Lunes, 30 de Abril de 1711

Omnes ut Tecurn meritis pro Talibus annos
Exigat, et pulchra faciat Te prole parentum.- Virg.

Un Corresponsal ingenioso, como una Esposa vivaz, siempre se quedará con la última Palabra. No pensé que mi última Carta a la Fraternidad deforme ocasionaría Respuesta alguna, especialmente porque les había prometido una Visita tan súbita; pero como estiman que su Veneración hacia mí nunca es lo suficientemente honda, ya me han enviado una Respuesta. En cuanto a la Propuesta de Casamiento entre la sin par Hecatissa y yo, no tengo más que una Objeción; y es ésta: que la Sociedad entera querrá conocerla, ¿y quién puede estar seguro de conservar por mucho Tiempo el Corazón de una Mujer que tiene tantas Opciones? Este Peligro es el que más me alarma, pues la Dama en cuestión parece particularmente vulnerable a Caballeros de ese Estilo.

-----Creo que instruiré a mi Corazón para que confíe en ella; y no pensaré mal de mi Dama porque haya un Epigrama, escrito por un Muchacho listo, que la difama; pues ello no hace más que encomendármela. Además, no puedo sino mostrar que su Malicia ha sido robada de Marcial:

Tacta places, Audita places, si non videare
Tota places, neutro, si videare, places.

Whilst in the Dark on lily soft Hand I hung,
And heard the tempting Siren in thy tongue,
What Flames, what Darts, what Anguish I endured!
But when the Candle enter'd I was cur'd.

-----'Hemos recibido la Carta que nos envió como una Señal de su Favor y fraterna Afección. Estaremos calurosamente agradecidos de ver su breve Rostro en Oxford: y dado que la Sabiduría de nuestra Legislatura ha quedado inmortalizada en sus Especulaciones, y grabadas nuestras Deformidades personales, de alguna Manera, para la Posteridad, nos colma de Gratitud recibir con el máximo Respeto a todas aquellas Personas que, por sus extraordinarios Méritos Ud. considere apropiado, de vez en cuando, recomendar para el Consejo. En cuanto a la Damisela Picta, le hemos preparado un cómodo Sillón en el Extremo superior de la Mesa; el cual, sin duda, ella honrará con su espantoso Aspecto, cuya Fealdad nativa y carente de Afectación le caerá mejor a este Asiento que todos los Aires artificiales del Lápiz, los cuales (como Ud. ha tenido la Agudeza de observar) se esfuman como Suspiros; y el Templo corre el riesgo de ser profanado por el algún Adorador que le inflija un Saludo, y en el Sentido literal de nuestros Poetas, la arrebate para sellarle unos suaves Besos y devorarle sus Labios que se derriten: en suma, los únicos Rostros de Tipo Picto que soportarán el Clima deben ser del Tinte del Dr. Carbunclo; aunque pintar los suyos, en verdad, le ha costado un Triunfo; sin embargo, se ufana como Zeuxes, In eternitatum pingo; y con frecuencia dice en tono de broma a los Rubios, que si quisieran adquirir Colores que soportaran los Besos, no es Pintura sino Bebida lo que necesitarían para ganarse un Semblante: una Máxima que en nuestra Época se ha seguido con no poco Éxito; ha sido tan admirable en sus Efectos como los famosos Cosméticos publicitados en el Post-man, y ha sido inventada por el renombrado Hipócrates británico de Mortero y Almirez, que torna a la Fiesta, a su debido Tiempo, rozagante, saludable y airosa; y constituye la mejor y más aprobada Receta en existencia contra la Fiebra de los Espíritus. Pero volviendo a nuestra Candidata Femenina, quien, según entiendo, ha vuelto en sí y ya no presentará falsos Colores; como es la primera de su Sexo que nos hace tal inmenso Honor, pronto será, tanto en Verso como en Prosa, la Dama con la Deformidad más celebrada en vida; y se dará cita con Admiradores tan aterradores como ella. Con todo, tratándose de una Dama con una Cabeza que alberga tantas Previsiones, creo pertinente imaginar que tiene Designios ulteriores en los que Ud. aun no ha penetrado; y quizá preste más atención al ESPECTADOR que a ninguno de su Fraternidad, en tanto lo considera la Persona que más desearía como Amante en todo el Mundo: y en tal caso, no puedo sino aplaudir su Elección; y me haría dichoso que estuviera en mi Poder llevar a cabo un amistoso Encuentro entre dos Rostros en tan diferentes Extremos, como el único Recurso posible para enmendar la Raza y rectificar la Fisonomía de la Familia de ambos Lados. Reitero: como la Dama hace gala de fluidísima Elocución, no deberá Ud. temer que su hijo nazca mudo, lo que de otra manera Ud. tendría Razones para sospechar. Para serle franco, no veo nada escandaloso en este Asunto: pues si bien ella no tiene un Rostro como de John-Apple, sino que, así como un finado Amigo mío que a la edad de Sesenta y Cinco años se le atrevió a una Jovenzuela de Quince, con frecuencia me dio a entender, durante los restantes cinco Años de su Vida, que, aunque se veía veía entonces, cuando se habían casado su Esposa y él no sumaban más de Ochenta; así también la Sra. Hecatissa podría con toda justicia alegar de ahora en más que, aunque su Cara sea tan larga como algunos dicen, en el día de su Boda el Sr. ESPECTADOR y ella tuvieron medio Codo de Cara entre ellos: y ello, conforme a lo que, como siempre mantuvo mi loable predecesor, el Sr. Sargento Barbilla, no excede la verdadera Proporción oval entre Marido y Mujer. Pero como esto puede parecerle nuevo a Ud., que hasta ahora no tenía Expectativas sobre las Mujeres, le concederé todo el Tiempo que sea necesario para que lo considere; no sin la Esperanza de confirmar al fin que sus Pensamientos se añaden a los míos, lo cual sería un Honor anhelado por,
---------------Señor,
----------Su Amigo seguro,
---------------y más humilde Servidor,
--------------------Hugh Gobling Praeses.'

La Carta siguiente no contiene mucho; pero dado que su Escritura contribuye a mi Alabanza, no puedo por ningún Motivo resignarme a suprimirla.

'SEÑOR,

-------Ud. propuso, en su ESPECTADOR del Martes pasado, la Hipótesis del Sr. Hobbs para resolver ese extraño Fenómeno, la Risa. Ud. ha conferido Valor a esa Hipótesis al propugnarla Ud. mismo; pues si hubiera continuado en manos del Sr. Hobbs, Nadie le habría prestado atención. Ahora bien, ello presenta el siguiente Caso para la Perplejidad: una cierta Compañía reía calurosamente, en razón de la Lectura del mismísimo Diario suyo: y la Verdad es que hace falta un Hombre con un grado de Constancia más alto que el nuestro para sostenerse en pie ante tanta Comedia. Ahora, hay pocos Hombres en el Mundo que hayan perdido tanto el Buen Juicio como para considerarse más locos que Ud. Entonces díganos, por Favor, ¿cómo justifica Ud. su Hipótesis de la Risa?

Jueves, 26 del------------Su más humilde,
Mes de los Tontos.-----------------Q. R.'

'SEÑOR,

-----En respuesta a su Carta, lo insto a que recobre la Compostura y recuerde; y hallará que, cuando tuve el Honor de que Ud. se divirtiera tanto con mi Diario, en Realidad Ud. se reía del Idiota, del Cortesano Alemán, del Boquiabierto, del Bufón, del Mercero, del Bromista, del Blanco de todas las Bromas, y no de

---------Su humilde Servidor,
-----------------El ESPECTADOR.'



Sábado 28 de Abril de 1711

Torquet ab Obscenis jam nunc Sermonibus Aurem. –Hor.

-----Sr. ESPECTADOR,

-----Mi Fortuna, Clase y Persona son tales que me vuelven tan Conspicua como cualquier Muchacha de la Ciudad. Está en mi Poder el disfrutar de todas sus Vanidades; pero, gracias a una Educación muy esmerada, he contraído una fuerte Aversión por las Actitudes y Modales descarados que se cultivan en todos los Lugares Públicos y Reuniones. Atribuyo esta Costumbre, sobre todo, al Estilo y Maneras de nuestras Obras de Teatro: ayer por la Noche estuve en el Funeral, donde el Confidente Enamorado de la Obra, hablándole a su Amada, gritó: –¡Oh, esa Harriot! ¡Estrechar con mis Brazos la Cintura de esa Belleza que primero se resiste y luego cede! Una Escena como esta no debió, bajo ningún punto de vista, ser representada ante una Audiencia Casta y Normal. Espero su Opinión sobre la Frase, y recomiendo a su Consideración, como ESPECTADOR, la conducta de la Escena Teatral del presente en relación con la Castidad y la Modestia.

----------------------------Soy, SEÑOR,
------------------------------------------Su Lectora Fiel
--------------------------------------------------de buenos Deseos.


