N° 81


E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...



Sábado 2 de Junio de 1711.


Qualis ubi audito venantum murmure Tigris
Horruit in maculas
----Statius.

-----A Mediados del último Invierno fui a ver una Ópera al Teatro del Hay-Market, donde no pude evitar percatarme de que había dos Grupos de Mujeres muy elegantes, enfrentados en los Palcos Laterales, que parecían dos formaciones listas a batirse en una especie de Batalla. Después de una breve Inspección, descubrí que los grupos se diferenciaban por el Sitio en que llevaban puestos sus Lunares; por un lado, las que los llevaban en el Lado derecho del Rostro, y por el otro, las que lo llevaban en el izquierdo. Rápidamente percibí que intercambiaban Miradas hostiles y que sus Lunares estaban colocados en Sitios diferentes a modo de Señas Partidistas, para distinguir a Amigas de Enemigas. En los Palcos del Medio, entre estos Cuerpos enfrentados, había varias Damas que llevaban sus Lunares de un modo indistinto de un Lado o de otro del Rostro, y que parecían sentadas allí sin ninguna otra Intención que la de ver la Ópera. Tras una averiguación, supe que el cuerpo de Amazonas a mi Derecha era un grupo de Whigs, y las que estaban a mi Izquierda, Tories: Y las que estaban ubicadas en el Medio eran de un Partido Neutral, cuyos Rostros aún no se habían decidido. De todos modos, éstas últimas, según averigüé luego, disminuían diariamente y terminaban tomando Partido por uno u otro Lado; tanto así que pude observar en varias de ellas que los Lunares, que antes se encontraban dispersos de igual modo, ahora se habían ido ya o al Lado Whig o al Lado Tory. El Censor dice que muy a menudo son los Hombres cuyos Corazones quieren conquistar, la Causa de que una Parte del Rostro sea así deshonrada y que caiga bajo el Peso de una especie de Desgracia, mientras que la otra Parte es en tal grado Embellecida y Adornada por su Poseedora; y que los Lunares se pasan a la Derecha o a la Izquierda de acuerdo a los Principios del Hombre que goza de mayor Favor. Pero cualesquiera sean los Motivos de este puñado de Coquetas caprichosas, que no usan sus Lunares tanto por el Bien Público como por su beneficio personal, es cierto que hay muchas Mujeres Honorables que lo hacen más allá de cualquier Principio, y con Vistas a los Intereses de su País. Es más, estoy informado de que algunas de ellas adhieren tan firmemente a su Partido, y están tan lejos de sacrificar su Fervor por lo Público a favor de su Pasión por cualquier Persona en particular, que en una reciente Redacción de su Contrato Matrimonial, una Dama ha estipulado junto con su Marido que, cualesquiera fuesen las Opiniones de éste, ella conservaría la libertad de ponerse el Lunar del Lado que quisiese.
-----Debo informar aquí que Rosalinda, una famosa Partisana Whig, tiene para su enorme desgracia un enorme Lunar en la Parte Tory de su Cara; y siendo éste muy notable, ha ocasionado muchos Malentendidos, y ha dado Asidero a sus Enemigos para malinterpretar su Rostro en el sentido de ser Contrario de los Intereses Whig. Pero, cualquiera sea la cosa que este Lunar parezca anunciar, es bien sabido que su Ideas sobre el Gobierno siguen siendo las mismas. Este desafortunado Lunar, como sea, ha confundido a varios Presumidos; y al igual que si se hubiera colgado una Bandera diferente, muchos de ellos se pasaron al bando de Rosalinda en lo que ellos creían ser el Espíritu del Partido, cuando de pronto, inesperadamente, ella disparaba con toda su Artillería y los hacía añicos. Si Rosalinda es desafortunada a causa de un Lunar, Nigranilla es igualmente desdichada a causa un Grano, que la obliga, en contra de sus inclinaciones, a ponerse el Lunar del Lado Whig.
-----Me han dicho que muchas Matronas virtuosas, a las que antes se les había ensañado a creer que este Embellecimiento artificial del Rostro era ilegítimo, ahora se han reconciliado con ese uso debido al Fervor puesto en su Causa, por lo que no se las puede acusar de Interesarse por su Belleza. Esta manera de declararse la Guerra unas a otras, me hizo pensar en lo que se cuenta de la Tigresa, a quien le salen, cuando está enojada, varias Manchas en la Piel, o como lo expresa la imitación hecha por el Sr. Cowley de los Versos que aparecen como Epígrafe de este Ensayo,

----Se infla de furioso Orgullo,
Y en toda su Piel le salen Manchas.

