Viernes, 29 de Junio de 1711
...Qualis equos Threissa fatigat Harpalyce...-Virg.
pendiente...



Jueves, 28 de Junio de 1711
...Sibi quivis
Speret idem, sudet multum frustraque laboret
Ausus idem...-
Hor.
-----Como mi amigo el Sacerdote está habituado a las Palabras de Alabanza (las cuales, piensa él, no podrían aplicarse adecuadamente a ningún ser vivo, y, pienso yo, sólo podrían ser aplicadas a él, y eso en su Ausencia), sintió tan extrema Indignación por el Modo excesivo en que se dispensan Cortesías entre nosotros, que dio un Discurso en el Club en contra de ello; y concluyo con la Observación de que no había escuchado un sólo Cumplido en nuestra Sociedad desde su Comienzo.
pendiente...



Miércoles, 27 de Junio de 1711
... Lusus animo debent aliquando dari,
Ad cogitandum melior ut redeat sibi
.- Fed.
No sé si llamar a la siguiente Carta Sátira sobre las Coquetas o Representación de sus diversos Logros fantasiosos o con qué otro Título; pero se la presentaré al Público tal como es. Da suficiente cuenta de sus propias Intenciones, por lo que la ofrezco entera, sin Prefacio ni Posdata.
-----Sr. Espectador,
-----Las Mujeres portan Abanicos como los Hombres Espadas y a veces hacen mayores Estragos con ellos: con el Objeto de que las Damas tengan completo Dominio de las Armas que llevan, he fundado una Acadamia para entrenar a las Jóvenes en el Ejercicio del Abanico de acuerdo a las Posturas y Movimientos más a la moda en la Corte. Las Damas que portan Abanicos bajo mi Supervisión se reúnen dos veces al Día en mi gran Vestíbulo, donde se las instruye sobre el Uso del Armamento y se las hace ejercitar mediante las siguientes Órdenes,
-----Preparar Abanicos
-----Desplegar Abanicos
-----Disparar Abanicos
-----Descansar Abanicos
-----Recuperar Abanicos
-----Sacudir Abanicos
-----Con la correcta Observación de estas pocas y simples Voces de Mando, una Mujer de Genio tolerable que se dedique diligentemente a su Ejercitación por el mero Lapso de medio Año, podrá manejar su Abanico con todas las Gracias que admite esa pequeña Máquina de Moda.
-----Pero con la Finalidad de que mis Lectores y Lectoras puedan formarse una Idea correcta de este Ejercicio, solicito su Permiso para explicarlo en cada una de sus Partes. Cuando mi Regimiento femenino se dispone en Formación, todas Armas en Mano, y doy la Voz de Preparar Abanicos, cada una agita el suyo ante mí con una Sonrisa, luego da a la Mujer que tiene a su Diestra un Golpecito sobre el Hombro, luego toca sus Labios con el Borde del Abanico, luego deja caer sus Brazos con un Movimiento suave y queda, finalmente, en Posición de recibir la siguiente Orden. Todo esto se hace con el Abanico cerrado y se aprende en la primera Semana.
-----La siguiente Acción es Desplegar el Abanico, la cual comprende varios pequeños Aleteos y Vibraciones, como Aperturas graduales y deliberadas, incluyendo muchas Roturas del propio Abanico, y rara vez se aprende en un Mes de Práctica. Esta Parte del Ejercicio complace ante todo a los Espectadores, pues deja ver de pronto un número infinito de Cupidos, Guirnaldas, Altares, Pájaros, Bestias, Arcoiris y otras Figuras agradables del mismo Tipo, que se quedan a la Vista mientras cada una de las Integrantes del Regimiento sostiene una Imagen en su Mano.
-----Cuando doy la Voz de Disparar los Abanicos, emiten un Estruendo general que puede escucharse a una considerable Distancia con Viento a favor. Esta es una de las Partes más difíciles del Ejercicio; pero tengo varias Damas que al ingresar no podían hacer ni siquiera un Ruidito que se escuchara al otro Extremo del Salón y que ahora pueden disparar un Abanico de tal Modo que suene como un Pistoletazo. También he procurado mostrar (con el Fin de evitar que las Jóvenes dejen sus Abanicos en Sitios equivocados o en Ocasiones inapropiadas) en qué Circunstancia corresponde hacer sonar el Abanico: he inventado, asimismo, un Abanico con el cual una Niña de Dieciseis, sólo con ayuda de un Vientito encerrado en una de las Varillas más largas, puede producir un Sonido tan fuerte como una Mujer de Cincuenta con un Abanico común.
-----Cuando los Abanicos han sido disparados de ese Modo, la Voz de Mando que sigue es Descansar Abanicos. Esto enseña a una Dama cómo separarse de su Abanico si debe dejarlo a un lado para tomar un Mazo de Naipes, acomodar un Bucle de su Pelo, sustituir un Prendedor caído o dedicarse a cualquier otro Asunto de Importancia. Esta Parte del Ejercicio, por consistir solamente en arrojar con Estilo un Abanico sobre una larga Mesa (colocada allí con ese Objeto) puede aprenderse tanto en dos Días como en doce Meses.
-----Desarmado de esa Forma mi Regimiento femenino, generalmente les permito caminar un Rato por el Salón; hasta que de pronto (como Damas que miran sus Relojes luego de una larga Visita) todas corren a buscar sus Armas, las toman con Prisa y se colocan en las Posiciones correspondientes, a la voz de recuperar Abanicos. Esta Parte del Ejercicio no es difícil, siempre que la Mujer ponga en ella toda su Atención.
-----Sacudir el Abanico es la última Pieza y, en efecto, la Pieza Maestra de todo el Ejercicio; pero si una Dama no malgasta su Tiempo, puede dominarlo en tres Meses. Generalmente reservo los Días calurosos y el ardiente Tiempo del Verano para enseñar esta Parte del Ejercicio; pues tan pronto pronuncio la Orden de Sacudir Abanicos, el Lugar se colma con todos los Céfiros y suaves Brisas que refrescan en esa Época del Año pero que podrían resultar peligrosos en cualquier otra para Damas de una Constitución delicada.
-----Hay una Infinita Variedad de Movimientos a los que se puede recurrir al Agitar el Abanico: esta el Movimiento enojado, el Movimiento modesto, el Movimiento tímido, el Movimiento confuso, el Movimiento alegre y el Movimiento amoroso. Para no ser tediosa: no hay Emoción en el Espíritu que no produzca una Agitación adecuada en el Abanico; a tal punto que con sólo ver el Abanico de una Mujer entrenada, puedo saber perfectamente si ríe, hace muecas o se sonroja. He visto un Abanico tan enojado que habría sido riesgoso para el Amante que lo provocó quedar al alcance de su Viento; y en otras Ocasiones, tan languideciente que me alegró por el Bien de la Muchacha que el Amante estuviera lo bastante alejado de él. No preciso agregar que un Abanico es mojigato o coqueto, según la Naturaleza de quien lo porta. Para concluir la Carta, debo hacerle saber que he compilado para Uso de los Estudiosos un Tratadito con mis propias Observaciones, que se titula Las Pasiones del Abanico, el cual le enviaré si piensa que será de Utilidad al Público. Haré una Presentación general el próximo Jueves; en la cual será usted muy bienvenido, si me honrara con su Presencia.
Yo & cía.
P.S. También enseño a los jóvenes Caballeros el Arte de Abanicar con Galantería.
N.B. Tengo varios Abanicos pequeños y sencillos creados al afecto, para evitar Gastos.”



Out of Fashion. Guadalupe Silva. 2006



Martes, 26 de Junio de 1711
Romulus et Liber pater et cum Castore Pollux,
Post ingenia facta deorum in templa recepti,
Dum terras hominumque colunt genus, aspera bella
Componunt, agros assignant, oppida condunt;
Ploravere suis non respondere favorem
Speratum meritis...-
Hor.
pendiente...



Lunes, 25 de Junio de 1711


Nil ego contulerim jucundo sanus amico.- Hor.

Un Hombre entrado en Años al que le parezca adecuado volver la mirada sobre su Vida y llamar 'Vida' sólo a aquello que ha transcurrido para su Satisfacción y Disfrute, excluyendo toda Ocasión que le haya resultado desagradable, se sentirá muy joven, o incluso en su Infancia. La Enfermedad, el Mal Humor, la Holgazanería le habrán robado buena Parte de ese Espacio que llamamos 'nuestra Vida'. Por lo tanto, es el Deber de todo Hombre que quiera ser fiel a sí mismo adoptar, en lo posible, la Disposición requerida para hallar placer en todo, y adquirir para sí mismo la constante Aptitud de satisfacer su Ser. En cambio, difícilmente hallará Usted un Hombre que no esté preocupado, según el Avance que haya logrado en las Artes de la Vida. Una Delicadeza afectada es el Mejoramiento común que encontramos en aquellos que simulan ser más refinados que los demás: No apuntan a los verdaderos Placeres, sino que vuelven sus Pensamientos hacia el Cumplimiento de los falsos Placeres de otros. Esta Gente conforma en la Sociedad un grupo de Convalescientes, y no deberían juntarse, así como un Enfermo no debería salir a la Intemperie: Si un Hombre está demasiado débil como para soportar lo que entre Hombres Sanos constituye un Refresco, debe guardar Cama. Cuando cualquiera de los que acompañan a Sir ROGER se queja porque se siente mal, él inmediatamente le pide un Vasito de Leche tibia, mezclada con Azúcar y un poco de Vino; razón por la cual ese tipo de Gente que en otros Lugares siempre expresa la Desazón causada por su enfermiza Constitución, en su presencia se convierte en la más alegre de las Compañías.
-----Es increíble que tantos se dediquen a entretener a aquellos con quienes conversan mediante el Relato de la Historia de sus Dolores y Achaques, sin que se les cruce por la Cabeza el Absurdo de tal Empresa; pues consideran que tales Narraciones constituyen por sí mismas un Aporte válido a la Conversación. En cambio, se trata, entre todos los demás, del Aporte más mezquino al Discurso; y un Hombre debe estar fuera de sus Cabales, o tenerse en muy poca estima, cuando descubre que a sus Pormenores sobre el Dolor de Cabeza le contestan con la Pregunta "¿Qué hay de nuevo en el último Correo?". El mutuo Buen Humor es un Ropaje que siempre deberíamos vestir, dondequiera que nos encontremos, y no deberíamos hacer mención de lo que nos preocupa o nos concierne, si no es un Asunto que alegrará a nuestras Amistades: Pero ciertamente hay Muchedumbres que no se toman la Molestia de emplear este Método para agradar a los demás o para encontrar Placer en sí mismos; a tales Personas solemos llamarlas 'Indolentes'. La Indolencia es, a mi Juicio, un Estado intermedio entre el Placer y el Dolor, y le sienta muy mal a cualquier Etapa de nuestra Vida, una vez que hayamos dejado los Brazos de la Nodriza. La Aversión al Trabajo crea un Desánimo constante, y uno pensaría que hace de la Existencia misma una Carga. El Hombre indolente desciende desde la Dignidad de su Naturaleza previa, y el Ser Racional que antes era se ve disminuido a uno meramente Vegetativo: Su Vida consiste solamente en el mero Incremento y Decremento de las Facultades de su Cuerpo, el cual, con relación al Resto del Mundo, no sería significativamente diferente si estuviera vacío, pues no está habitado por una Mente razonable.
-----De este Manera discurre la Vida de la extraordinaria Pareja de Harry Tersett y su Esposa. Harry fue, durante la Época de su Celibato, una de esas Criaturas impertinentes con demasiada Vivacidad y poco Entendimiento; la Sra. Rebecca Quickly, con quien se casó, poseía todas las Cualidades que el Fuego de la Juventud y una Disposición vivaz pueden conferir a una Mujer para hacerla atractiva. Cada una de estas Personas de aparente Mérito cayó en los brazos de la otra; y, habiendo saciado la Pasión sus apetitos, sin que la Razón o el Sentido Común la sucedieran, el resultado es que la Vida de estos dos se ha estancado; sus Comidas son insípidas, y sus Horas tediosas; su Fortuna los eleva por encima de los Problemas, y la Pérdida del Gusto les ha quitado la posibilidad de divertirse. Cuando hablamos de estas Instancias de Inexistencia, no queremos decir que para vivir sea necesario rodearse de Joviales Amistades todo el tiempo, ni coronarse con un ramo de Rosas, como lo hacían los Amigos según las descripciones de los Antiguos; nuestra intención es considerar estos Opuestos del Placer, verbigracia la Indolencia y la Delicadeza, para mostrar que es prudente preservar nuestra Disposición a extraer un cierto Deleite de todo lo que vemos u oímos.
-----Esta Cualidad portátil del Buen Humor sazona todas las Partes y Ocurrencias con que nos topamos, de tal manera que ningún Momento se pierde, sino que transcurren todos con tanta Satisfacción, que la más pesada de las Cargas (cuando en efecto sea una Carga), que es la del Tiempo, apenas se hace sentir. Varilas tiene esta Cualidad en el más alto grado de Perfección, y la comunica dondequiera que aparezca. El Triste, el Alegre, el Severo, el Melancólico: Todos demuestran una renovada Alegría cuando él está entre ellos. Al mismo tiempo, nadie puede enunciar algo que Varilas haya dicho alguna vez que sea digno de Mención; pero el Hombre tiene esa innata Bondad de Temperamento que hace que todos lo reciban de buena gana, porque cada uno de ellos se considera el destinatario especial de su comportamiento. Varilas no parece aportar nada a la Dicha general de la Compañía; y sin embargo, al reflexionar sobre la Ocasión, Usted descubrirá que todo lo que allí sucedió se debió a que él estaba Presente. Creo que una vez oí decir a alguien, con inocultable mala Intención, que "si Varilas hubiera tenido Ingenio, habría sido el mejor Ingenio del Mundo". Es verdad que cuando a una Imaginación vivaz se le añade una Buena Educación y una dulce Disposición, la suma de Cualidades será una de las más grandes Bendiciones, así como uno de los Placeres de la Vida.
-----Los Hombres derivarían diez veces más Satisfacción de sus Reuniones si pudieran asistir seguros de antemano de que no oirían nada escandaloso, y convencidos, por el contrario, de que presenciarían algo agradable. Cuando sabemos que cada Persona de la cual se habla está representada en la Conversación por alguien que no le desea ningún Mal, y todo lo que se dice al respecto proviene de Gente propensa a describir dichos Asuntos con las mejores Intenciones, el Entretenimiento será necesariamente sutil; pues al Cocinero no le servirán sino aquello que se destaque en su Especie. Las Imágenes hermosas agradan a las Mentes puras, y las Deformidades, a las corruptas. Nos acercamos levemente a la Vida de los Ángeles cuando disfrutamos una Conversación donde nada se nos presenta sino en su Excelencia: y nos desbarrancamos hacia la de los Demonios, cuando nada aparece sino en su Degeneración.

