N° 121


E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...



Jueves, 19 de Julio de 1711


Jovis omnia plena.- Virg.

Mientras caminaba esta Mañana por el amplio Patio que pertenece a la Casa de Campo de mi Amigo, me complació gratamente ver los varios Mecanismos del Instinto en una Gallina seguida por una Camada de Patos. Al ver el Estanque, los Jóvenes inmediatamente se zambulleron en él; mientras que la Madrastra, con toda la Inquietud imaginable, revoloteaba ansiosa, bordeando la Orilla, llamándolos para que salieran del Elemento que a ella le parecía tan peligroso y destructivo. Puesto que los diferentes Principios que actúan sobre Animales diferentes no pueden subsumirse bajo el término Razón, cuando lo denominamos Instinto en realidad le damos nombre a aquello de lo cual no tenemos Conocimiento. A mí, como ya di a entender en mi último Ensayo, me parece divisar la inmediata Dirección de la Providencia, así como una Operación del Ser Supremo, tal como la que circunscribe todas las Porciones de la Materia a sus respectivos Centros. Un Filósofo moderno, citado por Monsieur Bayle en su erudita Disertación sobre las Almas de las Bestias, transmite la misma Opinión, aunque con una Elección de Palabras más audaz, pues dice, Deus est Anima Brutorum, Dios mismo es el Alma de las Bestias. ¿Quién puede decir cómo se llama esa aparente Sagacidad de los Animales, que los conduce hacia la Comida apropiada, y los fuerza a evitar naturalmente cualquier cosa nociva o malsana? Cicerón ha observado que apenas nacido de su Madre, el Cordero inmediatamente y por sus propios medios se prende de la Teta. Dampier, en sus Viajes, nos cuenta que cuando los Marineros descienden sobre cualquiera de las Costas desconocidas de América, nunca se aventuran a comer los Frutos de ningún Árbol, sin importar cuán tentadores parezcan, a menos que puedan ver que los Pájaros los picotean; entonces se abalanzan, sin Miedo o Aprehensión alguna, allí donde las Aves se posaron antes que ellos.
-----Pero a pesar de que los Animales no tienen Uso de Razón, encontramos en ellos todas los Estratos inferiores de nuestra Naturaleza, las Pasiones y los Sentidos, con la mayor Fuerza y Perfección. Y aquí vale la pena que observemos que todas las Bestias y Aves de Presa son maravillosamente capaces de la Ira, la Malicia, la Venganza, y todas las otras Pasiones violentas que puedan animarlas en su búsqueda de Comida; así como otras Bestias, que no pueden defenderse por sí mismas, o estorbar a las demás, o cuya Seguridad descansa principalmente en la Huida, se muestran recelosas, temerosas y aprehensivas de todo lo que ven u oyen; mientras que aquellas que proveen Asistencia y Provecho al Hombre poseen una Naturaleza suavizada por algo apacible y tratable, y por lo tanto son aptas para la Vida Doméstica. En este Caso, las Pasiones generalmente se corresponden con las Características del Cuerpo. No encontramos la Furia del León en una Criatura tan débil e indefenso como el Cordero, ni la Sumisión del Cordero en una Criatura tan armada para la Batalla como el León. De la misma manera, hallamos en cada Animal en particular una Agudeza y una Sagacidad más o menos exquisitas en aquel Sentido especial que le reporta la mayor Ventaja, y del cual depende en mayor grado su Seguridad y Bienestar.
-----Tampoco debemos omitir la gran Variedad de Armas con que la Naturaleza ha fortificado diversamente los Cuerpos de varias clases de Animales, tales como las Garras, los Cascos, los Cuernos, Dientes y Colmillos, la Cola, el Aguijón, la Trompa o la Probóscide. Asimismo, los Naturalistas observan que debe ser un Principio distinto de la Razón lo que instruye a los Animales en el Uso de sus Armas, y les enseña a manejarlas para lograr la mayor Ventaja; porque naturalmente se defienden con aquella Parte donde reside su mayor Fuerza, aun antes de que el Arma esté formada en ella; esto es notable en los Carneros, que aunque hayan sido criados en un Establo y no hayan visto nunca las Acciones de los de su propia Especie, arremeten contra aquellos que se les acercan usando su Frente, cuando aun no tienen siquiera un Cuerno en ciernes.
-----Añadiré a estas Observaciones generales una Instancia, que el Sr. Locke nos ha dado, donde la Providencia se hace presente aun en las Imperfecciones de las Criaturas que parecen ser las más miserables y despreciables en todo el Reino Animal. Podemos concluir, dice, a partir de la forma de la Ostra, o Berberecho, que sus Sentidos no son tantos ni tan vivaces como los del Hombre u otros Animales: Y que si los tuviera, en ese Estado de Incapacidad para transportarse de un Lugar a otro, no se beneficiaría mucho de ellos. ¿Qué bien le reportan la Vista o el Oído a una criatura que no se puede mover por sí misma, ni acercarse a un Objeto o alejarse de él, allí donde perciba el Bien o el Mal a cierta distancia? ¿Y no sería la Rapidez de la Sensación un Inconveniente para un Animal que debe permanecer quieto donde la Suerte lo ha ubicado; y en dicho lugar recibir el Aflujo de Agua más o menos fría o tibia, limpia o sucia, según suceda en sus circunstancias?
