N° 285


E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...



Sábado, 26 de Enero de 1712.
Volet haec sub luce videri,
Judicis argutum quae non formidat acumen.
Hor. Ars Poet. 363
Algunas toleran la luz más clara,
Y audazmente desafían al ojo más agudo.

Roscommon.
-----He observado, en las Obras de un Filósofo Moderno, un Mapa de las Manchas del Sol. Mi último Ensayo sobre las Faltas e Imperfecciones en El Paraíso perdido de Milton puede ser considerado como una Muestra de la misma Naturaleza. Continuemos con la Ilusión: como se ha observado, entre las Partes brillantes del Cuerpo luminoso antes mencionado hay algunas que brillan con mayor Intensidad y arrojan una Luz más intensa que otras; del mismo modo, a pesar de haber demostrado que el Poema de Milton es muy hermoso en general, procederé ahora a dar cuenta de las Bellezas que me parecen más exquisitas que el Resto. Milton ha propuesto el tema de su Poema en los siguientes Versos:

¡Canta, Musa celestial,
La primera desobediencia del hombre, y el fruto
De ese árbol prohibido, cuyo gusto mortal
Trajo al mundo la muerte y todas las penas,
Con la pérdida del Edén, hasta que un hombre más grande
Nos lo devolvió, y recuperó el trono bienaventurado!

-----Esas líneas son, quizás, tan llanas, simples y sin adornos como cualquiera del Poema, en el cual particularmente el Autor se ha acomodado a sí mismo bajo el Ejemplo de Homero, y el Precepto de Horacio.
-----Su Invocación en una Obra que gira en gran Medida en torno de la Creación del Mundo, es hecha, con mucho tino, a la Musa que inspiró a Moisés en aquellos Libros a partir de los cuales nuestro Autor ha trazado su Tema, y al Espíritu Santo, que es aquí representado como obrando de un modo particular en la primera Producción de la Naturaleza. Todo este Exordio se eleva muy felizmente a un Lenguaje y un Sentimiento nobles, pues pienso que la Transición a la Fábula es exquisitamente hermosa y natural.
-----El Asombro del noveno Día, en el cual los Ángeles hacen su entrada tras su terrible Derrota y Caída del Cielo, antes de poder recobrar el Uso del Pensamiento o del Habla, es una noble Circunstancia y está imaginada con delicadeza. La División del Infierno en Mares de Fuego y en Tierra firme impregnada con el mismo furioso Elemento, con esa Circunstancia particular de la Exclusión de la Esperanza de esas Regiones infernales, son Ejemplos de la misma Invención grandiosa y fértil.
-----Los Pensamientos en el primer Parlamento y Descripción de Satanás, que es uno de los Actores principales en este Poema, son maravillosamente apropiados para darnos una Idea cabal suya. El Orgullo, la Envidia, la Venganza, la Obstinación, la Desesperanza y la Impenitencia están entretejidos en él con gran arte. En síntesis, este Primer Parlamento es una Complicación de todas aquellas Pasiones que se encuentran separadamente en varios otros de sus Parlamentos en el Poema. Todo el Papel de este gran Enemigo de la Humanidad está lleno de los Incidentes más apropiados para elevar y aterrar la Imaginación del Lector. En el Libro que ahora tenemos frente a nosotros, pertenece a esta Naturaleza su Condición de ser el primero en despertar del Trance general, con su Posición sobre el Lago ardiente, su Ascenso desde él, y la Descripción de su Escudo y Lanza:

Así habló Satanás a su más cercanos compañeros,
Con la cabeza erguida por fuera de las olas, y los ojos
Centellantes, y los otras partes de su cuerpo
Inclinadas sobre la corriente, se extienden largamente,
Flotando en un espacio vasto–
Inmediatamente levantó desde las aguas
Su terrible estatura, y separó con las manos
Las cimas puntiagudas de las llamas,
Que rodando como olas dejan ver un hórrido valle.
Y con alas extendidas alzó el vuelo
Hacia el aire sombrío en las alturas,
Que jamás sintieron tanto peso–
Carga en la espalda su escudo poderoso,
En el cielo templado, macizo, enorme y redondo;
Su amplia circunferencia cuelga de sus hombros
Como la luna, cuya órbita observan con sus lentes
Los artistas de Toscana, en la cima del Fesole por las tardes,
O en Valdarno, para describir nuevas tierras,
Ríos o montañas en su manchado globo.
Con su Lanza (junto a la cual el más alto pino talado
En las colinas de Noruega para mástil de un enorme
Navío almirante, no sería más que frágil rama)
Caminaba, para asistir sus pasos inseguros
Sobre el suelo ardiente.