T.



Sábado, 23 de Junio de 1711

... Turpi secernis Honestum.- Hor.

El Club del que a menudo me he declarado Miembro, se vio envuelto anoche en una Disertación sobre cuál es la Cuestión de Honor Principal entre Hombres y entre Mujeres; y se escucharon allí varias Opiniones sobre el Tema que fueron para mí enteramente novedosas: voy por consiguiente a sistematizar las varias Reflexiones que surgieron en esa Oportunidad, y convidaré a mi Lector con ellas como tema de Especulación del Día; pero antes estableceré como Premisa que si algo en este Ensayo parece diferir de algún Pasaje del publicado el último Jueves, el Lector deberá tomar lo de hoy como el Sentir del Club, y el resto como mi propio Pensamiento privado o, mejor dicho, como el de Faramond.
-----La gran Cuestión de Honor entre los Hombres es el Coraje, y entre las Mujeres la Castidad. Si un Hombre pierde su Honor en un Enfrentamiento, es posible para él volver a recuperarlo en otro; un Desliz en el Honor de una Mujer es irreparable. No puedo dar ninguna Razón para establecer la Cuestión de Honor de esas dos Cualidades, al menos que sea que cada Sexo le da el mayor Valor a la Cualidad que lo hace más agradable ante los Ojos del Sexo contrario. Si a los Hombres mismos se les diera a elegir, sin tener en cuenta la Opinión del Bello Sexo, creería que se inclinarían por la Sabiduría o la Virtud; y si se les preguntase a las Mujeres cuál es su propia Cuestión de Honor, es probable que el Ingenio o la Bondad se impondrían sobre la Castidad.
-----Nada deja mejor parado a un Hombre frente al Sexo Femenino que el Coraje; ya sea porque ellas se complacen de ver a alguien que es un Terror para los otros, cayendo como un Esclavo a sus Pies, o porque esta Cualidad suple su Defecto principal, al protegerlas de los Insultos y al vengar sus Afrentas, o porque el Coraje es un Indicador natural de una Constitución fuerte y briosa. Por otro lado, nada hace más estimada a una Mujer para el otro Sexo que la Castidad; ya sea porque siempre apreciamos más a aquellas a las que nos resulta más difícil acceder, o porque nada más allá de la castidad, con sus Acompañantes colaterales, la Verdad, la Fidelidad y la Constancia, le da al Hombre Posesión de la Persona que ama, y consecuentemente nada la hace más amada para él por sobre todas las cosas.
-----Me complace sobremanera un Pasaje de la Inscripción de un Monumento erigido en la Abadía de Westminster dedicado a los difuntos Duque y Duquesa de Newcastle: el nombre de ella era Margaret Lucas, la Hermana menor de Lord Lucas de Colchester; una noble Familia, puesto que todos los Hermanos eran Valientes, y todas las Hermanas virtuosas.
-----En los Libros de Caballería, donde la Cuestión de Honor se extrema hasta el Delirio, toda la Historia se basa en la Castidad y el Coraje. La Doncella aparece montada en un Palafrén blanco, como un Emblema de su Inocencia; y para evitar el Escándalo, debe tener a un Enano como Paje. Se supone que ella no ha de pensar en ningún hombre hasta que alguna Desgracia le acerque un Caballero Errante que la alivie. El Caballero se enamora, y la Gratitud no le impide a ella asesinar a su Salvador, que morirá a sus Pies por su Desdén. De todos modos él debe esperar algunos Años en el Desierto antes de que el Corazón Virginal de la Doncella pueda pensar en Rendirse. El Caballero desaparece, ataca a todo aquello que se le cruza que sea más grande y fuerte que él, busca todas las Oportunidades de ser golpeado en la Cabeza, y tras siete Años de Vagabundeo regresa a su Señora, cuya Castidad ha sido mientras tanto asolada por Gigantes y Tiranos, y ha padecido tantas Pruebas como el Valor de su Enamorado.
-----En España, donde existen aún grandes Remanentes de este Ánimo Romántico, el Favor se inclina hacia la Dama que echa un Vistazo accidental a su Enamorado desde una Ventana, aunque se encuentre dos o tres Pisos más arriba: del mismo modo que es usual que el Enamorado afirme su Pasión por su Señora en un Combate singular con un Toro desenfrenado.
-----La mayor Violación del Honor que un Hombre puede hacerle a otro Hombre, es la de tratarlo de Mentiroso. Uno puede decirle a otro que Fornica, que Bebe, que Blasfema y eso puede no pasar por Ofensa; pero decir que Miente, aunque se diga en Broma, es una Afrenta que nada sino la Sangre puede expiar. La Razón puede ser acaso que ningún otro Vicio implica tanta falta de Coraje como la Invención de un Mentira; y por lo tanto decirle a un Hombre que Miente, es tocarlo en la Parte más Sensible de su Honor, e indirectamente llamarlo Cobarde. [No puedo omitir bajo esta Sección lo que Heródoto nos dice de los antiguos Persas, quienes instruían a sus Hijos desde los cinco hasta los veinte Años, sólo en tres cosas, montar a Caballo, hacer uso del Arco y decir la Verdad.]
-----El ubicar la Cuestión de Honor en este falso tipo de Coraje ha dado Oportunidad a la Escoria misma de la Humanidad, que no tiene ni Virtud ni Sentido común, a considerarse parte de los Hombres de Honor. Un Par Inglés, que no ha muerto hace mucho, solía contar una agradable Historia sobre un Caballero Francés que lo había visitado temprano una Mañana en París, y que luego de una gran Demostración de Respeto, le dejó saber que estaba en Condiciones de servirlo; lo que en pocas palabras quería decir que él creía que podía decirle a su Señoría el nombre de la Persona que lo había retado a la salida de la Ópera, pero que antes de proceder, le rogaba a su Señoría que no le negara el Honor de ser su Padrino. El Lord Inglés, para no verse involucrado en tan tonto Asunto, le dijo que había contraído un Compromiso para sus próximos dos Duelos con una Pareja de Amigos particulares. Con lo cual el Caballero se retiró, deseándole a su Señoría que no tomara a mal si él no se mezclaba en adelante en un Asunto en el que él no iba a recibir ningún Beneficio.
-----El derribar esta falsa Noción del Honor, en Personas tan vanas y airosas como aquellas de Francia, es merecidamente visto como uno de los Aspectos más gloriosos del Reinado de su actual Rey. Es Penoso, pero el Castigo de esas Nociones dañinas debería suscitar en ciertas Circunstancias particulares, la Vergüenza y la Infamia, puesto que quienes son Esclavos de ellas podrían ver que en lugar de mejorar sus Reputaciones, los conducen a la Ignominia y el Deshonor.
-----La Muerte no es suficiente para detener a los Hombres que basan su Gloria en evitarla, pero si cada persona que hubiese peleado en un Duelo se hubiera parado en la Picota, habría disminuido rápidamente el Número de esos Hombres de Honor imaginarios, y se habría puesto fin a tan absurda Práctica.
-----Cuando el Honor sirve de sustento a Principios virtuosos, y corre a la par de las Leyes de Dios y de nuestro País, nunca puede ser demasiado apreciado o fomentado: Pero cuando los Dictados del Honor son contrarios a los de las Religión y la Equidad, son las más grandes Depravaciones de la Naturaleza humana, por proporcionar Ambiciones equivocadas e Ideas falsas respecto de qué es bueno y laudable; y por tanto deberían ser desacreditados por todos los Gobiernos, y desterrados como la Perdición y la Plaga de la Sociedad de los Hombres.
-----------------------------------------------------------------------------------L.



Viernes, 22 de Junio de 1711
... Tanta est quarendi cura decoris.-Juv.
pendiente...



Una característica formal del Spectator es el encabezamiento de cada número con un epígrafe en latín o, mucho menos frecuentemente, en griego. El epígrafe, que casi nunca se traduce (nunca, al menos, se traduce como epígrafe o nota, sí a veces en el texto), suele fijar el tema del escrito, el cual, por esa razón, puede leerse en numerosas ocasiones como glosa de la cita clásica.
-----Abajo se encontrarán los primeros cien epígrafes. Un rápido vistazo revela que son, en su mayoría, de Horacio, y en su defecto, de autores que casan bien con Horacio y que constituyen el corpus del neoclasicismo en su vertiente urbana y satírica, desde Persio a Marcial. De ese corpus quedan excluidos, por supuesto, poetas más problemáticos, radicales o decadentes o las zonas menos dignas (la sátira personal, la poesía erótica) de los augustales.
-----La presencia de estas módicas pero insorteables leyendas en latín tiene numerosas implicancias. Listemos tres. Por un lado, cumplen con el fin educativo del Spectator, al dejar, como un enigma para el lector no formado y un guiño para el lector culto, una huella de erudición que debe ser decodificada. Luego, ligando estos subrayados con las observaciones de las costumbres de Inglaterra en el siglo dieciocho, se demuestra tácitamente la vigencia del pensamiento clásico y se ata lo antiguo con lo moderno. Finalmente, en tanto la norma por la cual se rigen las críticas de la sociedad contemporánea procede de fuera, gana en validez.
-----Próximamente, incorporaremos a la lista las traducciones literales de los epígrafes, con sus ubicaciones precisas en los autores citados.

