N° 279


E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...



Sábado 19 de enero, 1712
Reddere personae scit convenientia cuique. ---Hor. Ars Poet., 316.
(Él sabe qué le cuadra mejor a cada personaje).

-----Ya hemos emprendido el Estudio general de la Fábula y de los Personajes en el Paraíso Perdido de Milton. Aún falta analizar, de acuerdo al Método de Aristóteles, los Sentimientos y el Lenguaje. Antes de abordar el primer Punto, debo advertir a mi Lector que, una vez terminadas mis Reflexiones generales sobre estas cuatro Secciones, es mi Intención extraer, del Poema en Consideración, Ejemplos particulares de Bellezas e Imperfecciones que cabe encuadrar en dichas Secciones, así como también Ejemplos de otros Casos que no se acomodan apropiadamente en ninguna de ellas. Tal será mi Premisa, de manera que no juzgue el Lector con demasiada Premura este Trabajo de Crítica ni lo considere imperfecto antes de verlo desplegado en toda su Extensión.
-----EEn un Poema Épico los Sentimientos son los Pensamientos y Conductas que el Autor adjudica a los Personajes que nos presenta, y son justos cuando corresponden a los Caracteres de los diferentes Personajes. Por eso, los Sentimientos se relacionan tanto con Cosas como con Personas y son perfectos cuando se adaptan a su Tema. Si en ninguno de estos Casos se esfuerza el Poeta por fundamentar o explicar, por magnificar o disminuir, por despertar el Amor o el Odio, la Piedad o el Terror, o cualquiera de las otras Pasiones, deberemos reflexionar si los Sentimientos de los que se vale son verdaderamente apropiados para sus Fines. Homero es censurado por los Críticos debido a su defecto en este Punto en varios Pasajes de la Ilíada y la Odisea, aunque al mismo tiempo, aquellos que han tratado a este gran Poeta con Candor, han atribuido este Defecto a su Tiempo. Era una Falta de la Época y no de Homero, si en algunos de sus Sentimientos carecía de la Delicadeza que ahora vemos en Obras cuyos Autores son de Genio muy inferior. Además, si hay Imperfecciones en algún Pensamiento particular, hay infinita Belleza en la mayor Parte de su Obra. En Síntesis, si hay muchos Poetas que no habrían caído en la Pobreza de algunos de sus Sentimientos, no hay ninguno que se haya podido elevar a la Grandeza de otros. Virgilio ha superado a todos los otros en la Corrección de sus Sentimientos. Del mismo modo Milton se destaca sobremanera en este Particular: y no debemos omitir una Consideración que incrementa su Honor y Reputación. Homero y Virgilio introducen Personajes cuyos Caracteres son comúnmente conocidos entre los Hombres, y ésos son los que hemos de encontrarnos tanto en la Historia como en la Conversación ordinaria. Los Personajes de Milton, o la gran Mayoría, están fuera de la Naturaleza y son exclusivas Criaturas de su Invención. Revela mayor Genio en Shakespeare su Calibán que su Temerario o su Julio César: el primero fue provisto por su propia Imaginación, mientras que los otros pueden haber sido creados a partir de la Tradición, la Historia y la Observación. Por lo tanto era mucho más fácil para Homero encontrar los Sentimientos adecuados para una Asamblea de Generales Griegos, que para Milton diversificar su Concejo infernal con los Caracteres apropiados, e infundirles Variedad de Sentimientos. Los Amores de Dido y Eneas son sólo Copias de lo que ha pasado entre otros Personajes. Adán y Eva, antes de la Caída, pertenecen a una Especie diferente a la humana, que desciende de ellos; y nadie sino un Poeta de la más ilimitada Invención y del más exquisito Juicio, pudo haber llenado su Conversación y Comportamiento con tantas Circunstancias adecuadas durante su Estado de Inocencia.
-----Para que un Poema sea Épico no basta con los Pensamientos de tipo natural. También debe abundandar en los que son sublimes. Aquí Virgilio se queda atrás de Homero. Ciertamente no hay en él muchos Pensamientos bajos ni vulgares; pero al mismo tiempo tampoco incluye demasiados Pensamientos sublimes y nobles. La Verdad es que Virgilio rara vez se eleva hasta Sentimientos pasmosos, salvo cuando la propia Ilíada los porvee. Por doquier nos encanta y complace con la Fuerza de su propio Genio, pero rara vez nos eleva y transporta si no es partiendo de una Alusión a Homero.
-----El principal Talento de Milton, y ciertamente su Excelencia distintiva, descansa en la Sublimidad de sus Pensamientos. Hay otros Modernos que rivalizan con él en todas las demás Partes de la Poesía; pero en la Grandeza de sus Sentimientos él triunfa sobre todos los demás Poetas, tanto Antiguos como Modernos, exceptuando sólo a Homero. No hay Ideas más grandes, que hagan crecer más a la Imaginación humana, que las desplegadas por Milton en los Libros primero, segundo y sexto. El séptimo, que describe la Creación del Mundo, es maravillosamente sublime en igual grado, pero no es tan apto para agitar Emociones en el Espíritu del Lector, ni es en consecuencia tan perfecto en el tipo de Literatura épica, que incluye Acción. Permítase el Lector juicioso compararlo con lo que Longino ha observado sobre varios Pasajes de Homero, y encontrará Paralelos para la mayoría de ellos en El Paraíso perdido.
