan en el Discurso; pero en lugar de esto, encontramos que la Conversación nunca está tan constreñida como en las Asambleas numerosas. Cuando una Multitud se encuentra a discutir acerca de cualquier Asunto, sus Debates son abordados mayormente mediante Fórmulas y Posiciones muy generales; y de toparnos con una Asamblea más reducida de Hombres y Mujeres, notaríamos que la Charla versa usualmente sobre el Clima, la Moda, las Noticias y otros Tópicos públicos similares. En proporción, a medida que la Conversación se acerca a Clubes y Grupos de Amigos, desciende a los Particulares y se hace más libre y comunicativa: Pero el más abierto, instructivo y menos reservado de los Discursos es aquel que tiene lugar entre dos Personas que son cercanos e íntimos Amigos. En estas ocasiones, el Hombre da rienda suelta cada Pasión y cada Pensamiento que lo consume, descubre su más oculta Opinión acerca de las Personas y las Cosas, pone a prueba la Belleza y la Fuerza de sus Sentimientos, y expone su Alma entera al Examen de su Amigo.
-----Cicerón fue el primero en observar que la Amistad aumenta la Felicidad y Abate la Desdicha mediante la duplicación de nuestra Alegría y la división de nuestra Pena; Idea en la que ha sido secundado por todos los Ensayistas de la Amistad que han escrito desde entonces. Sir Francis Bacon ha descrito cuidadosamente otras Ventajas, o, como él las llama, Frutos de la Amistad; y ciertamente no hay Asunto de Moralidad que no haya sido mejor y más exhaustivamente tratado que éste. Entre las varias Cuestiones que fueron abordadas en relación con esto, me tomaré la libertad de citar algunas de un antiguo Autor, cuyo libro sería luego considerado por nuestros Modernos Ingenios como uno de los más brillantes tratados de Moralidad que existen, haya aparecido bajo el Nombre de Confucio o cualquier celebrado Filósofo Griego: Me refiero al pequeño Tratado Apócrifo titulado La Sabiduría del Hijo de Sirac. ¿Cuán cuidadosamente ha descrito el Arte de hacer Amigos, mediante un Comportamiento afable y cordial? Nos ha procurado este buen Precepto: Que serán muchos que nos desean el Bien, pero son pocos los ‘Amigos’. La dulzura en el Lenguaje multiplicará los Amigos; y la lengua elocuente aumentará los Cumplidos. Está en Paz con muchos, mas ten sólo un Consejero entre cien (Ecclesiasticus vi. 5,6). ¿Con cuánta Prudencia nos advierte respecto de la Elección de nuestros Amigos? ¿Y con qué Signos de la Naturaleza (casi podría decir Humores) ha descrito el Comportamiento de un Amigo traidor y egoísta? Si hubieras de tomar un Amigo, pónlo a prueba primero, y no te apresures a darle Crédito: Pues algunos Hombres son Amigos sólo para su Provecho y no te acompañarán en el Día de tu Desdicha (Ecclus. vi. 7). Y continúa, Ciertos Amigos son Compañeros en la Mesa, y no permanecerán en los Tiempos de Aflicción: En tu Prosperidad será igual a ti mismo, y tratará con Altanería a tus Sirvientes. Si cayeras en Desgracia se volvería en tu contra y se ocultaría de tu Rostro (Ecclus. vi. 7 y versos siguientes). ¿Qué podría ser más contundente y agudo que el siguiente Verso: Mantente separado de tus Enemigos y alerta de tus Amigos? En las siguientes Palabras se detiene sobre uno de aquellos Frutos de la Amistad que es descrito en detalle por los dos famosos Autores antes mencionados, y que constituye un Elogio de la Amistad, que es tan justo como sublime. Un Amigo fiel es una Defensa poderosa; y aquel que ha encontrado uno, ha encontrado un Tesoro. Nada puede disminuír al Amigo fiel, y su Excelencia es invaluable. Un Amigo fiel es la Medicina de la Vida; y aquellos que teman al Señor sabrán encontrarlo. Quienes teman al Señor orientarán su Amistad en dirección correcta, pues como es él, así también será su Vecino (esto es, su Amigo). No recuerdo haber encontrado ningún otro Dicho que me haya producido mayor placer que aquel que habla del Amigo como Medicina de la Vida, para explicar la Eficacia de la Amistad para curar Penas y Angustias que naturalmente atraviesan nuestra Existencia en este Mundo; y estoy Maravillosamente complacido con el Giro de la última Sentencia, Que un Hombre virtuoso tendrá la Bendición de encontrar un Amigo que sea tan virtuoso como él. Hay otro Dicho del mismo Autor, que hubiera sido muy admirado en un Escritor Pagano; No traiciones a un Viejo Amigo, pues el nuevo no se le compara: Un Amigo nuevo es como un Vino joven; Cuando añeje lo beberás con Placer (Ecclus. ix, 10). ¿Con qué Eficacia en la Alusión y Fuerza de Pensamiento ha descrito las Grietas y Abusos de la Amistad? Quien arroja una Piedra a los Pájaros los hace huir asustados; y aquel que traiciona a un Amigo, destruye la Amistad. Aunque levantes la Espada contra el Amigo, no desesperes pues aún puede haber un retorno de su Favor; si abres tu Boca contra el Amigo no temas, pues puede haber Reconciliación; excepto por Traición, u Orgullo, o revelamiento de Secretos, pues por estas razones todo Amigo partirá (Ecclus. ix. 20-22). Podemos observar en este y varios otros Preceptos del mismo Autor aquellas pequeñas Instancias e Ilustraciones familiares que son tan admiradas en los escritos morales de Horacio y Epicteto. Hay varios hermosos Casos de esta Naturaleza en los siguientes Pasajes, que se refieren también al mismo Asunto: Quien revela Secretos, pierde su Crédito, y jamás encontrará un Amigo. Ama a tu Amigo, y séle fiel; pero si traicionas sus Secretos, no permanezcas a su lado: Pues como un Hombre destruye a su Enemigo, así has perdido tú el Amor de tu Amigo; como uno que ha dejado que un Ave escape de su Mano, así has dejado tú a tu Amigo ir, y nunca lo recuperarás: No lo persigas más , pues está ya muy lejos; él es como un Ciervo que ha escapado de la Trampa. Hay Heridas que pueden ser vendadas, luego de la injuria puede haber Reconciliación; pero aquel que traiciona los Secretos no tiene Esperanza (Ecclus. xxvii. 16 y ss.)
-----Entre las varias Cualidades requeridas en un buen Amigo, este Hombre sabio ha señalado muy acertadamente la Constancia y la Fidelidad como las principales: A éstas, otros agregan la Virtud, el Conocimiento, la Discreción, la Igualdad en Edad y Fortuna, y como Cicerón lo llama, Morum Comitas, un Temperamento Agradable. Si fuera a dar mi Opinión acerca de tan estudiado Asunto, agregaría a estas otras Cualidades un cierto Equilibrio o Ecuanimidad en el Comportamiento. Es frecuente que un Hombre contraiga una Amistad con alguien que recién luego de Años de Conversación resulta estallar debido a un brote de Mal Humor del que nunca se hubiera sospechado al comenzar la Relación con él. Hay varias Personas que son indescriptiblemente agradables en ciertos Períodos de sus Vidas, y en otros, odiosas y detestables. Marcial nos ha dado un hermoso Retrato de uno de esta Especie en el siguiente Epigrama:
Difficilis, facilis, jucundus, acerbus es idem,
Nec tecum possum uiuere, nec sin te.