-----Tan justa es la Queja de esta Jovencita, que la Grosería de la Ofensa llega a disgustar a Personas que desconocen esa Delicadeza y Modestia, de la cual ella es Dueña. Pero hay mucho que decir en Defensa de un Autor: Si la Audiencia considerase por un momento la Dificultad de sostener un Diálogo ágil durante cinco Actos seguidos, le concedería al Escritor, cuando carece de Ingenio y no puede complacer de ninguna otra manera, que eche mano a un poco de Obscenidad. Un Poeta diría que nadie escribió jamás algo Obsceno por otra Razón que no fuera la Falta de Inventiva. Cuando el Autor ya no puede sacar de sí mismo nada de aquello que es superior al Grueso de la Audiencia, su Recurso natural es apelar a aquello que tiene en común con él; y una Descripción que gratifica un Apetito sensual resultará complaciente, cuando el Autor ya no posea nada más de sí para Deleite de una Imaginación refinada. Es a esa gran Pobreza a la que debemos imputarle aquella y todas las otras Frases de las Obras que sean del mismo Tenor, y que comúnmente son llamadas Expresiones Pícaras (Luscious Expressions).
-----Este Manera de compensar las Deficiencias del Ingenio, ha sido usada, en mayor o menor medida, por Autores de éxito; aunque sé sólo de uno que expresamente ha escrito una Obra sobre la Base del Deseo de Multiplicar nuestra Especie, y es el Refinado Sir George Etherege, si es que entiendo bien lo que hace la Dama de la Obra titulada Ella lo haría si pudiera. Otros Poetas, aquí y allá, han insinuado que ése era su Deseo, mediante todos los Ocultamientos y Afectaciones de que una Dama es capaz; pero ningún Autor, excepto éste, lo ha hecho de un modo tan Explícito, poniendo dicho Propósito frente a la Imaginación de la Audiencia de Principio a Fin de la Comedia. Y la Obra ha prosperado en consecuencia; ya sea porque quienes van a verlas lo harían si pudieran o que los Inocentes concurran para enterarse qué es lo que Ella haría si pudiera, la Obra siempre ha sido bien recibida.
-----UUna Frase pesada y vacía se eleva, cuando se le suma una lasciva Gesticulación Corporal; y cuando es tan baja que ni siquiera así puede elevarse, un Sentido insípido cobra cierta vida si se vuelve doble. Los Escritores que carecen de Genio nunca se privan de mantener este Secreto en reserva, para hacer Reír o suscitar un Aplauso. Yo, que nada sé de Mujeres salvo por lo que veo en las Obras, puedo proponer varias Conjeturas sobre la Estructura general del bello Sexo, con sólo ubicarme inocentemente en el Parterre y dejándome atropellar por las Enaguas de las Bailarinas; las Ventajas de cuyas lindas Personas son de gran ayuda para una Obra tediosa. Cuando un Poeta flaquea y escribe lascivamente, una linda Muchacha puede moverse lascivamente, y obtener el mismo buen Resultado para el Autor. Los Poetas tediosos utilizan, en este Caso, a su Audiencia, como los Bufones divierten a sus Protectores; cuando ya no pueden hacerlo con Ingenio o Humor, les endulzan el Oído con algo agradable a su Temperamento, aunque esté por debajo de su Inteligencia. Apicio no puede contener el regocijo que le produce oír la descripción de una deliciosa Comida; ni Clodio, si le describes una Belleza exuberante: aunque al mismo Tiempo, si no despiertas esas Inclinaciones en ellos, ningún Hombre será mejor Juez que ellos de qué cosas son Rectas y Delicadas en una Conversación. Pero como ya he observado antes, es más fácil hablarle al Hombre, que al Hombre Juicioso.
-----Es de destacar que los Escritores con una Formación inferior, están dotados de un Ingenio superior para lo Picaresco. Las Poetisas de nuestra Época han logrado Maravillas en este sentido; y nos sentimos en deuda con la Dama que escribió Ibrahim, por haber introducido una Escena preparatoria antes de la Acción misma, en la cual el Emperador arroja su Bata como Señal para que su Amante lo siga a la parte retirada del Seraglio. Debemos confesar que su Majestad Turca tenía un Buen Semblante cuando se marchó, pero nos pareció que los que nos quedamos a la Espera hicimos un Papel triste. Esta ingeniosa Dama, en este ejemplo de Obscenidad, refinó a una Autora del mismo Sexo que, en su El Aventurero, hace que un Hacendado Rural se desnude hasta quedarse sólo en sus Calzoncillos Holandeses. Pero si Obtuso desilusiona, queda sobreentendido que el Emperador sigue hasta las últimas Consecuencias. La Broma de Desnudarse casi por completo ha sido desde entonces practicada muy exitosamente donde de hecho debe haberse iniciado: en la Feria Bartholomew.
-----No debe omitirse, que en una de las Composiciones femeninas mencionadas arriba, el Aventurero es enviado muy frecuentemente con el mismo Cometido, según lo recuerdo, más de una vez por Acto. Esto no es del todo antinatural; porque, según dicen, los Autores Hombres se representan a sí mismos en sus Personajes principales, y a las Escritoras Mujeres se les puede conceder, entonces, la misma Libertad. Así, del mismo modo que el Ingenio Masculino le da a su Héroe una buena Fortuna, las Mujeres dan a su Heroína, hacia el final de la Obra, un Galán espléndido. Pero, en verdad, casi no hay una Obra que podamos ver, donde el Héroe o un fino Caballero de la misma no se retire pavoneándose de ese modo y nos deje pensando qué clase de Indirecta nos ha dirigido o haciendo lo que se nos antoje. Dicho claramente, un Hombre que frecuenta el Teatro tendría una Idea muy respetable de sí mismo si recordara cuán a menudo ha sido usado como Alcahuete de Tiranos violadores o Libertinos seductores. Cuando los Actores hacen su Salida en estas favorables Circunstancias, las Damas están seguras de recibir una Mirada escrutadora desde el Parterre para ver de qué modo reaccionan a lo que pasa; y unos pocos Tontos lujuriosos se encuentran prestos a emplear sus Talentos para Mirar con Impunidad y Sangre Fría. Incidentes como estos hacen que algunas Mujeres se abstengan por completo de acudir al Teatro; mientras que otras jamás se pierden el Día del Estreno, al menos que la Obra sea tan obscena que les impida concurrir con alguna Compostura al Día siguiente.
-----Si los Hombres de Ingenio que se consideran aptos para escribir Obras teatrales, en lugar de producir Deleite esta manera tan piadosa, dedicaran su Inteligencia a elevarse por encima de los buenos Impulsos naturales que vemos en su Audiencia, y no se intoxicaran con el Vicio y la Lujuria, no sólo procurarían Placer sino también Utilidad. Si un Hombre desea Escribir de una Manera novedosa, ¿no podría ése que ahora es representado como un fino Caballero, aunque traiciona el Honor y el Lecho de su Vecino y Amigo, y se acuesta con la mitad de las Mujeres de Obra y que es recompensado al final quedándose con la que tiene el mejor Personaje de la Obra; lo que digo es si éste Sujeto, en el Sentido de darle a la Comedia otra Perspectiva, no podría entretener a la Audiencia del mismo modo si en medio de la Catástrofe se descubriera Traidor, y se lo tratara en consecuencia con Desprecio? Raramente vemos a una Persona consagrarse a más de un Querido Vicio por vez, de modo que queda espacio suficiente para atraer el Corazón de los Hombres hacia el Bien y lo Conveniente, si los Poetas lo intentan con la Honestidad que conviene a sus Personajes.
-----No hay ningún Hombre que ame a su Botella o a su Querida de un modo tan exclusivo como para no ser capaz de disfrutar de un Personaje agradable, que no sea en absoluto Esclavo de esos Amores. Un Hombre que es Moderado, Generoso, Valiente, Casto, Confiable y Honesto, puede, al mismo tiempo, tener Ingenio, Humor, Hilaridad, Buena educación y Galantería. Mientras pone en práctica estas últimas Cualidades, podrán inventarse veinte Oportunidades para mostrar que es un Maestro de las otras nobles Virtudes. Estos Personajes impresionarían y amonestarían el Corazón de un Hombre Juicioso, si se ha entregado a sus Placeres. Vería que estuvo equivocado todo este tiempo, y se convencería de que una Constitución sana y un Espíritu inocente son los verdaderos ingredientes para disfrutar la Vida. Todos los Hombres de verdadero Gusto verían en quien dirigiese sus Intenciones de este modo, a un Hombre de Ingenio, a un Amigo y Benefactor de su País; pero yo no sabría qué Nombre le darían al que emplea su Capacidad con Fines opuestos.
R.



Viernes 27 de Abril de 1711


Nunquam aliud Natura, aliud Sapientia dixit.—Juv.

-----Cuando los cuatro Reyes Indios estuvieron en este País, hace alrededor de doce meses, a menudo me mezclaba con la Muchedumbre y los seguía durante todo el Día, maravillados ante la Visión de todo cuanto es nuevo o fuera de lo común. Luego de su partida he recurrido a un Amigo para hacer Preguntas a su Casero el Tapicero acerca de sus Costumbres y Conversación, así como también de los Comentarios que hicieron en este País: Pues, luego de haber recibido una buena Opinión de estos Extranjeros, estaba muy deseoso de aprender qué Ideas han concebido sobre nosotros.
-----Hallando a mi Amigo muy interesado en sus Huéspedes, el Tapicero le entregó un pequeño Fajo de Papeles, los cuales, según aseguró, habían sido escritos por el Rey Sa Ga Yean Qua Rash Tow y, supone, olvidados por Error. Estos Papeles ya han sido traducidos y contienen en abundancia peculiares Observaciones realizadas por esta reducida Fraternidad de Reyes durante su Estadía en la Isla de Gran Bretaña. A continuación, presentaré a mi Lector una breve Muestra de ellas, y en el futuro le comunicaré otras. En el Artículo sobre Londres se encuentran las siguientes Palabras, que sin duda se refieren a la Iglesia de St. Paul.
-----‘En la Parte más alta de la Ciudad se encuentra una gran Casa, lo suficientemente grande como para albergar a toda la Nación de la cual soy Rey. Nuestro buen Hermano E Tow O Koam, Rey de los Ríos, es de la Opinión de que fue hecha por las Manos de ese gran Dios al que está consagrada. Los Reyes de Granajah y de las Seis Naciones creen que fue creada junto con la Tierra, producida el mismo Día que el Sol y la Luna. Por mi parte, de acuerdo con la Información más precisa que he podido recabar sobre el Asunto, tiendo a creer que este Edificio prodigioso fue dotado con la Forma que posee actualmente utilizando Herramientas e Instrumentos de los que se encuentran en gran Variedad en este País. Probablemente no se tratara al principio más que de una gran Roca informe sobre la Cima de una Colina; y luego de cortarla para que tomase una Forma regular, fuera perforada y vaciada con increíble Esfuerzo e Industria por los Nativos del País. De ese modo, puede haber adquirido esas hermosas Bóvedas y Cavernas en las que se divide actualmente. Tan pronto como la Roca fue moldeada de esta Forma hasta conformar el Gusto, un prodigioso Número de Manos debe haber sido empleado para pulir su Exterior, que es hoy tan suave como la Superficie de un Cristal y en algunos Lugares se encuentra comprimido en la Forma de Pilares que se levantan como Troncos de Árboles rodeados en la Copa por Guirnaldas de Hojas. Es probable que, al comenzar esta magnífica Obra, quizás hace Cientos de Años, este Pueblo tuviera algún tipo de Religión; pues le dan el Nombre de Templo, y de acuerdo con la Tradición, ha sido creado para que los Hombres ofrezcan sus Votos. Y ciertamente hay muchas Razones que nos inducen a pensar que antaño los Nativos de este País tenían entre ellos algún tipo de Culto, pues consideran sagrado el último de cada siete Días: Sin embargo, al visitar uno de estos Recintos sacros en ese Día, no pude Observar ninguna Circunstancia de Devoción en su Comportamiento: Había, ciertamente, un Hombre de Negro que se ubicaba por encima del resto y que parecía decir algo con mucha Vehemencia; pero en lo que respecta a aquellos dispuestos por debajo de él, en lugar de mostrar su Adoración a la Deidad del Lugar, la mayoría se reverenciaban mutuamente, y un número considerable se había quedado dormido.
-----La Reina del País designó dos Hombres para acompañarnos que conocían lo suficiente nuestro Lenguaje como para hacerse entender en algunos Asuntos puntuales. Pero pronto percibimos que estos dos eran mutuos Enemigos y no siempre acordaban en una misma Narración. Pudimos hacer algunas Operaciones para enterarnos por uno de ellos de que esta Isla estaba infestada con una monstruosa Especie de Animal, con forma de Hombre, llamado Whig; y varias veces nos dijo que esperaba no encontráramos ninguno en el Camino, pues seguramente nos golpearía por ser nosotros Reyes.
-----Nuestro otro Intérprete solía hablar mucho de otra variedad de Animal llamado Tory, que era tan monstruoso como el Whig, y que nos maltrataría por ser Extranjeros. Estas dos Criaturas, según parece, nacen con una secreta Antipatía entre sí, y al verse se atacan tan naturalmente como el Elefante y el Rinoceronte. Como no pudimos ver ninguna de estas Especies, nos inclinamos a pensar que nuestro Guías nos engañaron con Imágenes distorsionadas y Ficciones, y nos entretuvieron con el Relato de Monstruos que no existen realmente en su País.
-----Para comprender estos Particulares tuvimos que modificar un poco el Discurso de nuestros Intérpretes; que articulamos tan bien como pudimos, pudiendo entender únicamente unas pocas Palabras de lo que decían, y luego construyendo el Sentido entre nosotros. Los Hombres del País son muy astutos e ingeniosos en la fabricación de Artesanías; y sin embargo tan holgazanes que con frecuencia vimos a jóvenes escuálidos y saludables siendo transportados de un lado a otro, en pequeños Cuartos cubiertos, por dos Porteros contratados para este Servicio. Sus Vestidos son igualmente bárbaros, pues prácticamente estrangulan a la altura del cuello, y atan sus Cuerpos con tantas Ligaduras, que nos inclinamos a pensar que son ellas la Causa de tantos Padecimientos de que nuestro País se ve libre. En lugar de las hermosas Plumas con que nosotros adornamos nuestras Cabezas, ellos compran monstruosos Arbustos de Pelo que cubren sus Cabezas y bajan en largo Vellón hasta la Mitad de la Espalda; y con ellos recorren orgullosos todo el largo de las Calles, como si fuera de su propia cosecha.
-----Fuimos invitados a uno de sus Entretenimientos públicos, donde esperábamos ver a los grandes Hombres de su País corriendo tras un Venado o arrojando una Lanza para poder descubrir quiénes eran las Personas de mayor Habilidad entre ellos; pero en su lugar, fuimos conducidos a un gran Salón iluminado por gran cantidad de Velas, donde esta Gente perezosa se sentaba quieta durante más de tres Horas para ver Actos de Destreza llevados a cabo por otros, que, según parece, eran contratados a tal efecto.
-----En cuanto a las Mujeres del País, no pudiendo hablar con ellas, pudimos únicamente realizar nuetras Observaciones a Distancia. Ellas dejan crecer el Cabello de sus Cabezas; pero así como los Hombres ostentan orgullosamente en sus Cabezas Cabello que no es el propio, las Mujeres, que según dicen poseen muy fino Cabello, lo atan en un Nudo, y lo cubren para que no sea visto. Las Mujeres parecen Ángeles, y serían más bellas que el Sol si no fuera por unas pequeñas Manchas negras que tienden a brotar en sus Rostros, y que muchas veces forman extrañas Figuras. He observado que estas pequeñas Imperfecciones se gastan rápidamente, pero cuando desaparecen en una Parte del Rostro, prontamente hacen su aparición en otra; tanto así que he visto una Mancha sobre la Frente por la Tarde, que se había trasladado al Mentón la Mañana siguiente.’
-----El autor procede luego a mostrar lo Absurdo de Calzones y Enaguas, junto con otras curiosas Observaciones que reservaré para otra Ocasión. No puedo sin embargo concluir este Escrito sin advertir que entre estos extravagantes Comentarios aparece aquí y allá alguno bastante razonable. No puedo tampoco dejar de observar que todos somos culpables en alguna Medida de la misma limitada manera de Pensar que encontramos en este Resumen del Diario Indio cuando consideamos ridículas y extravagantes las Costumbres, Vestidos y Modales de otros Países porque no se parecen a las nuestras.
C.



