N° 106


E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...



Lunes, 2 de Julio de 1711

... Hinc tibi Copia
Manabit ad plenum, benigno
Ruris honorum opulenta cornu
.- Hor.

Dado que he recibido con frecuencia Invitaciones de mi Amigo Sir ROGER DE COVERLEY para pasar un Mes con él en su Hacienda, la Semana pasada lo acompañé y ahora me encuentro instalado junto a él en su Campo, dispuesto a pasar un Tiempo en su Casa campestre, donde procuraré componer varias de mis Especulaciones. Sir ROGER, que está perfectamente al tanto de mis Costumbres, me permite levantarme e irme a la Cama cuando me plazca, así como sentarme a su Mesa para cenar o tomarla en Mi Recámara, según me convenga, o incluso estarme quieto sin emitir Palabra, sin sentirme en la obligación de aparentar Alegría. Cuando los Caballeros de las Estancias vienen a verlo, él solo me señala a la Distancia: En mis Caminatas a través de los Campos los he visto echar Miradas furtivas en mi Dirección, por sobre un Cercado, y he oído en lontananza al preciado Caballero pedirles que no me dejaran verlos mientras me escudriñaban, pues detesto que me miren fijamente.
-----Me encuentro más a Gusto entre los Miembros de la Familia de Sir ROGER, que está integrada por Personas sobrias y formales; pues dado que el Caballero es el mejor Amo del Mundo, rara vez reprende a sus Sirvientes; y como todos quienes lo rodean le guardan gran Cariño, sus Sirvientes nunca sienten Inclinación a dejarlo; por esta Razón sus Empleados permanecen allí durante muchos años, y envejecen junto a su Amo. Uno podría llegar a confundir a su Ayuda de Cámara con su Hermano; su Mayordomo peina Cabellos agrisados, su Mozo de Cuadra es uno de los Hombres más solemnes que jamás he visto, y su Cochero tiene el Aspecto de un Consejero Privado. La Bondad del Maestro se refleja incluso en el viejo Perro de la Casa, y en un Potro gris que mantienen en el Establo con gran Cuidado y Ternura, en virtud de sus Servicios pasados, a pesar de que no se lo ha usado en varios Años.
-----No pude sino observar con gran Agrado la Dicha que iluminó los Rostros de estos ancianos Dependientes ante la Llegada de mi Amigo a su Residencia de Campo. Algunos de ellos no lograron refrenar las Lágrimas al ver a su viejo Amo; todos ellos se adelantaron, con ansias de ofrecerle algún Servicio en primer término, y parecían decepcionados cuando no hallaban Tarea alguna. Al mismo tiempo, el bueno del Caballero, componiendo en su Carácter al Amo y al Padre de Familia, recibió los Reclamos que sus Sirvientes le hacían en busca de Información sobre sus Asuntos, y los aquietó en cambio con varias Preguntas relacionadas con ellos mismos. Esta Humanidad y esos Buenos Sentimientos le han ganado el Favor de todos, de modo tal que cuando así se comporta con cualquiera de ellos, toda la Familia está de buen Humor, y nadie en mayor Grado que aquel a quien ha concedido dicha Gracia: Por el contrario, si tose, o acusa algún Achaque de su Edad Avanzada, prontamente cualquier Observador verá el secreto Gesto de Preocupación que sobreviene sobre el Rostro de todos sus Sirvientes.
-----Mi estimado Amigo me ha puesto al Cuidado particular de su Mayordomo, que es un Hombre muy prudente, y, al igual que el resto del Personal de Servicio, maravillosamente dispuesto a complacerme, porque han escuchado a su Amo hablar de mí como se habla de Amigo particular.
-----Mi Compañero más asiduo, cuando Sir ROGER se entretiene en los Bosques o en los Campos, es un Hombre muy venerable que siempre está junto a Sir ROGER, y ha vivido en su Casa en Carácter de Capellán desde hace más de treinta Años. Este Caballero es una Persona muy sensata e instruida, que lleva una Vida muy normal; además, practica la Conversación de manera solícita: Profesa un cariño sincero por Sir ROGER, y sabe que goza del Favor del viejo Caballero, de modo que vive junto a la Familia, más como un Pariente que como un Dependiente.
