N° 261


E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...



Sábado, 29 de Diciembre de 1711


Γαμος γαρ ανφρωποισιν ευκταιον κακον.- Frag. vet. Poet., Menander, Monostichoi, 102.

Wedlock's an ill men eagerly embrace.

-----Mi Padre, a quién mencioné en mi primera Especulación, y a quien siempre debo nombrar con Honor y Gratitud, me habló muchas veces sobre el Tema del Matrimonio. En la Época de mi mocedad me hallaba consagrado, en parte por Consejo suyo, y en parte debido a mis propias Inclinaciones, a hacerle la Corte a un Persona de una gran Belleza, y que ante mis primeras Aproximaciones parecía no sentir ninguna Aversión hacia mí; pero como mi natural Taciturnidad me impedía mostrar mis mejores Cualidades, ella comenzó gradualmente a verme como un Tipo torpe, y resolviendo considerar el Mérito más que cualquier otra Cosa en la Persona que realizara la Solicitud de su Mano, se casó con un Capitán de Dragones que terminó siendo reclutado para marchar a una Campaña.
-----Este Accidente desafortunado me provocó una Aversión respecto de esos Tipos bonitos desde entonces, y me desalentó de probar Suerte con el Bello Sexo. Las Observaciones que hice en esta Conjetura, y los repetidos Concejos que recibí en esa Época del buen Anciano antes mencionado, han producido el siguiente Ensayo sobre el Amor y el Matrimonio.
-----La Parte más agradable de la Vida de un Hombre es generalmente aquella que pasa de Cortejo, siempre que su Pasión sea sincera, y la Persona amada sea discreta. El Amor, el Deseo, la Esperanza, todos los Impulsos del Alma se dirigen a su Prosecución.
-----Es más común para un Hombre artero que no está enamorado, persuadir a Su Señora de que siente gran Pasión por ella, y triunfar en su Busca, que para uno que ama con la mayor de las Violencias. El verdadero Amor padece diez mil Pesares, Impaciencias y Resentimientos, que vuelven a un Hombre desagradable a los Ojos de la Persona cuyo Afecto solicita: además de que arruina su Figura, le da Temores, Recelos y Pobreza de Espíritu, y a menudo lo hace parecer ridículo en aquellas cosas que quiere resaltar de sí mismo.
-----Los Matrimonios que más desbordan Amor y Constancia son aquellos que fueron precedidos por un largo Cortejo. La Pasión debe echar Raíces y cosechar Fortalezas antes de que el Matrimonio se injerte en ella. Un largo Curso de Esperanzas y Expectativas fija la Idea en nuestras Mentes, y nos habitúa al Cariño por la Persona amada.
-----No hay nada de mayor Importancia para nosotros que las buenas Cualidades de la Persona con quien nos uniremos de por Vida; no sólo hace nuestro Momento presente feliz, sino que a menudo determina nuestra Felicidad para toda la Eternidad. Donde la Elección es dejada a los Amigos, el Punto principal bajo Consideración es el Patrimonio: donde las Parejas eligen por sí mismas, sus Pensamientos se dirigen más hacia la Persona. Ambos tienen sus Razones. Los primeros procurarán muchas Conveniencias y Placeres de la Vida para la Pareja cuyos Intereses defienden; y al mismo tiempo ellos esperan que la Riqueza de su Amigo se vuelva hacia su propio Crédito y Beneficio. Los otros están preparando para sí un Regocijo perpetuo. Una buena Persona no sólo se enamora sino que continúa amando, y alimenta un Placer y una Complacencia secretos en el Observador, cuando los primeros Calores del Deseo se han extinguido. Este Amor da a la Esposa o al Marido Aliento tanto entre Amigos como Extraños, y generalmente llena a la Familia de una saludable y hermosa Estirpe de Niños.
-----Yo preferiría a una Mujer que fuese agradable a mis propios Ojos y que no fuese monstruosa ante los del Mundo, a una Belleza Célebre. Si te casas con una que se destaca por su hermosura, debes sentir una Pasión violenta por ella, o no tienes el Gusto apropiado para apreciar sus Encantos; y si sientes esa Pasión por ella, estarás en condiciones pero serás acosado por Temores y Celos.
-----La Bondad y la Serenidad de Temperamento te proporcionarán una Compañía tranquila de por Vida; la Virtud y el buen Juicio, un Amigo agradable; el Amor y la Constancia, una buena Esposa o un buen Marido. Por cada Persona con todos estos Logros que conocemos, encontramos cien sin ninguno de ellos. El Mundo, no obstante, está más concentrado en Séquitos y Carruajes, y en las Partes ostentosas de la Vida; amamos más para deslumbrar a la Multitud, que para tener en cuenta nuestros propios Intereses, y, como ya he observado en otro lado, una de las Pasiones más inexplicables de la Naturaleza humana es que hacemos nuestro mayor Esfuerzo por parecer tranquilos y felices ante los otros, antes que hacer lo necesario para serlo en verdad. De todas las Disparidades que en el Humor representan a los más infelices Matrimonios, pocas entran en nuestros Pensamientos en el momento de contraer ese Lazo. Varios que en este Respecto están unidos de modo desparejo, y que no hallan sosiego en sus Vidas con una Persona de un Carácter particular, podrían haber estado satisfechos y felices con una Persona opuesta a ellos, sin importar que sean acaso igualmente virtuosos y elogiables en su Tipo.
-----Antes del Matrimonio no podemos ser demasiado inquisitivos y discernir en las Faltas de una persona amada, ni después del mismo hacer la vista gorda y ser superficiales. No importa cuán perfecta y distinguida te parezca una Persona a la Distancia, siempre encontrarás muchas Manchas e Imperfecciones en su Humor al tener un Conocimiento más íntimo, que antes nunca habrías descubierto o sospechado. Es aquí por lo tanto donde la Discreción y la Bondad muestran su Fortaleza; la primera impedirá que tus Pensamientos permanezcan en lo que es desagradable, la otra elevará en ti todas las Ternuras de la Compasión y la Humanidad, y gradualmente suavizará aquellas mismas Imperfecciones hasta volverlas Bellezas.
-----El Matrimonio alarga el Cuadro de nuestras Felicidades y Miserias. Un Matrimonio por Amor es grato; un Matrimonio por Interés es cómodo; y un Matrimonio en el que se combinan ambas, feliz. Un Matrimonio feliz contiene en sí todos los Placeres, los Gozos del Juicio y la Razón, y ciertamente, todas las Dulzuras de la Vida. Nada constituye una Marca mayor de una Época degenerada y viciosa que el común Ridículo que transcurre en este Período de la Vida. Es, por cierto, sólo feliz para aquellos que pueden mirar con Desdén y Negligencia las Impiedades de la Época, y pisar a un tiempo los Caminos de la Vida en un constante y uniforme Curso de Virtud.


ÍNDICE GENERAL
Sobre el blog

-------------

TRADUCTORES
  • Diego M. dell'Era
  • Agustina Fracchia
  • Jerónimo Ledesma
  • Miguel Rosetti
  • Alonso Ruvalcaba
  • Ramiro Vilar

-------------

ILUSTRADORES
  • Diana Benzecry
  • Guadalupe Silva

-------------

EL ESPECTADOR: ARCHIVO

-------------

LINKS

-------------

-------------