-----A partir de lo dicho podemos inferir que, así como hay dos tipos de Sentimientos que siempre se han de perseguir en un Poema Épico, los naturales y los sublimes, también hay dos tipos de Pensamientos que deben evitarse cuidadosamente. Los primeros son los afectados y antinaturales; los segundos los viles y vulgares. En cuanto a la primera clase de Pensamientos, encontramos pocos o ninguno en Virgilio. No hay en él ninguno de esos Elementos frívolos y esas Puerilidades que se encuentran tan a menudo en Ovidio, ningún Giro epigramático a lo Lucano, ninguno de esos Sentimientos hinchados tan frecuentes en Estacio y Claudiano, ninguno de esos Adornos burdos de Tasso. Cada cosa es justa y natural. Sus Sentimientos muestran que poseía una Comprensión cabal de la Naturaleza Humana, y que sabía qué era lo más adecuado para conmoverlos.
-----En ciertos Pasajes de la Traducción que el Sr. Dryden nos ha dado de la Eneida (que comentaré luego) ha malinterpretado la manera de pensar de Virgilio sobre este particular . No recuerdo que Homero caiga nunca en las Faltas antes mencionadas, y que fueron de hecho falsos Refinamientos de Edades posteriores. Milton, esto hay que confesarlo, se equivocó en este Respecto algunas veces; aunque teniendo en cuenta cómo todos los Poetas de su Época estaban afectados por esta errada manera de pensar, debe ser más admirado por no haber caído en ella más frecuentemente, que por haber complacido en Ocasiones el viciado Gusto que aún sigue tan vigente en los Escritores Modernos.
-----Pero así como varios Pensamientos que son bajos y rastreros pueden ser naturales, un Poeta Épico no sólo debe evitar los Sentimientos que son antinaturales y afectados, sino también los que son viles y vulgares. Homero ha dejado amplio Margen para las Bufonadas de Hombres más refinados que grandes en su Genio por la Falta de Delicadeza de algunos Sentimientos. Pero como he dicho antes, esto debe imputarse más bien a la Simplicidad de la Época en que vivió, a la cual también puedo añadir, la Simplicidad de lo que describe, antes que a cualquier Imperfección de ese Poeta Divino. Zoilo entre los Antiguos, y Monsieur Perrault entre los Modernos, llevaron su Ridículo mucho más lejos que él debido a algunos de esos Sentimientos. No se encontrará una mancha de este Tipo en Virgilio, y no más que unas pocas en Milton.
-----Daré sólo un Ejemplo de esta Impropiedad de Pensamiento en Homero, y al mismo tiempo la compararé con un Ejemplo de la misma Naturaleza en Virgilio y Milton. Los Sentimiento que despiertan la Risa rara vez pueden ser admitidos con alguna Decencia en un Poema Heroico, cuyo Asunto es excitar Pasiones de una Naturaleza mucho más noble. No obstante, en los Personajes de Vulcano y Tersites, en su Historia de Marte y Venus, en el Comportamiento de Irus y en otros Pasajes, se ha observado que Homero ha caído en la Caracterización burlesca, y que se ha apartado de ese Aire serio que parece esencial a la Magnificencia de un Poema Épico. Yo tengo un solo Recuerdo risueño de toda la Eneida, del Libro quinto, y se trata de Menetes, cuando se lo arroja por la Borda y termina secándose sobre una Roca. Pero esta Muestra de Comedia es tan oportuna que el más severo de los Críticos no tendría nada que decir en su contra; porque ese es un Libro de Juegos y Diversiones, donde puede suponerse que la Mente del Lector está lo suficientemente relajada para tal Entretenimiento. La única Muestra de Broma en El Paraíso Perdido ocurre cuando se describe a los Espíritus demoníacos ridiculizando a los Ángeles por el Triunfo de su recién creada Artillería. Este Pasaje me parece el más excepcional de todo el Poema, por no ser más que una sarta de retruécanos, bastante indiferentes además:
Satan beheld thir plight,
And to his Mates thus in derision call'd.
O Friends, why come not on these Victors proud?
Ere while they fierce were coming, and when wee,
To entertain them fair with open Front
And Brest, (what could we more?) propounded terms
Of composition, strait they chang'd thir minds,
Flew off, and into strange vagaries fell,
As they would dance, yet for a dance they seemd
Somwhat extravagant and wilde, perhaps
For joy of offerd peace: but I suppose
If our proposals once again were heard
We should compel them to a quick result.
To whom thus Belial in like gamesom mood,
Leader, the terms we sent were terms of weight,
Of hard contents, and full of force urg'd home,
Such as we might perceive amus'd them all,
And stumbl'd many, who receives them right,
Had need from head to foot well understand;
Not understood, this gift they have besides,
They shew us when our foes walk not upright.
So they among themselves in pleasant veine
Stood scoffing

