N° 78


E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...



Miércoles, 30 de Mayo de 1711.
Cum talis sis, utinam noster esses!
-----Las siguientes Cartas son tan agradables que no dudo que divertirán al Lector tanto como a mí. No me queda nada más por hacer para el Entretenimiento del Día que levantar la Frase con que concluye la Carta de Cambridge y colocarla al Frente de mi Escrito; y esto con el fin de mostrarle al Autor que deseo su Compañía con tanta Vehemencia como la que él pone al invitarme a ser su

-----“Señor
-----Les envío las adjuntas para que sean insertadas (si las cree usted dignas de ello) en sus Spectators, en los cuales campea un Genio tan sorprendente que a nadie deberá maravillar que la Humanidad entera trate de entrar de algún modo a un Diario que vivirá por siempre.
-----En cuanto al Asunto de Cambridge, el Humor fue manejado realmente en la Manera que describí. Sin embargo, tiene usted completa Autorización para sacar o poner lo que le parezca oportuno. Ya he tenido la Satisfacción de verlo tomarse esa Libertad con algunas cosas que le envié antes.
-----Siga así, Señor, y prospere. Tiene usted los mejores Deseos,
------------------------------------------------------Señor,
----------------------------------------------------------de Su Humilde Servidor
------------------------------- ----------------------------muy Afecto y Agradecido.”

-----“Sr. Espectador, --------------------------------------------------------Cambridge

-----Bien sabe Usted que es de la mayor Importancia aclarar los Títulos y que conviene hacerlo en el Momento oportuno; por esa Razón le escribo ahora para asegurarle que el Club de las Caras Feas fue originariamente fundado en CAMBRIDGE durante el alegre Reinado del R...y C...rlos II. Como en las grandes Acumulaciones de Personas no es difìcil encontrar Miembros para semejante Club, se temía entonces (recuerdo) que, ante la Intención de cenar todos juntos, el Recinto de CLARE HALL (el más feo de la ciudad en esa Época, aunque ahora el más bonito) no fuera lo suficientemente grande para albergar con ELEGANCIA a toda la Compañía. Se cursaron numerosas Invitaciones, pero muy pocas fueron aceptadas sin Resistencia. Uno arguyó que estando en una Librería de Londres, una Dama panzona había querido besarlo. Fue ciertamente excusado por ello, pero la Evidencia luego demostró que en verdad en Londres una había expresado Deseos de besarlo pero sólo porque era Limpiabolsillos, y mientras él la besaba, ella le robó todo su Dinero. Otro quería eximirse por un Hoyuelo en el Mentón, pero se le pudo probar que al entrar en una Sala causó el Aborto de una Mujer y Ataques de Pánico en dos Niños. Un Tercero alegó que una Dama lo había confudido con uno de los Caballeros más apuestos de la Universidad: pero investigando se descubrió que la Dama había perdido recientemente uno de sus Ojos y que el otro estaba en franco Declinar. Un Cuarto aportó en su Defensa unas Cartas del Campo, en las cuales un Caballero le ofrecía a su Hija, quien se había enamorado de él, junto con una buena Fortuna: pero se reveló que la joven Dama ya tenía un Amorío y quería fugarse con el Cochero del Padre; por lo cual se supuso que la Simulación de haberse enamorado de él sólo tenía como fin el estar bien casada. Era placentero escuchar las diversas Excusas que se hacían, en tanto algunas de ellas tenían tanto Interés en ser excusadas como si huyeran del Castigo mismo de un Sheriff; sin embargo, la Sociedad fue al fin constituida y se designaron sus Funcionarios; y se fijó el Día del Evento que tendría Lugar en Venison Season. Un agradable Miembro del King’s College (habitualmente llamado Cangrejo por su Mirada amarga y que era el único que no trató de desentenderse) fue nombrado Capellán; y no faltaba nada salvo que alguno se sentara en el Sillón, como Presidente, al Extremo superior de la Mesa; y allí las Negociaciones se atascaron, pues no había allí ninguna Disputa de Superioridad. Este Asunto hizo tanto Ruido, que el mismo R...y, que estaba entonces en New-Market, lo supo y se divirtió alegre y graciosamente diciendo que no podría estar allí en Persona pero que enviaría un Yunta de Cabrones.
-----Desaría, Señor, que eche Luz verdadera sobre este Asunto para que la Posteridad no se vea mal informada en una Cuestión tan importante: pues cuando el Hombre Sabio que va a escribir su verdadera Historia comunique al Mundo que usted recibió un Diploma de un Club de Feos en Oxford, y que en Virtud del tal Diploma fue admitido en el Club, ¡qué erudita Guerra se desatará entre los futuros Críticos sobre el Original de ese Club, que ambas Universidades disputarán con Vehemencia! Y quizás algún duro Autor Cantábrigo pueda afirmar atrevidamente que la Palabra OXFORD fue una Interpolación de algún Oxoniano en el lugar de CAMBRIDGE. Será mejor zanjar este Asunto mientras tenga Vida; pero espero que el Afecto por su Madre no lo vuelva parcial hacia su Tía.
-----Mi Opinión, Señor, es ésta: aunque no puedo hallar ningún antiguo Registro de Actas de la Sociedad de las Caras Feas, con respecto a su Desempeño público; con respecto al privado ciertamente tienen la Antigüedad de su Lado. Estoy persuadido de que muy difícilmente cederían su Prioridad a los Descansados, y la existencia de los Descansados coincide con la de la propia Universidad.
-----Aunque bien sabemos, Señor, que no carece de Motivos para hacer Justicia, me han encomendado que le diga que está usted invitado a ser admitido ad eundem en Cambridge; y creo que puedo aventurarme sin peligro a transmitirle esto como un Deseo de toda la Universidad.

