N° 165


E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...



Sábado, 8 de septiembre de 1711


-- si forte necesse est,
fingere cinctutis non exaudita Cethegis
continget: dabiturque licentia sumpta pudenter
.- Hor.

-- si quieres expresar cosas no oídas,
inventa nuevas palabras; podemos permitir una musa,
hasta que la licencia se convierte en abuso
.- Creech.

Con frecuencia he deseado que así como nuestra Constitución contempla que haya Personas cuyas Ocupaciones consisten en velar por nuestras Leyes, nuestras Libertades y Comercio, ciertos Hombres deben ser separados como los Directores de nuestra Lengua, para impedir el uso de algunas Palabras de Cuño Extranjero que circulan entre nosotros; y en particular para prohibir que algunas Frases Francesas se vuelvan corrientes en este Reino, cuando las correspondientes de nuestro propio Idioma son igualmente válidas. La Guerra presente ha adulterado tanto nuestra Lengua con Palabras ajenas, que resultaría imposible para uno de nuestros Grandes Antepasados saber qué es lo que estuvo haciendo su Posteridad, si tuviera que leer sus Hazañas en un Periódico moderno. Nuestros Guerreros son muy industriosos en la propagación de la Lengua Francesa, al mismo tiempo que son gloriosamente exitosos en derrotar su Poderío. Nuestros Soldados son Hombres de Cabezas fuertes para la Acción, y realizan Proezas tales que no las pueden expresar. Les faltan Palabras en su propia Lengua para decirnos cuáles han sido sus Logros, y por lo tanto nos envían Informes de sus Desempeños en una Jerga de Frases que aprenden entre sus Enemigos conquistados. De todos modos ellos debieran estar provistos de Secretarios, y estar asistidos por nuestros Ministros Exteriores, para que cuenten sus Historias por ellos en un Inglés sencillo, y para hacernos saber en nuestra Lengua materna qué están haciendo nuestros valientes Compatriotas. Los Franceses tendrían en efecto derecho a publicar las Noticias de la Guerra presente en Frases Inglesas, y hacer que sus Campañas fueran Ininteligibles. Su Pueblo podría halagarse a sí mismo diciendo que las cosas no son tan malas como son en realidad, disimulándolas con Términos extranjeros y escondiéndolas en la Sombra y la Oscuridad: pero los Ingleses requieren la más absoluta Claridad en sus Narraciones de esos Hechos, que han elevado a su País a un grado de Gloria mayor del conocido hasta entonces, y que seguirán siendo todavía las más admiradas mientras mejor sean explicadas.
-----Por mi parte, si un Sitio se sostiene durante dos o tres Días, a esa altura estoy al mismo tiempo perdido y desconcertado en él, y me encuentro con tantas Dificultades inexplicables, que apenas sé qué Lado está sacando la mejor Parte, hasta que me entero por las Armas de la Torre que la Plaza está rendida. He hecho, en efecto, la vista gorda con esta Parte de la Guerra, siendo que las Fortificaciones son Invenciones extranjeras, al leer ese Relato que abunda en Términos foráneos. Pero cuando ganamos Batallas que pueden ser descritas en nuestra propia Lengua, ¿por qué nuestros Periódicos están llenos de Hazañas ininteligibles, y los Franceses nos obligan a pedir prestada una Parte de su Lengua antes de que podamos saber cómo han sido conquistados? Ellos deben volverse cómplices de su propia Desgracia, como anteriormente los Britanos obraron de modo artificial en el Telón del Teatro Romano, puesto que parecen descorrerlo con el fin de dar a los Espectadores una Oportunidad de ver su propia Derrota celebrada sobre el Escenario: Por ello el Sr. Dryden ha traducido ese Verso de Virgilio:

Purpurea intexti tollunt auloea Britanni.- Geórg. 3, v. 25.

Que los Britanos bordados parecían levantar
Desplegando el Triunfo que los iba a avergonzar
.