-----A lo cual podemos agregar su llamado a los Ángeles caídos que yacían arrojados y aturdidos en el Mar de Fuego:

Tan fuerte fue el llamado que la voz resonó
En todo el profundo vacío del infierno.


-----Pero no hay un solo Pasaje en todo el Poema que haya sido trabajado hasta una Sublimidad mayor que aquél en el que su Personaje es descrito en esos celebrados Versos:

Él, por encima del resto,
Orgullosamente excelso en su forma y estatura,
Se yergue como torre, etc.

-----Sus Sentimientos responden por completo a su Carácter, y se adaptan a un Ser creado de la Naturaleza más exaltada y depravada. Y así lo vemos cuando toma Posesión de su Sitial de los Tormentos:


¡Salven, Horrores! ¡Salve,
Mundo infernal! Y tú, el más profundo Infierno,
Recibe a tu nuevo posesor, que trae un Espíritu
Que no será cambiado por el Tiempo y el Espacio.

-----Y después:

¡Y aquí seremos
Finalmente libres! El Todopoderoso no ha erigido
Esto aquí para su envidia; no puede expulsarnos más lejos aun:
Aquí podemos reinar seguros; y en mis designios
Reinar es una ambición digna, aunque sea en el Infierno:
Es mejor ser Rey en el Infierno, que siervo en el Cielo.

-----En medio de aquellas Impiedades que profiere este Espíritu enfurecido en otras Partes del Poema, el Autor se ha cuidado de no introducir ninguna que nos sea grande hasta el Absurdo, ni incapaz de impactar a un Lector religioso; sus Palabras, como el Poeta mismo las describe, solo ofrecen una “Semblanza de Valor, no una Sustancia.” Con igual Arte se nos lo describe reconociendo que su Adversario es Todopoderoso. Más allá de sus perversa Interpretación sobre la Justicia, la Misericordia y otros Atributos del Ser Supremo, con frecuencia confiesa su Omnipotencia, siendo esa la Perfección que él estaba forzado a concederle, y la única Consideración que podía soportar su Orgullo ante la Vergüenza de su Derrota.
-----Ni debo omitir aquí esa hermosa Circunstancia en la que rompe en Llanto, luego de pasar Revista a los innumerables Espíritus que arrastró a su misma Culpa y Ruina:

Y entonces se preparó
Para hablar: a lo cual sus líneas desplegadas
Convergieron desde ambas alas, casi rodeándolo
Todos sus Pares; lo escucharon en silencio.
Tres veces lo intentó, y a pesar de su orgullo,
Las tres se quebró en llanto, como sólo los Ángeles
Son capaces de llorar.

-----El Catálogo de Espíritus malignos abunda en Erudición, y tiene un Giro poético muy agradable, que surge en gran Medida de la Descripción de los Lugares donde eran adorados, mediante los hermosos Nombres de los Ríos tan frecuentes entre los Poetas Antiguos. El Autor tuvo en Mente, sin dudas, el Catálogo de las Naves de Homero, y la Lista de guerreros de Virgilio, al desplegar esta Visión. Los Personajes de Moloch y Belial preparan la Mente del Lector para sus respectivos Parlamentos y sus Actos en los Libros segundo y sexto. La Descripción de Tanmuz es delicadamente romántica, y se ajusta a lo que leemos en los Antiguos respecto del Culto que se le rendía a este Ídolo;

Detrás llegó Tanmuz,
Cuya herida anual lleva al Líbano
A las Doncellas Sirias para lamentar su Destino
Con tiernas Canciones los Días de Verano,
Mientras que el sigiloso Adonis huye de su roca nativa
Cubierto de púrpura hacia el Mar, pues se lo supone
Teñido de la Sangre de la Herida de Tanmuz:
La Historia de Amor inflamó de igual Ardor
A las Hijas de Sión, cuya loca Pasión
Debajo del Pórtico sagrado vio Ezequiel,
Cuando guiado por la Visión, sus Ojos descubrieron
Las oscuras Idolatrías de la alienada Judá.