-----He observado en varios de mis Papeles que mi Amigo Sir ROGER, entre todas sus buenas Cualidades, tiene algo de Humorista; y que sus Virtudes, así como sus Imperfecciones, están, por así decirlo, teñidas de ciertas Extravagancias, lo cual las vuelve en gran manera suyas y las distingue de las de otros Hombres. Puesto que dicho Marco mental es, en general, muy inocente en sí mismo, se refleja en una Conversación altamente agradable, y más deliciosa que cualquier otra que contara con el mismo Grado de Sensatez y Virtud en sus variedades ordinarias. Anoche, mientras caminaba con él, me preguntó si me agradaba el buen Hombre a quien acabo de mencionar; y sin esperar mi Respuesta, me dijo que temía que lo insultaran en Latín o Griego en su propia Mesa; Razón por la cual le había pedido que un Amigo suyo especial, alguien de la Universidad, que le consiguiera un Clérigo que, en lo posible, estuviera dotado de Sensatez antes que de mucha Erudición; buscaba un Hombre que tuviera Aspecto decente, Voz clara, Temperamento sociable y, en lo posible, que jugara un poquito al Backgammon. Mi Amigo, dice Sir ROGER, me encontró este Caballero, quien, además de los Dones requeridos, es, según me han dicho, un buen Erudito, aunque no lo demuestra vanamente. Le he adjudicado la Parroquia; y como me consta el Valor que representa, le he asignado una buena Anualidad de por Vida. Si me sobrevive, descubrirá que le guardo más Aprecio de lo que quizá imagina. Ha estado conmigo durante treinta Años; y aunque no sabe que yo he tomado Nota de ello, nunca me ha pedido nada para sí, a pesar de que todos los Días me solicita algo para los Arrendatarios del área de su Parroquia. No ha habido Pleito alguno allí desde que él vive entre ellos: Si se desata una Disputa, recurren a él para que decida; si no acatan su Juicio, lo cual, creo, no ha ocurrido más que una o dos veces a lo sumo, apelan a mí. Cuando apenas se había asentado aquí, le di a manera de Obsequio todos los Sermones que tengo impresos en Inglés; y sólo le rogué que todos los Domingos leyera uno en el Púlpito. Por consiguiente, los ha redactado en forma de Serie, de manera tal que se siguen unos a otros naturalmente y constituyen, de hecho, un Sistema de Teología Práctica.
-----Mientras Sir ROGER proseguía con su Relato, el Caballero del que hablábamos se acercó a nosotros; y cuando mi Amigo le preguntó quién predicaría al día siguiente (pues era Sábado por la Noche), nos dijo: "El Obispo de San Asaph por la Mañana, y el Dr. South por la Tarde". Luego nos mostró su Lista de Predicadores para el resto del Año, y allí vi con gran Deleite al Arzobispo Tillotson, al Obispo Sauderson, al Doctor Barrow, al Doctor Calamy, y a varios Autores contemporáneos que nunca habían publicado Discursos de Teología Práctica. Apenas vi a este venerable Hombre en el Púlpito, inmediatamente estuve de acuerdo con la Insistencia de mi Amigo acerca de la Idoneidad de un buen Aspecto y una Voz clara; pues yo estaba tan embelesado con la Gracia de su Figura y con su Declamación, así como con el Discurso que pronunció, que, si no me equivoco, nunca me sentí más a Gusto. Un Sermón entonado de esa Manera es como la Composición de un Poeta en Boca de un elegante Actor.
-----Desearía fervientemente que el Clero de nuestro País siguiera este Ejemplo con mayor frecuencia; y que, en lugar de desperdiciar sus Espíritus en laboriosas Composiciones propias, procuraran obtener una considerable Elocución, y todos esos otros Talentos requeridos para defender de manera adecuada lo que grandes Maestros han escrito. Esto no solo les resultaría más sencillo, sino que sería más útil para el Pueblo.

L.


ÍNDICE GENERAL
Sobre el blog

-------------

TRADUCTORES
  • Diego M. dell'Era
  • Agustina Fracchia
  • Jerónimo Ledesma
  • Miguel Rosetti
  • Alonso Ruvalcaba
  • Ramiro Vilar

-------------

ILUSTRADORES
  • Diana Benzecry
  • Guadalupe Silva

-------------

EL ESPECTADOR: ARCHIVO

-------------

LINKS

-------------

-------------