N° 192


E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...



Miércoles, 10 de octubre de 1711
Uno ore omens omnia
Bona dicere, et laudare fortunas meas,
Qui gnatum haberem tali ingenio praeditum.
Ter.
Contemplaba el otro Día a un Padre sentado en Medio de una Sala con una gran Familia de Niños a su alrededor y me pareció que podía captar en su Rostro diferentes Movimientos de Placer cada vez que miraba a uno o a otro de los Niños. Es un Hombre de Planes moderados en lo que respecta a la Educación y el Bienestar de ellos; y como tiene una Fortuna acomodada, no está urgido por amasar una más grande. Su Hijo mayor es un Muchacho de Disposición muy dócil, y mientras el Padre lo ame nunca será un Pillo que busque incrementar la Fortuna. No conozco a un Hombre que posea más temperada Jovialidad ante la Vida que la Persona de que estoy hablando, ni que se mantenga en Guardia contra los Terrores de la Escasez o las Ilusiones de la Prosperidad. Lo habitual es que de una Muchedumbre de Niños el Padre escoja a los de su Rebaño para ocupar todos los Cargos del Reino. Para un Hombre hay algo tan sorprendente en las Facultades de un Niño suyo, que no hay nada demasiado grande que no pueda esperar de sus Talentos. Conozco a una Mujer que sólo tiene tres Hijos y nada hay, dice, que espere con mayor Certeza que ver a uno convertido en Obispo, a otro en Juez y al tercero en Médico de la Corte. Lo Gracioso es que cualquier Cosa que puede pasarle a cualquier Hijo, todo Hombre espera que le pase al suyo: pero el Amigo del que iba a hablar no se jacta de tales vanas Expectativas, pues vela más por la Virtud y la Disposición de sus Niños que por su Progreso o sus Caudales. Los buenos Hábitos ciertamente mejorarán la Fortuna de un Hombre; pero en cambio el Incremento de la Fortuna no producirá los buenos Sentimientos del Espíritu con la misma Probabilidad.
-----Es muy natural que un Hombre de Disposición amable se entretenga con las Promesas que le hace su Imaginación acerca de la futura Condición de sus Hijos, y que se represente a sí mismo la Imagen que tendrán en el Mundo una vez que él lo haya abandonado. Cuando las Proyecciones de este tipo le resultan agradables, es como si el Afecto le alargara sus Días, y la Sobrevida de un Hombre digno en su Hijo no es un Placer inferior a la Esperanza en la Prolongación de la Vida propia. Es feliz el Hombre que puede creer que su Hijo escapará a las Necedades e Indiscreciones de las que fue culpable él mismo y que defenderá y mejorará todo lo que él ha tenido de valioso. La Prolongación de su Virtud es más digna de consideración que la de su propia Vida; pero la más penosa de todas las Reflexiones es pensar que el Heredero de la Fortuna será un Extraño para los Amigos de su Padre, ajeno a sus Intereses y promotor de todo lo que él desaprueba. Que el Patrimonio de un buen Hombre caiga en Poder de un Heredero semejante es peor que haberlo tirado a la Basura; y la Familia de que es Jefe queda en una Condición más deplorable que la Extinción.
-----Cuando visito la agradable Residencia de mi honrado Amigo Rurícola y me paseo de Habitación en Habitación pensando en las muchas Ocurrencias placenteras y en las muchas Palabras sobre Sentimientos justos que le escuché emitir, y veo a su Heredero Booby sufrir mientras presta los Honores de su Casa al Amigo de su Padre, siento un Pesar inexpresable. A nadie se debe imputar la Falta de Genio; pero la Falta de Humanidad es culpa del Hombre. El Hijo de Rurícola (cuya Vida fue una Serie ininterrumpida de Acciones nobles e Inclinaciones dignas de Caballeros) vive en Compañía de Payasos ebrios y no conoce otro tipo de Elogio que la Adulación de sus propios Criados; sus Placeres son viles y desordenados; su Lenguaje abyecto e inmundo, su Conducta tosca y absurda. ¿Esta Criatura debe ser considerada el Sucesor de un Hombre de Virtud, Ingenio y buena Crianza?Así como tengo este melancólico Panorama en la Casa donde extraño a mi viejo Amigo, puedo ir a lo de un Caballero allí cerca que tiene una Hija que es la viva Imagen de su Cuerpo y Mente, mejorados ambos por la Belleza y la Modestia propias de su Sexo. Ella compensa al Mundo la Pérdida de su Padre: ella, sin el Nombre o la Fortuna de su Padre, es un Recuerdo suyo más verdadero que el Hermano, quien hereda ambas Cosas. Un Vástago como el Hijo mayor de mi Amigo perpetúa a su Padre de la misma manera que lo haría la Aparición de su Fantasma: es en verdad Rurícola pero Rurícola vuelto espantoso.
-----No sé a qué más atribuir el Giro brutal que ha dado este Joven sino a cierta Severidad y Distancia que su Padre empleó con él; y eso, tal vez, puede haber ocasionado una Repugnancia hacia esos Modos de Vida que no conoció a través de la Libertad y la Afabilidad.
-----Podemos garantizar que ninguna Excrecencia semejante se encontrará en la Familia de los Cornelii, donde el Padre vive con sus Hijos como si fuera su Hermano mayor y ellos conversan con él como si no tuvieran otro Motivo que el considerarlo el Hombre más sabio entre sus Amistades. Como los Cornelii son eminentes Mercaderes, la buena Afinidad entre ellos es tan beneficiosa para todos los que los conocen como para ellos mismos; y se sirven de su Amistad, buena Voluntad y nobles Servicios, así como de su Fortuna, conjuntamente; de modo que nadie hace nada por otro que no le sea devuelto con Creces por todos los demás.
-----Lo más bello que pueden contemplar nuestros Ojos es la imagen de un Hombre con Dignidad que vive en una ilimitada Correspondencia con su Hijo. La Amabilidad y el Afecto mutuos le transmite a todos quienes los conocen una Satisfacción inefable. Es un Placer sublime que aumenta por la Participación. Es tan sagrado como la Amistad, tan agradable como el Amor y tan jubiloso como la Religión. Este Estado del Espíritu no sólo disipa Angustias que serían extremas sin él sino que además realza Placeres que de otro modo serían despreciables. La cosa más indiferente tiene Fuerza y Belleza cuando la dice un Padre amoroso, y una insignificante Bagatela tiene su Peso cuando la ofrece un Niño aplicado. No se cómo expresarlo, pero creo que puedo decirle Amor propio transplantado. Todas las Alegrías y los Sufrimientos con que se topa un Hombre significan algo en la medida en que le conciernen por la Relación con algún otro. El Honor mismo de un Hombre asume un nuevo Valor cuando piensa que estando él en la Tumba se recordará que tal Acción fue realizada por el Padre de una Persona tal. Consideraciones de ese Tenor endulzan el Anochecer del Hombre viejo y disfruta del Soliloquio cuando puede decirse: Nadie puede decir a mi Hijo que su padre fue impiadoso o injusto. Mi Hijo encontrará muchos Hombres que le podrán decir: estoy en deuda con tu Padre y que mi Hijo sea Amigo del suyo para siempre.
-----No está al Alcance de todos los Hombres el dejar a la Posteridad un Nombre ilustre o una gran Fortuna pero puede hacer mucho para que tengan Industria, Probidad, Valor y Justicia. Está al Alcance de cualquier Hombre esl dejarle a su Hijo el Honor de descender de un Hombre virtuoso y sumarle las Bendiciones del Cielo a cualquier cosa que le legue. Terminaré mi Rapsodia con una Carta a un excelente Joven que acaba de perder a un noble Padre.