Volumen 1

1. Non fumum ex fulgore, sed ex fumo dare lucem. / Cogitat, ut speciosa dehinc miracula promat.- Hor.
2. Ast Alli sex / Et plures uno conclamant ore.- Juv.
3. Et quo quisque fere studio devinctus adhaeret / Aut quibus in rebus multum sumus ante morati / Atque in ea ratione fuit contenta magis mens, / In somnis eadem plerumque videmur obire.– Lucr. L. 4.
4. Egregii Mortalem altique silenti! -Hor.
5. Spectatum admissi risum teneatis? –Hor.
6. Credebant hoc grande nefas et morte piandum, / si juvenis vetulo non adurrexerat... – Juv.
7. Somnia, terrores magicos, miracula, Sagas, / Nocturnos lemures, portentaque Thessala rides? – Hor.
8. At Venus obscuro gradientes aere sepsit, / Et multo Nebulae Circum Dea Fudit amictu, / Cernere ne quis eos.- Virg.
9. …Tigris agit rabida cum tigride pacem / Perpetuam; saeuis inter se conuenit ursis. –Juv.
10. Non aliter quam qui adverso vix flumine lembum / Remegiis subigit: si brachia forte remisit, / Atque illum in praeceps prono rapit alveus amni.- Virg.
11. Dat veniam corvis, vexat censura columbas.- Juv.
12. ...Veteres avias tibi de pulmone revello.- Persio.
13. Dic mihi si fueris tu Ico qualis eris? –Marc.
14. Teque his, Infelix, exue monstris.—Ovid.
15. Parva leves capiunt animos. -Ovid.
16. Quid verum atque decens curo et rogo, et omnis in hoc sum. -Hor.
17. Tetrum ante Omnia vultum. -Juv.
18. ...Equitis quoque jam migravit ab aure voluptas / Omnis ad incertos oculos et gaudia vana.-Hor.
19. Dii benefecerunt, inopis me quodque pusilli / Finxerunt animi, rarò et perpauca loquentis. –Hor.
20. Kύνος óμματ’ έχων.-Hom.
21. Locus est et pluribus umbris.–Hor.
22. Quodcunque ostendis mihi sic incredulus odi. -Hor.
23. Saevit atrox Volscens, nec teli conspicit usquam / Auctorem nec quo se ardens immitterre possit.-Vir.
24. Acurrit quidam, notus mihi nomine tantum / Arreptaque manu, Quid agis, dulcissime rerum? –Hor.
25. Aegrescitque medendo.-Vir.
26. Pallida mors aquo pulsat pede pauperum tabernas / Regumque turres, O beate Sexti, / Vitae summa brevis spem nos vetat inchoare longam. / Iam te premet nox, fabulaque manes, / Et domus exilis Plutonia.- Hor.
27. Ut nox longa quibus mentitur amica, diesque / Longa videtur opus debentibus, ut piger annus / Pupilis quos dura premit custodia matrum; / Sic mihi tarda fluunt ingrataque tempora, quae spem / Consiliumque morantur agendi naviter, id quod / Aeque pauperibus prodest, locupletibus aeque, / Aeque neglectum pueris senibusque nocebit.– Hor.
28. Neque semper arcum / Tendit Apollo.- Hor.
29. Sermo lingua concinnus utraqueSuavior: ut Chio mota si commista Falerni est. Hor
30. Si, Mimnermus uti censet, sine amore jocisque / Nil est jucundum, vivas in amore jocisque.-Hor.
31. Sit mihi fas audita loqui.-Virg.
32. Nil illi larva aut tragicis opus esse cothurnis.-Hor.
33. Fervidus tecum puer et solutis / Gratiae zonis properentque Nymphae / Et parum comis sine te Juventas.-Hor. ad Venerem.
34. Parcit / Cognatis maculis similis fera ...-Juv.
35. Risu inepto res ineptior nulla est.-Catulo.
36. ... Immania monstra / Perferimus...-Virg
37. ... Non illa colo calathisve Minervae / Femineas assueta manus...-Virg.
38. Cupias non placuisse nimis.—Marc.
39. Multa fero, ut placem genus irritabile vatum,Cum scribo. –Hor.
40. Ac ne forte putes, me, quae facere ipse recusem, / Cum recte tractant alii, laudare maligne; / Ille per extentum funem mihi posse videtur / Ire Poeta, meum qui pectus inaniter angit, / Irritat, mulcet, falsis terroribus implet, / Ut magus; et mode me Thebis, modo ponit Athenis.- Hor.
41. Tu non inventa reperta es. –Ovidio
42. Garganum mugire putes nemus aut mare Tuscum. / Tanto cum strepitu ludi spectantur, & artes, / Divitiaeque peregrinae: quibus oblitus actor / Cum stetit in scena, concurrit dextera laevae. / Dixit adhuc aliquid? Nil sane. Quid placet ergo? / Lana Tarentino violas imitata veneno. -Hor.
43. Hae tibi erunt artes; pacisque imponere morem, / Parcere Subjectis, et debellare Superbos. –Virg.
44. Tu quid ego et populus mecum desideret audi.-Hor.
45. Natio comoeda est.-Juv.
46. Non bene junctarum discordia semina rerum.-Ovidio.
47. Ride si sapis...-Marc.
48. ... Per multas aditum sibi saepe figuras / Repperit...-Ovid.
49. ... Hominem pagina nostra sapit.-Marc.
50. Nunquam aliud Natura, aliud Sapientia dixit.—Juv.
51. Torquet ab Obscenis jam nunc Sermonibus Aurem. –Hor.
52. Omnes ut Tecurn meritis pro Talibus annos / Exigat, et pulchra faciat Te prole parentum.- Virg.
53. Quandoque bonus dormitat Homerus.-Hor.
54. Strenua nos exercet inertia.-Hor.
55. ... Intus et in jecore aegro / Nascuntur domini... -Pers.
56. Felices errore suo. –Lucan
57. Quem praestare potest mulier galeata pudores, /Quae fugit a Sexu?-Juv.
58. Ut pictura poesis erit - Hor.
59. Operose nihil agunt.-Sen.
60. Hoc est quod palles? Cur quis non prandeat, hoc est?- Per. Sat. 3
61. Non equidem hoc studeo, pullate ut mihi nugisPagina turgescat, dare pondus idonea fumo.-Pers.
62. Scribendi recte sapere est & principium & fons.-Hor
63. Humano capiti cervices pictor equinam / Jungere si velit et varias inducere plumas / Undique Collantes membris, ut turpiter atrum / Destinat in piscem mulier formosa superne; / Spectactum admissi risum teneatis amici? / Credite, Pisones, isti tabulae fore librum / Persimilem, cujus, velut agri somnia, vanae / Fingunter species -Hor.
64. Hic vivimus Ambitiosa / Paupertate omnes.-Juv.
65. Demetri teque Tigelli / Discipularum inter jubeo plorare cathedras. –Hor.
66. Motus doceri gaudet Ionicos / Matura virgo, & fingitur artibus / Jam nunc & incestos amores / De tenero meditatur ungui.- Hor.
67. Saltare elegantius quam necesse est probae.-Sal.
68. Nos duo turba sumus—Ovid.
69. Hic segetes, illic veniunt felicius uvae: / Arborei foetus alibi, atque injusta virescunt / Gramina. Nonne vides, croceos ut Tmolus odores, / India mittit vides, molles sua turra Saboei? / At Chalybes nudi ferrum, virosaque Pontus / Castorea, Eliadum palmas Epirus equarum? / Continuo has leges aeternaque foedera certis / Imposuit Natura locis...-Virg.
70. Interdum vulgus rectum videt.- Hor.
71. Scribere jussit amor.-Ov.
72. Genus immortale manet, multosque per annos / Stat fortuna domus, & avi numerantur avorum.-Virg.
73. O Dea certe!-Virg.
74. Pendent opera interrupta.-Virg.
75. Omnis Aristippum decuit color & status & res.-Hor.
76. Ut tu Fortunam, sic nos te, Celse, feremus.- Hor.
77. Non convivere licet, nec urbe tota / Quisquam est tam prope tam proculque nobis. Marc.
78. Cum talis sis, utinam noster esses!
79. Oderunt peccare boni virtutis amore.-Hor.
80. Coelum, non animum mutant, qui trans mare currunt.-Hor.
81. Qualis ubi audito venantum murmure Tigris / Horruit in maculas.-Statius.
82. Caput domina venale sub hasta.-Juv.
83. ... Animum pictura pascit inani.-Virg.
84. ...Quis talia fando / Myrmidonum Dolopumve aut duri miles Ulyssei / Temperet a lachrymis.-Virg.
85. Interdum speciosa locis morataque recte / Fabula mullius Veneris, sine pondere & arte, / Valdius oblectat populum meliusque moratur, / quam versus inopes rerum nugaeque canorae.-Hor.
86. Heu quam difficile est crimen non prodere vultu! –Ovid.
87. Nimium ne crede colori. -Virg.
88. Quid Domini facient, audent cum talia Fures?-Virg.
89. ... Petite hinc puerique senesque / Finem animo certum, miserisque viatica canis. / Cras hoc fiet. Idem cras fiet. Quid? quasi magnum / Nempe diem donas. Sed cum lux altera venit, / Jam cras hesternum consumpsimus; ecce aliud cras / Egerit hos annos, et semper paulum erit ultra. / Nam aumvis prope te, quamvis temone sub uno / Vertentem sese frustra sectabere canthum.-Per.
90. ... Magnus sine viribus ignis / Incassum furit...-Virg.
91. In furias ignemque ruunt. Amor omnibus idem.-Virg.
92. Convivae prope dissentire videntur, / Poscentes vario multum diversa palato /
Quid dem? Quid non dem?—Hor.
93. ...Saptio brevi / Spem longam reseces: dum loquimur, fugerit Invida / Aetas: carpe diem, quam minimum credula postero. –Hor.
94. ... Hoc est / Vivere bis, vita posse priore frui.- Mar.
95. Cras leves loquuntur, ingentes stupent.
96. ... Anticum / Mancipium domino, et frugi... Hor.
97. Projecere animas...-Virg.
98. ... Tanta est quarendi cura decoris.-Juv.
99. ... Turpi secernis honestum.-Hor.
100. Nil ego contulerim jucundo sanus amico.-Hor.



Jueves, 21 de Junio de 1711
Projecere animas...-Virg.
Entre los Papeles sueltos a los que referí a menudo (1, 2), hallé una Conversación entre Faramond y Eucrate sobre la Cuestión de los Duelos y la Copia de un Edicto sancionado como Consecuencia de ese Discurso.
pendiente...



