Nº 217


E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...



Jueves, 8 de Noviembre, 1711.

--Tunc faemina simplex,
Et partier toto repetitur clamor ab antro.--Juv. Sat. 6

Hoy distraeré a mi Lector con Cartas de Corresponsales. La primera contiene la Descripción de un Club del que no puedo saber si es real o imaginario; sin embargo me atrevo a arriesgar que la Escritora, quien quiera que sea, ha dado Forma a una suerte de Orgía Nocturna, fruto de su propia Fantasía: Si se lleva adelante lo que consigna o no, su Carta puede conducir al Mejoramiento de aquellas Personas allí representadas y cuyos Caracteres son ya frecuentes en el Mundo.

Sr. Espectador,
-----En algunos de sus primeros Papeles agradó usted al Público con divertidos Relatos sobre numerosos Clubes y Agrupaciones nocturnas; peso a eso, pertenezco a una Sociedad que ha escapado totalmente de su Óptica, me refiero al Club de Juguetonas. Cada una toma un Carro Hackney y nos reunimos una vez a la Semana en una extensa Habitación a lo alto, que alquilamos por el Año con este Propósito; nuestro Casero y su Familia, que son Gente tranquila, constantemente arguyen estar afuera en nuestras Noches de Club. Apenas nos juntamos dejamos de lado todo el Decoro y la Reserva con las que nuestro Sexo se ve obligada a disfrazarse en los Espacios Públicos. No estoy en Condiciones de poder expresar el Placer que experimentamos desde las Diez de la Noche hasta las Cuatro de la Mañana al comportarnos como lo hacen ustedes, los Hombres, en sus vidas, primitivamente. Cuando nuestro Juego da Inicio, la Habitación inmediatamente se llena de Abanicos rotos, de Faldas rasgadas, Orejeras de Sombreros, Volados, Grogueras, Ligas y Delantales de Trabajo. He omitido decirle antes que además de los Coches en los que viajamos, llevamos con nosotras uno siempre vacío para cargarnos a nuestro Hombre Muerto, nombre que le damos a todos esos Restos y Harapos con los cuales colmamos el Cuarto y que luego recogemos en Bultos y ubicamos en el antedicho Coche. No es poca Diversión reunirnos la Noche siguiente en la Habitación de alguno de los Miembros, donde cada una debe recuperar lo que le perteneciera de este confuso Bulto de Telas, Cosas, Lazos y Cintos.
-----Hasta ahora he dado Cuenta de nuestra Diversión en una Noche de Club normal; por ello, debo poner en su Conocimiento que una vez al mes demolemos a un Puritana, esto es, hacemos que nos acompañe a alguna Criatura torcida y formal, y la despojamos de su Anillo en un Instante. Nuestra Puritana del Mes último estaba tan armada y robustecida de Tela de Ballena y Vestidos de Ciervo que debimos esforzarnos seriamente para abordarla, sin embargo se hubiera usted reído hasta morir de haber visto cómo quedó esa Cosa tan sobria y rara cuando fue liberada de sus Estreñimientos. En suma, Señor, es imposible trasmitirle una verdadera Impresión de nuestra Gimnasia, a menos que guste usted acompañarnos una Noche; aunque va en contra de las Reglas de Nuestra Sociedad admitir a Visitantes Masculinos, depositamos tanta Confianza en su Silencio y Taciturnidad, que fue acordado por todo el Club, en nuestra última Reunión, darle un Permiso por una Noche como Especatdor,
--------------------------------------------------------Soy,
-----------------------------------------------------------Su Humilde Sirvienta,
------------------------------------------------------------------Kitty Termagant.

P.D. Demoleremos a una Puritana este Jueves.

Si bien agradezco a Kitty su amable Ofrecimiento, al momento no tengo Intenciones de aventurarme junto a ella y sus juguetonas Compañeras. Me vería como un segundo Claudio filtrándose en el Misterioso Rito de Bona Dea y sufriría la Demolición tanto como la Puritana.
La siguiente Carta llega de un Caballero, cuyo Gusto encuentro demasiado delicado para resistir el mínimo Acercamiento al Jugueteo. De aquí en adelante, tal vez desarrolle la Pista que me suministra y la convierta en un Tema para un Spectator entero; mientras tanto, mejor tomarla tal como viene, formulada con sus propias Palabras.

Sr. Espectador,
-----Para mi Desgracia, estoy enamorada de una Criatura que a diario comete Error tras Error, y que a pesar que me propinan la mayor de las Incomodidades, me veo en Problemas a la hora de reprobarlos, o incluso, de ponerlos en evidencia. Ella es bonita, viste bien, es adinerada y tiene buen Humor; pero, o la rechaza de Cuajo o no tiene siquiera Noción de aquello que la Gente Educada ha dado en llamar Delicadeza. El otro Día, luego de retornar de una Caminata se arrojó sobre una Silla y exclamó frente a una Multitud que estaba empapada de Sudor. Me dijo esta Tarde que le dolía el Estómago; y ayer durante la Cena se quejó de que algo había quedado atorado entre sus Dientes. El último Verano le obsequié un Canasto de Frutas que engulló con tanta Avaricia, que a punto estuvo de convencerme de no verla nunca más. En definitiva, Señor, tiemblo cada vez que se dispone a hablar o a hacer algún Movimiento. Como no le importa el Consenso, si recibe estas Pistas, soy feliz; si no, temo hondamente que estas Cosas que hoy me sorprenden en el Comportamiento de una Señora, me resultarán insoportables en el de una Esposa.
-----------------------------Soy,
---------------------------------SEÑOR,
-----------------------------------------Suyo &c.


La próxima Carta viene de un Corresponsal a quien no puedo sino valorar profundamente por el Relato que hace de ella misma.

Sr. Espectador,
------He llegado felizamente a un Estado de Serenidad, que pocas personan envidian, me refiero al de una vieja Criada; de este modo, hallándome totalmente ajena a ese Menjunje de Estupideces al que nuestro Sexo accede a través de la Afición que le tiene a su Persona, leo sus Burlas sin Provocación alguna. Puedo decir con Hamlet,

Man delights not me,
Nor Woman neither.


Por ello, Estimado, como usted no tiene Reservas con su propio Sexo, no tema reprobar lo que es ridículo en el nuestro; hágalo y usted complacerá al menos a una Mujer, a
-------------------------------Su humilde Servidora,
-----------------------------------------Sussanah Frost.

Sr. Espectador,
-----Soy la Esposa de una Clérigo y no puedo evitar pensar que en su Décima o en la Cracterización número Diez de la Mujer usted se refirió a mi Persona; por lo tanto no tengo ninguna Queja por las otras Nueve Caracterizaciones.
-----------------Vuestra humilde Servidora,
--------------------------------------------A.B.
X.


ÍNDICE GENERAL
Sobre el blog

-------------

TRADUCTORES
  • Diego M. dell'Era
  • Agustina Fracchia
  • Jerónimo Ledesma
  • Miguel Rosetti
  • Alonso Ruvalcaba
  • Ramiro Vilar

-------------

ILUSTRADORES
  • Diana Benzecry
  • Guadalupe Silva

-------------

EL ESPECTADOR: ARCHIVO

-------------

LINKS

-------------

-------------