Jueves, 26 de Abril de 1711


Hominem pagina nostra sapit.- Marcial

Es muy natural para un Hombre que no está hecho para Alegres Reuniones de Hombres, o Asambleas del Bello Sexo, deleitarse en el tipo de Conversación que hallamos en los Cafés. Aquí, un Hombre de mi Temperamento está en su Elemento; pues si no puede hablar, al menos puede resultar agradable a su Compañía, y contentarse con ser un Oyente. Es un Secreto compartido entre pocos, que no deja de rendir provecho en la Conducta de la Vida: Cuando entable una Conversación con un Hombre, lo primero que Usted debe considerar es si éste tiene una mayor Inclinación a escucharlo, o a que Usted lo escuche. Este último caso es el Deseo más generalizado, y conozco Aduladores muy capaces que nunca dirían una Palabra de Alabanza hacia aquellos de quienes obtienen Favores diarios, y en cambio prestan la más esforzada Atención a quienquiera que esté conversando con ellos. A todos nos causa Curiosidad observar el Comportamiento de los Grandes Hombres y sus Clientes; pero las mismas Pasiones e Intereses mueven a los Hombres de las Esferas inferiores; y yo (que no tengo otra cosa que hacer que formular estas Observaciones) veo en cada Parroquia, Avenida, Sendero y Callejón de esta populosa Ciudad, un pequeño Potentado que lidera su Corte, y los Adulones que siembran Trampas para obtener su Afecto y su Favor, mediante las mismas Artes que utilizan sobre Hombres de Estratos superiores.
-----En el Lugar que suelo frecuentar, los Hombres difieren más en cuanto a la Hora del Día en que llegan que en las relativas Grandezas de unos u otros. Yo, que me aparezco por el Café a las Seis de la Mañana, sé que mi Amigo Beaver el Mercero tiene una Cohorte de Amigos y Admiradores más surtida que la mayoría de los Cortesanos o Generales de Gran Bretaña. Cada uno de los Hombres a su alrededor lleva un Diario en la Mano; pero ninguno siquiera sospecha qué Pasos se tomarán en las Cortes de Europa, hasta que el Sr. Beaver haya depuesto su Pipa para declarar qué Medidas deben llevar a cabo los Aliados ante esta nueva Coyuntura. Nuestro Café está cerca de los Tribunales, en Inns of Court, y Beaver tiene la Audiencia y la Admiración de sus Vecinos desde las Seis hasta las Ocho menos Cuarto, hora en que lo interrumpen los Estudiantes del Lugar; algunos de los cuales ya están vestidos para Westminster, a las Ocho de la Mañana, y a juzgar por sus Rostros están tan ocupados que parece que estuvieran involucrados en todas las Causas allí entabladas; otros llegan todavía con los Pijamas puestos, con la esperanza de pasear todavía un rato, como si nunca tuvieran que presentarse en el Edificio. No recuerdo haber encontrado, en ninguna de mis Caminatas, Objetos que hayan provocado a mi Spleen y mi Risa con tanto efecto como estos Jóvenes del Café Grecian, el Squire, el Searle y todos los otros Cafés adyacentes a Tribunales, que se levantan temprano sin otro propósito que hacer pública su Haraganería. Uno pensaría que estos Virtuosos consideran que una alegre Gorra y unas Pantuflas, una Bufanda y una Bata colorida son Insignias de Dignidad; pues estos Vanidosos se juntan con un Aire tal, que parece que se aprecian unos a otros por sus Vestimentas. He observado que la Superioridad entre ellos procede de una Opinión sobre la Moda y la Galantería: El Caballero con Faja color Frutilla, que preside con tanta autoridad sobre el resto, tiene, al parecer, un Abono a la Ópera que dura todo el Invierno, y se supone que recibe Favores de una de las Actrices.
-----Cuando el Día se vuelve muy atareado como para que estos Caballeros disfruten los Placeres de vestir Deshabillé con Aires de Seguridad en sí mismos, le ceden el Lugar a los Hombres que revelan en su Rostro una inclinación hacia los Negocios y el Sentido Común, y que vienen al Café para concretar Transacciones o bien para disfrutar de la Conversación. Las Personas cuyo Comportamiento y Discurso tengo en mayor estima son las que se hallan entre estos dos Grupos de Hombres: Aquellos cuyos Espíritus no son tan Activos como para impedirles ser felices en la Vida privada, y aquellos cuya Constitución no es tan tibia que los lleve a comportarse con Negligencia en los Deberes y Relaciones de la Vida. Esta Clase de Personas comprende a los Miembros más dignos de la Humanidad; de ella provienen todos los Padres buenos, Hermanos generosos, Amigos sinceros y Súbditos fieles. Su Entretenimiento deriva más de la Razón que de la Imaginación: Lo cual es la Causa de que no haya Impaciencia o Inestabilidad en su Discurso y sus Acciones. Verá en sus Semblantes que se hallan cómodos, y que cuentan con una calma Consciencia del Instante que pasa, sin deseos de avivarlo mediante la satisfacción de alguna Pasión, o de llevar a cabo algún Plan. Así son los Hombres formados para la Sociedad, y para esas pequeñas Comunidades que llamamos Vecindarios.
-----El Café es el Lugar de Encuentro de todos los que viven en las cercanías, y que ansían la Vida tranquila y ordinaria. Eubulus preside durante el Mediodía, hora en que se reúne esta Asamblea de Hombres. Disfruta de su gran Fortuna con soltura, pero sin dilapidarla en Gastos; y pone en práctica muchas nobles y útiles Cualidades, pero sin desempeñar un Cargo público. Su Sabiduría y Conocimiento están al Servicio de todos aquellos que estimen provechoso hacer uso de ellos; y ejerce el Rol de Consejero, Juez, Albacea y Amigo de todos sus Conocidos, no solo sin exigir nada a cambio, sino también rehusándose a la Deferencia y homenaje que se les suele rendir a los que ejercen tales Oficios. Le desagrada que le den las Gracias. La mayor Gratitud que Usted le puede mostrar es hacerle saber que se ha convertido en un mejor Hombre gracias a sus Servicios; y que está dispuesto a hacer Favores a los demás, como él se los ha hecho a Usted.
-----En las Exigencias privadas de sus Amigos presta, a Valor legal, Sumas considerables que le retribuirían mucho más si las invirtiera en Bonos Públicos. Nunca considera en qué Manos su Dinero se reproduciría más, sino dónde hará el mejor Bien.
-----Eubulus tiene una Autoridad tan grande sobre su pequeña Audiencia diurna, que cuando sacude su Cabeza ante alguna Noticia pública, todos parecen abatidos; y por el contrario, retornan a cenar a sus Hogares con un buen Apetito y Aspecto jovial cuando Eubulus parece dar a entender que la Cosa marcha bien. Es más, su Veneración hacia él es tan grande que, cuando están en Compañía de otros, hablan y actúan a la Usanza del hombre admirado; son Sabios por las Sentencias de aquel, y apenas se sientan a sus Mesas se regocijan o se afligen como lo vieran hacer a él en el Café. En una palabra, cada Hombre se vuelve Eubulus tan pronto él está fuera de vista.
-----Habiendo dado Cuenta de los diversos Reinos que se suceden unos a otros desde que despunta el Día hasta la Hora de la Cena, nombraré a los Monarcas Vespertinos en otra Ocasión, y cerraré la Serie toda con la Historia de Tom el Tirano; quien, siendo Ministro del Café, asume el Gobierno entre las Once y las Doce de la Noche, y emite de la manera más arbitraria, para instrucción de los Sirvientes bajo su mando, las Órdenes relativas a la Disposición de Licores, Carbón y Cenizas.

R.



Miércoles 25 de Abril, 1711

...Per multas aditum sibi saepe figuras
Repperit...
- Ovidio

Mis Corresponsales se lo toman a mal si no les dejo ver, de cuando en cuando, que he recibido sus Cartas. Adoptaré, pues, la Manera más eficaz para satisfacerlos: publicaré algunas de las que tratan Temas importantes, introduciéndolas con una Carta mía, escrita hace dos Semanas a una Fraternidad que ha creído justo convertirme en Miembro honorario.

-----'Al Presidente y los Miembros del Club de los Feos

------Con Permiso de sus Deformidades
,

-----He recibido Notificación del Honor que me han conferido admitiéndome en su Sociedad. Reconozco mi Falta de Mérito y por ese Motivo procuraré subsanar mis Falencias presentando y recomendando al Club Personas de Cualidades menos dudosas que las que yo pueda aducir. La Semana próxima viajaré en Diligencia para ocupar mi Sillón en el Consejo; y llevaré conmigo un Candidato de cada Sexo. Las Personas que presentaré son un Elegante envejecido y una Picta actual. Si la Naturaleza no los dotó tan magníficamente como la Asamblea podría desear, déjenme decirles que su Fealdad adquirida es mayor de la que hayan visto alguna vez. El Elegante ha usado un Vestuario distinto cada Día de su Vida durante los últimos Treinta años y sólo consiguió acentuar la Deformidad con que nació. La Picta tiene más Mérito todavía; y desde que entró en la Edad de la Discreción, ha abandonado el Partido de la Coquetería y hecho todos los esfuerzos para adquirir la Cara con que la presentaré para su Consideración y Favor. Soy, Caballeros,
----------------------Su más humilde y agradecido Servidor,
------------------------------------------------------El Espectador.