Miércoles, 20 de Junio de 1711
... Anticum
Mancipium domino, et frugi...
Hor.
-----Sr. Espectador,
-----he leído reiteradamente su Discurso sobre los Sirvientes y, siendo yo de esa Clase, mucho me ha ofendido que no dejara Sitio para lo Bueno en la Diversidad de Formas con que consideró lo Malo. Hay, sin embargo, una Observación suya que apruebo, y es ésta: Que hay Hombres de Ingenio y Sensibilidad en todos los Órdenes de la Vida; y que los Sirvientes manifiestan la mayor Parte de lo Bueno y de lo Malo que se dice de sus Patrones. Que hay Hombres con Sensibilidad en la Servidumbre, tengo la Vanidad de decir que lo he comprobado yo en mi propia Experiencia lamentable. Usted atribuye atinadamente el Origen de nuestra Iniquidad al Trabajo Cama-Adentro y la Vida doméstica; pero no hay mejor Modo de darle mi Opinión sobre este Asunto que con una breve Reseña de mi Vida hasta éste mi Año número Cuarenta y Cinco; es decir, desde que fui Lustrabotas a los Catorce hasta mi actual Estado de Portero de un Noble, a la Edad ya mencionada.
-----Sepa Usted, pues, que fue mi Padre un pobre Arrendatario de la Familia de Sir Stephen Rackrent: Sir Stephen me envió a la Escuela o, más bien, me hizo seguir a su Hijo Harry a la Escuela, a partir de los Nueve Años; y allí, aunque Sir Stephen pagó algo por mi Educación, me utilizaron como Sirviente y me vi obligado a obtener Retazos de Educación por mi propio Esfuerzo, pues el Director apenas me notaba. Mi joven Patrón era un Muchacho de muy vivas Facultades; y el estar constantemente con él y quererlo, no era poca Ventaja para mí. Mi Patrón me quería extremadamente y fue castigado a menudo por no mantenerme a Distancia. Solía decirme que al entrar en Posesión de su Herencia me daría Derecho al Terreno de mi Padre a cambio de nada. Vine a la Ciudad con él, a la Escuela de Westminster; en ese Tiempo me enseñaba por la Noche todo lo que aprendía durante el Día; y me hacía buscar Palabras en el Diccionario cuando hacía su Ejercitación. Fue Designio de la Providencia que el Patrón Harry fuera arrebatado por una Fiebre, que lo mató diez Días después de los primeros Signos de Enfermedad. Ésta fue la primera Pena que conocí; y le aseguro, Sr. Espectador, que recuerdo las hermosas Acciones del dulce Joven durante su Fiebre como si fuera Ayer. Si necesitaba algo, debía alcanzárselo Tom: y cuando algo se me caía por la Angustia que me embargaba, exclamaba: No le peguen al pobre Niño: denle más Jarabe para mí; nadie más debe dármelo. Escondía la Gravedad de su Estado cuando advertía que no soportaba verlo bajo semejante Peligro y me consolaba diciendo, Tom, ten buen Corazón. Estaba llevándole una Copa a sus Labios cuando entró en Convulsiones; y en ese mismo Momento escuché el último Quejido de mi Patrón. Rápidamente fui expulsado de la Habitación y quedé libre para sollozar y golpear a gusto mi Cabeza contra la Pared. El Dolor que padecía era inexpresable; y todo el Mundo pensaba que me costaría la Vida. En pocos Días, mi vieja Señora, una de las grandes Ecónomas del Mundo, decidió sacarme de la Casa, porque le recordaba a su Hijo. Sir Stephen propuso que se me enviara al Noviciado; pero mi Señora, siendo una Administradora excelente, no dejaría que su Marido desperdiciara Dinero en Actos de Caridad. Tenía yo la suficiente Sensibilidad como para sentir una Indignación extrema por la poca Consideración con que descartaba a quien su hijo había querido tanto; y salí de la Casa hacia donde mis Piernas me llevaran.
-----Tres Días después de que dejara la Familia de Sir Stephen, caminaba sin Rumbo por los Paseos del Temple. Un joven Caballero de la Casa, que (como oí decir luego) al verme medio muerto de Hambre y bien vestido vio en mí un Accesorio al Alcance de su Mano, sin casi otra Indagación que si Quería un Patrón? me indicó que lo siguiera; lo hice y en muy escaso Tiempo me sentí la Persona más afortunada del Mundo. Empleaba mi Tiempo llevándole Cartas a Rameras o Señoritas conocidas de mi Patrón. Vagábamos de Taberna en Taberna, íbamos al Teatro, al Jardín de Mulberry y a todos los Lugares de Entretenimiento, donde mi Patrón cada Noche se enredaba en algún nuevo Amorío, al cual y la Bebida dedicaba todo su Tiempo, si sus Caudales lo permitían. Mientras transcurrían estas Extravagancias, tenía yo el Placer de quedarme la Mitad de la Noche descansando en los Escalones de una Taberna mientras jugaba a los Dados con otros Sirvientes o en alguna Distracción parecida. Cuando mi Patrón estaba seco, generalmente debía transcribir Poesía amorosa, Canciones viejas y Panfletos nuevos. Duró esta Vida hasta que mi Patrón contrajo Matrimonio y tuvo la Prudencia de despedirme porque conocía sus Secretos.
-----Estaba desconcertado sobre el Curso que debía tomar; hasta que al Fin apelé a una Compañera en el Sufrimiento, una de sus Amantes, una Mujer de la Ciudad. Como en ese Momento resultaba estar forrada de Dinero, me vistió de Pies a Cabeza y, sabiendo que yo era un Sujeto listo, me empleó como tal. A veces debía salir con ella y cuando identificaba a un Sujeto joven al que creía buen Candidato, yo debía desaparecer como alguien en que no se confía. A menudo regateaba Mercancías en el New Exchange, y si tenía intenciones de dejarse atracar, me mandaba de Paseo. Cuando comenzaba a conversar con ella algún humilde Sirviente, me acercaba de inmediato y le informaba que Sir John había vuelto a Casa, tras lo cual pedía ella un nuevo Coche con el Objeto de no ser seguida. Cuando me ponía detrás del Coche, el Candidato me hacía Señales y yo movía la Cabeza diciendo Es imposible: me separaba de mi Señora en la siguiente Esquina y seguía al Incauto para saber cómo salirle al Encuentro en una próxima Ocasión. Además de honestos Servicios de esta Índole, escribía todas las Cartas de Amor de mi Señora; algunas de una Dama que vio a tal Caballero en tal Lugar vistiendo tal Traje colorido; algunas manifestando el Terror que sentía por un Marido celoso; otras explicando que la Severidad de sus Padres era tal que (a pesar de tener su Fortuna asegurada) estaba dispuesta a huir con tal Caballero, aunque supiera que era sólo un Hermano menor. En una Palabra, mi Educación parcial y mi Pasión por los Libros de Entretenimiento me permitieron escribir mejor que todos lo que le hacían el Amor por medio de Epístolas; y como ella era extremadamente astuta, se manejaba muy bien en Persona afectando la mayor Modestia. En medio de esto fui sorprendido por una Carta suya con un Billete de Diez Libras.

----"Honesto Tom,
-----No me verás nunca más. Me he casado con un Caballero del Campo, muy inteligente, que podría sospechar si me quedo contigo; por lo tanto, adiós."

-----Habiendo perdido este Puesto también a causa de un Matrimonio, resolví andar con Gente bien distinta en el Futuro; ingresé como Mayordomo en una de esas Familias que mantienen un Coche, tres o cuatro Sirvientes, una Casa limpia y un lindo Retiro en una pequeña Heredad. Aquí viví muy cómodamente por algún Tiempo hasta que por desgracia descubrí a mi Patrón en el Ático con la Mucama. Conocía el Mundo demasiado bien para pensar en quedarme; y al Día siguiente fingí haber recibido una Carta del Campo que decía que mi Padre agonizaba y obtuve mi Salida con un Botín que recompensaba mi Discreción.
-----El siguiente fue un Hombre soltero y quisquilloso, con quien viví alrededor de un Año y Medio. La mayor Parte del Tiempo la pasé tranquilamente; pues cuando empecé a conocerlo mejor, dejé de tomar en serio lo que decía; así un día dijo de buen Humor Que yo era el mejor Hombre que había tenido, porque no lo Respetaba.
-----Estos son, Señor, los principales Acontecimientos de mi Vida; y no me detendré en los muchos otros Sitios donde estuve, donde fui el Sujeto más extraño del Mundo, donde nadie en el Mundo tuvo Sirvientes como yo, donde sin duda eran las Personas más desafortunadas en Materia de Sirvientes; y así. Todo lo que pretendo con esta Carta es mostrarle que nosotros, los pobres Sirvientes, no somos todos (como nos dicen tan a menudo) Bribones; sino que somos lo que somos de acuerdo al Ejemplo de nuestros Superiores. En la Familia donde estoy ahora no cometo otro Pecado que mentir, lo cual hago con Cara grave, vestido con mi Librea y mi Bastón, cada Día, y casi durante todo el Día, al negar que mi Señor reciba Pretendientes impertinentes y mi Señora Visitantes indeseados. Pero, Señor, debo hacerle saber que soy, cuando salgo, Líder entre los Sirvientes: yo soy ése que lleva el Ritmo cuando se debe golpear el Bastón contra las Tablas en la Galería de la Ópera; soy ése que se conmueve con Propiedad ante los Incidentes principales de una Tragedia mientras las Personas de Calidad se miran entre sí: cuando en una Multitud oye un Grito en el Momento adecuado, un Oh cuando se llega al Momento decisivo de un Discurso o el comienzo de un Urra cuando se trata de la Voz del Pueblo, debe saber que ha sido comenzado o sostenido por
----------------------------------------------------Señor,
--------------------------------------------------------Su más que Humilde Servidor,
----------------------------------------------------------------Thomas Trusty."
T.





Lunes, 18 de Junio de 1711


--- Hoc est
Vivere bis, vita posse priore frui
.- Mart.

