N° 162


E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...



Miércoles, 5 de Septiembre de 1711.
...Servetur ad imum,
Qualis ab incepto processerit, et sibi constet
.-Hor.
-----Nada salvo el verdadero Crimen hace al Hombre tan despreciable y vil para los Ojos del Mundo como la Inconstancia, especialmente en la Religión o el Partido. En cualquiera de estos Casos, aunque el Hombre quizás pueda estar cumpliendo su Deber al pasar de Lado, no sólo se torna aborrecible para quienes abandona sino que rara vez lo estiman realmente aquellos a quienes se une.
-----En estos grandes Asuntos de la Vida, por lo tanto, la Convicción del Hombre debe ser muy firme y, en lo posible, tan oportuna que las Ventajas mundanas parezcan no tener Gravitación sobre ella, pues de lo contrario la Humanidad será lo suficientemente maliciosa como para pensar que no cambia Bandos por Principio sino por Levedad de Temperamento o posibles Beneficios. Los Conversos y Renegados de cualquier tipo deberían poner especial Esmero en mostrar al Mundo que actúan por Causas honorables; y que aún aprobando ellos su conducta y siendo aplaudidos por sus pares, tendrán siempre, sin duda, el Desprecio de los Hombres justos y serán Símbolos públicos de Infamia e Irrisión.
-----La Indecisión para elegir uno entre los posibles Proyectos de Vida y la Inconstancia para ponerlos en Práctica, son las más grandes y universales Causas de Inquietud y Desdicha entre nosotros. Cuando la Ambición tira en un Sentido, el Interés en otro, la Vocación en un tercero y la Razón quizás en contra de todos juntos, con tantos Bandos diferentes que satisfacer, un Hombre probablemente habrá de pasar todo su Tiempo enfermo. Si la Mente flota en esa Diversidad de Incentivos, es preferible plantarse con un solo Modo de Vida, que puede no ser la mejor de las Elecciones, antes que envejecer sin hacer nuestra Elección y abandonar el Mundo como lo hace la mayor parte de la Humanidad, sin haber decidido cómo vivir en él. Hay un único Método para encontrar la Paz en este Tema, y es aferrarse firmemente a un único gran Fin como Objetivo principal y postrero de todas nuestras Actividades. Si hemos decidido firmemente vivir de acuerdo a los Dictados de la Razón, sin preocuparnos por la Riqueza, la Reputación y las Consideraciones semejantes, a menos que concuerden con nuestro Propósito principal, podremos pasar la Vida con Estabilidad y Placer; pero si actuamos regidos por Perspectivas diversas y fragmentadas, y quisiéramos ser no sólo virtuosos, sino también adinerados, populares y todo lo que posee algún Valor para este Mundo, viviremos y moriremos en la Miseria y el Arrepentimiento.
-----Deberíamos poner más Cuidado que el habitual para precavernos de esta Imperfección, pues hacia ella nos empuja la Naturaleza muy pesadamente; ya que si nos examinamos en Profundidad, veremos que somos los Seres más cambiantes del Universo. En lo que hace a nuestro Entendimiento, a menudo abrazamos y repudiamos unas mismas Opiniones; mientras que los Seres que están por encima o por debajo de nosotros probablemente no tengan Opinión alguna o, al menos, ninguna Oscilación o Incertidumbre con respecto a las que tienen. Nuestros Superiores siguen su Intuición, y nuestros Inferiores obedecen a su Instinto. En lo que hace a nuestra Voluntad, sucumbimos a los Crímenes y nos recuperamos de ellos, somos amables y odiosos ante los Ojos de nuestro gran Juez y nos pasamos la Vida ofendiendo y pidiendo Perdón. Por el contrario, los Seres por debajo de nosotros son incapaces de pecar y los que están por encima, de arrepentirse. Unos quedan fuera de las Elecciones propias del Deber, y los otros fijados a un Camino eterno de Pecado o a un Camino eterno de Virtud.