In all thy Humours, whether grave or mellow,
Thou’rt such a touchy, testy, pleasant Fellow;
Hast so much Wit, and Mirth, and Spleen above thee,
There is no living with thee, nor without thee.
[En todos tus Humores, sean ligeros o más graves,
Eres buen Sujeto, amoroso, insoportable;
Tienes tanto Ingenio, Alegría, Aburrimiento
que vivir contigo no se puede ni no hacerlo.]

Es muy penoso para un Hombre el estar involucrado en una Amistad con uno que, debido a estos Cambios y Vicisitudes del Humor, es a veces agradable y otras odioso: Y como la mayoría de los Hombres se encuentran en algunos Momentos con una grata Disposición de la Mente, sería una de las grandes Tareas de la Sabiduría el proveer la Capacidad de permanecer en este Estado, y nunca salir de aquella que es la Parte agradable de nuestro Carácter.
C.


ÍNDICE GENERAL
Sobre el blog

-------------

TRADUCTORES
  • Diego M. dell'Era
  • Agustina Fracchia
  • Jerónimo Ledesma
  • Miguel Rosetti
  • Alonso Ruvalcaba
  • Ramiro Vilar

-------------

ILUSTRADORES
  • Diana Benzecry
  • Guadalupe Silva

-------------

EL ESPECTADOR: ARCHIVO

-------------

LINKS

-------------

-------------