PD: desearía saber si admiten Personas de Calidad."

"17 de Abril
-----Sr. Espectador,
-----Con el fin de demostrarle que entre algunas de las del vano y débil Sexo, hay quienes tenemos suficiente Honestidad y Templanza para atrevernos a ser feas y desear que nos consideren así; me dirijo a usted para rogarle su Interés y Recomendación al Club de los Feos. Si mi propia Palabra no valiera (aunque en este Caso, siendo la de una Mujer, debería) puedo aportar Testigos creíbles que certifiquen mis Aptitudes para pertenecer a la Compañía, ya sea en lo concerniente al Cabello, la Frente, los Ojos, las Mejillas o la Pera; a lo que debo agregar que me resulta más fácil inclinarme sobre mi Lado izquierdo que sobre el Derecho. Tengo la Esperanza de ser agradable en todo Respecto; y en cuanto al Humor y la Jovialidad, estaré a la Altura del propio Presidente. Todo el Favor que solicito es que, siendo la primera Mujer que se presenta, deseosa de buena Compañía y Conversación agradable, me permitan sentarme en la Punta superior de la Mesa. Y por cierto me parece que les falta un Trinchador, Función en la que puedo desempeñarme de la Forma más fea que es posible imaginar. Agregue a mis Facciones el Largo de mi Cara, que tiene media Yarda completa; no entendía por qué hasta que usted dio una Justificación por la Brevedad de la suya. Si supiera de un Nombre lo suficientemente feo para aplicarle a la Cara descripta, falisificaría uno; pero, para mi inefable Desventura, mi Nombre es la única desagradable Beldad de mi Persona; por lo que le imploro me invente un Nombre que signifique toda la Deformidad del Mundo: usted sabe Latín, pero asegúrese de adaptarlo a mi ser, con la Sinceridad de mi Corazón,
---------------------------Su más espantosa Admiradora,
-------------------------------------------------y Servidora,
-------------------------------------------------------------Hecatissa
."


"Sr. Espectador,
Leí su Discurso sobre la Afectación y a partir de las Observaciones que en él se hacen, examiné mi Corazón tan estrictamente que creí haber descubierto sus Avenidas más secretas y tomé la Decisión de cuidarme de Usted en el futuro. Pero, ¡ay!, para mi Desgracia ahora comprendo que tengo varias Taras cuya Raíz ignoro. Soy un Hombre viejo, extremadamente aquejado por la Gota; pero habiendo tenido siempre la gran Vanidad de querer ser agradable ante los Ojos de las Mujeres, nunca dispongo de un Momento de Alivio, pues estoy siempre erigido sobre Zapatos de Tacos altos con una Horma reforzada de Cuero y Cera. Dos Días después de un severo Ataque fui invitado a la Casa de un Amigo en la Ciudad, donde suponía iba a encontrarme con Mujeres; y con mi usual Complacencia comprimí mis Pies para recibirlas: una Mesa muy suntuosa, Compañía agradable y una gentil Recepción no eran sino inoportunos Agregados al Tormento en que me hallaba. Un Caballero de la Familia reparó en mi Condición; y poco después del Brindis por la Reina, ante la Vista de toda la Comitiva, con sus propias Manos me degradó a un viejo Par de Zapatos suyos. Esta Operación, hecha ante Damas refinadas, fue tolerada por mí (que soy un Fanfarrón) con la misma Renuencia con que ellas admiten la Ayuda de los Hombres en Circunstancias de extrema Necesidad. El Regreso del Alivio me hizo olvidar la áspera Obligación que me imponía, y en ese momento mi Cuerpo se curó de una Destemplanza y mi Mente, para siempre, de una Tara. Por la Caridad recibida envío mi Agradecimiento de este modo.

Su más humilde Servidor."

"Señor,-------------------------------------------------------------------- Epping, 18 de Abril
-----Recibimos sus Papeles la misma Mañana en que se publican y nos ha entretenido mucho el último, que trata de los falsos Ornamentos de las Personas que representan Héroes en una Tragedia. Lo que hizo que su Especulación fuera muy oportuna entre Nosotros es que tenemos ahora en este Lugar una Compañía de Cómicos de la Legua que están lejos de ofender con el impertinente Esplendor del Drama. Está tan lejos de caer en esas falsas Galanterías que el Escenario está en su Condición Originaria de Carreta. Alejandro el Grande fue representado por un Sujeto con Corbata de Papel. Al Día siguiente, el Conde de Essex parecía no tener otra Aflicción que su Pobreza; y milor Foppington esa misma Mañana carecía de otros Medios para mostrarse como Lechuguino que ponerse Medias de distintos Colores. En una Palabra, aunque han tenido un Granero entero durante varios Días seguidos, nuestros Itinerantes son todavía tan miserablemente Pobres que si usted no pudiera enviarnos los Muebles que ha prohibido en el Teatro, los Héroes aparecerán sólo como toscos Mendigos y las Heroínas como Gitanas. Hubo un solo Papel que se ejecutó y vistió con Propiedad, y ese fue el Juez Mentecato: estaba tan bien realizado que ofendió al Señor Juez Recocido, el cual, en medio de toda la Audiencia, como Don Quijote ante el Espectáculo de Marionetas, se sintió tan insolentemente provocado que les dijo que si querían suscitar Compasión, debían hacerlo con sus propias Personas y no con los Personajes de Príncipes y Potentados afligidos: les dijo que si eran tan buenos para buscar el Camino hasta el Corazón de la Gente, que debían hacerlo al Final de los Puentes o a la Salida de las Iglesias en su verdadera Vocación de Mendigos. Esto, dijo el Juez, es lo que debían esperar, por no contentarse con hacer de Guerreros Gloriosos y Personas como Alejandro, y atreverse también a hacerle Burla a uno del Quorum.
------------------------------------------------------------------------Su Servidor".
R.



Martes, 24 de Abril, 1711

Ride si sapis. –Marcial

Don Tomás Hobbes, en su Discurso de la Naturaleza Humana, que, en mi humilde Opinión, es por mucho la mejor de sus Obras, tras de mui curiosas Observaciones sobre la Risa, concluye: “La Passión de la Risa es no otra cosa que la Gloria súbita que brota de alguna súbita Concepción de una Eminencia en nos otros por Comparación con la Debilidad en otros ò en nos, antiguamente: pues los Hombres ríen de quienes fueron en el Pasado quando llega hasta ellos el Recuerdo, salvo que traiga consigo una Deshonra al Presente.”
-----Desta suerte, según este Autor, quando oímos à un Hombre reír en Excesso, no dezimos que es mui Alegre, sino mui Soberbio. Y por cierto, que si miramos en el fondo deste Asunto, haremos muchas Observaciones que confirmaránnos en esta Opinión. Reímos de aquel que está debaxo de nosotros en Tontería. Antes, fue Costumbre de las Grandes Casas de Inglaterra, la de tener un Imbécil en Enaguas, de forma que el Heredero de la Familia tuviera Oportunidad de jugarle Chanzas, y de divertirse con sus Absurdos. Mismas razones por las quales aún hoi se solicita Idiotas en las Cortes de Alemania, do no hai un Príncipe de Gran Magnificencia sin dos ò tres disfrazados, distinguidos e indisputables Tontos en su Séquito, y en quienes recaen las bromas del resto de la Corte.
-----Los Holandeses, más famosos por su Industria y su Disciplina, que no por su Ingenio y Humor, cuelgan en varias calles lo que dan en llamar la Señal del Mirón, ques la Cabeza de un Idiota tocado de una Gorra y sus Campanas, que mira de forma por demás inmoderada: ésta es una Broma en Ámsterdam.
-----Desta suerte, todos diviértense con alguien que está debaxo en asuntos de Entendimiento, y vese triunfal en la Superioridad de su Genio mientras que ante sus Ojos están tales Objetos de Ridículo. El Señor Dennis ha exprimido mui bien esto en un Pareado humorístico, que es parte de su Traducción de Boileau:

Thus one Fool lolls his Tongue out at another,
And shakes his empty Noddle at his Brother.


La Reflexión de Don Tomás Hobbes nos da Razón de por qué esa Gente, tan insignificante, mueve à Risa à Hombres groseros. Mas, ya que la parte de la Humanidad con más Entendimiento no halla su Risibilidad afectada por Objetos de una tal Ordinariez, valdría la Pena examinar varias Causas de Risa en Hombres de superior Sentido.
-----Primero mencionaré que existen Diversiones que las Gentes comunes admiran y quieren tanto que hasta podrían comérselas. Son esos Ingenios retorcidos que las Naciones nombran con el Nombre de sus Platillos favoritos: En Holanda, llámanlos Don Arenque Escabechado; en Francia, Juan Potaje; en Italia, Pepe Macarrón; en Inglaterra, Jaimito Budín; Tales Bufoncillos aparecerán siempre en Traje de Tonto; tropezarán, serán torpes à cada Paso; dirán cada Cosa! que quienes ríen, avergonzaríanse dellas...
-----Mas aqueste Triunfo del Entendimiento, mascarado de Risa, vese mayormente en esa Costumbre que tenemos los Ingleses el primero Día del Mes presente, quando todos métense en la Cabeza ver la Cara de Tontos à quantos más pueda. Desta suerte, que à tantas Tonterías descubiertas, éste es el Día en que más reímos en todo el Año. Un Vecino mío encómiase de que en los últimos diez Años ha visto la Cara de Tontos à no menos de Cien Personas. Mi casera enoxóse con él haze dos Semanas, pus mandó à cada uno de sus Hijos à hazer Mandados sin Provecho. Al Mayor mandólo por medio penique de cinta con el Zapatero; à la Niña mandóla à ver un Monstruo à un Kilómetro de Casa; en Fin: hizólos à todos quedar quales Pichones. Ni la Casera salvóse. Y el vacuo Vecino sigue riendo.
-----Tal Suerte de Ingenio está bien como está: Confinada à un día cada doce Meses; mas existe una Tribu Ingeniosa que desea que Cada Día sea Día de los Inocentes. Estos Caballeros llámanse Mordelones, Raza por siempre empleada en reír se Yerros de su propia Factura.
-----Desta Suerte, vemos que cada, según su Refinamiento, Hombre elige su Tonto dentre los más baxos ò más elevados; ò, para dezirlo en más Philosóphico Lenguage, que el Regocixo y el Orgullo del Corazón, que es lo que llamamos Risa, brota en él de compararse con un Objeto debaxo dél, sea un Tonto Natural ò séalo Artificial. Es mui Possible que las Personas que causan nuestra Risa tengan más Entendimiento que Nosotros, mas si nos mueven à Risa, deben quedar por debaxo de nosotros en este particular Respecto.
-----Temo pareceré demasiado Abstracto en estas Especulaciones si muestro que, quando un Hombre de Ingenio házenos reír, es en Revelando alguna Rareza de su Charácter, ò en la Representación quél haze de Otros; y que quando reímos de un Bruto ò de una Cosa, es por una Acción o Incidente que porta una Analogía aun remota con una Torpeza ò un Absurdo de Creaturas Razonables.
-----Paso à la Vida diaria en Considerando à esos Fatuos de la Escena que pueden sacudir un Público, y en notando esa Suerte de Hombre que tanta Alacridad provoca en la Conversación, que un Club o una Reunión no puede subsistir sin ellos; digo: esos Honestos Caballeros expuestos siempre al Ingenio y la Burla de su Compañía; acribíllanlos Hombre, Mugeres, Niños, Amigos y Enemigos, en una Palabra: el Chiste son de la Conversación; Conozco yo varios destos Chistes, Hombres de Ingenio, que por un Lance del Humor, un infatuo Rasgo de su Persona ò su Conducta, tienen la Desgracia de alegrar à su Compañía. À dezir Verdad, no hay Chiste destos que no posea un grado de Ingenio y Vivacidad; aun en su Lado Ridículo. Un Chiste estúpido servirá à la Conversación de Gentes baxas; los Ingeniosos requerirán un Chiste que déles Juego, que sepa moverse en ese Lado de Sí. Tal Chiste torna las Risas contra aquel que lo ataca. Sir John Falstaff fue un tal Héroe, y donosa da una Descripción de su Capacidad como Chiste, desta Suerte: “Toda Suerte de Hombres hónrase de burlarse de mí. La Mente del Hombre es incapaz de inventar Cosa que tienda más a la Risa que aquello que yo invento, ò que aquello que invéntase sobre mí. No sólo soy Ingenioso: soy causa de Ingenio en otros Hombres.





