N° 118


E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...



Lunes, 16 de Julio de 1711


-- Haeret lateri lethalis arundo.- Virg.

Esta amena Sede está rodeada de tantos Caminos agradables, abiertos a través del Bosque en medio del cual está ubicada la Casa, que uno nunca se cansa de deambular de un Laberinto de Delicias a otro. Para Alguien acostumbrado a vivir en una Ciudad, los Encantos del Campo son tan exquisitos, que la Mente se pierde en un cierto Trance que nos eleva por sobre la Vida ordinaria, sin que por ello deje de ser lo suficientemente fuerte como para resultar inconsistente con la Tranquilidad. En este Estado de la Mente me encontraba, embelesado por el Murmullo de las Aguas, el Susurro de la Brisa, el Canto de los Pájaros; y tanto si elevaba mis Ojos al Cielo, como si los posaba sobre la Tierra, o los tornaba hacia la Vista de los Alrededores, me arrebataba un nuevo Sentimiento de Placer; entonces me percaté, por la Voz de mi Amigo, que caminaba junto a mí, de que sin querer habíamos incursionado en la Arboleda que la Viuda considera sagrada. Esta Mujer, dijo, es la más ininteligible de todas; o bien se propone casarse, o no. Lo más desconcertante de todo es que ni anuncia a sus Pretendientes que se opone a tal Condición de la Vida en general, ni los rechaza; mas, consciente de sus propios Méritos, les permite sus Avances, sin Miedo a las malas Consecuencias, o a las Faltas de Respeto causadas por la Ira o la Desazón de los Despechados. Tiene algo en su Aspecto contra lo cual es imposible ofenderse. Se debe excusar al Hombre cuyos Pensamientos se dirigen constantemente a tan agradable Objeto, si las Ocurrencias ordinarias de la Conversación no ocupan debidamente su Atención. De hecho, digo que es perversa, pero... ¡ay! ¿Por qué la llamo así? Porque su Mérito superior es tal, que no puedo acercarme a ella sin sentir un Sobrecogimiento, pues mi Corazón se refrena ante tanta Estima: me enojo porque sus Encantos no son más accesibles, y porque me siento más inclinado a adorarla que a saludarla: ¿Con cuánta frecuencia he deseado que ella fuera infeliz para que yo tuviera la Oportunidad de servirle? ¿Y cuán a menudo, bajo tales situaciones imaginadas, me he preocupado por ocasionarle la Molestia de sentirse en deuda conmigo? Pues bien, he llevado una Vida miserable en secreto por su Culpa; pero imagino que ella habría condescendido a mostrarme cierta Consideración, si no hubiera sido por ese vigilante Animal que tiene por Confidente.
-----De todas las Personas bajo el Sol (continuó, llamándome por mi Nombre), asegúrese de poner Límites a los Confidentes, pues son la Gente más impertinente. Lo más agradable para observar en ellos es que asumen tener los Méritos de las Personas a quienes guardan en Custodia. Orestilla posee gran Fortuna, y se halla bajo un asombroso Peligro de Sorpresas, por lo tanto está llena de Sospechas acerca de las cosas más indiferentes, y se muestra particularmente recelosa de estrechar nuevos Vínculos, o de fomentar demasiada Familiaridad con los antiguos. Themista, su Mujer favorita, es en extremo cuidadosa acerca de la persona con la que habla, y de lo que dice. Si la Mujer a quien protege es de gran Belleza, su Confidente le tratará a Usted con un Aire de Distancia; y si es de gran Fortuna, ella asumirá el Comportamiento sospechoso de su Amiga y Patrona. De esta Manera, muchas de nuestras distinguidas Mujeres solteras están, para todo Uso o Propósito práctico, casadas, excepto en la Consideración del otro Sexo. Están directamente bajo la Conducta de su Susurradora; y piensan que se hallan en un Estado de Libertad cuando pueden parlotear con una de estas Asistentes acerca de todos los Hombres en general, y aun así evitar al Hombre que más les gusta. No verá Usted ni una Heredera en cien cuyo Destino no conduzca a la Circunstancia de elegir una Confidente. De esta manera, uno se dirige a la Dama, o la presenta, o la halaga, sólo mediante una Intermediaria, es decir, esta Mujer. En mi Caso, ¿cómo es posible que - Sir ROGER continuaba con su Arenga, cuando oímos la Voz de uno que hablaba muy inoportunamente, repitiendo estas Palabras: -"¿Cómo, ni una Sonrisa?". Seguimos ese Sonido hasta que llegamos a un denso Matorral, al otro lado del cual vimos a una Joven sentada como si fuese la Personificación misma del Carácter huraño, sobre una Fuente transparente. Frente a ella estaba el Sr. William, el Maestro Cazador de Sir ROGER. El Caballero