"Al Señor Espectador
La Humilde Petición de WHO y WHICH
Visto
que sus Peticionantes se encuentran en Condición abandonada y marginal, ignoramos a quién debemos dirigirnos para obtener un Desgravio, pues casi no hay Hombre vivo que no nos haya insultado. No, y lo decimos con Pena, ni siquiera Usted, a quien imaginaríamos el último de toda la Humanidad con un Proceder semejante, puede negar livianamente no habernos dado Razones para la Protesta. Descendemos de antiguas Familias y hemos mantenido nuestro Honor y Dignidad durante muchos Años, hasta que nos suplantó el Comodín THAT. ¿Con cuánta Frecuencia nos hemos visto agredidas por el Clero en el Púlpito y los Abogados en el Estrado? Es más, ¿cuán a menudo hemos oído en la más civilizada y augusta Asamblea del Universo, para nuestra gran Mortificación, estas Palabras: That THAT that noble L...d urged? [Aquello QUE aquel noble Lord solicitó?], lo cual, si a uno de nostros se hubiera hubiera hecho Justicia, habría sonado más noble así, That WHICH that noble L...d urged [Lo Que ese noble Lord solicitó]. Los propios Senadores, los Guardianes de la Libertad Británica, nos han degradado y han preferido el THAT a nosotras; y todavía no se sancionó ningún Decreto en nuestra contra. En las Actas mismas del Parlamento, en las cuales debería hacerse Honor a los derechos de todo Cuerpo, Palabra o Cosa, nos encontramos sin uso o mal usadas. En el primer y mejor Libro de Oraciones que se les enseña a los Niños, aprenden a emplearnos mal: Our Father WHICH art in Heaven [Padre Nuestro QUE estás en el Cielo] debería ser Our Father WHO art in Heaven [Padre nuestro QUIEN estás en el Cielo], e incluso una Junta, tras largos Debates, se negó a realizar la Modificación. En nuestra Confesión general decimos: Spare Thou them, O God, WHICH confess their Faults [Perdona, Señor, a los QUE confiesan sus Faltas], lo que debería ser WHO confess their Faults [QUIENES confiesan sus Faltas]. ¿Qué Esperanza podemos tener de que se nos haga Justicia, cuando los mismos Hacedores de nuestras Plegarias y Leyes, y los más cultivados de todas nuestras Facultades, parecen estar confederados en nuestra contra, si nuestros propios Enemigos deben ser nuestros Jueces?
-----El Proverbio Español dice: Il sabio muda conscio, il necio no, es decir, El Sabio muda de Opinión, pero el Necio no. De modo que Usted, Señor, nos parece la Persona indicada para apelar, pues sabemos que puede ser convencido y modificar su Juicio. Usted está capacitado para resolver este Asunto y a Usted remitimos nuestra Causa. Deseamos que nos asigne a cada una Terrenos y Fronteras; y que en adelante podamos disponer cada una de lo propio. Desearíamos que nuestro propio Concejo nos escuchara pero tenemos que en sus mismos Alegatos traicionen nuestra Causa: además, hemos sido oprimidas tantos Años, que no podemos presentarnos de otro modo que in forma pauperis. Todo lo cual considerado, esperamos que se complazca Usted en realizar lo que corresponda al Derecho y la Justicia.
R. --------------------------------------------------------------Sus Peticionantes y Cía.”


ÍNDICE GENERAL
Sobre el blog

-------------

TRADUCTORES
  • Diego M. dell'Era
  • Agustina Fracchia
  • Jerónimo Ledesma
  • Miguel Rosetti
  • Alonso Ruvalcaba
  • Ramiro Vilar

-------------

ILUSTRADORES
  • Diana Benzecry
  • Guadalupe Silva

-------------

EL ESPECTADOR: ARCHIVO

-------------

LINKS

-------------

-------------