Lunes, 23 de Abril de 1711

Non bene junctarum discordia semina rerum.- Ovid.

Cuando me falta Material para estos Papeles, tengo por Costumbre viajar al exterior por Presas; y cuando encuentro un Tema apropiado, aprovecho la primera Oportunidad para pasarla como Sugerencia en el Diario. Al mismo Tiempo, busco entre las Cartas de mis Corresponsales, y si encuentro cualquier cosa que sugiera un Tema de Especulación, del mismo modo introduzco una breve Minuta al respecto en mi Colección de Materiales. Por esta razón, con frecuencia cargo con una gran Cantidad de Indirectas que sonarían como una Rapsodia de Tonterías para Cualquiera, excepto para mí: No hay nada en ellas sino Oscuridad y Confusión, Locura e Inconsistencia. Son, en suma, mis Especulaciones sobre los Principios primeros, que (como el Mundo en su Caos) carecen de toda Luz, Distinción u Órden.
-----Hace alrededor de una Semana sufrí un Accidente muy extraño, a Causa de uno de mis Papeles de Minutas que accidentalmente casi me olvidé en el Café de Lloyd, donde se suelen celebrar las Subastas. Poco antes de partir, noté que varias Personas los habían encontrado y se estaban divirtiendo con ellos en un Rincón del Café: Habían despertado entre ellos una Risa tal que, antes de que me diera cuenta de lo que estaban haciendo, no tuve el Coraje de reclamar los Papeles como míos. El Mozo del Café los tomó cuando hubieron terminado con ellos y, llevándolos en sus Manos, preguntaba a cada uno si se le habían caído unos Escritos; al no encontrar Eco en Nadie, los alegres Caballeros que los habían examinado le ordenaron que se subiera al Púlpito del Subastador y los leyera para todos en la Sala, pues si de alguien eran, así lo hallarían. Por consiguiente, el Mozo accedió, y con una Voz bien sonora, leyó lo siguiente:

MINUTAS

-----Residencia de Campo de Sir Roger de Coverly -- Sí, pues odio los Discursos largos -- Averiguar si un buen Cristiano puede ser un Brujo -- Día de los Santos Inocentes, Vendedor de Sal, Perro doméstico, Chotacabras, Grillos -- El Sr. Thomas Inkle de Londres, en la notable nave llamada Achilles. Yarico -- AEgrescitique medendo -- Fantasmas -- La Biblioteca de la Dama -- León, mas Sastre de Oficio -- Dromedario llamado Bucéfalo -- Ornamentos, el summum bonum de la Dama -- Prestar Atención a Charles Lillie -- Cara corta, un Antídoto para la Envidia -- Redundancias en tres Profesiones -- Rey Latinus y el Recluta -- Judío devorando Jamón y Panceta -- Abadía de Westminster -- Grand Cairo -- Postergación -- Bromas del Día de los Inocentes -- Jabalíes azules, Leones rojos, Puercos con Armadura -- Entra un Rey y dos Violinistas solus -- Admisión al Club de los Feos -- Belleza, cómo mejorarla -- Familias de verdadero y falso Humor -- La maestra del Loro -- Cara medio de picto, medio de británico -- Ningún Héroe de Tragedia puede medir más de dos metros -- Club de los Suspiradores -- Carta de los Floreros y los Sillones -- Tapices -- Figuras, León, Truenos -- La Campana suena para el Espectáculo de Títeres -- Vieja barbada casada con Joven con cara de mujer -- Mi próximo Abrigo será Azul -- Fábula de la Lengua y la Parrilla -- Teñidores de Flores -- La Plegaria del Soldado -- Gracias por nada, dice el Recipiente -- Pactolus en Medias, con Relojes dorados en ellas -- Palillos de Bambú, Cachiporras y Palillos de Tambor -- Tropiezo de la Hija de la Dueña de Casa -- Yegua negra con una Estrella en la Frente -- Poste del Barbero -- Bolsillo del Abrigo de WILL. HONEYCOMB -- Conducta de César y la mía en Circunstancias Paralelas -- Poema en Retazos -- Nulli gravis est percussus Achilles -- Chupacirios Femenina -- Maestro Pispeador.

-----La lectura de este Escrito divirtió a todos en el Café; algunos de ellos concluyeron que estaba escrito por un Loco, y otros pensaron que era obra de Alguien que había estado tomando notas del ESPECTADOR. Uno, que tenía la Apariencia de un Ciudadano respetable, nos dijo con variados Guiños políticos, que deseaba que dicho Escrito no contuviera más que lo allí expresado: Pues, por su parte, le parecía que el Dromedario, la Parrilla y el Poste del Barbero debían significar algo más que lo que se suele entender con esas Palabras; y que, en su opinión, el Mozo no haría mal en llevar los Escritos a alguno de los Secretarios de Estado. Agregó que no le gustaba el Nombre del estrafalario Hombre del Reloj dorado en sus Medias. Un joven Erudito de Oxford, que casualmente estaba con su Tío en el Café, nos reveló quién era este Pactolus, y de esa manera puso en Ridículo la Estratagema toda del Ciudadano. Mientras presentaban diversas Conjeturas sobre este inocente Escrito, estiré mi Brazo hacia el Mozo cuando se bajaba del Púlpito, para que me lo diera; lo cual hizo consecuentemente. Ello atrajo hacia mí las Miradas de toda la Compañía; pero después de haberle echado un Vistazo, agitando la Cabeza dos o tres veces al leerlo, lo enrollé en una especie de Antorcha y la usé para prender mi Cigarro. Mi profundo Silencio, junto con la Firmeza de mi Semblante y la Gravedad de mi Conducta durante toda la Transacción, despertó una estrepitosa Risa a mi alrededor; pero como había escapado de toda Sospecha de ser el Autor, me di por satisfecho, y me dediqué a fumar mi Pipa y leer el Post-man, y ya no presté Atención a nada de lo que ocurría ante mí.
-----Mi Lector sabrá que ya he usado más de la mitad de los Contenidos del Escrito mencionado; y supondrá fácilmente que los Temas que aun no he tocado eran Provisiones reservadas para su futuro Entretenimiento. Sin embargo, dado que este desafortunado Accidente me lo impide, sólo le proporcionaré las Cartas relacionadas con las últimas dos Sugerencias. La primera no la habría publicado, si no me hubieran informado que hay muchos Maridos que sufren mucho en su Ámbito Privado a causa del Celo indiscreto de Compañeras como las que abajo describo, a las cuales podría aplicarles la bárbara inscripción citada por el Obispo de Salisbury en sus Viajes:

Dum nimia pia est, facta est impia.

SEÑOR,

-----'Soy uno de los infelices Hombres aquejados por una Chupacirios Chismosa del Evangelio, tan común entre los Disidentes (especialmente Amigos). Conferencias por la Mañana, Reuniones en la Iglesia al Mediodía, y Preparativos para el Sermón a la Noche consumen tanto de su Tiempo, que es raro que sepa qué hay de Cena, excepto cuando el Predicador está invitado. Con él viene una Tribu, al parecer de Hermanos y Hermanas; mientras que otros, en realidad, no tienen Parentesco alguno; si en algún momento me quedo a solas con ella, se comporta como un verdadero Mortero de Sermones, disparando a repetición Textos, Pruebas y Solicitudes, de tal modo que aunque esté cansado, cuando me voy a la cama el Ruido en mi Cabeza no me deja dormir hasta la Mañana siguiente. La Desgracia de mi Caso, y el de tantos Otros que sufren así, implora Piedad y un pronto Alivio; de lo contrario, no esperamos sino terminar, en poco tiempo, sumidos en profunda Carestía después de haber sido sermoneados y sometidos al Rezo y la Plegaria: a menos que antes tengamos la Felicidad de que nos maten de Aburrimiento.

----------------------Soy, &c.
--------------------------------R. G'

-----La segunda Carta está relacionada con el Maestro de la Mirada Amorosa Furtiva, y dice así:

Sr. ESPECTADOR,

-----'Soy un Caballero irlandés que ha viajado, en pos del Perfeccionamiento, por muchos años; Tiempo durante el cual he logrado dominar el Arte del Pispeo Amoroso, de la manera en que se practica actualmente en todas las Naciones bien educadas de Europa. Con dichas Credenciales, me propongo, por el Consejo de mis Amigos, establecerme como Maestro del Observar sin Ser Advertido. Por la Mañana, enseñaré cómo Mirar de Reojo en la Iglesia; a la Luz de las Velas, cómo hacerlo en el Teatro. Tengo un Manuscrito de mi autoría titulado Manual Completo del Pispeador, que estoy dispuesto a mostrarle cuando tenga la Ocasión. Entretanto, le ruego que publique en el Aviso lo que encuentre Sustancial en mi Carta; y le estaré muy agradecido, quedando

--------------------------------Suyo, &c.'



Sábado, 21 de Abril de 1711
Natio comoeda est. –Juv.