-----El Lector me perdonará si inserto a modo de Nota sobre este hermoso Pasaje, un Relato dado por el Ingenio del difunto Sr. Maundrell, respecto de este Ejemplo antiguo de Culto, y probablemente el Motivo primero de tal Superstición. “Llegamos a un extenso y bello Río, sin duda el antiguo Río Adonis, tan famoso por los Ritos idólatras realizados aquí en Lamentación por Adonis. Tuvimos la Fortuna de ver lo que puede suponerse haya sido el Motivo de esa Opinión que Luciano relata refiriéndose a este Río, o sea, que esta Corriente, en ciertas Estaciones del Año, especialmente cerca de la Festividad de Adonis, se tiñe del Color de la Sangre; cosa que para los antiguos se produce por una especie de Simpatía del Río hacia la Muerte de Adonis, quien fue asesinado por un Jabalí salvaje en las Montañas de las cuales mana esta Corriente. Vimos que algo como esto estaba pasando en efecto, ya que las Aguas comenzaron a teñirse de un extraño Color rojo: y, como observamos en nuestro Viaje, este Flujo le daba a buena parte del Mar un Tinte rojizo, ocasionado sin dudas por una suerte de Minio, o Tierra colorada, que se disolvía en el Río por la Violencia de la Lluvia, y no por ninguna Tintura de la Sangre de Adonis.”
-----El Pasaje en el Catálogo que explica la Manera en que los Espíritus se transforman mediante la Contracción y Extensión de sus Dimensiones, se introduce allí con gran Criterio, para dar cabida a varios Accidentes sorprendentes en la Secuela del Poema. Hay uno al final de Libro primero, que es lo que los Críticos Franceses llaman maravilloso, pero al mismo tiempo probable, debido justamente al Pasaje antes mencionado. Tan pronto como el Palacio infernal llega a su Fin, se nos dice que la Multitud y Turba de Espíritus se encogió hasta ocupar un Ámbito reducido, dejando en ese Salón espacioso Lugar suficiente para esa Asamblea sin Fin. Pero es el Refinamiento del Poeta respecto de esta Idea lo que yo más admiro, y que ciertamente es muy noble en sí misma. Porque él nos dice que, más allá de lo vulgar entre los Espíritus que contraían sus Formas, aquellos de primer Rango y Dignidad aún preservaban sus Dimensiones naturales:

Así reducían Los Espíritus incorpóreos su inmensa mole
A la mínima expresión, y se fueron colocando, aún innumerables,
En la Sala de la Corte infernal. Pero en una lejana Estancia interior,
Conservando su propia Dimensión natural,
Los grandes Señores seráficos y los Querubines
Concertaron un Cónclave secreto y retirado,
Un millar de Semidioses en sus dorados Tronos,
Formando una cerrada Multitud.

-----El Personaje de Mammón y la Descripción del Pandemonium abundan en Bellezas.
-----Hay varios otros Rasgos en el Libro primero maravillosamente poéticos y Ejemplo de ese sublime Genio tan propio del Autor. Tal es la Descripción de la Estatura de Azazel y del Estandarte infernal que despliega; como también la de esa espantosa Luz mediante la cual los Demonios se presentan unos ante otros en sus Puestos de Tormentos:

La Sede de la Desolación, vacía de Luz,
Excepto por el brillo de esas lívidas llamas,
Era toda palidez y espanto.

-----El Grito de todo el Conjunto de los Ángeles caídos cuando son arrastrados en Formación de Combate:

El Huésped universal profirió
Un Grito que volvió cóncavo al Infierno, y más allá
Hizo temblar los Reinos del Caos y de la Noche.

-----La Revista que pasa el Líder de su Ejército infernal:

Y atraviesa las Filas de sus Tropas
Con su Ojo avezado, y pronto recorre
El Batallón completo bajo sus órdenes,
Contemplando sus semblantes y sus cuerpos de Dioses,
Llevando cuenta de su número; y ahora su Corazón
Se ensancha de Orgullo, y endurece en su fuerza
Las Glorias.

-----La Ráfaga de Luz que aparece cuando desenvainan sus Espadas:

Así habló; y para confirmar sus Palabras hizo flamear
Millones de Espadas encendidas, salidas de los Muslos
De los terribles Querubines; la repentina Llama iluminó
El Infierno hasta sus últimos Confines.

