N° 111


E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...



Sábado, 7 de Julio de 1711
Inter Silvas Academi quaerere Verum.- Hor.
El Curso de mi última Especulación me llevó sin darme cuenta a un Tema que siempre he meditado con gran Placer, me refiero a la Inmortalidad del Alma. Ayer estaba caminando solo en los Bosques de un Amigo, y me extravié en él de buena Gana, mientras se amontonaban en mi Mente los muchos Argumentos que sirven de Prueba a este importante Punto que es la Base de la Moralidad y la Fuente de todas las agradables Esperanzas y secretos Gozos que pueden surgir en el Corazón de una Criatura razonable. Consideré esas muchas Pruebas a partir de:
-----Primero, la Naturaleza misma del Alma y particularmente de su Inmaterialidad, que aunque no es absolutamente necesaria para la Eternidad de su Duración, ha sido, creo, evidenciada casi hasta su Demostración.
-----Segundo, sus Pasiones y Sentimientos, y en particular de su Amor a la Existencia, su Horror a la Aniquilación y sus Esperanzas de Inmortalidad, con esa secreta Satisfacción que ella encuentra en la Práctica de la Virtud y el Desasosiego que sigue luego de caer en el Vicio.
-----Tercero, la Naturaleza del Ser Supremo, cuya Justicia, Bondad, Sabiduría y Veracidad están todas comprometidas en este gran Punto.
-----Pero entre estos y otros excelentes Argumentos de la Inmortalidad del Alma, hay uno que se deduce del perpetuo Progreso del Alma hacia su Perfección, sin que se cuente con la Posibilidad de arribar jamás a la misma; lo cual es un Indicio que no recuerdo haber visto planteado ni desarrollado por otros que han escrito sobre este Tema, a pesar de que a mí me parece que pesa enormemente en él. ¿Cómo puede entrar en el Entendimiento del Hombre que el Alma, que es capaz de tan inmensas Perfecciones y de efectuar nuevos Progresos hacia la total Eternidad, pueda convertirse en nada casi al mismo tiempo en que es creada? ¿Están semejantes Facultades hechas para nada? Una Bestia llega a un Punto de Perfección que ya nunca puede superar: en unos pocos Años ha obtenido todos los Dotes de que es capaz; y podría vivir diez mil años más, y sería lo mismo que es en la actualidad. De haber logrado el Alma humana esa posición de su Desarrollo y habiendo agotado todas sus Facultades, incapaz ya de mayores Proyecciones, yo podría imaginar que se disolviera insensiblemente, gota que se seca hasta el Aniquilamiento ¿Pero podemos creer en un Ser pensante que esté en perpetuo Progreso de Perfeccionamiento, y trasladándose desde la Perfección hacia la Perfección, luego de haber contemplado en plenitud las Obras de su Creador y que ha realizado algunos Descubrimientos de su infinita Bondad, Sabiduría y Poder, deba perecer justo después de haber llegado y en el momento justo en que comienza con sus Preguntas?
-----Un hombre, considerado en su Estado presente, parece haber sido enviado al Mundo con el sólo propósito de propagar la Especie. Él se provee de un Sucesor, e inmediatamente abandona su Puesto para hacerle lugar.

------------------------------------------Hares
---------------------Haeredem alterius, velut unda supervenit undam.

No parece haber nacido para gozar la Vida sino para dársela a otros. Esto no sería asombroso aplicado a los Animales, que están hechos para nuestro Uso y pueden cumplir con esa Función en una Vida breve. El Gusano de Seda, después de haber hilado su Obra, pone sus Huevos y muere. Pero un Hombre nunca logra llegar al total desarrollo de su Entendimiento, no tiene tiempo de dominar sus Pasiones, consolidar su Alma en la Virtud y llegar a la Perfección de su Naturaleza, antes de que se lo apresure a abandonar Escena. ¿Habría hecho un Ser absolutamente sabio a tan gloriosas Criaturas para un propósito tan insignificante? ¿Podría deleitarse con la Producción de tales Inteligencias malogradas, de tales efímeros Seres racionales? ¿Nos habría dado Talentos que no están para ser ejercidos? ¿Capacidades que nunca son satisfechas? ¿Cómo podemos encontrar esa Sabiduría que brilla a través de todas sus Obras, en la Formación del Hombre, sin ver este Mundo sólo como una Sala de espera para el próximo, y creer que las varias Generaciones de Criaturas racionales, que surgen y desaparecen en tan rápidas Sucesiones, existen sólo para recibir sus primeros Rudimentos de Experiencia aquí y luego ser transplantadas a un Clima más favorable, donde pueden desenvolverse y florecer para toda la Eternidad?
-----No existe en la Religión, según mi Opinión, una Razón más placentera y triunfante que ésta del Progreso perpetuo que el Alma lleva a cabo tendiendo a la Perfección de su Naturaleza, sin llegar jamás a una Punto Final de la misma. Ver al Alma como algo que avanza de la Energía a la Energía, pensar que está hecha para brillar por siempre con nuevos Accesos de Gloria, relumbrar por toda la Eternidad, que seguirá incorporando Virtud a la Virtud, y Conocimiento al Conocimiento; todo esto conlleva algo maravillosamente agradable para esa Ambición que es natural en la Mente del Hombre. Es más, debe ser una Perspectiva placentera para Dios mismo, el ver a su Creación embelleciéndose en sus Evas y acercándose a él mediante mayores Grados de Semejanza.
-----Me parece que esta sencilla Especulación del Progreso de un Espíritu finito hacia la Perfección, será suficiente para extinguir toda Envidia en las Naturalezas inferiores, y todo Desdén en las superiores. Ese Querubín que ahora aparece como un Dios ante un Alma humana, sabe muy bien que llegará la Hora en la Eternidad en que el Alma humana será tan perfecta como él lo es ahora: Es decir, cuando ella mire desde arriba ese Grado de Perfección, del mismo modo en que ahora tiene que verlo desde abajo sin haberlo alcanzado. Es cierto que la Naturaleza más elevada permanece avanzando, y que así preserva su Distancia y Superioridad en la Escala del Ser; pero esa Naturaleza sabe que por más alta que se encuentre la Posición que ocupa y que le pertenece en ese momento, la Naturaleza inferior seguirá finalmente elevándose hacia ella, y brillará en el mismo Grado de Gloria.
-----¿Con qué Asombro y Veneración podemos mirar el interior de nuestras Almas, donde se halla tal Acopio oculto de Virtud y Conocimiento, semejante Fuente inagotable de Perfección? Nosotros aún no sabemos lo que habremos de ser, ni jamás podrá entrar en el Corazón del Hombre el concebir la Gloria que siempre se estará en Reserva para él. El Alma considerada junto con su Creador, es como una de esas Líneas Matemáticas que se puede trazar cerca de otra por toda la Eternidad sin una Posibilidad de que se toquen: ¡Y puede haber un Pensamiento tan movilizador como el considerarnos a nosotros mismos en perpetuo Acercamiento a él, que no sólo es la Medida de la Perfección sino de la felicidad!
L.



ÍNDICE GENERAL
Sobre el blog

-------------

TRADUCTORES
  • Diego M. dell'Era
  • Agustina Fracchia
  • Jerónimo Ledesma
  • Miguel Rosetti
  • Alonso Ruvalcaba
  • Ramiro Vilar

-------------

ILUSTRADORES
  • Diana Benzecry
  • Guadalupe Silva

-------------

EL ESPECTADOR: ARCHIVO

-------------

LINKS

-------------

-------------