N° 225


E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...



Sábado, 17 de Noviembre de 1711


Nullum numen abest si sit Prudentia.- Juv., Sat. x. 365.
La Prudencia suple la ausencia de la providencia.

-----A menudo he pensado que si las Mentes de los Hombres se abriesen a nuestra vista, veríamos poca Diferencia entre la del Hombre Sabio y la del Tonto. Hay infinitas Fantasías, innumerables Extravagancias y una perpetua Fila de Vanidades, que atraviesan a ambas. La gran Diferencia es que el primero sabe cómo elegir y hacer uso de sus Pensamientos en una Conversación, suprimiendo algunos y comunicando otros; mientras que el otro los deja brotar en Palabras indiferentemente. Esta clase de Discreción, de todos modos, no tiene Lugar en la Conversación privada entre Amigos íntimos. En tales Ocasiones el Hombre más sabio es el más simple al hablar, porque en verdad la Charla con un Amigo no es nada más que pensar en voz alta.
-----Tulio ha expuesto por ende, con gran precisión, un Precepto dado por cierto Escritor Antiguo, "Que un Hombre debe vivir con su Enemigo de modo tal que exista la Posibilidad de que éste se convierta en su Amigo; y con su Amigo debe vivir de modo tal que, si se convierte en su Enemigo, éste no tenga la Posibilidad hacerle daño." La primera Parte de esta Regla, que concierne a nuestro Comportamiento hacia un Enemigo, es en verdad muy razonable, tanto como prudente; pero la última Parte de la misma, que se refiere a nuestro Comportamiento hacia un Amigo, huele más a Maña que a Discreción, y privará a un Hombre de los mayores Placeres de la Vida, que son las Libertades de la Conversación con un Amigo querido. Además de que cuando un Amigo se convierte en Enemigo, y (como lo llama el Hijo de Sirach) Contador de Secretos, el Mundo basta para acusar la Perfidia de un Amigo, más que la Indiscreción de la Persona que confió en él.
-----La Discreción no sólo se muestra a sí misma en Palabras, sino en todas las Circunstancias de Acción, y es como un Agente Oculto de la Providencia que nos guía y dirige en los Asuntos ordinarios de la Vida.
-----Existen muchas Cualidades más brillantes en la Mente del Hombre, pero no hay ninguna tan útil como la Discreción; es ésta en verdad la que le da Valor a todas las demás, la que las pone a obrar en su justo Lugar y Tiempo, y la que las vuelve una Beneficio para las Personas que las poseen. Sin ella el Conocimiento es Pedantería y el Ingenio Impertinencia; la Virtud misma parece una Debilidad; esos Elementos destacados sólo califican a un Hombre para caer con mayor agilidad en los Errores, y para ser más activo en su propio Perjuicio.
-----La Discreción no sólo hace un Hombre Amo de sus propios Elementos constitutivos, sino de los de los otros Hombres. El Hombre discreto descubre los Talentos de aquellos con quienes conversa, y sabe cómo aplicarlos a Empleos apropiados. Por lo tanto si miramos las Comunidades particulares y Divisiones de Hombres, podemos observar que es el Hombre Discreto, no el Ingenioso, no el Docto, no el Valiente, el que guía la Conversación, y da Moderación a la Sociedad. Un Hombre de grandes Talentos, pero carente de Discreción, es como el Polifemo de la Fábula, Fuerte y Ciego, dotado de una Fuerza irresistible que por falta de Visión no tiene ninguna Utilidad para él.
-----Aunque un Hombre tenga todas las otras Perfecciones, si le falta Discreción, no será de gran Importancia para el Mundo; pero si tiene este solo Talento entre sus Perfecciones, y apenas una Porción común de los otros, podrá hacer lo que quiera en su Lugar particular en la Vida.