-----“Querido Señor,
-----No hay Cosa en la Vida más impertinente que administrar Consuelo: no incurriré en ella, pues sería como aplaudir su Dolor. Los virtuosos Principios que ha recibido de ese Hombre excelente que acaba de perder, han sido trabajados en usted como debían, convirtiéndolo en un Joven de Veintitrés incapaz de Consolarse por quedar en Posesión de una gran Fortuna. No dudo de que honrará su Memoria disfrutando modestamente de su Patrimonio; y desdañará imponerse sobre su Tumba derrochando en Juergas, Excesos y Libertinaje lo que él adquirió con tanta Industria, Prudencia y Sabiduría. Esta es la verdadera Forma de demostrar su Sentimiento ante la Pérdida y aliviar la Desesperación de los otros por lo sucedido. No puede traer de vuelta a su Padre por medio del Dolor, pero puede revivirlo para sus Amigos en su Conducta.”
T.


ÍNDICE GENERAL
Sobre el blog

-------------

TRADUCTORES
  • Diego M. dell'Era
  • Agustina Fracchia
  • Jerónimo Ledesma
  • Miguel Rosetti
  • Alonso Ruvalcaba
  • Ramiro Vilar

-------------

ILUSTRADORES
  • Diana Benzecry
  • Guadalupe Silva

-------------

EL ESPECTADOR: ARCHIVO

-------------

LINKS

-------------

-------------