N° 195


E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...



Sábado, 13 de octubre de 1711


Νηπιοι, ουδ ισασιν οσω πλεον ημισυ παντος,
Ουδ οσον εν μαλαχητε δε ασφοδελω μεγ ονειαρ. - Hes., Los Trabajos y los Días, 40-41.

Los necios desconocen que al todo supera la mitad,
Al igual que el valor del parco don y la ración frugal.


-----En los Cuentos de las Mil y Una Noches hay una Historia de un Rey a quien durante mucho tiempo había debilitado una mala Constitución Física, y que sin ningún resultado había tomado gran cantidad de Remedios. Finalmente, dice la Fábula, un Médico lo curó con el siguiente Método: tomó un Esfera ahuecada de Madera y la llenó con varias Drogas; luego de lo cual la cerró con tanto arte que nada podía salirse. A su vez tomó el Mango de un Mazo, y tras ahuecarlo junto con esa parte que se encaja en la punta del Mazo, puso dentro varia Drogas del Mismo modo en que lo había hecho con la Esfera. Entonces le ordenó al Sultán, que era su Paciente, que temprano en la Mañana hiciera ejercicios con estos Instrumentos correctamente preparados, hasta que lo hicieran Transpirar: De modo que, según sigue la Historia, la Virtud de los Medicamentos fue trasudando a través de la Madera y ejerciendo una Influencia tan buena sobre la Constitución del Sultán, que finalmente se halló curado de una Indisposición que todos los Compuestos que había tomado anteriormente no habían sido capaces de eliminar. Esta Alegoría Oriental está finamente planeada para mostrarnos cuán beneficioso es el Esfuerzo físico para la Salud, y que el Ejercicio es la Medicina más efectiva. He descrito en mi Ensayo número Ciento Quince, a partir de la Estructura general y el Mecanismo del Cuerpo Humano, cuán absolutamente necesario es el Ejercicio para su Preservación. En esta Ocasión he de recomendar otro gran Preservativo de la Salud, que en muchos Casos produce los mismos Efectos que el Ejercicio, y que puede, en cierta medida, ocupar su Lugar, allí donde las Oportunidades de Ejercicio faltan. El Preservativo del que hablo es la Templanza, que tiene por sobre todos los otros Medios de Salud el poder ser practicada por todos los Rangos y Condiciones, en cualquier Estación o en cualquier Lugar. Este es un tipo de Régimen al que cada Hombre puede plegarse sin Interrupción de sus Negocios, Gasto de Dinero, o Pérdida de Tiempo. Si el Ejercicio quita todas las Superfluidades, la Templanza las previene; si el Ejercicio limpia los Vasos, la Templanza ni las sacia ni las esfuerza por demás; si el Ejercicio genera Fermentos benéficos en los Humores, y promueve la Circulación de la Sangre, la Templanza le permite dar a la Naturaleza Rienda suelta, y la habilita para ejercerse en todo su Poder y Vigor; si el Ejercicio disipa un Enfermedad que se está desarrollando, la Templanza la extermina.
-----La Medicina, en la mayoría de los casos, no es más que el Sustituto del Ejercicio o la Templanza. Las Medicinas son de hecho absolutamente necesarias en las Enfermedades agudas que no pueden esperar la lenta Acción de estos dos grandes Instrumentos de la Salud; pero si los Hombres vivieran en una Línea de Conducta en la que el Ejercicio y la Templanza fueran habituales, habría poca Ocasión para aquellas. Del mismo modo encontramos que aquellas Partes del Mundo que son las más Saludables, son las que subsisten de la Caza; y que los Hombres son más longevos cuando sus Vidas fueron empleadas en cazar, y cuando han ingerido pocos Alimentos más allá del los obtenidos en esa actividad. Tener Ampollas, ponerse Ventosas y hacerse Sangrías, raramente son cosas que le ocurren a los que no son Ociosos e Intemperantes; así como aquellas Aplicaciones interiores que están tan en práctica entre nosotros no son en su mayoría más que Recursos para hacer a la Lujuria concordar con la Salud. El Boticario está perpetuamente ocupado en contraminar al Cocinero y al Vinatero. Se dice de Diógenes que, al encontrarse con un Joven que iba a un Banquete, lo detuvo en la Calle y lo llevó a casa con sus Amigos, como si fuese alguien expuesto a un Peligro inminente del cual nadie lo hubiera advertido. ¿Qué habría dicho ese Filósofo de haberse encontrado con la Glotonería de una Comida moderna? ¿No habría pensado que el Dueño de Casa estaba loco, y enviado a sus Sirvientes a que le ataran las Manos, de haberlo visto devorar el Pollo, el Pescado y la Carne; tragar Aceite y Vinagre, Vinos y Especias; devastar Ensaladas de veinte Hierbas diferentes, Salsas de cien Ingredientes, Confites y Frutas de innumerables Dulces y Sabores? ¿Qué Convulsiones y Fermentaciones antinaturales no produciría semejante Mezcolanza de Intemperancias en el Cuerpo? Por mi Parte, cuando contemplo un Mesa elegante dispuesta con toda Magnificencia, imagino que estoy viendo Gotas e Hidropesías, Fiebres y Letargos, con otras innumerables Enfermedades tendiendo una Emboscada entre los Platos.
-----La Naturaleza deleita con la más llana y simple Dieta. Cada Animal, excepto el Hombre, se atiene a un Plato. Las Hierbas son el Alimento de estas Especies, los Peces lo son de aquellos, y la Carne, de un Tercer Hombre que cae sobre cualquier cosa que se cruza en su Camino, y ni el más pequeño Fruto o Excrecencia de la Tierra, ni siquiera una Fresa o un Hongo se le puede escapar.