-----La Formación súbita del Pandemonium:

Enseguida se elevó una Fábrica ingente
Como una Exhalación de la Tierra, con el Sonido
De dulces Sinfonías y Voces delicadas.

-----Las Iluminaciones artificiales que en ella surgieron:

Desde el Arco del Techo
Suspendida por una sutil Magia, multitud de Filas
De estelares Lámparas y Teas ardientes, alimentadas
Con Nafta y con Asfalto, despedían Luces
Como propias de los Cielos.

-----También podemos ver varios Símiles y Alusiones elevadas en el primer Libro de El Paraíso perdido. Y aquí debo observar que cuando Milton alude tanto a Cosas como a Personas, nunca abandona su Símil sin antes elevarse hasta una gran Idea, que a menudo es ajena a la Ocasión que ha sido su Origen. La Semejanza no dura acaso más que una o dos Líneas, pero el Poeta continúa con la Alusión hasta que ha elevado por sobre ella alguna Imagen o Sentimiento glorioso, conveniente para inflamar la Mente del Lector, y para darle esa especie sublime de Entretenimiento que se ajusta a la Naturaleza de un Poema Heroico. Aquellos familiarizados con la manera de escribir de Homero y de Virgilio, no pueden estar más que complacidos con este tipo de Estructura de los Símiles de Milton. Estoy siendo muy minucioso respecto de este Tema, porque los Lectores ignorantes que han formado su Gusto con los Símiles afectados y Giros ingeniosos tan de moda entre los Poetas Modernos, no pueden saborear esas Bellezas, que son de una Naturaleza más elevada, y que por lo tanto se creen capaces de censurar las Comparaciones de Milton, en las cuales no encuentran ningún sorprendente Punto de Semejanza. Monsieur Perrault era un Hombre cuya Apetencia estaba viciada en este Sentido, y por esa misma Razón se ha esmerado en poner en Ridículo los Símiles de Homero, a los que llama “Comparaisons a longue queue,” “Comparaciones de Cola larga.” Concluiré este Ensayo sobre el primer Libro de Milton con la Respuesta que Monsieur Boileau le dio a Perrault en esa Oportunidad: “Las Comparaciones,” le dijo, “en las Odas y los Poemas Épicos no sólo se introducen para ilustrar y embellecer el Discurso, sino para divertir y relajar la Mente del Lector, aliviando cada tanto la Concentración sobre el Tema principalque puede volverse muy fatigosa y conduciéndolo hacia otras Imágenes agradables”. “Homero,” continúa, “sobresalió en este Punto, y sus Comparaciones abundan en Imágenes cuya Naturaleza es la indicada para mitigar y diversificar sus Temas. Constantemente instruye al Lector y lo pone en Conocimiento incluso de Objetos que se le presentan todos los Días ante su Ojos, y de Circunstancias que de otro modo no hubiera observado.” A esto agrega, como Máxima universalmente conocida, “que en Poesía no es necesario que los Puntos de Comparación correspondan exactamente uno con el otro, sino que con una Semejanza general es suficiente, y que demasiadas Sutilezas en este Particular tienen el gusto a Retóricos y Epigramáticos.”
-----En Síntesis, si observamos las Conductas de Homero, Virgilio y Milton, en tanto que la gran Fábula es el Alma de cada Poema, y para darles a sus Obras una agradable Variedad, hacen de sus Episodios otras tantas Fábulas breves, y sus Símiles otros tantos Episodios breves; a lo que puedes agregar, si te place, que sus Metáforas son otros tantos Símiles breves. Si el Lector considera las Comparaciones en el primer Libro de Milton, como la del Sol en un Eclipse, la del Leviatán durmiente, la de las Abejas pululando en torno de su Colmena, de la Danza de las Hadas, desde la Perspectiva en que aquí las he situado, fácilmente descubrirá las grandes Bellezas que hay en cada uno de esos Pasajes.


ÍNDICE GENERAL
Sobre el blog

-------------

TRADUCTORES
  • Diego M. dell'Era
  • Agustina Fracchia
  • Jerónimo Ledesma
  • Miguel Rosetti
  • Alonso Ruvalcaba
  • Ramiro Vilar

-------------

ILUSTRADORES
  • Diana Benzecry
  • Guadalupe Silva

-------------

EL ESPECTADOR: ARCHIVO

-------------

LINKS

-------------

-------------