N° 180


E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...



Miércoles, 26 de Septiembre de 1711
Delirant reges, plectuntur Achivi- Hor.
La siguiente Carta posee tanta Gravedad y Buen Sentido que no puedo evitar insertarla aquí, aunque esté relacionada con un Pecador encallecido, al que tengo pocas Esperanzas de reformar, a saber, Luis XIV de Francia.
----"Sr. Espectador,
-----Entre los variados Temas que ha tratado, habría querido que cayera entre sus Planes el exponer la Vanidad de las Conquistas. Este Pensamiento lo llevaría a uno naturalmente hasta el Rey francés, quien ha sido estimado generalmente como el más grande Conquistador de nuestra Época, hasta que los Ejércitos de su majestad le arrebataron muchos de sus Países y lo privaron del Fruto de todas sus antiguas Victorias. Por mi Parte, si debiera pintar su Retrato, no retrocedería más allá de la Paz de Reswick, justo al Término de sus Triunfos y antes del Reverso de su Fortuna; e incluso allí no podría evitar pensar que su Ambición ha sido vana y estéril para él y su Pueblo.
-----En cuanto a él, ciertamente no puede haber ganado nada con sus Conquistas, si no lo han convertido en Amo con más Súbditos, más Riquezas o mayor Poder. Lo que puedo aportar en estos Rubros lo someto a su Consideración.
-----Para comenzar, pues, su Incremento de Súbditos. Desde el Tiempo en que tuvo Edad y se convirtió en su propio Administrador, toda la Gente que ha adquirido fue reducida por las Guerras y quedaron bajo su Dominio por la Paz; conquistó no más de un Tercio de Flandes y, en consecuencia, no más de un Tercio de los Habitantes de esa Provincia.
-----Hace 100 años las Casas de ese País estaban todas numeradas y según un Cómputo preciso la Población, en todos sus Niveles, no podía superar las 750.000 Almas. Y si un Hombre fuera a considerar la Desolación producida por Guerras casi permanentes, los numerosos Ejércitos que han vivido desde entonces a Expensas del Pueblo y el hecho de que buena Parte del Comercio se trasladara para mayor Seguridad a otros Sitios, tendría pocos Motivos para imaginar que su Cantidad haya aumentado desde entonces; y por lo tanto con una Tercera Parte de esa Provincia el Príncipe no puede haber ganado más de un Tercio de Población, o sea, 250.000 nuevos Súbditos, y esto suponiendo que se contentaran con seguir en su País natal transfiriendo su Lealtad a un nuevo Amo.
-----La Fertilidad de esta Provincia, su favorable Situación para el Tráfico y el Comercio, su Capacidad para generar Empleo y Medios de Subsistencia en grandes Cantidades y los vastos Ejércitos que han sido mantenidos allí, nos permiten creer que los restantes dos Tercios de Flandes son equivalentes a las otras Conquistas de este Príncipe; y en consecuencia como máximo no puede haber ganado más de 750.000 nuevos Súbditos, Hombres, Mujeres y Niños, especialmente si debemos restarles aquellos que se han alejado del Conquistador para vivir con sus antiguos Señores.
-----Es Momento ahora de comparar la Pérdida con el Rédito y mostrar cuántos antiguos Súbditos ha perdido en la Operación a cambio de los nuevos: calculo que en sus Guerras rara vez ha llevado al Campo de Batalla menos de 200.000 Combatientes, descontando los que se quedan en las Guarniciones; y entiendo que el Cómputo habitual es que, de un Ejército, en las Postrimerías de la Campaña, sin Sitios ni Batallas, no podrán reunirse más de cuatro Quintos de aquellos que ingresaron al Campo al Principio del Año. Sus Guerras en diversos Períodos hasta la última Paz han durado aproximadamente 20 años; y si 40.000 bajas anuales, o sea un Quinto de sus Ejércitos, deben multiplicarse por 20, no puede haber perdido menos de 800.000 de sus antiguos Súbditos, todos Hombres bien formados y en mayor Número que los nuevos Súbditos adquiridos.
-----Pero esta Pérdida no es todo: la Providencia parece haber dividido parejamente toda la Masa de la Humanidad en diferentes Sexos, de modo que cada Mujer pueda tener su Marido y ambos contribuir parejamente a la Continuación de la Especie. Se sigue pues que por todos los Hombres que se han perdido, una Cantidad proporcional de Mujeres deben haber quedado viudas, y eso si no fuera sólo Buena Voluntad creer que no han prestado todo el Servicio de que eran capaces en su Generación. En un Lapso tan prolongado de Tiempo una buena parte de ellas debe haber muerto y el resto habrá debido retirarse al fin sin dejar detrás ningún Representante. De acuerdo a estas Cuentas el Príncipe debe haber perdido no 800.000 Súbditos, sino el doble de esa Cifra y todo el Incremento que podía esperarse razonablemente de ella.
