N° 148


E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...



Lunes, 20 de Julio de 1711


Exempta juvat spinis e pluribus una.- Hor.

Mis Corresponsales me aseguran que las Enormidades de las que últimamente se han estado quejando, y de las que di cuenta en mi Publicación, están tan lejos de haber sido subsanadas, que nuevos Males surgen cada Día para interrumpir sus Conversaciones, en desmedro de mis Reproches. Mi Amigo, que escribe en el Café cerca del Temple, me informa que el Caballero que constantemente se ofrece como Voluntario para el Canto adquirió inusuales condiciones musicales después de leer mi Ensayo; y no contento con ello, también avanzó bailando, hasta los Espejos en el medio del Salón, y practicó pasos de Minuet al son de su propio Tarareo: La incorregible Criatura ha ido aun más lejos y, en el Café, a la vista de todos, con una Mano extendida como si guiara a una Dama, bailó tanto la Danza Francesa como la Contradanza, simulando que retaba a su supuesta Compañera con Sonrisas y Movimientos de Cabeza si no mantenía una posición erguida o no se inclinaba de acuerdo con la Posición y Evolución de la Danza. Antes de comenzar este Ejercicio, el Caballero se dio el gusto de aclararse la Garganta mediante Toses y Escupidas durante una buena media Hora; y apenas se dispuso a empezar, interpeló a un Empleado del Abogado que estaba en el Salón para que le confirmara si había ejecutado Porque de la Muerte Tú me has salvado como correspondía, y luego preguntó al Joven (al tiempo que señalaba un Acta del Juzgado, que éste llevaba bajo el Brazo) si eso que llevaba era una Partitura de Ópera o no. Sin esperar la Respuesta, se entregó al Ejercicio antes mencionado, y practicó sus Aires a la vista de todos en el Auditorio, que se habían vuelto para mirarlo; y lo hizo sin el menor rastro de Vergüenza o de Arrepentimiento por sus Transgresiones previas.
-----Estoy completamente desconcertado respecto de lo que debo hacer con este Joven; sólo se me ocurre declararlo Proscrito, y penalizar a todo aquel que le dirija la Palabra en el Salón que frecuenta, así como ordenar que tome el Café y el Té sin Azúcar, y que no pueda recibir de Nadie más que lo necesario.
-----Como el Inglés es un Pueblo sobrio, y generalmente inclinado hacia una cierta Timidez en el Comportamiento en Público, uno se pregunta de dónde salen estos Muchachos que podemos encontrar en nuestra Ciudad; no todos parecen Producto de esta Isla; Impertinentes, Parlanchines, y aquellos que hacen caso omiso de las Observaciones de los demás: Todos ellos son ciertamente de Extracción ajena a esta tierra. Por mi parte, me sorprende tanto ver un Inglés parlanchín como ver un Pino Indio que crece sobre uno de nuestros densos Matorrales. Cómo hacen esta Criaturas para que el Sol las alumbre lo suficiente como para convertirse en inquietos Animales y Hombres aburridos es algo que sobrepasa mi Filosofía.
-----Hay otra Clase de Impertinentes que causan Perplejidad en un Hombre cuando está en Compañía diversa; se trata de Los que Hablan muy Alto: Estos tratan a la Humanidad como si todos fuéramos sordos: No se expresan; se proclaman. Muchos de ellos son culpables de este Atropello por Vanidad, porque también piensan todo lo que dicen; o bien guardan tanta Veneración por su propia Persona, que no pueden creer que algo que les concierne resulte insignificante para el resto de nosotros. A menudo he lamentado, a causa de estas Personas, que no podamos cerrar nuestros Oídos con tanta facilidad como lo hacemos con nuestros Ojos: Es muy incómodo que necesariamente debamos sentirnos perseguidos por su culpa. Después de estos Gritones, están esas molestas Criaturas que se acercan con Aire de ser nuestros Amigos o de contar con nuestra Confianza; se trata de los Murmuradores. En el Café que frecuento hay uno de esos o que, habiendo observado que soy un Hombre bien dispuesto a guardar Secretos, se me acerca y con un Murmullo me dice cosas que toda la Ciudad ya sabe. No es muy difícil adivinar el Motivo de esta Impertinencia: No es más que un Método o Arte Mecánico para aparentar ser sabio. Nunca verá entre las personas que frecuentan esta técnica a aquellos de los cuales es esperable que tengan algo que hacer en este Mundo. Los Murmuradores son peores que los Gritones, así como los Enemigos secretos son más peligrosos que los declarados. Desearía que mi Amigo del Café se diera por enterado, mediante estas Alusiones: No he escuchado ni una Palabra de lo que me ha estado diciendo durante estos Años, aunque él me considere el más confiable Repositorio de sus Secretos. Los Murmuradores tienen una manera agradable de terminar sus Conversaciones diciendo en voz alta, ¿No le parece? y luego murmuran nuevamente, y luego otra vez en voz alta, pero sabe, aquella Persona; y de nuevo un Murmullo. Todo ello estaría bien, si murmuraran para que las Tonterías que espetan no salieran del Círculo de sus Amistades; pero ¡ay! lo hacen para resguardar la Importancia de sus Pensamientos. Puedo nombrarle a más de una Persona a quien ningún Hombre hoy sobre la Tierra ha oído hablar sobre Tema alguno, ni ha visto en su Vida con un Libro en la Mano, y que no sé cómo puede susurrar algo parecido al Conocimiento de lo que pasa o ha pasado en este Mundo; y lo que dicen tales Personas, parecen haberlo aprendido de algún Espíritu que no los consideró dignos de recibir la Historia completa. Pero en verdad, los Murmuradores se ocupan sólo de Verdades a medias acerca de aquello que relatan para entretenerlo. Es un Recurso de considerable Ayuda en su Discurso que "dicen en la Ciudad", y "la Gente empieza a hablar a sus anchas", y "me lo ha confiado una Persona demasiado importante como para que la nombre, y se lo dirán cuando la Cuestión esté más madura". Mi Amigo me guiña el Ojo todos los Días desde que volví a la Ciudad la última vez, y me ha comunicado, en carácter de Secreto, que se ha propuesto confiarme dentro de poco un Secreto; mas no sabré de qué se trata, como me asegura ahora, hasta dentro de Quince Días.
-----Pero no debo olvidar a la más querida Parte de la Humanidad, me refiero a las Damas, mientras ocupo un Ensayo entero con Agravios que conciernen sólo a los Hombres; en cambio, propongo humildemente que reemplacemos a los Necios para un Experimento. Un cierto Grupo de Damas se queja de que a menudo un Visitante las deja perplejas cuando pretende aparentar que es más sabio que ellas; Cualidad que espera preservar mediante una Gravedad obstinada, y un extremo Cuidado en no revelar su Opinión acerca de ningún Asunto. Hasta ahora, el doloroso Silencio no le ha brindado más Ventajas que las que habría obtenido si, comportándose con absoluta Libertad, se hubiera excusado de opinar sobre éste u otro Particular, mientras que ahora ofende completamente. Para Alivio de estas Damas, mis buenos Amigos y Corresponsales, intercambiaré mi proscrito Bailarín por su tonto Visitante, y asignaré al silencioso Caballero todos los lugares Favoritos del Bailarín; para lo cual les he enviado por el Correo de un Penique las siguientes Cartas, donde detallo la Conducta que regirá sus nuevas Conversaciones.