-----Agregaré a esta Instancia tomada del Sr. Locke otra seleccionada del erudito Dr. Moor, quien la cita de Cardano, en relación con otro Animal al cual la Providencia ha dejado en estado defectuoso, aunque al mismo tiempo ha revelado su Sabiduría mediante la Formación de ese Órgano en el cual parecería a todas luces haber fallado. ¿Qué es más obvio u ordinario que un Topo? Y sin embargo, no hay Argumento a favor de la Providencia más palpable que este pequeño Animal. Los Miembros de su Cuerpo están adecuados perfectamente a su Naturaleza y Modo de Vida: Puesto que su Morada está bajo Tierra, donde nada se ve, la razón por la cual la Naturaleza lo ha dotado de Ojos es tan oscura, que los Naturalistas apenas pueden ponerse de acuerdo acerca de si puede ver algo o no. A cambio, de lo que sí es capaz para su Defensa y Percepción del Peligro, le ha sido concedido con creces; pues su Oído es extremadamente sensible. Si bien su Cola y sus Patas traseras son cortas, sus Patas delanteras son robustas y munidas de Garras; vemos por sus Actos a qué Propósito sirven, porque puede adentrarse muy rápidamente bajo Suelo, y abrirse camino en la Tierra con tal facilidad que quienes asisten a tal Proeza no pueden sino admirarla. Sus Patas traseras son cortas, entonces, a los efectos de no tener que cavar más de lo necesario para esconder el Grosor de su Cuerpo; y sus Patas delanteras son fornidas para que pueda palear Tierra en grandes cantidades, como la Rata o el Ratón, cuyo Pariente es, aunque viva bajo Tierra y le agrade enterrarse en ella para construir su Morada. Y como se abre camino a través de un Elemento tan grueso, que no cede fácilmente como el Aire o el Agua, sería peligroso tener que arrastrar un Tren trasero muy largo tras de sí; pues su Enemigo podría cernirse sobre él por atrás, y arrastrarlo hacia afuera antes de que pudiera completar su Cueva o asentarse en ella.
-----No puedo dejar de mencionar acerca de esta última Criatura el Comentario del Sr. Bayle, quien en alguna parte de sus Obras observa que aunque el Topo no está totalmente ciego (como se piensa comúnmente), no cuenta con Vista suficiente como para distinguir Objetos particulares. Dicen que su Ojo no posee más que un Humor, que se supone le provee la Idea de la Luz, pero nada más, y está compuesto de tal manera que probablemente incluso esta Idea le provoque Dolor. En cuanto sale a la Superficie, a pleno Día, podría estar en Peligro de ser capturado, si no fuera porque la Luz tiene tal Efecto sobre su Ojo, que inmediatamente le advierte que debe enterrarse nuevamente en su verdadero Elemento. Más Vista le sería inútil, así como menos le resultaría fatal.
-----Sólo he puesto por caso los Animales que parecen ser las Obras más imperfectas de la Naturaleza; y si la Providencia se muestra aun en las Tachas de estas Criaturas, ¡cuánto más se revela a sí misma en los varios Dones que ha conferido de manera diversa sobre Criaturas que están más o menos terminadas o completas en sus distintas Facultades, de acuerdo con las condiciones de Vida a las que se las ha destinado.
-----Me gustaría que nuestra Sociedad Real compilara un Volumen de Historia Natural, el mejor que se pueda compendiar a partir de los Libros y Observaciones existentes. Si cada uno de los diversos Autores que la componen escogieran una Especie particular y le dedicaran un Relato específico de sus Particularidades, Nacimiento y Crianza; sus Costumbres, Hostilidades y Alianzas, junto con la Estructura y la Textura de sus Partes internas y externas, y en especial de aquellas que la distinguen de los demás Animales, con las peculiares Aptitudes para el Estadio de Vida en el cual la Providencia los ha ubicado, sería uno de los mejores Servicios que sus Estudios podrían rendir a la Humanidad, y contribuirían, de manera para nada despreciable, a la Gloria del Omnisciente Hacedor.
-----Es cierto: Tal Historia Natural, después de todas las Disquisiciones de los Eruditos, sería infinitamente Corta y Defectuosa. Los Mares y Desiertos ocultan Millones de Animales a nuestra Observación, innumerables Artificios y Estratagemas que se desarrollan en la estremecedora Tiera Salvaje y en los Grandes Abismos, a los que nuestro Entendimiento nunca podrá acceder. Además, hay una infinidad de Especies de Criaturas que no se pueden ver sin la ayuda de los más delicados Instrumentos, y de hecho algunas ni siquiera con la ayuda de ellos; éstas exceden en general a las que son lo suficiente masivas como para que se puedan ver a simple Vista. Sin embargo, a partir de la Consideración de los Animales que están al Alcance de nuestro Conocimiento, es fácil formarnos una Conclusión acerca del resto: que la misma Variedad de Sabiduría y Bondad atraviesa toda la Creación, y pone a cada Criatura en condición de procurarse la Seguridad y los Medios de Subsistencia necesarios en su propio Peldaño.
-----Cicerón nos ha dado un Admirable Bosquejo de Historia Natural, en su segundo Libro, acerca de la Naturaleza de los Dioses; y lo hace en un Estilo tan elevado por las Metáforas y las Descripciones, que logra ubicar al Tema por encima de la Burla y el Ridículo que tan frecuentemente recaen sobre Observaciones de este talante cuando pasan por las Manos de Escritores ordinarios.

L.


ÍNDICE GENERAL
Sobre el blog

-------------

TRADUCTORES
  • Diego M. dell'Era
  • Agustina Fracchia
  • Jerónimo Ledesma
  • Miguel Rosetti
  • Alonso Ruvalcaba
  • Ramiro Vilar

-------------

ILUSTRADORES
  • Diana Benzecry
  • Guadalupe Silva

-------------

EL ESPECTADOR: ARCHIVO

-------------

LINKS

-------------

-------------