-----Al mismo tiempo que creo que la Discreción es el Talento más útil del que un Hombre puede ser Dueño, creo que la Astucia es la Habilidad de las Mentes pequeñas, viles y poco generosas. La Discreción apunta a los Fines más nobles para nosotros, y persigue los Métodos más apropiados y laudables para lograrlos: la Astucia sólo tiene Miras egoístas y privadas, y no se mantiene firme junto a nada que pueda hacerlas triunfar. La Discreción tiene una Mirada profunda y extendida, y como un Ojo bien formado, domina todo un Horizonte: la Astucia es un Tipo de Falta de Vista que descubre los Objetos mínimos que están a la Mano, pero que no es capaz de discernir cosas a la distancia. La Discreción, mientras más conciencia se tenga de ella, da una mayor Autoridad a la Persona que la posee: la Astucia, una vez que se la ha detectado, pierde se Fuerza y vuelve a un Hombre incapaz de realizar aún esos Hechos que podría haber llevado a cabo, de haber pasado simplemente por un Hombre sencillo. La Discreción es la Perfección de la Razón, y una Guía para nosotros frente a todos los Deberes de la Vida; la Astucia es una especie de Instinto que sólo atiende a los Intereses inmediatos y al Bienestar. La Discreción sólo se encuentra en los Hombres de Juicio firme y buen Entendimiento: la Astucia se encuentra a menudo en los Brutos mismos, y en Personas que no son sino los Grados inmediatamente contiguos de aquellos. En síntesis, la Astucia es sólo la Mímica de la Discreción, y puede hacer que Hombres débiles pasen por no serlo, del mismo modo que la Vivacidad es con frecuencia tenida por Habilidad, y la Gravedad por Sabiduría.
-----El Alcance de Mente que es natural en un Hombre discreto, le permite llegar a ver el Porvenir y considerar cuál será su Condición dentro de Muchísimo Tiempo, así como su Estado presente. Él sabe que la Desdicha o la Felicidad que le están reservadas en el otro Mundo, no pierden nada de su realidad por estar a una gran Distancia suya. Los objetos no le parecen pequeños porque estén remotos. Considera que aquellos Placeres y Dolores que se esconden en la Eternidad se acercan más a cada Momento, y que se le presentarán en su total Peso y Medida, tanto más que aquellos Dolores y Placeres que siente en este Instante. Por esta Razón, es cuidadoso de asegurarse a sí mismo aquella Felicidad propia de su Naturaleza, y el Designio último de su ser. Lleva sus Pensamientos hasta el Fin de cada Acto, y considera tanto los Efectos más distantes como los más inmediatos. Reemplaza cada pequeña Perspectiva de Ganancia y de Conveniencia que se le presenta aquí, si no la encuentra consistente respecto de sus Visiones de un futuro. En una Palabra, sus Esperanzas están llenas de Inmortalidad, sus Esquemas son extensos y gloriosos, y su Conducta apropiada para alguien que conoce su verdadero Interés y cómo lograrlo mediante los Métodos convenientes.
-----En este Ensayo sobre la Discreción, he considerado a ésta como un Talento y como una Virtud, y la he descrito por ende en su Extensión total; no sólo en su relación con los Asuntos mundanos, sino en tanto incumbe a nuestra Existencia en su totalidad; no sólo en tanto es la Guía de una Criatura mortal, sino la Directora en general de un Ser racional. Es bajo esta Luz que la Discreción es representada por el Hombre Sabio, quien a veces la menciona con el Nombre de Discreción y a veces con el de Sabiduría. Es ciertamente (como la describí en la última Parte de este Artículo) la Sabiduría más grande, pero al mismo tiempo está en Poder de todos el obtenerla. Sus Beneficios son infinitos, mas su Adquisición es sencilla; o, para hablar de ella en los Términos del Escritor Apócrifo que cité en el Ensayo del Sábado pasado, La Sabiduría es gloriosa, y nunca se desvanece, sin embargo es fácil que aquellos que la aman la vean, y que la encuentren aquellos que la buscan. Ella se adelanta a aquellos que la desean, haciéndose presenta ante ellos. Aquél que la busca tempranamente, no tendrá que realizar un largo Viaje: porque la encontrará sentada a su Puerta. Pensar en ella es por tanto la Perfección de la Sabiduría, y quien aguarda por ella muy pronto perderá todo Cuidado. Porque ella anda buscando a quienes son dignos de ella, mostrándose favorablemente ante ellos en los Caminos, y se encuentra con ellos en cada Pensamiento.

C.


ÍNDICE GENERAL
Sobre el blog

-------------

TRADUCTORES
  • Diego M. dell'Era
  • Agustina Fracchia
  • Jerónimo Ledesma
  • Miguel Rosetti
  • Alonso Ruvalcaba
  • Ramiro Vilar

-------------

ILUSTRADORES
  • Diana Benzecry
  • Guadalupe Silva

-------------

EL ESPECTADOR: ARCHIVO

-------------

LINKS

-------------

-------------