SEÑOR,

-----He oído, téngalo por seguro, acerca de sus Irregularidades; pero no lo trataré con tanto Rigor como Usted se merecería. Si le puedo pedir que se tome el Trabajo de acudir al Lugar mencionado en la Posdata a esta Carta a las Siete de la Tarde, lo conducirán a una Habitación espaciosa y bien iluminada, donde hallará Música y Señoritas. Verá a una joven Dama sonriente junto a la Ventana que da a la Calle; podrá invitarla a salir, pues lo ama tanto como ama a cualquier otro Hombre, aunque no lo haya visto antes. Nunca en su Vida pensó más que Usted. No se sorprenderá si Usted la aborda, ni se preocupará cuando la abandone. Apresúrese, deje el Lugar donde se ríen de Usted, y venga a uno donde lo admirarán. Usted no tiene ninguna Importancia, por lo tanto venga al lugar donde lo recibirán bien por ello.

Su más humilde Servidor.


SEÑOR,

-----Las Damas a quienes visita piensan que un Hombre sabio es la Criatura más impertinente del Mundo, por lo tanto no puede Usted ofenderse si les causa Desagrado. ¿Por qué esforzarse en parecer sabio, donde no lo estimarían aunque realmente lo fuera? Venga a vernos; olvídese de las Muchachas de Risita tonta; permítale a su Inclinación natural que lo acompañe, tanto si habla como si permanece en silencio; y deje que las Mujeres que se agrupan en Clanes o Hermandades sigan su propio camino; la Compañía de aquellos de nuestro Sexo que esgrimen ese Gusto vulgar no es un Lugar para Usted.

For Women born to be controll'd
Stoop to the forward and the bold;
Affect the haughty, and the proud,
The gay, the frolick, and the loud.


T.


ÍNDICE GENERAL
Sobre el blog

-------------

TRADUCTORES
  • Diego M. dell'Era
  • Agustina Fracchia
  • Jerónimo Ledesma
  • Miguel Rosetti
  • Alonso Ruvalcaba
  • Ramiro Vilar

-------------

ILUSTRADORES
  • Diana Benzecry
  • Guadalupe Silva

-------------

EL ESPECTADOR: ARCHIVO

-------------

LINKS

-------------

-------------