N° 265


E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...



Jueves, 3 de Enero de 1712

Dixerit e multis aliquis, quid virus in angues
Adjicis? et rabidae tradis ovile lupae?
-Ov. de Art. Am.

-----Uno de los Padres de la Iglesia, si estoy bien informado, definió a la mujer como un zoon filokosmon, es decir, un Animal que se deleita con el Refinamiento. Ya diserté sobre el Bello Sexo a partir de esta Definición en dos o tres Ensayos y observé en particular que en todas las Épocas ellas han sido más cuidadosas que los Hombres para adornar la Parte de la Cabeza que generalmente llamamos el Exterior.
-----Esta Observación es tan evidente que cuando decimos en el Discurso coloquial que un Hombre tiene una bella Cabeza, una gran Cabeza o una buena Cabeza, nos expresamos metafóricamente, refiriéndonos a su Capacidad de Entendimiento; mientras que al decir de una Mujer que tiene una Cabeza bella, grande o buena, nos referimos solamente a su Tocado.
-----Se puede observar en las Aves que la Naturaleza ha prodigado todos sus Ornamentos en el Macho, el cual se ve muy a menudo ataviado con un hermoso Arreglo en la Cabeza, ya sea una Cresta, un Jopo, un Penacho de Plumas o un pequeño Plumaje natural, erecto como una especie de Pináculo en la Punta de la Cabeza. Pero como la Naturaleza, contrariamente, ha vertido sus Encantos de forma mucho más abundante en la Sección femenina de nuestra Especie, por eso son ellas tan asiduas en aplicarse a sí mismas los más finos Adornos del Arte. El Pavo real, con todo su Orgullo, no exhibe la mitad de los Colores que se manifiestan en el Atuendo de una Dama Británica cuando se viste para un Baile o un Cumpleaños.
-----Pero volvamos a nuestras Cabezas femeninas. Las Damas han atravesado una Especie de Período de Deshielo con respecto a esa Parte de su Vestido, desprendiéndose de grandes Cantidades de Cintas, Lazos y Batista, y reduciendo, en cierta medida, esa Parte de la Figura humana a la bella Forma de Globo que le es natural. Durante un buen Tiempo nos preguntamos qué Tipo de Ornamentación suplantaría a los anticuados Tocados. Pero nuestras Projectistas femeninas han pasado el último Verano tan ocupadas con las mejoras de sus Enaguas que no han tenido Tiempo para preocuparse de nada más; pero al fin, habiendo adornado lo suficiente su Zona más baja, dirigen ahora sus Pensamientos a la otra Punta, como si recordaran el viejo Proverbio de Cocina de que si uno enciende el Fuego de ambas Puntas, el medio se desplaza solo.
-----Inicié esta Especulación a raíz de una Imagen que me alcanzó en la Ópera recientemente. Estaba parado en la Parte trasera del Palco, cuando advertí un pequeño Racimo de Mujeres juntas con las Capuchas de Colores más bonitas que haya visto jamás. Una era azul, otra amarilla y otra ocre; la cuarta era rosada y la quinta de un Verde pálido. Contemplé esta pequeña Congregación de partes tan coloridas con el mismo Placer que un Macizo de Tulipanes, y no sabía al principio si no podía tratarse de una Embajada de Reinas de la India; pero al colocarme en el Foso y verlas de Frente, me desengañé de inmediato, pues por la mucha Belleza de sus Caras, descubrí que eran Inglesas. Ojos y Labios como esos, Mejillas y Frentes semejantes, no pueden ser Producto de ningún otro País. La Complexión de sus Rostros me disuadió de seguir mirando los Colores de sus Capuchas, aunque pude percibir fácilmente, por la inefable Satisfacción que se manifestaba en sus Miradas, que sus propios Pensamientos estaban totalmente ocupados en esos bonitos Ornamentos que llevaban sobre sus Cabezas.
-----Me han dicho que esta Moda se expande día a día, a tal punto que las Damas Whig y Tory han comenzado a exhibir Colores diferentes para declarar sus Principios en la Prenda de su Cabello. Más aún, si he de creer a mi Amigo Will Honeycomb, hay cierta vieja Coqueta de su Conocimiento, que planea aparecer muy repentinamente con una Capucha Arco Iris, como la Iris del Virgilio de Dryden, segura de que entre tanta Variedad de Colores tendrá un Encanto para cada Corazón.
-----Mi Amigo Will, que se jacta tanto de su Perspicacia en Materia de Galantería, me dice que ya es capaz de descubrir el Estado de Ánimo de una Dama por el Color de su Capucha, así como los Cortesanos de Marruecos conocen la Disposición de su actual Emperador por el Color del Traje que se pone. Cuando Melesinda envuelve su Cabeza en Color Llama, su Cabeza está decidida a la Ejecución. Cuando la cubre de Púrpura, dice, no le recomendaría a su Amante acercarse a ella; pero si está de Blanco, eso es Paz y puede tenderle su Mano para salir del Palco con ella sin correr ningún Peligro.
-----Will me informa también que estas Capuchas pueden ser usadas como Señales. ¿Por qué si no, me dice, Cornelia se pone la Capucha negra siempre que su Esposo se marcha al Campo?
-----Tales son los Sueños galantes de mi Amigo Will Honeycomb. Por mi Parte, imputo esta Diversidad de Colores en las Capuchas a la Diversidad de Complexión de los Rostros de mis bonitas Compatriotas. Ovidio en su Arte de Amar ha dado algunos Preceptos sobre este Asunto, aunque los encuentro diferentes a los que rigen entre los Modernos. Recomienda Seda roja a rayas para la Tez pálida; Blanco para la Morena y Negro para la Rosada. En cambio, mi Amigo Will, que se considera un Maestro superior a Ovidio en este Arte, me dice que las Rasgos más pálidos lucen mejor con un Zangalete blanco y que la Tez más oscura no se malogra nada con una Capucha negra. En Síntesis, propone que el Color de la Cara se pierda en el de la Capucha, como un Fuego que arde suavemente o una Vela que se extingue a medias en la Luz del Sol. Esto, dice, tu Ovidio lo ha intuido donde trata de estos Temas cuando nos dice que las Ninfas Azules del Agua están vestidas con Atuendos color Cielo y que la Aurora, que siempre aparece con la Luz del Sol naciente, viste Azafrán.
-----Ignoro si estas Observaciones tienen o no justo Fundamento; pero lo he visto a menudo, mientras estábamos detrás de las Damas, elogiar o censurar la Complexión de un Rostro que nunca vio guiándose por la Observación del Color de su Capucha, y rara vez se ha equivocado.
-----Como en mi Corazón sólo aspiro a honrar y mejorar el Bello Sexo, no puedo concluir este Escrito sin una Exhortación a las Damas Británicas para que sobrepasen a las Mujeres de todas las otras Naciones tanto en Virtud y buen Sentido, como en Belleza; algo que pueden ciertamente hacer si cultivan sus Mentes con la misma Dedicación con que adornan sus Cuerpos: mientras tanto recomendaré para su más seria Consideración las Palabras de un antiguo Poeta Griego:

Γυναικι κόσμος ο πρόπος, κ’ ου χρυσία

C.


ÍNDICE GENERAL
Sobre el blog

-------------

TRADUCTORES
  • Diego M. dell'Era
  • Agustina Fracchia
  • Jerónimo Ledesma
  • Miguel Rosetti
  • Alonso Ruvalcaba
  • Ramiro Vilar

-------------

ILUSTRADORES
  • Diana Benzecry
  • Guadalupe Silva

-------------

EL ESPECTADOR: ARCHIVO

-------------

LINKS

-------------

-------------