-----Apenas hay un Estado de Vida o un Escenario en ella que no produzca Cambios y Revoluciones en la Mente humana. Los Planes de Pensamiento de nuestra Infancia se pierden en los de la Juventud; los dos toman un nuevo Giro en la Adultez; y la Ancianidad a menudo nos devuelve a nuestra primera Infancia. Un nuevo Título o un Éxito inesperado nos saca de nosotros mismos y, en cierta Forma, destruye nuestra Identidad. Un Día nublado o un Día de Sol tienen en muchos Organismos tanta Influencia como las Bendiciones y Desventuras más reales. Un Sueño altera nuestro Ser y modifica nuestra Condición mientras dura; y toda Pasión, y ni qué decir la Salud, la Enfermedad y las grandes Transformaciones del Cuerpo y el Espíritu, nos hacen parecer casi distintas Criaturas. Si el Hombre se diferencia de otros Seres por esta Debilidad, ¿qué podemos esperar de quienes se destacan por ella dentro de la propia Especie? Es una Característica muy irónica la de ser la Criatura más variable del Tipo más variable, especialmente si consideramos que quien es la gran Norma de Perfección no posee ni una Sombra de Cambio, sino que es idéntico Ayer, Hoy y Siempre.
-----Como esta Mutabilidad de Temperamento y esta Inconsistencia para con nosotros mismos es la Flaqueza más tremenda de la Naturaleza humana, vuelve ella a la Persona que se destaca en su ejercicio más ridícula que cualquier otra Debilidad, en la medida en que la coloca bajo una mayor Variedad de Matices de Estupidez y la diferencia a ella misma de sí misma por una Oposición de Características coloreadas de Parcialidad. La Caracterización más graciosa que nos da Horacio se basa en esta Incoherencia de Temperamento e Irregularidad de Conducta.
...Sardus habebat
Ille Tigellius hoc. Caesar qui cogere posset
Si peteret per amicitiam patris atque suam, non
Quidquam proficeret; Si collibuisset, ab ovo
Usque ad mala citaret Io Bacche, modo summa
Voce, modo hac, resonat quae chordis quatuor ima.
Nil aequeale homini fuit illi; Saepe velut qui
Junonis sacra ferret. Habebat saepeducentos,
Saepe decem servos. Modo reges atque tetrarchas,
Omnia magna loquens. Modo, sit mihi mensa tripes, et
Concha salis pura, et toga, quae deferende frigus,
Quamvis crassa, queat. Decies centena dedisses
Huic parco paucis contento, quinque diebus
Nil erat in loculis. Noctes vigilabat ad ipsum
Mane: diem totam sterbat. Nil fuit unquam
Sic impar sibi...-
Hor. Sat. Lib. I.
-----En lugar de traducir este Pasaje de Horacio, distraeré a mis Lectores Ingleses con la Descripción de un Personaje Paralelo al de Horacio, maravillosamente ejecutado por Mr. Dryden y levantado sobre la misma Base.
In the first Rank of these did Zimri stand:
A Man so various, that he seem'd to be
Not one, but all Mankind's Epitome.
Stiff in Opinions, always in the wrong;
Was every thing by Starts, and Nothing long
But, in the Course of one revolving Moon,
Was Chymist, Fidler, Statesman, and Buffon:
Then all for Women, Painting, Rhiming, Drinking;
Besides ten thousand Freaks that dy'd in thinking.
Blest Madman, who cou'd every Hour employ,
With something New to wish, or to enjoy!

El más notable de este Grupo era Zimri,
un hombre tan versátil, que no era uno
sino la Humanidad entera resumida.
De Opiniones tajantes, siempre errado;
Lo era Todo por Raptos, y le alcanzaba
un solo Ciclo de la Luna para ser químico,
Violinista, Político y Bufón: y ser luego
ante las Damas, Pintor, Poeta y Borracho;
y otras diez mil Aberraciones que morían
al nacer. Loco bendito, que hallaba en cada
hora algo Nuevo para el Goce o el Deseo.
C


ÍNDICE GENERAL
Sobre el blog

-------------

TRADUCTORES
  • Diego M. dell'Era
  • Agustina Fracchia
  • Jerónimo Ledesma
  • Miguel Rosetti
  • Alonso Ruvalcaba
  • Ramiro Vilar

-------------

ILUSTRADORES
  • Diana Benzecry
  • Guadalupe Silva

-------------

EL ESPECTADOR: ARCHIVO

-------------

LINKS

-------------

-------------