-----Cuando estuve en el Teatro la vez que les digo, tuve la Curiosidad de contar los Lunares que había de ambos Lados, y descubrí que los Lunares Tory eran alrededor de Veinte más que los Whig; pero para hacer justicia a esta pequeña Desigualdad, la Mañana siguiente me encontré con que el Espectáculo de Marionetas completo tenía los Rostros llenos de Lunares a la Manera Whig. Que las Damas hayan o no retrocedido para reorganizar sus Fuerzas, no estoy en condiciones de decirlo; pero la Noche siguiente se hicieron presentes en la Ópera formando un Grupo tan grande, que superaban ampliamente en número al Enemigo.
-----Este Conteo de Lunares Partidistas, creo, resultará improbable para aquellos que viven Alejados del Mundo de la moda: pero como es una Distinción de una Naturaleza muy singular, y que probablemente no halle paralelo alguno, pienso que no habría cumplido la Función de un fiel ESPECTADOR de no haberlo registrado.
-----En Ensayos anteriores me he empeñado en exponer esta Ira Partidista en las Mujeres, como algo que sirve a agravar los Odios y Animosidades que reinan entre los Hombres, y que en gran medida despojan al Bello Sexo de aquellos Encantos propios con la Naturaleza las ha dotado.
-----Cuando los Romanos y los Sabinos decidieron iniciar una Guerra, y justo en el Punto en que estaban por comenzar una Batalla, las Mujeres, que estaba aliadas a cada uno de los Grupos, se interpusieron con tantas Lágrimas y Ruegos, que evitaron la Masacre mutua que amenazaba a ambos Bandos, y los unieron en una Paz firme y duradera.
-----Yo recomendaría este noble Ejemplo a nuestras Damas Británicas, en una Época en la que su País está profundamente desgarrado por tantas Divisiones antinaturales que, de continuar así, harán que nacer en él sea una Desgracia. Los Griegos consideraban tan impropio de una Mujer el interesarse en Competiciones y Disputas que, por esta Razón, entre otras, les prohibían, so Pena de Muerte, presentarse en los Juegos Olímpicos, a pesar de que éstos constituían la Diversión pública de toda Grecia.
-----Puesto que las Mujeres Inglesas aventajan a las de todas las Naciones en cuanto a la Belleza, deberían esforzarse en eclipsar a las demás en todos los otros Talentos propios de su Sexo, y en distinguirse como Madres tiernas y Esposas fieles, antes que como Partisanas furiosas. Las Virtudes Femeninas son del tipo Doméstico. La Familia es la Provincia adecuada en la cual deben destacarse las Mujeres reservadas. Si deben exhibir en Público su Entusiasmo, que no sea contra aquellos que pertenecen a la misma Familia, o en última instancia contra los de su misma Religión o Nación, sino contra los abiertos, profesos e incuestionables Enemigos de su Fe, su Libertad y su País. Cuando los Romanos fueron capturados por un Enemigo Extranjero, las Damas contribuyeron voluntariamente con todos sus Anillos y Joyas para asistir al Gobierno sumido en una Exigencia pública, Acción que resultó tan elogiable ante los Ojos de sus Compatriotas, que a partir de entonces se permitió por Ley que se pronunciasen Oraciones públicas en el Funeral de una Mujer en Alabanza suya, cosa que hasta ese Tiempo sólo se hacía por los Hombres. Si nuestras Mujeres Inglesas, en lugar de pegarse Lunares en contra de sus Compatriotas, mostraran un espíritu Público tan sincero como para sacrificar cada unos de sus Collares contra un Enemigo común, ¿qué Edictos no se promulgarían en su Favor?
-----Como estoy recolectando para este Tema todos los Pasajes de Autores antiguos que acuden a mi Memoria, no puedo omitir una Sentencia de la célebre Oración Fúnebre de Pericles, que fue pronunciada en Honor de aquellos valientes Atenienses asesinados en un enfrentamiento contra los Lacedemonios. Luego de haberse dirigido a los varios Rangos y Órdenes de sus Conciudadanos, y de haberles mostrado cómo deberían haberse comportado en pos de la Causa Pública, se dirigió a la Parte Femenina de su Audiencia; Y en cuanto a ustedes (dijo él) las aconsejaré en unas pocas palabras: Aspiren solamente a aquellas Virtudes que son propias de su Sexo; sigan su natural Modestia, y consideren su Mandato más grande el que no se hable de ustedes ni en un sentido ni en otro.

C.


ÍNDICE GENERAL
Sobre el blog

-------------

TRADUCTORES
  • Diego M. dell'Era
  • Agustina Fracchia
  • Jerónimo Ledesma
  • Miguel Rosetti
  • Alonso Ruvalcaba
  • Ramiro Vilar

-------------

ILUSTRADORES
  • Diana Benzecry
  • Guadalupe Silva

-------------

EL ESPECTADOR: ARCHIVO

-------------

LINKS

-------------

-------------