No hay nada que yo desee más que una Paz segura y honorable, aunque al mismo tiempo soy muy conciente de las muchas Consecuencias perniciosas que pueden resultar de ella. No me refiero exclusivamente a nuestra Política, sino a nuestras Costumbres ¿Qué inundación de Perifollos y Brocados caerán sobre nosotros? ¿A qué estrépito de Hilaridad e Impertinencia estaremos expuestos? Para la Prevención de esos grandes Males, sinceramente desearía que se redactara un Acta parlamentaria destinada a la Prohibición de la Importación de Frivolidades Francesas.
-----Las habitantes Femeninas de nuestra Isla ya han recibido Impresiones muy fuertes de esta ridícula Nación, aunque debido a la Duración de la Guerra (porque no hay mal que por bien no venga) aquellas se encuentran hoy muy bien agotadas y olvidadas. Recuerdo la época en que algunas de nuestras Compatriotas de buena Cuna conservaban su Valet de Chambre, porque, ciertamente, les resultaba mucho más útil tener un Hombre a mano que a alguien de su propio Sexo. Yo mismo he visto a una de estás Doncellas Masculinas dando saltitos alrededor de la Recámara con un Espejito en la Mano, y pasando toda la Mañana entera arreglando el Peinado de su Señora. Si fue Cierta o no la Historia de una Dama que terminó teniendo un Niño de una de estas Criadas suyas, no lo puedo decir, pero creo que en el presente toda esta Raza de gente se ha extinguido en nuestro País.
-----Para la Época en que muchos de nuestro Sexo estaban empleados en este tipo de Servicios, las Damas también habían desarrollado la Costumbre de recibir Visitas en sus Lechos. En ese entonces era visto como una muestra de Mala Educación que una Mujer se rehusara a ver a un hombre poniendo como motivo de que ella no se había levantado aún de la cama; y un Portero hubiera sido considerado alguien incapaz de ocupar su Puesto, de haber presentado una Excusa tan torpe como esa. Como a mí me encanta ver todo aquello que es nuevo, cierta vez convencí a mi Amigo Will. Honeycomb de que me condujera ante una de esas Damas de Mundo, rogándole además, al mismo tiempo, que me presentara como un Extranjero que no sabía hablar Inglés, con lo cual yo no estaría obligado a tomar Parte en la Conversación. La Señora, aunque deseosa de mostrase en Deshabillé, se había puestos sus mejores Trazas, y se había maquillado para Recibirnos. Su Cabello exhibía un Desorden muy cuidado, el mismo Cuidado que había puesto en llevar la Bata de Noche arrugada sobre los Hombros. Por mi parte, soy tan impresionable ante cualquier cosa que parezca atrevido en el Bello Sexo, que no podía evitar quitarle los Ojos de encima cuando se meneaba sobre su Lecho, y me hallaba en la mayor de las Confusiones cada vez que ella estiraba una Pierna o un Brazo. Al igual que las Coquetas, que fueron quienes introdujeron esta Costumbre, las mismas envejecieron, y se fueron abandonando Gradualmente; y es bien conocido que una Mujer Sesentona puede patear y sacudir su Corazón, sin generar ninguna Impresión.
-----Sempronia es en este momento la más profesa Admiradora de la Nación Francesa, pero es lo suficientemente modesta como para no recibir a sus Visitantes más allá del Cuarto de Baño. Es una Visión extraña la que produce esa hermosa Criatura cuando se la ve hablando de Política con sus Trenzas flotando alrededor de los Hombros, y examinándose el Rostro en su Copa, lo cual produce una especie de Ejecución entre los Hombres de Pie frente a ella ¿Cómo hace para dividir tan espléndidamente su Conversación entre su Criada y sus Visitantes? ¿Con qué vivas Transiciones pasa de una Ópera o un Sermón, a una Peineta de Marfil o a un Costurero? ¿Cuán complacido estuve al verla interrumpirse cuando Contaba sus Viajes por darle un Mensaje a sus Lacayo; y al verla hacer Silencio, en medio de una Reflexión Moral colocando en su Lugar un Lunar Postizo?
-----No hay nada que exponga a una Mujer a mayores peligros que esa Jovialidad y ese Temperamento Ligero, que son naturales en la mayoría de ese Sexo. Será por tanto del Interés de toda Mujer prudente y virtuosa, procurar que esta Alegría no degenere en Frivolidad. Por el contrario, el conjunto de la Conversación y la Conducta de los Franceses contribuye a hacer a ese Sexo más Extravagante, o (como a ellos les gusta llamarlo) más despierto, antes que hacerlo compatible con la Virtud y la Discreción. Hablar en voz Alta en Reuniones Públicas, dejar que todos escuchen que hablan de Cosas que sólo deberían mencionarse en Privado o Susurrarse, son actitudes vistas como Partes de una Educación refinada. Al mismo tiempo, Sonrojarse está pasado de moda, y el Silencio es de peor educación que cualquier cosa que se pueda decir. En breve, la Discreción y Modestia, que en todas las otras Épocas y Países han sido vistas como los mayores Ornamentos del Bello Sexo, son consideradas como los Ingredientes de una Conversación pobre, y un Comportamiento Familiar.
-----Hace algunos Años fui a ver la Tragedia de Macbeth, y desafortunadamente para mí hallé ubicación debajo de una Mujer de Clase que hace tiempo ya que ha Muerto; quien, como supe por el Ruido que hacía, acababa de regresar de Francia. Un poco antes de que se levantara el Telón, ella se despachó con un Soliloquio en voz Alta, “¿Cuándo van a entrar las adorables Brujas?”, e inmediatamente después de que hiciesen su Entrada, le preguntó a una Dama que estaba sentada a tres Palcos de distancia hacia la Derecha, si esas Brujas no eran unas Criaturas encantadoras. Un poco después, mientras Betterton estaba diciendo el Parlamente más sublime de la Obra, la Señora agitó su Abanico sobre otra Dama sentada a su Izquierda, y le dijo con un Susurro, que podía escucharse perfectamente desde el fondo del Patio del Teatro, que no debían tener esperanzas de ver un Juego de Pelota esa noche. No mucho después, llamando por su Nombre a un joven Baronet sentado a tres Butacas antes que la mía, le preguntó si la Esposa de Macbeth aún seguí viva; y antes de que aquel pudiera darle una Respuesta, interrumpió un discurso del Fantasma de Banquo. Para este momento ella había conseguido una pequeña Audiencia para sí misma, y había obtenido la Atención de todos. Pero como yo tenía ganas de escuchar la Obra, me alejé de la Esfera de su Impertinencia, y me ubiqué en uno de los Rincones más remotos del Patio.
-----Este Comportamiento tan Infantil es una de las Partes más refinadas de la Coquetería, y no lo pueden lograr en un grado Perfecto las Damas que no han Viajado para su Urbanización. Un Comportamiento natural y no forzado tiene algo en él tan agradable, que no es de Extrañar ver a la Gente empeñada en lograrlo. Pero al mismo tiempo, es tan difícil de lograr, cuando no ha nacido con uno, que las Personas a menudo hacen el Ridículo intentándolo.
-----Un Autor Francés muy ingenioso nos dice que, en su época, las Damas de la Corte de Francia, consideraban como carente de clase y una especie de Pedantería Femenil, pronunciar una Palabra fuerte en el lugar adecuado; Razón por la cual aprovechan cualquier ocasión para usar Palabras fuertes, pero para mostrar su refinamiento al detractarlas. Más adelante agrega, que una Dama de cierta Clase de la Corte, habiendo hecho uso accidentalmente de una Palabra inapropiada en el Lugar apropiado, y habiéndola pronunciado bien, toda la Reunión quedó Desconcertada con su conducta.
-----De todos modos debo ser justo y reconocer que hay muchas Damas que han Viajado recorriendo varias Miles de Millas sin ser peores por ello, y que han traído a Casa con ellas la misma Modestia, Discreción y buen Juicio con las que había partido. Como también, por el contrario, hay un gran Número de Mujeres de Mundo, que han vivido todos sus Días en el Humo de Londres. Yo he conocido a una Mujer que nunca ha salido de la Parroquia de St. James, y que se dejaba ver como muchas Frívolas Extranjeras en su Carruaje, como si estuviera paseando por la mitad de los Países de Europa.
C.



Viernes, 20 de Abril de 1711


Tu, quid ego et populus mecum desideret, audi. -- Hor.*

Entre los muchos Artificios que ponen en Práctica los Poetas para llenar de Terror las Mentes de la Audiencia, el primer Lugar es para el Trueno y el Relámpago, que son frecuentemente utilizados en el Descenso de un Dios, o la Aparición de un Fantasma, el Desvanecimiento de un Demonio,o la Muerte de un Tirano. Sé de una Campana que ha sido introducida en varias Tragedias con buenos Resultados, y he visto a la Asamblea entera alarmarse al sonar ésta. Pero no hay nada que deleite o aterrorice tanto a nuestro Teatro Inglés como un Fantasma, especialmente si aparece vestido con una Camisa ensangrentada. Las obras son frecuentemente salvadas por estos Espectros, aunque no hagan más que deslizarse por el Escenario o salir de alguna Grieta, para luego hundirse nuevamente sin haber dicho una Palabra. Es posible que haya un Momento apropiado para estos Terrores; cuando vienen como Ayuda y Asistencia para el Poeta, no sólo deben ser excusados sino también aplaudidos. Así, el sonido del Reloj en Venice Preserved hace temblar los Corazones de la Audiencia entera y produce en la Mente un Terror más intenso del que las Palabras son capaces de provocar. La Aparición del Fantasma en Hamlet es una Obra maestra en su clase, envuelta en todas las Circunstancias que pueden acarrear tanto Atención como Horror. La Mente del Lector es maravillosamente preparada por los discursos que preceden a la Aparición: Su Torpe Comportamiento al entrar golpea fuertemente la Imaginación; pero cada vez que hace su entrada es aún más aterrorizante. ¿Quién es capaz de leer el Discurso con que el joven Hamlet lo aborda sin temblar?
Hor. Look, my Lord, it comes!
Ham. Angels and Ministers of Grace defend us!
Be thou a Spirit of Health, or Goblin damn´d;
Bring with thee Airs form Heav´n, or Blasts from Hell
Be thy Events wicked or charitable,
Thou com´st in such a questionable Shape
That I will speak to thee: I'll call thee
Hamlet,
King, father, royal Dane: Oh! Oh! Answer me,
Let me not burst in Ignorance; but tell
Why thy canoniz´d Bones, hearsed in Death,
Have burst their Cearments; Why the Sepulchre,
Wherein we saw thee quietly inurn'd,
Hath op´d his ponderous and marble Jaws,
To cast thee up again? What may this mean
hat thou dead Coarse, again in complete Steel
Revisit'st thus the Glimpses of the Moon,
Making Night hideous
?