-----Se dice que durante la última Guerra hubo una Hambruna en el Reino que arrasó con dos Millones de Habitantes. Esto es difícil de creer; una Quinta Parte de esa Suma, ya es una Pérdida enorme. Pero no maravilla que haya Hambrunas donde se quita tanto Sustento del Pueblo para el uso del propio Rey que no queda nada para cubrir los Accidentes, donde tantos hombres son retirados del Arado para servir al Rey en sus Guerras y una gran Parte del Cultivo es puesto en las Manos más débiles de las Mujeres y los Niños. Cualquiera sea la Pérdida, hay que cargarla sin duda a la Cuenta de su Ambición.
-----Y lo mismo con la Destrucción o Expulsión de 300 o 400 mil de sus Súbditos reformados; no podía tener otra Razón para tasar esas Vidas a tan bajo Precio que encomendarse al Fanatismo de la Nación española.
-----¿Cómo podría haber Industria en un País donde toda Propiedad es precaria? ¿Qué Súbdito sembrará su Tierra para que su Príncipe levante toda la Cosecha? La Parsimonia y la Frugalidad deben ser dos Desconocidas para ese Pueblo; pues ¿cuidará Hoy un Hombre lo que teme que Mañana le sea expropiado? ¿Y cuál es el Estímulo para el Matrimonio? ¿Pensará algún Hombre en criar Niños sin poder asegurar la Vestimenta para sus Espaldas y la Comida para sus Barrigas? Y así, por su Ambición fatal, habrá reducido el Número de sus Súbditos, no sólo con Carnicería y Destrucción; impidiendo el Nacimiento mismo, habrá hecho todo lo posible para destruir a la misma Posteridad.
-----¿Entonces éste es Luis el grande, el invencible? ¿Éste el Hombre inmortal, el tout puissant o Todopoderoso, como lo han llamado sus Aduladores? ¿Es éste el Hombre que ha sido celebrado por sus Conquistas? Por cada Súbdito que ha adquirido, ¿no ha perdido tres que le correspondían en Herencia? ¿No son más escasas sus Tropas, y no están peor alimentadas, vestidas y pagadas que antes, a pesar de que ahora cuenta él con una Causa más grande que perseguir? ¿Y cuál puede ser el Resultado de todo esto sino que su Ingreso sea ahora mucho menor, siendo sus Súbditos o más pobres o no tantos como para ser saqueados con Impuestos constantes en Beneficio personal?
-----Es bueno para él que haya encontrado una Manera eficaz de robar un Reino; si ha seguido conquistando como antes, su Ruina ha de haberse consumado hace mucho. Esto trae a mi Memoria unas Palabras del Rey Pirro, luego de que hubo vencido a los romanos por segunda vez en una Batalla campal y fue alabado por sus Generales: , dice, otra Victoria como ésta y estaré acabado. Y ya que he mencionado a Pirro terminaré con una Historia muy buena pero también muy conocida de este ambicioso Loco: cuando manifestara el más profundo Deseo de hacer una Expedición contra los Romanos, Cineas, su primer Ministro, le preguntó qué se proponía con esa Guerra. Pues, dice Pirro, conquistar a los romanos y someter a toda Italia a mi Dominio. ¿Y luego?, dice Cineas. Cruzar a Sicilia, dice Pirro, y hacer que todos los sicilianos sean nuestros súbditos. ¿Y qué piensa hacer su Majestad luego? Pues verdaderamente, dice el Rey, conquistar Cartago y adueñarme de toda África. ¿Y que hará, Señor, al Término de todas sus Expediciones? Bueno, dice el Rey, dedicaremos el resto de nuestras Vidas a descansar y tomar buen Vino. Pero Señor, respondió Cineas, ¿cómo mejorar lo que ahora tenemos ante nosotros? ¿No tenemos ya suficiente para sentarnos a beber?
-----La Violencia y el Exceso no son Atributos dignos de los Príncipes; pero si Pirro y Luis se hubieran entregado a los mismos Placeres que Vitellius habrían sido menos perjudiciales para su Pueblo.
------------------------------------------------Su humilde Servidor,
---------------------------------------------------------------------Philarithmus.
T.


ÍNDICE GENERAL
Sobre el blog

-------------

TRADUCTORES
  • Diego M. dell'Era
  • Agustina Fracchia
  • Jerónimo Ledesma
  • Miguel Rosetti
  • Alonso Ruvalcaba
  • Ramiro Vilar

-------------

ILUSTRADORES
  • Diana Benzecry
  • Guadalupe Silva

-------------

EL ESPECTADOR: ARCHIVO

-------------

LINKS

-------------

-------------