me susurró: -"Shh, esos son Amantes". El Cazador, mirando seriamente la Sombra de la joven Doncella en el Arroyo, dijo: -"Oh tú, cara Imagen, si pudieras permanecer allí en Ausencia de esa bella Criatura a la que representas en el Agua, cuán dispuesto estaría a quedarme aquí, satisfecho para siempre, sin preocupar a mi querida Betty con Menciones de su desafortunado William, con el cual ella está enojada: Pero ¡ay! cuando le plazca desvanecerse, tú también desaparecerás... Con todo, déjame hablar contigo mientras estés aquí. Dile a mi muy querida Betty que no dependes de ella más de lo que lo hace su William... Su Ausencia nos destruirá, a ti tanto como a mí. Si ella ofrece quitarte de aquí, me arrojaré a esas Olas para atraparte; a ella, a su propia y querida Persona, nunca la abrazaré nuevamente... Y sin embargo, ¿me ves sin una Sonrisa? No lo soporto, me sobrepasa...". No había terminado de decir estas Palabras, cuando ofrendó el Gesto de arrojarse al Agua: Ante lo cual, su Querida se sobresaltó, y al Instante siguiente él cruzó por encima de la Fuente y se echó en sus brazos. Ella, que apenas podía recobrarse del Susto, dijo en la Voz más encantadora que se pueda imaginar, y con un Tono de Queja, -"Pensé en lo bien que te ahogarías. No, no, no te ahogarás hasta que te hayas despedido de Susan Holliday". El Cazador, con una Ternura que revelaba el más apasionado Amor, y con su Mejilla junto a la de ella, le susurró los más dulces Votos de Fidelidad en el Oído, y gritó: -"¡No, querida! ¡No creas una Palabra de lo que Kate Willow diga, pues es rencorosa e inventa Historias, ya que le gusta que le hable de tu parte". Mire, dijo Sir ROGER, ¿se da cuenta de todo el Daño que ocasionan los Confidentes? Pero no los interrumpamos; la Doncella es honesta, y el Hombre no se atreve a actuar de otra manera, pues sabe que estimé a su Padre: Intervendré en este Asunto, y apresuraré la Boda. Kate Willow es una Jovencita ingeniosa y dañina de este Vecindario que hace tiempo fue una Belleza; y me hace desear que alguna vez la Viuda perversa se encuentre en su Condición. Ella se ha mostrado tan irrespetuosa en sus Respuestas a todos los Jóvenes honestos que se le han acercado, y tan vana acerca de su Hermosura, que se preciará de sus Encantos hasta que se esfumen. Por lo tanto, ahora se encarga de impedir que otras jóvenes Mujeres demuestren más Discreción de la que ella ha tenido: Sin embargo, esta Jovencita Picante dijo el otro Día: -"Sir ROGER y yo hacemos pareja, pues a ambos nos desprecian aquellos a quienes amamos". La Pícara tiene bastante Poder dondequiera que vaya, y cuenta con una buena dosis de Astucia.
-----Sin embargo, cuando reflexiono sobre esta Mujer, no sé si, al fin y al cabo, haberla amado no me habrá perjudicado: Cada vez que ella vuelve a mi Imaginación, mi Juventud también retorna, y siento un olvidado Calor en mis Venas. Esta Aflicción en mi Vida ha marcado toda mi Conducta con una Ternura de la cual yo sería, en otras Circunstancias, incapaz. Debido a esta Imagen en mi Corazón, quizá, soy capaz de ceder, y estoy dispuesto a perdonar, y poseo muchos otros Rasgos deseables que se han alojado en mi Temperamento, a los cuales no habría llegado mediante mejores Motivos que la Idea de ser suyo algún Día. Sé perfectamente que una Pasión como la que tuve nunca se curará del todo; y entre nosotros, le diré que a menudo imagino que ha tenido un caprichoso Efecto sobre mi Cerebro: Pues con frecuencia hallo en mis más serios Discursos que dejo pasar alguna cómica Desenvoltura del Habla, o alguna Frase inusual que provoca la Risa de la Compañía; sin embargo, no puedo sino admitir que es una excelente Mujer. Cuando está en la Campiña, le garantizo que no se dirige a los Establos, sino que lee sobre la Naturaleza de las Plantas; pero tiene una Colmena de Vidrio, y deja los Libros para venir al Jardín y verlas trabajar, y observa las Políticas de su Comunidad. Entiende todo. Daría diez Libras por oírla discutir con mi Amigo Sir ANDREW FREEPORT sobre el Comercio. No, no, aunque parezca tan inocente, acepte mi Palabra cuando le digo que no es ninguna Tonta.

T.


ÍNDICE GENERAL
Sobre el blog

-------------

TRADUCTORES
  • Diego M. dell'Era
  • Agustina Fracchia
  • Jerónimo Ledesma
  • Miguel Rosetti
  • Alonso Ruvalcaba
  • Ramiro Vilar

-------------

ILUSTRADORES
  • Diana Benzecry
  • Guadalupe Silva

-------------

EL ESPECTADOR: ARCHIVO

-------------

LINKS

-------------

-------------