El último Método que propuse en mi Ensayo del Sábado para rellenar esos Espacios vacíos de la Vida, que resultan tan tediosos y agobiantes para los Holgazanes, consiste en aplicarse a la Búsqueda del Conocimiento. Recuerdo que el Sr. Boyle, al discurrir sobre un cierto Mineral, nos decía que El Hombre puede consumir su Vida entera en el Estudio de tales Sustancias sin agotar el Conocimiento de todas sus Cualidades. La Verdad es que no hay una sola Ciencia, o Rama de ellas, que no pueda proveer al Hombre una Ocupación de por Vida, aunque la Vida fuera más extensa.
-----No me ocuparé aquí del trillado Tema de la Utilidad del Conocimiento, ni del Placer y la Perfección que proporcionan a la Mente, ni de los Métodos para obtenerlos, ni recomendaré alguna de sus Ramas, pues todas ellas han sido Tópicos de muchos otros Escritores; pero me permitiré una Especulación menos frecuente, y por lo tanto quizá más entretenida.
-----Ya he mostrado antes cómo las Horas de la Vida que no se emplean en nada parecen largas y tediosas; aquí procuraré mostrar cómo las Horas en que se ejercita la Lectura, el Estudio y la Búsqueda del Conocimiento también son largas, pero no tediosas, y por este medio descubriremos un Método para alargar nuestras vidas y al mismo tiempo usar todas nuestras Horas en nuestro Provecho.
-----El Sr. Locke observa que "obtenemos la Idea de 'Tiempo' o 'Duración' al reflexionar sobre el Tren de Ideas que se suceden unas a otras en nuestra Mente: Por esta Razón, cuando dormimos profundamente, sin soñar, no percibimos el Tiempo, o la extensión del mismo, mientras estamos dormidos; y entre el Momento en que dejamos de pensar, hasta aquel en que volvemos a hacerlo, parece no haber Distancia". A lo cual el Autor agrega: "Y por ello, sin duda, lo mismo le ocurriría a un Hombre durante la vigilia, si le fuera posible mantener en su Mente una única Idea, invariable, sin someterla a la Sucesión de otras Ideas: Y vemos que si uno fija sus Pensamientos intensamente en una sola cosa, con el propósito de evitar el Tren de Ideas que pasa por nuestra Mente mientras se ocupa de esta seria Contemplación, no puede ya dar Cuenta en forma fehaciente de buena parte de su Duración, y piensa que le ha llevado menos Tiempo."
-----Podríamos llevar este Pensamiento más lejos, y considerar que el Hombre acorta su Tiempo cuando no piensa en nada, o bien en pocas cosas; por otro lado, lo alarga cuando emplea su Pensamiento en muchos Temas, o se entretiene con una fructífera y constante Sucesión de Ideas. Por consiguiente, Monsieur Malebranche, en su Investigación acerca de la Verdad (que se publicó varios Años antes que el Ensayo sobre el Entendimiento Humano del Sr. Locke), nos dice: Que es posible que algunas Criaturas perciban una Media Hora como nosotros pensamos en un Millar de Años; o que contemplen esa Duración que denominamos 'Minuto' como una Hora, o Semana, o Mes, o toda una Edad.
-----Dicha Noción de Monsieur Mallebranche se presta a una pequeña Exploración, a juzgar por lo que cité del Sr. Locke; pues si nuestra Noción del Tiempo es producto de nuestra Reflexión sobre el Tren de Ideas que cruza nuestra Mente, y esta Sucesión puede acelerarse o retardarse infinitamente, se sigue que diferentes Seres pueden tener diferentes Nociones de la misma Duración, según la forma en que sus Ideas, que suponemos son igualmente distintas en cada uno de ellos, se sucedan en uno u otro Grado de Rapidez.
-----Hay un famoso Pasaje del Corán donde, al parecer, en algún punto Mahoma habría estado dotado de la misma Noción de la que hablo. Allí se menciona que el Arcángel Gabriel sacó a Mahoma de la Cama una Mañana para proporcionarle una Visión de todas las cosas en los Siete Cielos, en el Paraíso, y en el Infierno, todos los cuales fueron debidamente observados por el Profeta; y una vez finalizadas sus noventa mil Conferencias con Dios, retornó a su Cama. Todo esto, dice el Corán, ocurrió en un Lapso tan corto, que a su Regreso Mahoma halló su Cama todavía tibia, y pudo atrapar un Cántaro de cerámica (que se había caído en el Momento mismo en que Gabriel lo había sustraído de este Mundo) antes de que el Agua llegara a derramarse.
-----Hay un bonito Relato en los Cuentos Turcos, relacionado con el Pasaje del famoso Impostor, que tiene cierta Afinidad con el Tema que estamos tratando. El Sultán de Egipto, un Infiel, solía reírse de estos Episodios de la Vida de Mahoma y los tenía por algo imposible y totalmente absurdo: Pero un Día, durante una Conversación con un Doctor en Ley Islámica que tenía el Don de obrar Milagros, el Doctor le dijo que prontamente lo convencería de la Verdad de dicho Pasaje en la Historia de Mahoma, si consentía en dejarse hacer lo que el Doctor dispusiera. Dicho esto, el Sultán accedió de buena gana a que lo llevaran hacia una enorme Bañera llena de Agua; y mientras allí estaba, en medio de un Círculo de Hombres notables, el Santo le pidió que sumergiera la Cabeza en el Agua, y que luego la retirara: por consiguiente, el Rey metió su Cabeza con gran impulso, y entonces se halló simultáneamente al Pie de una Montaña y junto a la Costa. El Rey inmediatamente bramó de furia contra el Doctor por esta Mezcla de Traición y Brujería; pero al mismo tiempo, sabiendo que era en vano enfurecerse, se dispuso a encontrar Métodos apropiados para ganarse la Vida en este extraño País; por lo tanto, se acercó a un grupo de Personas que estaban trabajando en un Bosque cercano: Estas Personas lo condujeron hacia una Ciudad que distaba un corto trecho del Bosque; allí, luego de algunas Peripecias, se casó con una Mujer de gran Belleza y Fortuna. Vivió con esta Mujer tanto tiempo que tuvo con ella siete Hijos y siete Hijas. Más tarde, se vio reducido a la Pobreza y forzado a pensar en acosar a otros en las Calles, en calidad de Abrepuertas. Un Día, mientras caminaba solo a lo largo de la Costa, abrumado por melancólicas Reflexiones sobre su Vida anterior y la presente, sobrevino en él un súbito Arranque de Devoción, de modo que se despojó de sus Ropas con el propósito de asearse, tal como mandan las Costumbres de los Musulmanes, antes de realizar sus Plegarias.
-----Después de su primera Zambullida en el Mar, apenas había levantado la Cabeza por sobre el nivel del Agua cuando se encontró nuevamente parado al Lado de la Bañera, junto a los grandes Hombres de su Corte y el Santo. Inmediatamente reprochó a su Maestro que lo hubiera sometido a tal Ciclo de Aventuras, y lo acusó de haberlo arrastrado mediante engaños a un Estado de Miseria y Servidumbre; pero se mostró asombrosamente sorprendido cuando oyó que el Estado del que había hablado era sólo un Sueño, una Alucinación; y que no se había movido del Lugar donde estaba ahora; y que apenas había sumergido su Cabeza en el Agua, y la había sacado inmediatamente.
-----El Doctor mahometano aprovechó la Ocasión para inculcar al Sultán que Nada es imposible con Dios; y que Él, junto al cual Mil Años no son sino un Día, puede, si así lo desea, hacer que un Día, o mejor aun, apenas un Momento, parezca a cualquier de sus Criaturas un Millar de Años.
-----Dejaré al Lector que compare estas Fábulas Orientales con las Nociones de los dos grandes Filósofos a quienes cité en el presente Papel; y meramente deseo que contemple cómo, con solo aplicarse, puede extender su Vida más allá de sus Límites naturales, si se dedica diligentemente a la Búsqueda del Conocimiento.
-----Las Ideas alargan las Horas del Hombre Sabio, así como las Pasiones colman las del Necio: El Tiempo de éste es largo porque no sabe qué hacer con él, mientras que el de aquél lo es porque cada Momento se distingue en virtud de la Utilidad o el Entretenimiento que brindan los Pensamientos; en otras Palabras, porque uno malgasta el Tiempo, y el otro lo disfruta.
-----¿Cuán diferente es la Visión de la Vida pasada en el Hombre que ha envejecido en compañía del Conocimiento y la Sabiduría, de aquel que se ha hecho viejo en la Ignorancia y la Insensatez? Éste es como el Dueño de un País inhóspito que colma la Vista con la Perspectiva de Colinas y Llanuras desoladas, que no producen nada rentable, ni siquiera algo ornamental; el primero, en cambio, observa un Paisaje hermoso y vasto, demarcado por deliciosos Jardines, verdes Prados y fructíferos Campos, y no hay Rincón de sus Posesiones sobre el que pueda extender su Mirada sin hallarlo cubierto de alguna especie de bellas Plantas o Flores.

L.



Sábado 16 de junio, 1711
...Saptio brevi
Spem longam reseces: dum loquimur, fugerit Invida
Aetas: carpe diem, quam minimum credula postero.
–Hor.
Todos nos quejamos de la Brevedad del Tiempo, dice Séneca, y sin embargo tenemos mucho más del que sabemos en qué emplear. Nuestras Vidas, dice, se desperdician o bien en no hacer nada, o en hacer cosas que no tienen Propósito, o en no hacer nada de lo que debemos hacer: Siempre nos estamos quejando de que nuestros Días son pocos y actuando como si no fueran a tener Fin. Aquel noble Filósofo ha descrito nuestra Incoherencia para con nosotros mismos en este Particular, mediante todos esos Giros de Expresión y de Pensamiento que son propias de sus Escritos.
-----A menudo juzgo a la Humanidad como algo totalmente contradictorio consigo mismo en un Punto que tiene cierta Afinidad con lo anterior. Aunque parecemos afligidos por la Brevedad de la Vida en general, nos la pasamos deseando que cada Período de la misma llegue a su Fin. Los Menores anhelan llegar a la Adultez, para llegar a ser Hombres de Negocios, para conseguir una Posición y conseguir Honores, para poder retirarse. Así, aunque la Vida nos ha concedido a cada uno un espacio breve, sus varias Etapas nos resultan Largas y Tediosas. Queremos en general prolongar cada Palmo, pero en realidad nos contentaríamos con que cada una de las Partes que la componen fuesen más cortas. El Usurero estaría por demás satisfecho aniquilando el Lapso de Tiempo que va desde el día Presente hasta el inicio del próximo Trimestre. El Político se contentaría perdiendo tres Años de su Vida, si con ello pudiera acomodar las cosas en la Postura en que imagina que estarán después de semejante Revolución del Tiempo. El Enamorado se alegraría de extirpar de su Existencia todos los Momentos que tienen que pasar antes del feliz Encuentro. Así, puesto que nuestro Tiempo corre incesante, nosotros deberíamos estar muy contentos en la Mayoría de las Partes de nuestras Vidas, con el hecho de que el mismo corra mucho más rápido de lo que lo hace. Varias Horas del Día están en nuestras Manos, y aún seguimos deseando Años enteros: y viajamos a través del Tiempo como a través de Países llenos de Inmensidades desiertas y salvajes, que de buena gana quisiéramos dejar atrás, para poder llegar a esos pequeños Poblados o imaginarios Puntos de Reposo que están dispersos por toda la región.
-----Si dividimos la Vida de los Hombres en veinte Partes, encontraremos que al menos diecinueve de ellas son meros Resquicios y Grietas que no están llenos ni de Placeres ni de Negocios. No obstante no incluyo en este Cálculo las Vidas de aquellos Hombres que viven bajo la Precipitación de los Negocios, sino sólo las de aquellos que no están permanentemente implicados en Escenas de Acción; y espero no estar brindando un Servicio menor a esas Personas, si les señalo ciertos Métodos para llenar los Espacios vacíos de la Vida. Los Métodos que les propondré son los siguientes.
-----El primero es el Ejercicio de la Virtud, en la Acepción más general del Término. Ese Esquema particular que comprende las Virtudes Sociales, puede darle una Ocupación al Temperamento más industrioso, y hacer que un Hombre encuentre en esa Ocupación más de lo que encontraría en la Posición más activa de la Vida. Aconsejar al Ignorante, aliviar al Necesitado, confortar al Afligido, son Deberes que se presentan ante nosotros todos los Días de nuestras Vidas. Un Hombre tiene frecuentes Oportunidades de mitigar la Ferocidad de un Partido; de hacerle Justicia a la Condición de un Hombre digno; de ablandar al Envidioso, calmar al Irascible, y rectificar al Prejuicioso; Oficios todos éstos que agradan a una Naturaleza razonable, y producen gran Satisfacción a las Personas que pueden ocuparse en ellos con Discreción.
-----Existe otro tipo de Virtud que puede encontrarle una Ocupación a las Horas de Retiro en las que estamos totalmente abandonados a nosotros mismos, y privados de Compañía y Conversación; me refiero a ese Trato y esa Comunicación que todas las Criaturas razonables deberían mantener con el gran Autor de su Existencia. El Hombre que vive bajo un Sentido habitual de la Presencia Divina mantiene un Carácter Jovial, y disfruta en cada Momento la Satisfacción de pensarse a sí mismo en Compañía del más querido y mejor de los Amigos. El Tiempo nunca es un enorme peso sobre él: para él es imposible estar sólo. Sus Pensamientos y Pasiones están tan ocupados con eso como lo están los nuestros cuando los de los otros Hombres están inactivos: Él puede no dar un paso fuera de este Mundo, pero su Corazón arde de Devoción, se hincha de Esperanza, y triunfa por ser Conciente de esa Presencia que lo rodea por doquier; o, por el contrario, vierte sus Miedos, sus Pesares y sus Aprehensiones, en el gran Soporte de su Existencia.
-----Sólo he considerado aquí como Necesidad para que un Hombre sea Virtuoso, el que pueda tener algo que hacer; pero si vamos más allá en nuestras consideraciones, el hecho de que el Ejercicio de la Virtud no sólo es un Divertimento para el tiempo libre, sino que su influencia se extiende a aquellas Partes de nuestra Existencia que transcurre bajo la Tumba, y que toda nuestra Eternidad va a tomar su matiz a partir de aquellas Horas que aquí empleamos en la Virtud o en el Vicio, se redobla sobre nosotros el Argumento que nos induce a poner en Práctica este Método para hacer uso de nuestro Tiempo.
-----Cuando un Hombre no tiene más que un pequeño Stock de cosas para explotar, y tiene oportunidades para sacarles buen provecho, ¿qué pensaremos de él si emplea diecinueve Partes de ese Stock sufriendo porque ha de morir, y acaso emplea la otra veinteava Parte en su Ruina y su propio Perjuicio? Pero debido a que la Mente no puede estar siempre en un estado de Fervor, ni estirarse en tensión permanente para alcanzar el Extremo de la Virtud, es necesario que nos dediquemos a Ocupaciones que sean apropiadas para ella en sus momentos de Relajación.
-----El siguiente Método que yo propondría para cultivar nuestro Tiempo, sería el de las Diversiones útiles e inocentes. Debo confesar que creo que se encuentra por debajo de las Criaturas razonables el ser del todo un entendido en ese tipo de Diversiones que son meramente inocentes, y que no tienen otra cosa que recomendarles que el hecho de que practicarlas no produce ningún Daño. Si las Apuestas bajo cualquiera de sus formas pueden decir eso de sí mismas, yo no voy a determinarlo; pero pienso que es admirable ver Personas de lo más Juiciosas pasando juntas doce Horas, mezclando y dividiendo un mazo de Cartas, sin otro tema de Conversación que el de las pocas Frases que se utilizan en el Juego, y sin otras ideas más que aquellas referidas a las Marcas negras y rojas distribuidas en diferentes Figuras. No faltaría una risita si escucháramos a uno de los de esta Especie quejarse de que la Vida es Corta.
-----El Escenario podría ser una Fuente perpetua de los más nobles y útiles Entretenimientos, si se hallara bajo las Regulaciones apropiadas.
-----Pero la Mente nunca se relaja a sí misma de un modo tan agradable como en la Conversación de un Amigo bien elegido. Y no hay una mayor Bendición en la Vida que se compare en modo alguno con el Placer de un Amigo discreto y virtuoso. Esto tranquiliza y descarga la Mente, limpia y mejora el Entendimiento, genera Pensamientos y Conocimiento, anima la Virtud y los buenos Propósitos, mitiga y calma las Pasiones, y encuentra Ocupaciones para la mayor Parte de las Horas libres de la Vida.
-----Luego de esa clase de Intimidad con una Persona particular, uno se esforzaría por lograr un Conversación más general con aquellos capaces de entretener y mejorar a aquellos con quienes conversa, que son Cualidades que raramente van separadas.
-----Existen muchos otros Entretenimientos útiles en la Vida, que uno debería empeñarse en multiplicar, que se podrían usar en todo Momento como Recursos para algo más que sacar a la Mente de su ociosa inacción, o de su andar a la deriva entre Pasiones que esperan su oportunidad de apoderarse de ella.
-----Un Hombre que tiene buen Gusto para la Música, la Pintura o la Arquitectura, es como uno que tiene otro tipo de Sensibilidad cuando se lo compara con los que no sienten Gusto por esas Artes. A las actividades del Florista, el Cultivador, el Jardinero, el Agricultor, aunque se las toma sólo como logros del Hombre de Fortuna, son de gran Ayuda para la Vida en el Campo, y en muchos sentidos, maneras útiles para aquellos que gozan de ellas.
-----Pero de todas las Diversiones de la Vida, no hay ninguna más apropiada para llenar los Espacios vacíos como la lectura de Autores útiles y entretenidos. Pero sobre este tema sólo pasaré superficialmente, porque en alguna Medida se inmiscuye con el tercer Método, que propondré en otro Ensayo, para el Empleo de nuestras Horas muertas, y del que sólo diré al pasar que es la Búsqueda del Conocimiento.



