Nº 151


E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...



Jueves, 23 de Agosto 23 de 1711.

Maximas virtudes jacere omnes necesse est Voluptate dominante.- Tull. De Fin.

No conozco ninguna Personalidad que le propine un Embate más arrollador a la Razón, y que al mismo Tiempo presente tan ridícula Escena a la Imaginación, que la de un Hombre de Placer e Ingenio deambulando por el Pueblo. La Descripción de este Hombre de Afeites, comentado por algunos con una Mezcla de Desprecio y Bufa, por otros con Gravedad laudatoria, propia de la Distinción, está en Boca de todo aquel que ocupe algo de su Tiempo en Conversar. Mi Amigo WILL. HONEYCOMB tiene esta Expresión con frecuencia; y yo nunca podría entender a partir del siguiente relato, luego de la Mención de uno de éstos, si su Hombre de Placer e Ingenio se trata de un Borrachín demasiado viejo para frecuentar Mujerzuelas, o de un Muchachito libidinoso dotado de algo de Vitalidad, que bien podría conversar con usted, recibir vuestras gentiles Atenciones, y al mismo tiempo corromper a vuestra Hermana, o acostarse con vuestra Esposa. De acuerdo con su Descripción, un Hombre de Ingenio, en caso que pudiera tener por Coronas a Mujerzuelas que sean de su Agrado, sería tan extravagante como para además sobornar Sirvientes, hacer falsas Amistades, arruinar Relaciones: Digo, de acuerdo con él, el simple y llano Vicio es demasiado poco para un Hombre de Placer e Ingenio; por ello dejaría una sencilla y accesible Maldad, para llegar a lo mismo con el solo Agregado de cierta Falsedad y algún Riesgo. Will piensa que el Pueblo ha sido muy estúpido al respecto, pues no hemos escuchado tanto como solíamos acerca de estos Fanfarrones; a quienes (sin observarlo) él describe como los más infames Canallas de la Naturaleza en lo que se refiere a Amistad, Amor o Conversación.
Cuando el Placer se convierte en la principal Empresa en la Vida, necesariamente sucederá que Monstruos como éstos surjan del persistente Ejercicio de estas Liviandades que naturalmente arrancan de Raíz a la Razón y a la Reflexión en toda su Fuerza, y que ponen en su Lugar una Impaciencia generalizada para Pensar, y un constante Raudal de desordenado Deseo.
El Placer, cuando es el Propósito central de un Hombre, siempre se decepcionará; y su constante Búsqueda obtura la Capacidad de disfrutarlo, a pesar de que Expone nuestra Insuficiencia para conseguir lo que deseamos en desmedro de todo lo demás. Por ello la Estación intermedia del Hombre de Placer es más pesada que la que uno impondría sobre el más vil Criminal. Contémplenlo apenas despierta luego de una Bacanal, o desencantado con haber perseguido deshonestamente a una Mujer sin Valor, y no existirá Hombre con Vida cuyo Ser sea un Peso o Molestia como éste. Es un completo Extraño a las placenteras Reflexiones de una Ataredecer, luego de una Jornada bien aprovechada, o a la Felicidad de Corazón o Ligereza de Espíritu de una Mañana tras un Sueño profundo o indolentes Modorras. No está preparado para estar en Paz por más tiempo del que puede mantener la Razón y el Sentido sin Tapujos; de otra manera sería acechado por el Pensamiento, que no podría creer que ésta Mujer fuera la que, al descubrirla, realmente era. ¿Qué ha alcanzado con su Conquista más allá de pensar indecorosamente en ella por quien uno o dos Días antes tenía el más elevado Respeto? ¿ y en sí mismo quizás al injuriar al Hombre a quien de todos los Hombres él nunca hubiera querido lastimar?
El Placer agarrota por entero al Hombre que se hace Adicto a él, y no le dará Descanso por ningún Servicio en la Vida que contraríe la Voluptuosidad del Momento Presente. Usted podrá observar, de hecho, en la Gente de Placer cierta Complacencia y Ausencia de toda Severidad, permitida por el Hábito de una Vida libre y despreocupada; pero cuéntele al Hombre de Placer vuestros secretos Deseos, Preocupaciones, o Dolencias, y se encontrará con que ha abdicado de la Delicadeza de sus Pasiones al servicio de los Antojos de su Apetito. Poco sabe del perfecto Goce que abandona, por las engañosas Gratificaciones persiguidas. Él observa cómo el Placer se acerca y se le dirige con Augurios de acogedoras Esperanzas, Miradas chispeantes y Movimientos llenos de Gracia; pero no lo observa al alejarse de su Presencia con Desorden, Impotencia, deprimente Vergüenza, y evidente Imprefección. Hace poco gloriosa a nuestra Juventud, y Vergonzante a nuestra Edad.