-----Las Historias de todas nuestras Guerras anteriores nos son transmitidas en nuestra Idioma vernáculo, para usar la Frase de un gran Crítico Moderno. Yo no encuentro en ninguna de nuestras Crónicas que Eduardo Tercero haya hecho un Reconocimiento del Enemigo alguna vez, aunque a menudo reconoció la Posición de los Franceses, y con igual frecuencia los venció en Batalla. El Príncipe Negro cruzó muchos Ríos sin la Ayuda de Pontones, y llenó un Foso con Haces de Leña con tanto éxito como lo hacen los Generales de nuestro Tiempo con Fajinas. Nuestros Comandantes perdieron la mitad de su Celebridad, y nuestro Pueblo la mitad de su Alegría a causa de esas duras Palabras y oscuras Expresiones en que abundan nuestros Periódicos. Yo he visto a muchos Ciudadanos prudentes, luego de haber leído cada Artículo, preguntarle a su vecino de al lado qué Nuevas había traído el Correo.
-----Recuerdo que de aquél Año extraordinario en que nuestro País fue conducido desde los mayores Miedos y Recelos, hasta elevarse a las mayores Alturas de Felicidad que hubiera sentido jamás desde que se constituyó en Nación, o sea el Año de Blenheim, tenía yo la Copia de una Carta enviada desde el Extranjero, que estaba escrita por un joven Caballero en el Ejército para su Padre, un Hombre de buena Posición y de Sentido común: como la Carta estaba confeccionada muy a la moda de la época, con esa Elocuencia militar moderna, le presentaré a mi Lector a continuación una Copia de la misma:

Señor
,
-----Cuando confluyeron el Ejército Francés y el Bávaro, tomaron un Puesto detrás de un enorme Pantano que creyeron intransitable. Nuestro General envió al Día siguiente a una Partida de Caballos para hacer el reconocimiento desde una pequeña Elevación, a un Cuarto de Hora de distancia del Ejército, la cual regresó al Campamento sin ser vista a través de varios Desfiladeros, en uno de los cuales se encontraron con una Partida de Franceses que estaban Merodeando, y los hicieron a todos Prisioneros a Discreción. Al Día siguiente un Tambor llegó a nuestro Campamento con un Mensaje que no debíamos comunicar a nadie más que al General; detrás llegó un Trompeta del que se decía que se había comportado con descaro, portando un Mensaje del Duque de Bavaria. La Mañana siguiente nuestro Ejército, dividido en la retaguardia en dos Cuerpos, hizo un Movimiento hacia el Enemigo: escuchará en la Prensa cómo los tratamos, junto con las otras Circunstancias de ese Día glorioso. Yo tuve la buena Fortuna de estar en el Regimiento que empujó a la Gens d’Arms. Varios Batallones Franceses, que algunos dicen que eran Corps de Reserve, dieron una Muestra de Resistencia; pero solo lograron una Gasconade, ya que mientras nos preparábamos llenando una Fossé para atacarlos, dieron la Chamade, dándonos Charte Blanche. Su Comandante, con muchos otros Generales Oficiales y Tropas sin número, fueron tomados como Prisioneros de Guerra, y espero poder hacerte una Visita en Inglaterra, pero aun no está establecido el Cartel. Estoy seguro de que darte estos Particulares será muy bienvenido por ti, te felicito por ello, y soy tu más obediente Hijo, etc.
-----El Padre del joven Caballero, luego de la Lectura de la Carta, descubrió que contenía grandes Noticias, pero no pudo adivinar cuáles eran. Inmediatamente se la comunicó el Teniente Cura de la Parroquia, quien luego de leerla y sintiéndose vejado al encontrarse con cosas que no podía comprender, sucumbió a una especie de Pasión y le dijo que su Hijo le había enviado una Carta que no era ni Chicha ni Limonada. “Espero, le dijo, que el Capitán haya perdido la Compos Mentis cuando hablaba de un Trompeta descarado y de un Tambor que llevaba Mensajes; y a propósito, ¿Qué es esta Charte Blanche? O aquello era una Burla o había perdido el Juicio”. El Padre, quien siempre había visto al Cura como un Hombre docto, comenzó a sentir por dentro cierta preocupación por los Usos de su Hijo, y examinó una Carta que éste le había escrito desde tres Postas anteriores, en la que pudo ver, le dijo al Cura, que cuando escribía para pedir Dinero sabía cómo ser lo suficientemente inteligible; no hay ningún Hombre en Inglaterra que pueda expresarse más claramente que él, cuando quiere un nuevo equipamiento para su Caballo. En breve, el Anciano estaba tan perplejo con este Tema que se habría enfermado a causa de su Hijo de no haber sido porque tres Días después, vio todos los Periódicos llenos de los mismos Términos del Arte, y que Charles sólo escribía como los otros Hombres.

L.


ÍNDICE GENERAL
Sobre el blog

-------------

TRADUCTORES
  • Diego M. dell'Era
  • Agustina Fracchia
  • Jerónimo Ledesma
  • Miguel Rosetti
  • Alonso Ruvalcaba
  • Ramiro Vilar

-------------

ILUSTRADORES
  • Diana Benzecry
  • Guadalupe Silva

-------------

EL ESPECTADOR: ARCHIVO

-------------

LINKS

-------------

-------------