Viernes 15 de junio de 1711


-- Convivae prope dissentire videntur,
Poscentes vario multum diversa palato
Quid dem? Quid non dem?
— Hor.



-----Hojeando el último Paquete de Cartas que me han sido enviadas, encontré la siguiente:

-----Sr. ESPECTADOR,
-----Su Periódico es ya parte de mi Juego de Té; y mi Criada conoce tan bien mis Preferencias que al pedir mi Desayuno esta Mañana (siendo más tarde que lo usual) me contestó; el ESPECTADOR aún no ha llegado, pero que el Agua para el Té había hervido y lo esperaba de un Momento a otro. Habiendo así expresado la Estima y Veneración que tengo por usted, debo recordarle acerca del Catálogo de Libros que usted prometió recomendar a nuestro Sexo, pues he aplazado el equipamiento de mi Habitación esperando recibir Consejo acerca de este Asunto; su Discípula a diario y humilde Servidora,
LEONORA.


-----En respuesta a mi bella Discípula, de la cual estoy muy orgulloso, debo ponerla al tanto –a ella y al resto de mis Lectores- de que desde que pedí Ayuda para el Catálogo de la Biblioteca para Damas, he recibido gran cantidad de Cartas sobre este Asunto, algunas de las cuales serán referidas a continuación.
-----En la primera Categoría mencionaré a aquellas que me envían eminentes Libreros, todos los cuales recomiendan respetuosamente Autores que han impreso, y en consecuencia parecen tener más en Vista su propio Provecho que el de las Damas. Uno me dice que considera absolutamente necesario que las Mujeres tengan verdaderas Nociones de Derecho y Ecuanimidad, y por lo tanto no pueden encontrar mejor Libro que El País de la Justicia de Dalton. Otro asegura que no puede faltarles Todo acerca del Jockey. Un tercero, percibiendo la Curiosidad y Deseo de husmear en los Secretos de otros, que según me dice es natural en el bello Sexo, es de la Opinión de que esta femenina Inclinación, si es bien dirigida, puede volverse ventajosa y por lo tanto me recomienda, del Sr. Mede, Sobre las Revelaciones. Un cuarto Librero presenta como Verdad incuestionable el que una Dama no puede considerarse completamente realizada si no ha leído Los Secretos Tratados y Negociaciones de Marshal D’Estrades. El Sr. Jacob Tonson Jun opina que el Diccionario de Bayle puede ser de mucha utilidad para las Damas, para convertirlas en verdaderas Eruditas. Otro cuyo nombre no consigo recordar considera muy apropiado que toda Mujer con Hijos lea la Historia del Bautismo de un Infante del Sr. Wall. Otro insiste en recomendar a mis Lectoras mujeres El Golpe final: Una Vindicación del Esquema Patriarcal.
-----En la segunda Categoría mencionaré los Libos que son recomendados por Maridos, si he de creer a los que suscriben. Si efectivamente lo son, o si se hacen pasar por Maridos, no puedo saberlo, pero los Libros que recomiendan son los siguientes: Una Paráfrasis de la Historia de Susana. Reglas para guardar la Cuaresma. Prevención del Derrocamiento del Cristiano. Disuasión respecto del Teatro. Las Virtudes del Árbol de Canela, con Instrucciones para hacer Té de Canela. Los Placeres de la Vida de Campo. El Gobierno de la Lengua. Una Carta enviada desde Cheapside desea que aconseje a todas las jóvenes Viudas a convertirse en Amantes de la Aritmética de Wingate, y concluye con una Posdata en la cual espera que no olvide mencionar las Recetas de la Condesa de Kent.
-----Debo incluir a las mismísimas Damas en una tercera Categoría, entre estas mis Corresponsales y Consejeras privadas. En una carta de una de ellas, se me aconseja colocar al Pharamond encabezando el Catálogo, y, si lo considero apropiado, a Cassandra en segundo lugar. Coquetilla me suplica no imaginar a las Damas arrodilladas sobre sus Rodillas con Manuales de Devoción, ni hundiendo sus Rostros en Libros para Amas de Casa. Florella desea saber si hay algún libro escrito en contra de las Mojigatas, y me insta, si los hay, a darles un Lugar en mi Biblioteca. Hay Defensor para toda clase de Obras: Todo por Amor es mencionada en cerca de quince Cartas; Sophonisba, o El Derrocamiento de Aníbal, en una Docena; El Adulterio Inocente encuentra también mucha aprobación; Mitrídates Rey del Ponto tiene muchos Amigos; Alejandro Magno y Aurengzebe tienen el mismo Número de Seguidores; pero Teodosio, o La Fuerza del Amor es quién se lleva la victoria.
-----Mencionaré, en último Lugar, los Libros propuestos por Hombres Estudiosos, y aquellos que parecen Jueces competentes en esta Materia; debo aquí aprovechar la Ocasión para agradecer A. B., quienquiera que sea el que se esconda tras estas dos Letras, por su Consejo acerca de este Asunto: Pero como encuentro que la Empresa que me he propuesto resulta ser muy dificultosa, me temo deberé aplazar su ejecución hasta estar más familiarizado con el Pensamiento de mis juiciosos Contemporáneos, y hasta haber tenido tiempo para examinar los varios Libros que me ofrecen; pues estoy resuelto, respecto al Asunto en cuestión, a proceder con la mayor Cautela.
-----Mientras tanto, y puesto que he tomado a las Damas bajo mi Cuidado, me arrogaré la Tarea de encontrar en los mejores Autores antiguos y modernos los Pasajes que puedan serles útiles, los cuales me esmeraré en acomodar tan bien como pueda a su Gusto; sin dudar que la Parte valiosa de su Sexo me perdonará facilmente si me río de vez en cuando de aquellas pequeñas Vanidades y Tonterías que aparecen en el Comportamiento de algunas, y que son más apropiadas para el Ridículo que para la seriedad de la Censura. Estando la mayoría de los Libros dirigidos a los Lectores Hombres, y generalmente escritos para Hombres Estudiosos, un Trabajo de esta Naturaleza se vuelve más necesario; además, me halaga pensar que veo perfeccionarse diariamente al bello Sexo por estas Especulaciones mías. Mis bellas Lectoras son ya más Estudiosas que Bellas. Podría nombrar algunas de ellas que pueden hablar mejor que varios Caballeros que se hacen notar en Will’s; y, como recibo frecuentemente Cartas tanto de delicadas Mujeres como de apuestos Caballeros, no puedo dejar de observar que las primeras son superiores a las otras, no sólo en el Sentido sino también en cuanto a la Ortografía. Esto no puedo dejar de tener un Efecto benéfico sobre el Mundo Femenino, impidiendo que sean seducidas por aquellos Cabezas huecas que han sido, hasta ahora, admirados por las Mujeres y ridiculizados entre los Hombres.
-----Fuentes confiables me informan que Tom Tattle es considerado impertinente, Will Trippet comienza a ser desairado y que el mismísimo Frank Smoothy está a un Mes de ser catalogado de Cabeza hueca, de continuar yo con estos Escritos. Por mi parte, siendo mi Trabajo en alguna medida detectar a aquellos que pervierten las Mentes débiles con Fingido Ingenio y Juicio, Humor y Galantería, no cesaré de prestar al bello Sexo las mejores Luces que mi Intelecto pueda proveer para que continúen con sus Descubrimientos.

C.



Jueves, 14 de Junio de 1711
In furias ignemque ruunt. Amor omnibus idem.-Virg.
pendiente...



Miércoles, 13 de Junio de 1711
... Magnus sine viribus ignis
Incassum furit...-Virg.
pendiente...





Martes, 12 de Junio de 1711
... Petite hinc puerique senesque
Finem animo certum, miserisque viatica canis.
Cras hoc fiet. Idem cras fiet. Quid? quasi magnum

Nempe diem donas. Sed cum lux altera venit,
Jam cras hesternum consumpsimus; ecce aliud cras
Egerit hos annos, et semper paulum erit ultra.
Nam aumvis prope te, quamvis temone sub uno

Vertentem sese frustra sectabere canthum.-Per.
The rib he formed and fashioned with his hands;
Under his forming hands a creature grew,
Man-like, but different sex; so lovely fair,
That what seemed fair in all the world, seemed now
Mean, or in her summed up, in her contained
And in her looks; which from that time infused
Sweetness into my heart, unfelt before,
And into all things from her air inspired
The spirit of love and amorous delight.
She disappeared, and left me dark; I waked
To find her, or for ever to deplore
Her loss, and other pleasures all abjure:
When out of hope, behold her, not far off,
Such as I saw her in my dream, adorned
With what all Earth or Heaven could bestow
To make her amiable: On she came,
Led by her heavenly Maker, though unseen,
And guided by his voice; nor uninformed
Of nuptial sanctity, and marriage rites:
Grace was in all her steps, Heaven in her eye,
In every gesture dignity and love.
I, overjoyed, could not forbear aloud.
This turn hath made amends; thou hast fulfilled
Thy words, Creator bounteous and benign,
Giver of all things fair! but fairest this
Of all thy gifts! nor enviest. I now see
Bone of my bone, flesh of my flesh, myself ...
She heard me thus; and though divinely brought,
Yet innocence, and virgin modesty,
Her virtue, and the conscience of her worth,
That would be wooed, and not unsought be won,
Not obvious, not obtrusive, but, retired,
The more desirable; or, to say all,
Nature herself, though pure of sinful thought,
Wrought in her so, that, seeing me, she turned:
I followed her; she what was honour knew,
And with obsequious majesty approved
My pleaded reason. To the nuptial bower
I led her blushing like the morn...
pendiente...



Lunes, 11 de Junio de 1711


Quid Domini facient, audent cum talia Fures?- Virg.