-----Es imposible establecer una determinada Regla para la Templanza, debido a que lo que es Molicie en un caso puede ser Templanza en otro; pero hay pocos que hayan vivido algún tiempo en el Mundo, que no sean Jueces de sus propias Constituciones como para saber qué Tipo y qué Proporciones de Comida le sientan mejor. Si yo tomase a mis Lectores como si fuesen mis Pacientes, y prescribiese un Tipo de Templanza tal que se acomode a todas las Personas, y tal que sea particularmente adaptable a nuestro Clima y Modo de Vida, copiaría las siguientes Reglas de un muy eminente Médico. Come solamente un único Plato. Si te permites un segundo, evita beber nada Fuerte, hasta tanto hayas terminado tu Comida; y al mismo tiempo abstente de las Salsas, o al menos de las que no son de lo más sencillas y simples. Un Hombre no puede ser cabalmente culpable de Glotonería, si se atiene a estas pocas y obvias Reglas. En el primer Caso no habrá Variedad de Gustos para solicitarle al Paladar, ni oportunidad de Exceso; ni en el segundo ningunas Provocaciones artificiales para aliviar la Saciedad, y crear un falso Apetito. Si fuera a prescribir una Regla para la Bebida, estaría basada en un Dicho citado por Sir William Temple: La primera Copa para mí, la segunda para mis Amigos, la tercera para el buen Humor, y la cuarta para mis Enemigos. Pero como es imposible para alguien que vive en el Mundo atenerse siempre a una Dieta de una manera tan filosófica, pienso que cada Hombre debe tener sus Días de Abstinencia, de acuerdo a cómo se lo permita Constitución. Estas son grandes Ayudas para la Naturaleza, en tanto la califican para luchar con el Hambre y la Sed, cuando cualquier Enfermedad o Deber de Vida pueda ponerla en tales Dificultades; y al mismo tiempo le da una Oportunidad de extraerse de las Opresiones y recobrar los variados Tonos y Energías de sus Vasos distendidos. Súmese a esto que la oportuna Abstinencia a menudo mata a la Enfermedad en Embrión, y destruye las primeras Semillas de una Indisposición. Ha sido observado por dos o tres Autores Antiguos que Sócrates, a pesar de haber vivido en Atenas durante la Plaga que tanto Ruido hizo a través de todas las Edades, y que ha sido solemnizada en diferentes Momentos por Manos tan eminentes, digo, que a pesar de que él vivió en el momento de esa devoradora Pestilencia, jamás sufrió la menor Infección, aquella misma que esos Escritores unánimemente adscriben a esa Enfermedad incesante a la que dieron tanta importancia.
-----No puedo más que mencionar aquí una Observación que he hecho a menudo, al leer las Vidas de los Filósofos, y comparándolas con cualquier Serie de Reyes o grandes Hombres del mismo número. Si consideramos a esos Sabios Antiguos, cuyas Filosofías en la mayoría de los casos consiste en un Estilo de Vida sobrio y abstemio, uno pensaría que la Vida de un Filósofo y la Vida de un Hombre fueran de dos Épocas diferentes. Porque encontramos que la Generalidad de estos Hombres sabios andaban alrededor de los Ciento sesenta Años de Edad en el Momento de sus Muerte. Pero el Ejemplo más destacado de la Eficacia de la Sobriedad en la procuración de una Vida larga, es aquello con lo que nos encontramos en un Librito publicado por el Veneciano Lewis Cornaro; a quien menciono debido a su Crédito indudable, al igual que el ex Embajador de Venecia, quien perteneció a la misma Familia, y que en su Conversación lo ha atestiguado más de una vez cuando residió en Inglaterra. Cornaro, que es el Autor del pequeño Tratado que he mencionado, tenía una Constitución débil, hasta que alrededor de los cuarenta, momento en que persistió obstinadamente en un inquebrantable Camino de Templanza, recobró un perfecto Estado de Salud; tanto es así que a los ochenta publicó su Libro, que ha sido traducido al Inglés con el Título de Métodos seguros y infalibles para lograr una Vida larga y sana. Vivió para ver una 3° y una 4° Edición del mismo, y luego de haber pasado los cien Años, murió sin Dolor o Agonía, como alguien que se queda dormido. El Tratado que menciono ha sido destacado por varios Autores Eminentes, y está escrito con un Espíritu de Jovialidad, Religión y Buen Sentido, en correspondencia con los Concomitantes naturales de la Templanza y la Sobriedad. La Mezcla del Anciano que hay en él es más una Recomendación que un Descrédito del mismo.
-----Habiendo determinado que este Ensayo sea la Secuela de aquél referido al Ejercicio, no he considerado la Templanza en tanto Virtud Moral que es, cosa que será el Tema de una Especulación futura, sino sólo en tanto Medio para la Salud.

L.


ÍNDICE GENERAL
Sobre el blog

-------------

TRADUCTORES
  • Diego M. dell'Era
  • Agustina Fracchia
  • Jerónimo Ledesma
  • Miguel Rosetti
  • Alonso Ruvalcaba
  • Ramiro Vilar

-------------

ILUSTRADORES
  • Diana Benzecry
  • Guadalupe Silva

-------------

EL ESPECTADOR: ARCHIVO

-------------

LINKS

-------------

-------------