Por lo tanto no encuentro Falta alguna en los Artificios arriba mencionados cuando son introducidos con Habilidad, y acompañados por apropiados Sentimientos y Expresiones en el Texto.
Para provocar la Piedad, nuestro Dispositivo principal es el Pañuelo: ciertamente, en la mayoría de las Tragedias no sabríamos que una Persona está angustiada por nada de lo que dice, sino fuera porque de vez en cuando aplica el Pañuelo sobre sus Ojos. Lejos de mí pues la intención de suprimir este Instrumento de la Pena del Escenario; sé que ninguna Tragedia podría subsistir sin él: Me conformo simplemente con que no sea mal utilizado. En una Palabra, haría que la Lengua del Actor armonice con sus Ojos.
Una Madre desconsolada, con un Hijo de su Mano, ha frecuentemente suscitado Compasión en la Audiencia, y ha por lo tanto ganado lugar en varias Tragedias. Un escritor Moderno, que observó lo bien que esto había funcionado en otras Obras, estando resuelto a doblar el Desconsuelo y conmover a su Audiencia el doble de lo que otros antes que él lo habían logrado, incorporó al Escenario una Princesa con un pequeño Niño de una Mano y una Niña de la otra. Esto también obtuvo buenos Resultados. Un tercer Poeta, decidido a superar a sus Predecesores, introdujo hace algunos Años tres Niños con gran Éxito: Hasta donde estoy informado, un joven Caballero, que esta completamente determinado a romper aun los más obstinados Corazones, tiene una Tragedia en la que la primera Persona que aparece sobre el Escenario es una afligida Viuda enlutada con media Docena de niños sin Padre atendiéndola, parecidos a aquellos que acompañan a la Caridad. Así, muchos Incidentes que son hermosos en un buen Escritor, resultan ridículos al caer en las Manos de uno malo.
Pero de todos los Métodos para suscitar Piedad o Terror no hay ninguno tan absurdo y bárbaro, y que tanto nos expone al Desprecio y Ridículo de nuestros Vecinos, como el morboso descuartizamiento de unos hombres por otros que tan frecuente puede verse sobre el Escenario Inglés. El deleitarse al ver Hombres apuñalados, envenenados, torturados o punzados es ciertamente Indicio de un cruel Temperamento: y como esto es habitualmente realizado ante la Audiencia Británica, muchos Críticos Franceses, que consideran que estos Espectáculos nos resultan gratos, aprovechan la Ocasión para representarnos como Personas a quienes les agrada la Sangre. Es ciertamente muy extraño ver nuestro Escenario cubierto de Cadáveres en la última Escena de una Tragedia; y observar en el Vestidor de un Teatro tantas Dagas, Puñales, Potros de Tortura, Recipientes para Veneno, y muchos otros Instrumentos de Muerte. Asesinatos y Ejecuciones son siempre efectuados detrás de escena en el Teatro Francés, que es en general lo que conviene a los Modales de un Pueblo cordial y civilizado: Pero el no haber Excepciones a esta Regla en el Escenario Francés genera Absurdidades casi tan ridículas como aquellas que caen bajo nuestra presente Censura. Recuerdo que en la famosa Obra de Corneille, escrita sobre el Asunto de los Horatii y Curiatii; el joven y feroz Héroe que había vencido a los Curiatii uno por uno (y en lugar de ser felicitado por su Hermana en razón de su Victoria es reprendido por ella por haber apuñalado a su Amante), en el Calor de la Pasión y el Resentimiento la mata. Si algo pudiera mitigar tan brutal Acción, sería el realizarla inmediatamente, antes de que los Sentimientos de la Naturaleza, Razón o Humanidad pudieran tener Lugar en él. Sin embargo, para evitar el público derramamiento de Sangre, tan pronto como su Pasión llega al punto cúlmine, sigue a su Hermana a lo largo de todo el Escenario, y se abstiene de matarla antes de haberse retirado de la Escena. Debo confesar que, de haberla asesinado ante la Audiencia, la Indecencia habría sido mayor; pero de la otra manera resulta muy poco natural, y parece que la estuviera asesinando a Sangre fría. Ofrezco mi Opinión sobre este Caso: el Hecho no debería haber sido representado, sino relatado, de presentarse la Ocasión.
Puede no ser inaceptable para el Lector el ver cómo Sófocles ha conducido una Tragedia bajo similares Circunstancias. Orestes estaba en la misma Condición que Hamlet en Shakerpear, habiendo su Madre asesinado a su Padre y tomado posesión de su Reino en Conspiración con su Amante. Aquel joven Príncipe, estando por lo tanto determinado a vengar la Muerte de su Padre sobre aquellos que ocuparon el Trono, se introduce mediante una bella Estratagema en la Alcoba de su Madre con Intención de matarla. Pero como semejante Espectáculo hubiera sido demasiado espantoso para la Audiencia, esta horrible Resolución es ejecutada detrás de Escena: Se escucha a la Madre suplicando Piedad a su Hijo; y a éste contestando que ella no la mostró con su Padre; luego de lo cual ella grita que está herida, y por lo que sigue nos enteramos de que está muerta. No recuerdo que en ninguna de nuestras Obras haya Parlamentos pronunciados detrás de Escena: Y creo que mi Lector estará de acuerdo conmigo en que hay algo infinitamente más impresionante en este terrible Diálogo entre la Madre y su Hijo detrás de Escena, de lo que podría haber en nada llevado a cabo ante la Audiencia. Orestes encuentra inmediatamente después al Usurpador en la Entrada del Palacio y, debido a un muy oportuno Pensamiento del Poeta, evita matarlo delante de la Audiencia diciéndole que debe vivir un Tiempo con Amargura en su Alma antes de que se deshaga de él, y ordenándole se retire a aquella Parte del Palacio donde hubo asesinado a su Padre, cuya Muerte él vengará en el mismo Lugar en que fue cometida. De esta manera el Poeta observa el Decoro, que Horacio luego establecerá como Regla, de evitar cometer Parricidios o Asesinatos atroces ante la Audiencia.

Nec coram populo natos Medea trucidet.

Let not
Medea draw her murth´ring Knife,
And spill her Children´s Blood upon the Stage
.


Se hace evidente que los Franceses se han excedido en sus refinamientos sobre la Regla de Horacio, quien nunca se propuso eliminar todo Tipo de Muertes del Escenario, sino sólo aquellas que eran demasiado horrorosas y que provocarían mejor Efecto en la Audiencia realizadas detrás de Escena. Es por ello que recomiendo a mis Compatriotas la Práctica de los Poetas antiguos, que eran muy proclives a ahorrarse las Ejecuciones públicas –y más bien preferían realizarlas tras bambalinas- si esto podía hacerse con buenos Resultados para la Audiencia. Al mismo tiempo debo obsevar que aunque las Personas devotas son rara vez asesinadas ante la Audiencia, lo cual tiene algo de ridículo; sin embargo sus Cuerpos aparecen frecuentemente después de muertos, cosa que siempre tiene algo de melancólico o aterrorizante; de manera que parece que el asesinato en Escena no ha sido abolido sólo por Decoro, sino también por Improbabilidad.
Nec pueros coram populo Medea trucidet;
Aut humana palam coquat esta nefarius Atreus;
Aut in auem
Progne vertatur, Cadmus in anguem,
Quodcunque ostendis mihi sic, incredulus odi
. – Hor.

Medea must not draw her murth´ring Knife,
Nor
Atreus there his horrid Feast prepare.
Cadmus and Progne´s Metamorphosis,
(She to a Swallow turn´d, he to a Snake)
And whatsoever contradicts my Sense,
I hate to see, and never can belive
. – Ld. ROSCOMMON.

He recorrido las variadas Invenciones Dramáticas que utilizan los Poetas Ignorantes para llenar el Espacio de la Tragedia, y por el Habilidoso para mejorarla; algunas de las cuales desearía fueran completamente eliminadas, y el resto usadas con Prudencia. Sería una Tarea interminable el considerar a la Comedia bajo la misma Luz, y nombrar los innumerables Giros y pequeñas Trampas puestas en Práctica para provocar la Risa. Bullock en un Abrigo corto, y Norris en uno largo, frecuentemente fracasan en lograr este efecto. En la mayoría de las Comedias, el ala más ancha o más angosta del sombrero marca la diferencia entre Personajes. Muchas veces la Comicidad de la Escena yace en una Bandolera, y otras en un par de Patillas. Un Amante corriendo por el Escenario, con su cabeza asomando de un Barril, ha sido considerado una muy buena Broma en los tiempos del Rey Charles II; inventada por uno de los primeros Talentos de la Época. Pero debido a que el Ridículo no es tan delicado como la Compasión y los Objetos que nos hacen reír son infinitamente más numerosos que aquellos que nos hacen llorar, hay mayor Latitud para los Artificios cómicos que para los trágicos; razón por la cual debemos concederles mayor Indulgencia.

C.



Jueves, 19 de abril de 1711

Hae tibi erunt artes; pacisque imponere morem,
Parcere Subjectis, et debellare Superbos.
– Virg.

Hay Multitudes de Hombres cuyo gran Infortunio es no haber sido destinados a las Artes y Oficios Mecánicos, siéndoles absolutamente necesario la Guía de Deberes y Trabajos continuos. Se trata de aquellos que comúnmente llamamos Sujetos estúpidos; Personas que al querer hacer algo más por cierta Vacuidad de Pensamiento que por Curiosidad, están siempre entrometiéndose en cosas para las que no están capacitadas. No puedo darles mejor Noción de ellos que presentándoles la Carta de un Caballero perteneciente a una Sociedad de esta Clase de Hombres que funciona Oxford:

Oxford, 13 de abril de 1711
4 de la mañana

SEÑOR,
-----En algunas de sus últimas Especulaciones, encuentro algunos Bocetos para hacer una Historia de los Clubes: Pero me parece que Usted los muestra un poco demasiado Ridículos. He considerado muy bien este Asunto, y pienso que las más importantes Negociaciones pueden ser llevadas de la mejor Manera en tales Reuniones. De este modo, para el Bien de la Humanidad (por el cual confío que Usted y yo estamos igualmente preocupados), propongo una Institución de tal Naturaleza, por puro amor al Ejemplo.
-----Debo confesar que el Diseño y las Transacciones de muchos Clubes son frívolos y manifiestamente de poca Importancia para la Nación o el Bienestar Público: lo concedo eso. Pero debe Usted entonces hacerme la Justicia de reconocer que nada puede ser más útil o loable que el Esquema por el que nos regimos. Para evitar Apodos y Chistes nos llamamos la Reunión Hebdomadaria: Nuestro Presidente gobierna al menos durante un Año y algunas veces, cuatro o cinco. Somos todos Hombres Graves, Serios, Emprendedores, a nuestra Manera: Creemos que es nuestro Deber, en tanto recae en nosotros, cuidar que la Constitución no sufra Daños, -Ne quid detrimeni res capiat publica- censurar Doctrinas o Hechos, Personas o Cosas, que no nos gusten; ordenar internamente la Nación y llevar adelante la Guerra en el Extranjero, allí donde lo creamos conveniente y de la forma que nos parezca apropiada: Si otra Gente no es de nuestra Opinión, no podemos remediarlo: sería mejor si lo fueran. Es más, nos dignamos de vez en cuando, en alguna medida, a dirigir los pequeños Asuntos de nuestra propia Universidad.
------En verdad, Señor Espectador, estamos muy ofendidos por la Importación de Vinos Franceses: una Botella o dos de un buen Oporto, firme y edificante, en lo del Honesto George, nos dio una Noche alegre y libre de Recato. Pero este molesto Clarete Francés no sólo nos costará más Dinero sino que, además, no nos hará tanto Bien: de haber estado conscientes de ello, antes de que fuera demasiado tarde, debo decirle, hubiéramos pedido ser escuchados acerca de este Tema. Pero dejémoslo pasar.
-----Debo hacerle saber asimismo, buen Señor, que consideramos que cierta Marcha del Príncipe del Norte, en conjunción con los Infieles, está palpablemente en contra de nuestra Buena Voluntad y Preferencia; y es, para todos los Monsieur Palmquist, una muy peligrosa Innovación; y no tenemos Manera de probarlo, pero estamos seguros de que algunas Personas son Responsables de esto. Al menos, mis propias Cartas privadas dejan lugar para que un Político, bien instruido en asuntos de esta Naturaleza, sospeche que así es, como me dice un perspicaz Amigo mío.
-_--Creemos haber negociado por fin con los Agitadores de Hungría, y aplaudiremos una Paz allí.
-----Lo que el Ejército Neutral, o el Ejército en Flanders, y dos o tres otros Príncipes deben hacer, no está todavía enteramente determinado entre nosotros; y esperamos impacientes la llegada del próximo de Dyer, quien, usted debe saber, es nuestra Auténtica Inteligencia, nuestro Aristóteles en Política. Y no es, de hecho, sino apropiado que deba haber algún Último Recurso, el Absoluto Juez de toda Controversia.
-----Nos han informado en el último tiempo que las Elegantes Bandas Entrenadas han patrullado a lo largo de toda la Noche por las Calles de Londres: Nosotros no pudimos imaginarnos verdaderamente ninguna Ocasión para ello; no adivinamos un Título de antemano para esto, no participamos en nada del Secreto; y que los Comerciantes de Ciudad, o sus Aprendices, deberían cumplir con su Deber, o trabajar durante las Vacaciones, lo creímos absolutamente imposible: Pero siendo Dyer positivo en esto, y algunas Cartas de otra Gente, que han hablado con algunos que lo sabían de otros que deberían saber, dándole un poco de Apoyo, el Presidente reportado del Comité, asignado para examinar este Asunto, dijo que era Posible que pudiera haber algo ahí. Tengo muchas más que decirle, pero mis dos buenos Amigos y Vecinos, Dominick y Slyboots, acaban de entrar, y el Café está listo. Soy, mientras tanto,

-----------------------------------------------SR. ESPECTADOR
----------------------------------------------------Su Admirador, y
---------------------------------------------------------Humilde Servidor,
----------------------------------------------------------------Abraham Froth.