Sr. ESPECTADOR,

Tengo en la mayor Estima sus Esfuerzos por presentar ante las Gentes del Mundo aquello que, habiendo escapado a su Observación, resulta altamente en su Provecho. Usted ha triunfado, creo, muy bien con varios Temas; y parece versado en las más variadas Escenas de la Vida. Pero en las Consideraciones de la Humanidad, en tanto ESPECTADOR, no debería omitir las Circunstancias relacionadas con la Parte inferior del Mundo, así como tampoco aquellas que conciernen a la superior. Me llama la atención una cosa en particular, que no ha tratado: Es la Corrupción general de las Costumbres entre los Sirvientes de Gran Bretaña. Soy un Hombre que ha viajado y visto muchas Naciones, pero que durante los pasados siete Años ha establecido domicilio fijo en Londres o a menos de veinte Millas de dicha Ciudad: En este Tiempo he entablado numerosas Relaciones con la mejor Clase de Gente, y rara vez he encontrado alguna Persona contenta con sus Sirvientes. Éste es un Asunto que causa gran Asombro entre los Extranjeros, y todos aquellos que han visitado otros Países; especialmente porque no pueden evitar observar esto: Que no hay Lugar en este Mundo donde los Sirvientes tengan los Privilegios y las Ventajas que disfrutan en Inglaterra: en ninguna otra Parte tienen una Dieta tan abundante, un Sueldo tan alto, o Libertades tan indulgentes: en ninguna otra Parte se verifica que trabajen menos, y que aun así demuestren tan poco Respeto y sean tan derrochadores y negligentes, o siquiera que cambien de Amo con tanta frecuencia como aquí. Atribuyo esta Falencia, en gran Medida, a los frecuentes Robos y Pérdidas que sufrimos a mano de Salteadores de Caminos o en nuestros Hogares. Eso es ciertamente lo que me trae a la Mente Pensamientos de este tipo: Un descuidado Mozo a mi servicio echó a perder el Potro más bonito del Mundo por cabalgarlo diez Millas, y le aseguro que, si yo me propusiera confeccionar un Registro de todos los Caballos que he conocido y de los cuales abusaron mis Sirvientes, el Número daría montura a todo un Regimiento. Quisiera que Usted nos brindara sus Observaciones, para que sepamos cómo tratar a estos Granujas, o para que los Amos tomen Medidas a los fines de reformarlos. Le ruego que nos dedique una Especulación en general acerca de los Sirvientes, y me daré por satisfecho;

Le ruego que no omita hacer Mención
especial de los Mozos

--------------------------------------------------------Suyo,
--------------------------------------------Philo-Britannicus.

-----Este honesto Caballero, con tantos deseos de que yo escriba una Sátira sobre los Mozos, tiene muchas Razones para estar resentido; y no conozco un Mal que afecte más a la Humanidad que la Mala Conducta de los Sirvientes.
-----La Queja de la Carta discurre en su totalidad acerca de los Sirvientes Masculinos; puedo atribuir este Atrevimiento tan común entre ellos a la Costumbre de adoptarlos con Cama Adentro: Esta Instancia de falso Ahorro es suficiente para estropear toda la Noción de tener Sirvientes, pues se comportan en tal Calidad sólo durante una Parte de su Tiempo. Sirven en los lugares donde se encuentran y entran a los Clubs o, si sirven en Tabernas, comen después de que lo hayan hecho sus Amos, y reservan su Sueldo para tales Ocasiones. De aquí se desprende que actúan de igual manera que sus Amos, pero en menor Grado; y con frecuencia reproducen con Afectación sus Modales: Y por tal Razón se ven señoritos en Librea, Dandis amanerados, Petimetres y demás Bufones, que se comportan con la más alta Perfección, propia de las Personas a quienes atienden. Hay una Humorada común en el Séquito de las Gentes de Alcurnia, que tiene lugar cuando están a sus anchas, es decir, cuando no están a la Vista de sus Amos: consiste en asumir de Manera divertida los Nombres y Títulos de aquellos cuyas Libreas visten. Así, el Carácter y sus Distinciones se les vuelven tan familiares, que he allí la Causa, entre otras, a la que podemos imputar la Insolencia entre nuestros Sirvientes: Que no se dan por aludidos cuando ven a un Caballero aunque lo conozcan muy bien, a menos que sea un Conocido de sus Amos.
-----Mi Oscuridad y Taciturnidad me otorgan la Libertad, sin que ello motive ningún Escándalo, de cenar, si lo veo propicio, en una Fonda ordinaria; puedo adecuarme a la más abyecta y a la más suntuosa Casa de Entretenimientos. Caí el otro Día en una Casa de Vituallas cerca de la Cámara de los Nobles, y oí a una Criada bajar y decirle a la Dueña del Bar, Que milord Bishop juraba que la echaría por la Ventana, si no traía más Cerveza, y que milord Duke iba a ordenar una Jarra doble de Purle. ¡Cuál no sería mi Sorpresa al oír Voces rústicas que gritaban y se respondían unas a otras acerca de los Asuntos Públicos, usando los nombres de los Miembros más ilustres de nuestra Nobleza! De pronto, alguien llegó corriendo, y gritó que la Cámara se estaba levantando. Los que integraban la Compañía bajaron al mismo tiempo... ¡y todos afuera! La Cantina se llenó inmediatamente de un sonoro Clamoreo, y se podía oír cómo bebían una Jarra a cuenta del Marqués de tal Lugar, y ordenaban Aceite y Vinagre a cuenta de tal Conde, y tres Litros a mi nuevo Lord para estrenar su Título, y así. Sería de notable Mal Gusto mencionar a aquellas Muchedumbres de Sirvientes, y la Insolencia que demostraron cerca de las Cortes de Justicia y sobre las Escaleras hacia la Asamblea Suprema, donde llevaron a cabo una Burla universal de todo Orden, con tal Gritería y Confusión licenciosa, que uno hubiera pensado que toda la Nación se entregaba a la Juerga, y que ya no había tales cosas como Reglas y Distinciones entre nosotros.
-----El siguiente Lugar al que recurre el Mundo servil para distenderse es la Entrada de Hyde Park, mientras los Nobles se reúnen en el Anillo. Hacia este Paraje muchos traen a sus Lacayos, quienes allí se sientan a la Mesa y comunican a toda la Ciudad cualquier cosa que se haya dicho en sus Casas. Hay Hombres de Ingenio en todas las Condiciones de la vida; pues mezclados con estas Gentes y sus Diversiones, entre mitines de Coquetos y Mojigatos, he asistido a Exposiciones de Insolencia y Orgullo repletas del Humor y el Sentido Común (si tenemos en cuenta su falta de Educación) que uno esperaría de la más educada de las Sociedades. Se puede observar, en general, Que todos los Dependientes adquieren de alguna Manera los Modales y el Comportamiento de aquellos a quienes sirven: Con frecuencia Usted verá Amantes y Conspiradores entre los Lacayos, iguales a los que hallaría en la Chocolatería White o en los Palcos. Recuerdo hace algunos Años un Ejemplo de este tipo. Un Paje al servicio de un Capitán de la Guardia solía, en ausencia de su Amo, acordar Citas Románticas y llevar adelante sus Amoríos vestido con las Ropas de su Amo. El Muchacho era muy bien parecido, y hay muchas Mujeres que no ven más allá de la Apariencia de un Caballero; además, era un Hombre tan instruido como el Coronel mismo. Entonces, con tales Calificaciones, podía garabatear su Afecto en Billets-doux con tal gracia, y adornar una Conversación sobre los Tópicos usuales con tanta Elocuencia, que tenía, como se suele decir, la mitad del Negocio cerrado. Sucedió un Día que, al bajar la Escalera de la Taberna vistiendo la Casaca de la Guardia que pertenecía a su Amo, de la mano de una Mujer enmascarada muy bien vestida, se encontró con el Coronel, quien subía a reunirse con el resto de su Compañía; entonces, con Prontitud y Aplomo, hizo a un lado a la Dama, y dijo, Señor, sé que Usted se precia lo suficiente como para aporrearme mientras visto esta honorable Prenda: Pero Usted ve que hay una Dama implicada en este Caso, y espero que por esta Razón postergue su Enojo hasta que haya tenido Oportunidad de contarle todo, en otro Momento. Tras una breve Pausa, el Semblante del Coronel recobró la calma, y con un Aire de Familiaridad y un murmullo apenas, llamó aparte a su Hombre, y le dijo, Óyeme, trae a esa Dama contigo para pedir Perdón; y luego en voz alta, Hazlo, Will, o nunca te perdonaré. El Muchacho volvió con su Amante, le dijo en Voz alta y con firme Resolución, Ese es el Tipo más honesto del Mundo, y acto seguido la subió a un Coche de Alquiler.
-----Pero las muchas Irregularidades cometidas por los Sirvientes en los Lugares antes mencionados, así como en los Teatros, de las cuales los Amos suelen ser la Ocasión, son demasiado variadas como para no retomar el tema, precisamente, en otra Ocasión.
R.



Sábado, 9 de Junio de 1711
Nimium ne crede colori. -Virg.
Varias de mis Especulaciones han tenido como Propósito impulsar a las Personas a comportarse desinteresadamente con las demás Personas, ya sean éstas hermosas o posean algún Defecto. Puesto que los Secretos del Club de los Feos fueron expuestos ante el Público, lo que los Hombres podrían ver allí es a algunos de los Espíritus nobles de la Época, que no se encuentran en absoluto disconformes consigo mismos, respecto de Causas en que ellos no han tomado Decisión alguna: de modo que las Disertaciones referidas a los Ídolos tendieron a disminuir el Valor que la Gente se atribuye a sí misma a partir de sus Ventajas personales y de los Dones de la Naturaleza. En cuanto a esta última Especie Humana, la de la Gente Hermosa, ya sean Hombres o Mujeres, es por lo general la más intratable. Uno queda en un estado de Perplejidad tan extrema ante las Peculiaridades de su Comportamiento, que uno estaría en Condiciones de desear, para estar a Gusto, que tales Criaturas no existiesen. Esperan una Consideración tan grande, pero conceden una tan pequeña a los otros, que lo que encuentran en su mayoría quienes tienen que tratar con ellos, es que uno Cambiaría con gusto a un Hombre más Apuesto que lo normal, y a una Mujer hermosa, por aquellos con quien la Naturaleza ha sido menos generosa. El Individuo Apuesto es usualmente demasiado Caballero, y la Mujer Elegante tiene algo tan decoroso, que no hay quien los soporte. Por lo tanto mi Elección ha sido generalmente mezclarme con agradables Criaturas Feas, antes que con Caballeros que son lo suficientemente Agraciados como para hacer o dejar de hacer lo que les plazca, o antes que con Bellezas que tienen Encantos suficientes como para hacer o decir algo que sería Ofensivo en cualquiera menos en ellas.
-----La Desconfianza y la Presunción, en atención a nuestras Personas, son Faltas en igual medida; y ambas surgen por la Falta de Conocimiento, o mejor dicho, del Esfuerzo por conocernos a nosotros mismos, y a aquello por lo que deberíamos ser valorados o dejados de lado. Pero de hecho, no he imaginado que estos pequeños Cuidados y Coqueterías podrían tener Consecuencias negativas como las que veo que tuvieron según lo que dicen las siguientes Cartas de mis Corresponsales, donde parece que la Belleza es considerada como Objeto de Cambio por aquellos que no recibieron favor alguno en el reparto de Encantos.


Sr. ESPECTADOR,-------------------------------------------------------- 4 de junio.

-----Después de haberle asegurado que soy en todo sentido una de las Muchachitas más Hermosas de la Ciudad, no necesito tener otro cuidado más que el Maquillaje de mi Rostro, el cual tiene la Desdicha de ser perfectamente Oval. Y procedo ahora de acuerdo a un Temperamento que por naturaleza me inclina tanto a hablar como a escuchar.
-----A partir de esta Explicación usted se podrá preguntar cómo puedo tener la Vanidad de ofrecerme como Candidata, cosa que estoy haciendo, para una Sociedad en la cual el ESPECTADOR y Hecatissa han sido admitidos con tanto Aplauso. No quiero recordarles cuáles son mis Defectos en todo aquello que es Feo: soy demasiado conciente de mi propia Falta de Mérito en este Particular, y por lo tanto sólo me propongo como un Contraste dentro del Club.
-----Usted ve cuán honesta he sido al confesarle todas mis Imperfecciones, lo cual es una gran cosa viniendo de una Mujer, y espero que esto de estímulo al Favor de su Interés.
-----No puede haber Objeción alguna de Parte de la incomparable Hecatissa, dado que no hay duda de que no habrá ningún Peligro de que yo le dé el menor motivo para estar Celosa: por lo que un Banquito Desvencijado en el Lugar más bajo de la Mesa es todo el Honor que codicia

------------------------------------------------Su más Humilde
----------------------------------------------------------y Obediente servidora,
---------------------------------------------------------------------ROSALINDA

P. D. He sacrificado mi Collar para ponerlo en Subasta Pública en contra de nuestro Enemigo Común. Y el último Sábado, a las Tres en Punto de la tarde, empecé a usar el Lunar indistintamente de cualquier lado de la Cara.