WILL. HONEYCOMB nos suministra veinte Intimidades en un Anochecer de numerosas Arpías cuyos Brotes habían sido entegrados en sus Brazos; y dice se adjudicaría un más elevado Valor por haber tenido, como reza el Dicho, unas muy buenas Mujeres. Las buenas Mujeres de Will son el Confort de su Corazón, y lo apoyan, lo garantizo, con el Recuerdo de pasados Encuentros con personas de esa Condición. No, no hay en el Mundo Ocasión en la que el Vicio haga de una Figura algo tan Bizarro, como el encuentro de dos Viejos que han sido Compañeros en un inexplicable Placer. Recordarle a una Señora desdentada que alguna vez contó con un Repertorio impecable, o a un difunto Mujeriego que en otros tiempos fue objeto de Admiración del Pueblo, resulta una Sátira, en lugar de un Encomio; aunque por otra parte, considerad la Edad de aquellos que han transcurrido sus días en el Trabajo, la Industria, y la Virtud, sus desfallecimientos los hacen parecer más vereables, y las Imperfecciones de sus Cuerpos son la Prueba de la Desgracia de la Sociedad Humana, pues su Obra es tan poco perdurable.
No obstante, volvamos a mi Hombre de Ingenio y Placer. En todos los Ámbitos humanos donde sea que impere esta característica, quien la encarne será un negligente Amigo, Padre y Esposo, y condenará, a su infeliz Descendencia, a la Pobreza. Hipotecas, Enfremedades y Acuerdos son los Legados que un Hombre de Placer e Ingenio deja a su Familia. Todos los pobres Canallas que hacen tan lamentables Discursos después de cada Sesión en el Tyburn fueron, a su Manera, Hombre de Placer e Ingenio antes que cayeran en las Aventuras que los llevaron por esta Dirección.
La Indecisión y la Pereza en todos los Asuntos del Hombre, son los Efectos naturales de la Adicción al Placer: Deshonor hacia el Caballero y Defraudación para el Comerciante son lo que le toca a aquél cuya Meta central es el Deleite. La principal Causa de que esta Búsqueda haya sido recibida en todos los Tiempos con tanto Respeto por parte de la Porción mas sobria de la Humanidad, ha sido que algunos de los mayores Talentos se han inmolado en ella: Las brillantes Cualidades de estas Personas han dotado de Belleza a todo en lo que se vieron comprometidos, y con una Mezcla de Ingenio han embellecido también a la Locura. Si pudiera Alguien, que sepa lo que es haber pasado muchas Horas en un Ámbito de Jovialidad, Risas, Ingenio y Pasatiempos voluptuosos, volver atrás la vista hacia todo a lo que mientras tanto se dedicaba, encontrará que hubo sido en un Instante mordaz con un Hombre a quien ahora desea no haber ofendido, que ha sido impertinente con alguien que no merecía la Crueldad de ser tratado con tantas Libertades, que ha sido indecentemente ruidoso en esas Épocas, abierto de un modo definitivamente mostrenco en esas Épocas, impiadosamente Artero en esas Épocas; y que del Conjunto entero de sus aplaudidas Satisafcciones, se muestra incapaz de recabar siquiera una Anécdota en la que pueda regocijarse de la Inteligencia por sí misma, solitaria, o en la que él impusiera su Personalidad por sobre otros Hombres. Vemos, solo los Mejores están preparados para los Placeres; pero ¿cuán monstruosa es la Generalidad de los Hombres que profesan este Camino, sin Genio ni Talento? La Escena entonces es alocada hasta la Extravagancia: es como si los Idiotas imitaran a los Locos. El Placer de este Tipo se representa en los excesivos Aperitivos y en las vocingleras Celebraciones del tradicional Caballero del Campo, cuyos Hábitos y Divertimentos se proponen poner un Fin lo más velozmente posible a aquella pequeña Partícula de Razón que todavía poseen cuando están sobrios: Estos Hombres de Ingenio y Placer, apenas tienen la oprtunidad, despilfarran sus Sentidos, bebiendo hasta perder el Gusto, fumando hasta perder la Vista, y bramando hasta perder el Oído.
T.


ÍNDICE GENERAL
Sobre el blog

-------------

TRADUCTORES
  • Diego M. dell'Era
  • Agustina Fracchia
  • Jerónimo Ledesma
  • Miguel Rosetti
  • Alonso Ruvalcaba
  • Ramiro Vilar

-------------

ILUSTRADORES
  • Diana Benzecry
  • Guadalupe Silva

-------------

EL ESPECTADOR: ARCHIVO

-------------

LINKS

-------------

-------------