N° 124


E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...



Lunes, 23 de Julio de 1711


Μέγα βίβλιον, μέγα κακόν
(A great book is a great evil)

El Hombre que publica sus Obras en un Volumen tiene una Ventaja infinita sobre el que comunica sus Escritos al Mundo mediante Tratados sueltos y Piezas aisladas. No esperamos encontrar algo en un Volumen macizo hasta después de ciertos pesados Preámbulos y varias Palabras Alusivas que preparan al Lector para lo que seguirá: No, los Autores han establecido como una especie de Regla que el Hombre debe aburrirnos a veces, puesto que hasta el más severo Lector se permite ciertos Descansos y suele dar Cabezadas ante un Escritor Voluminoso. Ello ha dado origen al Proverbio Griego que he elegido por Lema: "Un gran Libro es un gran Mal". Por el contrario, aquellos que publicamos nuestros Pensamientos en Páginas diversas, como si dijéramos Al Por Menor, no contamos con ninguna de estas Ventajas. Debemos atacar directamente el Tema, y tratar cada una de sus Partes de manera entretenida, o nuestros Papeles serán descartados, por aburridos e insípidos: Nuestro Tema debe tocarnos de cerca: o bien será totalmente nuevo en sí mismo, o bien lo será en cuanto a los Giros de nuestras Expresiones. Si los Libros de nuestros mejores Autores se vendieran así al Público, y se sometiera toda Página al Gusto de cuarenta o cincuenta mil Lectores, me temo que nos quejaríamos de muchas Expresiones chatas, así como de Observaciones triviales, Tópicos trillados y Pensamientos vulgares que tienen gran Éxito entre el Populacho. Al mismo Tiempo, a pesar de que algunos de mis Ensayos están compuestos a partir de Alusiones parciales y Esbozos irregulares, a menudo se espera que cada Hoja sea una especie de Tratado, y que compense mediante el Pensamiento lo que le falta en Material; y que una Broma se desarrolle en todas sus Partes; y que abarque los Artículos esenciales de los Temas que trata, sin las Repeticiones, Tautologías o Ampliaciones en las que incurren otros Trabajos más extensos. Los Autores mediocres que escriben sobre la Moral extienden Recetas a sus Lectores, a la manera de los Galenos; sus Medicinas se preparan en grandes Cantidades. Un Escritor de Ensayos debe practicar el Método Químico, y proveer en pocas Gotas toda la Virtud de un largo Trago. Si todos los Libros se redujeran así a su Quintaesencia, muchos Autores voluminosos aparecerían en Diarios baratos: Apenas habría en la Naturaleza algo parecido a un Folio. Las Obras de una Época cabrían en unos pocos Estantes; por no mencionar los millones de Volúmenes que serían completamente aniquilados.
-----No puedo creer que la Dificultad de proveer por separado los Papeles de esta Naturaleza haya impedido a los Autores comunicar así sus Pensamientos al Mundo: Aunque debo confesar que estoy asombrado de que los únicos que hagan uso de la Prensa de esta manera sean los Periodistas y los Zelotes de cada Partido; como si no fuera más provechoso para la Humanidad instruirse en la Sabiduría y la Virtud que en los Asuntos de Política; y convertirse en buenos Padres, Esposos e Hijos, que en Consejeros y Estadistas. Si los Filósofos y los grandes Hombres de la Antigüedad, que se esforzaron tanto en instruir a la Humanidad y hacer de este Mundo un lugar mejor y más sabio del que habían encontrado; digo, si ellos hubieran poseído el Arte de la Imprenta, no cabe duda de que lo habrían aprovechado para distribuir sus Ponencias entre el Público. Nuestras Tiradas comunes serían muy útiles si estuvieran calculadas para difundir el buen Sentido entre el común de la Gente, animar sus Mentes con la Virtud, disipar las Penas de los Corazones apesadumbrados, o relajar las Mentes después de sus Empleos más severos mediante Divertimentos ligeros. Cuando el Conocimiento, en lugar de estar encuadernado en Libros y guardado en Bibliotecas y Retiros, se arroja así sobre el Público; cuando se lo promociona en toda Asamblea, y se lo expone en cada Mesa, no puedo abstenerme de reflexionar sobre el Pasaje en el Libro de los Proverbios: "La sabiduría clama de fuera, Da su voz en las plazas: Clama en los principales lugares de concurso; En las entradas de las puertas de la ciudad dice sus razones: ¿Hasta cuándo, oh simples, amaréis la simpleza, Y los burladores desearán el burlar, Y los insensatos aborrecerán la ciencia?"
-----Las muchas Cartas que me llegan de Personas de la mayor Sensatez, de ambos Sexos (pues puedo determinar sus Caracteres a partir de la Manera en que escriben), no me alientan en lo más mínimo a la Ejecución de este Emprendimiento: Además, mi Librero me dice que la Demanda de mis Ensayos crece día a día. Es a instancias de este Hecho que continuaré mis Especulaciones rurales hasta fin de Mes; algunos incluso las han recopilado en varios Apartados, así como lo habían hecho con los dedicados al Ingenio, la Ópera, los Puntos de la Moral o los Temas del Humor. No me mortifico en absoluto cuando observo a veces a Hombres carentes de Gusto o de Educación que desprecian mis Obras. Hay un tipo de Terquedad e Ignorancia que pende sobre la Mente de Hombres ordinarios y resulta demasiado obtusa como para que el Conocimiento la ilustre. Sus Almas no admiten que se las ilumine.

-- Nox atra cava circumvolat umbra.

-----A estos debo aplicarles la Fábula del Topo, Quien luego de haber consultado con muchos Oculistas para mejorar su Vista, al final consiguió que le recetaran un buen Par de Anteojos; pero cuando intentó usarlos, su Madre le dijo con mucha Prudencia: -"Esos Anteojos no nos sirven a los Topos, aunque sean de gran utilidad para los Ojos de los Hombres". Por lo tanto, no es en Beneficio de los Topos que publico mis Ensayos diarios. Pero exceptuando aquellos que son Topos debido a la Ignorancia, hay otros que lo son debido a la Envidia. Como dice el Proverbio Latino, "El Hombre es Lobo del Hombre", y hablando en general, un Autor es Topo de otro Autor. Es imposible que uno descubra Bellezas en las obras de otro; tienen Ojos sólo para las Fallas y las Imperfecciones: En efecto, pueden ver la Luz, como se dice de sus Animales Tocayos, pero la Idea les resulta demasiado dolorosa; inmediatamente cierran los Ojos ante ella, y se retraen en una terca Oscuridad. Ya he atrapado a dos o tres de estos Gusanos que socavan en la Penumbra, y me dispongo a enhebrar un Collar de ellos, para colgarlo en uno de mis Papeles a manera de Ejemplo para todos esos Topos voluntarios.

C.


ÍNDICE GENERAL
Sobre el blog

-------------

TRADUCTORES
  • Diego M. dell'Era
  • Agustina Fracchia
  • Jerónimo Ledesma
  • Miguel Rosetti
  • Alonso Ruvalcaba
  • Ramiro Vilar

-------------

ILUSTRADORES
  • Diana Benzecry
  • Guadalupe Silva

-------------

EL ESPECTADOR: ARCHIVO

-------------

LINKS

-------------

-------------