Sr. ESPECTADOR,-----------------------------------------------Londres, 7 de Junio de 1711

-----Habiendo leído su última Disertación sobre los Ídolos, no puedo más que quejarme ante usted de que hay, en seis o siete Lugares de esta Ciudad, Cafeterías en manos de Personas de esa Hermandad. Esos Ídolos se sientan y reciben durante todo el santo Día la Adoración de los Jóvenes de cada uno de eso Distritos: Yo sé, en particular, que han estado entrando Bienes sin pasar por la Aduana, como deberían haberlo hecho, y que los Reportes Legales no se han estado leyendo en el Templo debido a una Belleza que retiene a los jóvenes Mercaderes apenas antes de llegar a la Bolsa, y a que otro Primor entretiene a los Estudiantes en su Casa cuando deberían estar en sus lugares de Estudio. Valdría la pena que usted viera cómo los Idólatras ofrecen por turnos Incienso a su Ídolos, y qué Animosidad nace en aquellos que esperan su Turno de recibir un Gesto amable desde los pequeños Tronos que toda la Sociedad, excepto estos Aficionados, llaman Mostrador. Yo he visto un Caballero ponerse tan pálido como las Cenizas debido a que un ídolo revolvió el azúcar en la Tasa de Té de su Rival, y desatentamente llamó al Muchacho para que lo sirviese, con un ¡Sirrah! ¿Por qué no le das al Caballero la Azucarera para que se sirva por sí mismo? Y no hay dudas de que un Joven muy prometedor fue sorprendido con Plomadas en sus Bolsillos debajo del Puente, donde intentaba ahogarse debido a que su Ídolo iba a lavar el Plato en el que acababa de derramar Té, antes de permitirle a él lavarlo por ella.
-----Yo soy, Señor, una Persona que ha sido Adoradora, y no estoy dándole esta Información por Envidia o Celos, sino como alguien que en verdad ha Sufrido por ello. Estos Aficionados son capaces de cualquier cosa en lo que se refiere al Té y al Café. Yo he visto a uno Ayer beberlo hasta el hartazgo para poder Cortejarlas; y a todos sus Rivales, al mismo tiempo, dirigir estruendosas Alabanzas a los Licores contra todo aquel en la Habitación que no estuviese Enamorado. Mientras todos estos Individuos renunciaban de Corazón a sus Estómagos, y bebían de esta manera a la salud de su Ídolo, nosotros, que estábamos allí para hacer Negocios o hablar de Política, nos sentimos totalmente envenenados: ellos tienen también Tragos para quienes están enamorados más de lo normal; y es muy común que aquellos que tienen una Constitución demasiado débil como para tratar de seducir a su Ídolo con un Té bien Cargado, entren en calor con Licores más calientes: Así avanzan todos los Pretendientes, tan rápido como pueden, hacia la Fiebre o la Diabetes. Debo repetirle, que no miro con malos Ojos ni que los Ídolos se aprovechen de esto, ni que los Enamorados se Entretengan de ese modo; lo que espero de esta Amonestación es solamente que a nosotros, las Personas sencillas, no se nos trate como si fuésemos Idólatras; sino que a partir de la publicación de esto en su Papel, los Ídolos mezclen Arsénico sólo para por su Admiradores, y se ocupen más de nosotros, los que no las amamos. Soy,

--------------------------------------------SEÑOR, Suyo,
------------------------------------------------------R. T. T.
AVISO
Para Notificarles que los tres Críticos que el último Domingo describieron las Personalidades de mi Lord Rochester y de Boileau, en el patio de una Cafetería en Fuller’s Rents, se encontrarán el Domingo próximo, a la misma Hora y Lugar, para acabar con los Méritos de varios Escritores Dramáticos. Y también le pondrán Fin a la Naturaleza de lo Verdaderamente Sublime.






Viernes 8 de Junio de 1711


Heu quam difficile est crimen non prodere vultu! –Ovid.

-----Hay varias Artes que los Hombres dominan en alguna medida sin haber tenido que soportar las Penas del aprendizaje. Todo aquel que habla o razona es un Gramático y un Lógico, aún siendo completamente ignorante de las Reglas de la Gramática y la Lógica tal como se presentan en los Libros y Sistemas. De la misma manera, todo Hombre domina en algún Grado aquel Arte que se distingue generalmente con el Nombre de Fisonomía; y se forma naturalmente el Carácter o Fortuna de un Extraño a partir de los lineamientos de su Rostro. Ni bien somos presentados a alguien a quien no hemos visto antes, la Idea de un Hombre orgulloso, reservado, afable o de buen carácter nos golpea de inmediato; y en ocasión de nuestra primera reunión con un Grupo de Extraños, nuestra Benevolencia o Aversión, Sorpresa o Desprecio, se dirige naturalmente hacia ciertas Personas en particular incluso antes de haberlas escuchado decir Palabra alguna y sin saber siquiera quiénes son.
-----Cada Pasión se refleja de manera particular en el Semblante, y es apta de ser descubierta en un Rasgo o en otro. He visto a un Ojo maldecir durante media Hora entera, y a una Ceja llamar Canalla a un Hombre. Nada es más usual que, para los Amantes, quejarse, ofenderse, languidecer, desesperar y morir en un Espectáculo mudo. Por mi parte, soy tan hábil para formar una Noción del Humor de los Hombres, que algunas veces me he ocupado en bosquejar los Caracteres aquellos que se cruzan en mi camino desde Charing-Cross hasta el Royal-Exchange. Cuando veo un Hombre con un Rostro agrio y arrugado, no puedo evitar lamentarme por su Mujer; y cuando encuentro un Semblante de notoria ingeniosidad, pensar en la Felicidad de sus Amigos, su Familia y Conocidos.
-----No puedo recordar ahora al Autor que dijo a un Extraño que guardaba silencio en su Companía, Habla para que pueda verte. Pero, con Humildad, considero que podemos ser mejor conocidos por nuestro Aspecto antes que por nuestras Palabras; y que el Discurso de un Hombre puede ser disfrazado con mayor facilidad que su Semblante. De todas formas, en este Caso creo que el Aspecto general del Rostro entero es más expresivo que los Lineamientos del mismo: La Verdad es que este Aspecto no es en general más que la Disposición de la Mente manifestándose a la vista.
-----Aquellos que han establecido la Fisonomía como Arte, y han fijado las Reglas para juzgar el Temperamento de los Hombres de acuerdo con sus Rostros, han privilegiado las Facciones antes que el Aspecto general. Marcial tiene un bonito Epigrama sobre este Asunto:
Crine ruber, niger ore, breuis pede, lumine laesus:

Rem magnam praestas, Zoile, si bonus es.--Epig. 54, 1. 12.

Thy Beard and Head are of a diff'rent Dye;
Short of one Foot, distorted in an Eye :
With all these Tokens of a Knave compleat,
Should'st thou be honest, thou'rt a dev'lish Cheat
.


-----He visto a un muy ingenioso Autor que, respecto a este Asunto, funda sus Especulaciones en la Suposición de que si un Hombre tiene en el Molde de su Rostro algún ligero Parecido con un Buey, una Oveja, un León, un Cerdo o cualquier otra Criatura, tendrá la misma Semejanza en el Marco de su Mente, y estará sujeto a aquellas Pasiones que predominan en la Criatura que se asoma en su Rostro. De acuerdo con esto, nos provee con Planos de varios Rostros que tienen diferente Molde, y mediante un ligero forzamiento del Parecido, descubre las figuras de varias Clases de Animal en los Rasgos humanos. Recuerdo que en la Vida del famoso Príncipe de Conde el Escritor observa que el Rostro del Príncipe se parecía al de un Águila, y que el Príncipe se complacía mucho al escucharlo. En este Caso podemos estar seguros de que tenía en su Mente alguna Noción general implícita de este Arte de la Fisonomía que acabo de mencionar; y que cuando sus Cortesanos le dijeron que su Rostro estaba hecho como el de un Águila, entendió lo mismo que si le hubieran dicho que había algo en su Apariencia que indicaba que él era fuerte, vigoroso, perspicaz y de Ascendencia real. Si el Movimiento de los Espíritus Animales, de acuerdo con sus diferentes Pasiones, tiene o no algún Efecto en el Molde del Rostro cuando sus Lineamientos son dóciles y tiernos; o si el mismo tipo de Alma requiere el mismo tipo de Habitación, lo dejo a Consideración de los Curiosos. Mientras tanto, creo que nada puede traer ser más glorioso para un Hombre que el demostrar el error de su Rostro, y ser honesto, justo y de buen carácter a pesar de todas las Marcas y Signos que la Naturaleza parece haberle impuesto para orientarlo en Dirección contraria. Esto sucede muy frecuentemente entre aquellos que en lugar de sentirse irritados por su propia Apariencia, o envidiar la de los otros, se dedican enteramente al cultivo de sus Mentes y a conseguir aquella Belleza que es más duradera y ornamental. He visto muchos admirables Ejemplares de Deformidad; y he observado cierta Alegría en tan lamentable Sistema de Rasgos como jamás se haya visto agrupado, que parecía más agradable que todos los Encantos florecientes de una Belleza insolente. Se le debe un mayor elogio a la Virtud cuando ésta se aloja en un Cuerpo que parece haber sido preparado para recibir al Vicio; en muchos de estos casos el Alma y el Cuerpo no parecen ser Compañeros.
-----Sócrates era un extraordinario Ejemplo de esta Naturaleza. Había casualmente un gran Fisonomista en este Tiempo en Atenas, que había realizado extraños Descubrimientos acerca del Temperamento de los Hombres y sus Inclinaciones a partir de su Apariencia externa. Los Discípulos de Sócrates, para poner a prueba a este Artista, lo llevaron con su Maestro, a quien nunca antes había visto y al que no conocía. Después de un breve Exámen de su Rostro, el Fisonomista lo declaró el más lascivo, libidinoso y borracho Viejo que jamás hubiera visto en toda su Vida. Luego de lo cual los Discípulos estallaron en risas pensando que había descubierto la Falsedad y Vanidad de su Arte. Pero Sócrates les dijo que los principios de su Arte bien podían ser verdaderos a pesar de su presente Equivocación; pues él mismo se inclinaba por naturaleza a aquellos Vicios que el Fisonomista había descubierto en su Semblante, pero había logrado conquistar las fuertes Disposiciones con las que había nacido mediante los Dictados de la Filosofía.
-----Un antiguo Autor ciertamente nos dice que Sócrates semejaba en su Rostro a Sileno; lo cual puede ser efectivamente observado a partir de las Estatuas y Bustos de ambos que aún existen; así también como en antiguos Sellos y Piedras preciosas, que pueden encontrarse con suficiente frecuencia en los Armarios de los Curiosos. Pero como quiera que estas Observaciones puedan algunas veces sostenerse; un Hombre sabio debería ser particularmente cauto cuando da crédito a la Apariencia exterior de otro Hombre. Cometemos una irreparable Injusticia al dejarnos llevar por los prejuicios que resultan de la Apariencia y los Rasgos de aquellos que no conocemos. ¿Cuántas veces miramos con Odio a una Persona de Valía, o consideramos a un Hombre orgulloso y de mal carácter, los mismos que luego de conocer su verdadero Carácter no creemos poder estimar lo suficiente? El Dr. Moore, en su admirable Sistema de Ética, reconoce esta particular Inclinación a prejuzgar a un Hombre a partir de su Apariencia entre los menores Vicios de la Moralidad, y, según recuerdo, le da el Nombre de Prosopolepsia.


ÍNDICE GENERAL
Sobre el blog

-------------

TRADUCTORES
  • Diego M. dell'Era
  • Agustina Fracchia
  • Jerónimo Ledesma
  • Miguel Rosetti
  • Alonso Ruvalcaba
  • Ramiro Vilar

-------------

ILUSTRADORES
  • Diana Benzecry
  • Guadalupe Silva

-------------

DÍAS PASADOS
EL ESPECTADOR: ARCHIVO

-------------

LINKS

-------------

-------------