Satan advirtió el Apuro
Y bromeando dijo a sus Secuaces:
“Oh, Amigos, ¿por qué no vienen ya estos orgullosos vencedores?
Recién cuando vinieron fogosos y nosotros,
Para recibirlos bien, con Corazón y Rostro abiertos,
(¿Qué otra cosa podíamos hacer?) propusimos los Términos
de un Pacto, de pronto cambiaron de Opinión,
se dieron a la Fuga y cayeron en raros Extravíos,
Como si bailaran; sin embargo para Baile, se veían
Descoordinados y locos; se alegraban tal vez
por la paz ofrecida; pero si escucharan
nuestra Oferta nuevamente, quizás
deberíamos apurar su Decisión.”
A lo cual Belial también en sorna dijo:
“Líder, los términos planteados tenían peso y tenían
duro contenido y su fuerza a casa los mandó:
Como vimos, a todos divirtieron
y a muchos derribaron; pues quienes los reciben,
por fuerza los comprenden de los pies a la cabeza;
y cuando no, tienen la virtud de revelarnos
al enemigo que no camina recto.”
Y así seguían mofándose con este humor afable.

El Paraíso Perdido de MILTON, VI, 609...


ÍNDICE GENERAL
Sobre el blog

-------------

TRADUCTORES
  • Diego M. dell'Era
  • Agustina Fracchia
  • Jerónimo Ledesma
  • Miguel Rosetti
  • Alonso Ruvalcaba
  • Ramiro Vilar

-------------

ILUSTRADORES
  • Diana Benzecry
  • Guadalupe Silva

-------------

EL ESPECTADOR: ARCHIVO

-------------

LINKS

-------------

-------------