-----Pueden ustedes observar que el Cambio de sus Pensamientos sólo tiende a la Novedad, sin que nada los satisfaga. Sería Decepcionante para ellos llegar a una Certeza en algo, puesto que eso los desconcertaría, y terminaría con sus Preguntas, las cuales los Sujetos estúpidos hacen no por la Información sino por Deporte. No lo sé, pero creo que esta puede ser una buena manera de explicar algo que se ve frecuentemente, a saber, que los Sujetos estúpidos resultan muy buenos Hombres de Negocios. Los Negocios alivian su propia y natural Pesadez, proporcionándoles una Actividad; mientras que los Negocios para un Hombre Vivaz son una Interrupción de su verdadera Existencia y Felicidad. Aunque la Parte estúpida de la Humanidad es inofensiva a la hora de Divertirse, sería deseable que no tuviera Tiempo libre, porque generalmente emprende alguna cosa que hace sus Necesidades conspicuas por el modo que tienen de satisfacerlas. Rara vez se encontrará un Sujeto estúpido de buena Educación, pero (si llega a suceder que queden Ratos Libres en sus Manos) volteará su Cabeza hacia uno de los dos Divertimentos de los Idiotas Eminentes, la Política o la Poesía. El primer Arte constituye el Estudio de todas las Personas Estúpidas en general; pero cuando la Estupidez afecta a una Persona de rápida Exhuberancia Vital, generalmente se ejerce a sí misma en forma de Poesía. Uno podría acá mencionar a algunos Escritores Militares, que procuran gran Entretenimiento a la Época, a razón de que la Estupidez de sus Cabezas está potenciada por la Alacridad de sus Corazones. Esta Constitución en un Sujeto estúpido da Vigor a la Tontería, y hace que la arcilla hierva y no se estanque. El Príncipe Británico, aquel celebrado Poema escrito en el Reino de Carlos II y merecidamente llamado Incomparable por la Agudeza de la Época, fue Efecto de un Genio infeliz así como estos de los que estamos hablando. De entre tantos otros Dísticos no menos para ser citados a este Respecto, no puedo sino recitar las dos siguientes Líneas:
A painted Vest Prince Voltager had on,
Which from a Naked Pict his Grandsire won
.
-----Aquí, si el Poeta no hubiera sido tan Vivaz como Estúpido, no hubiera podido, en la Simpatía y el Apuro por la Tontería, ser capaz de olvidar que ni el Príncipe Voltager ni su Abuelo habrían despojado a un Hombre Desnudo de su Jubón; pero un Tonto de más fría Constitución se habría quedado para limpiar de Moscas al Picto, y hacer Cuero de su Piel, para Uso del Conquistador.
-----Para que estas Observaciones alcancen algún Propósito útil de la Vida, propondría que imitáramos a esas sabias Naciones, donde todos los Hombres aprenden alguna Artesanía. ¿Acaso no emplearía a un Hombre Elegante suficientemente, si en lugar de estar jugando eternamente con una Caja de Rapé pasara alguna Parte de su Tiempo haciendo una? Un Método como éste conduciría de muy buen modo a la Retribución Pública, haciendo que todos los Hombres vivieran siendo buenos para algo; puesto que entonces no habría Miembro de la Sociedad Humana que no tuviera alguna Pretensión de llegar a tener algún Título en ella; como aquel que vino al Café de Will, con el Mérito de haber escrito un Poema sobre un Anillo.
R.



Miércoles, 18 de abril de 1711

Garganum mugire putes nemus aut mare Tuscum.
Tanto cum strepitu ludi spectantur, & artes,
Divitiaeque peregrinae: quibus oblitus actor
Cum stetit in scena, concurrit dextera laevae.
Dixit adhuc aliquid? Nil sane. Quid placet ergo?
Lana Tarentino violas imitata veneno.
- Hor.
Aristóteles ha observado que los escritores vulgares de Tragedias, cuando pretenden suscitar Terror y Compasión, no recurren a los Sentimientos y Expresiones adecuados sino a los Trajes y Ornamentos de la Escena. Hay algo de este estilo, muy ridículo, en el Teatro Inglés. Cuando un Autor tiene Intenciones de aterrorizarnos, se escuchan Truenos; cuando desea ponernos tristes, el Escenario se oscurece. Pero de todos los Artificios Trágicos los más insultantes son los que se emplean para inspirarnos Ideas magníficas sobre las Personas que parlamentan. El Método más común para fabricar un Héroe es abrocharle en la Cabeza un enorme Penacho de Plumas, el cual suele elevarse tanto que a menudo entre la Punta de la Cabeza y la Pera queda un Trecho mayor que entre la Pera y la Planta de los Pies. Podría creerse que, para nosotros, un Gran hombre y un Hombre alto son la misma cosa. Esto incomoda mucho al Actor, que se ve obligado a mantener el Cuello extremadamente rígido e inmóvil durante todo el tiempo que habla; y a pesar de las Inquietudes que demuestra por su Dama, por su País o por sus Amigos, uno puede ver, por sus Acciones, que toda la Preocupación e Interés se concentra en evitar que se caiga el Penacho. Por mi parte, cuando veo a un Hombre que manifiesta sus Quejas bajo semejante Montaña de Plumas, tiendo a verlo más como a un pobre Lunático y que como a un Héroe afligido. Si unos Adornos superfluos en la Cabeza engrandecen a un Hombre, una Princesa generalmente recibe su Grandor de esas Molestias adicionales que le cuelgan del Trasero: me refiero a la ancha y flotante Cola que la sigue en todos sus Movimientos dándole Trabajo constante a un Niño que se para detrás para abrirla y extenderla a su Favor. No sé cómo afectará esto a los demás, pero debo confesar que mis Ojos quedan totalmente cautivados por el Papel del Paje; y en cuanto a la Reina, no le presto Atención a nada de lo que dice sino a que la Cola esté bien acomodada para que no se le meta debajo de los Talones o la moleste mientras camina de una Punta a la otra del Escenario. Es, en mi Opinión, un Espectáculo rarísimo el de ver a una Reina que desahoga su Pasión en un Movimiento espasmódico y a un Niñito que se ocupa, mientras tanto, de que ninguno de ellos se tropiece con la Cola del Atavío. Los Papeles que estos dos Personajes representan simultáneamente son muy distintos: la Princesa teme incurrir en el Desagrado de su Padre el Rey o perder a su Amante el Héroe, mientras que su Asistente sólo se preocupa de que unos Pies no se enrieden en el Sayo.
-----Sabemos que un antiguo Poeta Trágico, para suscitar la Compasión de su Audiencia por sus Reyes exiliados y sus Héroes afligidos, solía hacer que los Actores los representaran con Trajes y Vestidos deshilachados y rotosos. Este Artificio para suscitar Compasión parece tan erróneo como esos, de que venimos hablando, que buscan inspirarnos Ideas de Grandeza sobre los Personajes. En suma, preferiría que se elevaran nuestras Concepciones con la Dignidad del Pensamiento y la Sublimidad de la Expresión y no con una Cola de Tela o un Penacho de Plumas.
-----Otro Método mecánico para fabricar grandes Hombres y sumar Dignidad a Reyes y Reinas, es acompañarlos con Alabardas y Hachas de Combate. Dos o tres Utileros y los dos Matacandelas, bastan para hacer un completo Cuerpo de Guardias en el Teatro Inglés; y con el Agregado de unos pocos Porteros vestidos con Casacas Rojas, se puede representar más de Doce Legiones. A veces, cuando el Poeta pretendía rendir Tributo a sus Generales, he visto reunirse en el Escenario a un par de Ejércitos. Es imposible para la Imaginación del Lector convertir veinte Hombres en esas prodigiosas Multitudes o imaginar que dos o tres mil Soldados pelean en una Habitación con una Superficie de cuarenta o cincuenta Yardas. Incidentes de esa Naturaleza deberían ser contados, no representados.
...Non tamen intus
Digna geri promes in scenam; multaque tolles
Ex oculis, quae mox narret facundia praesens
. – Hor.

Yet there are things Improper for a Scene,
Which Men of Judgement will only Relate.
– Ld. Roscommon.

-----Deberé pues, en este Particular, recomendar a mis Compatriotas el Modelo del teatro Francés, donde Reyes y Reinas aparecen siempre inasistidos y dejan a los Guardias detrás de Escena. También me sentiría dichoso si imitáramos a los Franceses desterrando de nuestra Escena los Ruidos de Tambores, Trompetas y Hurras; los cuales son a veces tan potentes que si hay una Batalla en el Teatro de Hay-Market, se escucha hasta en Charing-Cross.
-----Aquí solo he tratado esos Recursos particulares que se emplean para elevar y agrandar a los Personajes de la Tragedia; y mostraré en otro Escrito los diversos Expedientes que aplican los Autores de Genio vulgar para suscitar Terror, Compasión o Admiración en sus Oyentes.
-----El Sastre y el Pintor a menudo tienen mayor Parte en el Éxito de una Obra que el Poeta. Las Escenas afectan a las Mentes ordinarias tanto como los Discursos; y nuestros Actores están advertidos de que una Obra bien vestida les ha procurado en ocasiones una Audiencia tan abundante como una bien escrita. Los Italianos tienen una muy buena Expresión para referirse a este Arte de dominar al Espectador con Apariencias: lo llaman la Fourberia della Scena, La Parte fraudulenta o trucada del Drama. Pero como sea que opere el Aparato y el Exterior de la Tragedia sobre los Vulgares, la Parte más entendida de la Audiencia inmediatamente verá a su través y lo despreciará.
-----Un buen Poeta dará al Lector una Idea más vivaz de un Ejército o una Batalla con una Descripción que viéndolos realmente en Escuadrones y Batallones o entreverados en la Confusión de un Combate. Nuestros Espíritus deberían abrirse a las grandes Concepciones y henchirse con Sentimientos gloriosos, antes por lo que dice el Actor que por lo que deja ver. ¿Pueden todos los Atavíos y Adornos de un Rey o un Héroe darle a Brutus la mitad de la Pompa y la Majestuosidad que recibe por unos pocos Versos de Shakespear?


ÍNDICE GENERAL
Sobre el blog

-------------

TRADUCTORES
  • Diego M. dell'Era
  • Agustina Fracchia
  • Jerónimo Ledesma
  • Miguel Rosetti
  • Alonso Ruvalcaba
  • Ramiro Vilar

-------------

ILUSTRADORES
  • Diana Benzecry
  • Guadalupe Silva

-------------

DÍAS PASADOS
EL ESPECTADOR: ARCHIVO

-------------

LINKS

-------------

-------------