Miércoles, 31 de Enero de 1712.
Vitae summa brevis spem nos vetat incohare longam.-Hor.
-----Al tomar mi Lugar en un Salón de Café, suelo atraer las Miradas de toda la Concurrencia cuando me escuchan pedirle al Mozo, en plena Temporada de Noticias y a una Hora en que quizás el Correo holandés recién ha llegado, el Informe de Mortalidad de la última Semana: por este Motivo me han tomado a veces por Sacristán de Parroquia, a veces por Sepulturero y a veces por Doctor en Medicina. Sin embargo, en esto actúo con Espíritu de Filósofo, pues utilizo la Oportunidad para reflexionar acerca del Incremento y la Disminución de la Especie y considerar los diversos Caminos por los que podemos pasar de la Vida a la Eternidad. Me agradan mucho estas Admoniciones semanales, que traen a mi Mente Pensamientos que deberían constituir la Ocupación diaria de cualquier Criatura razonable; y me permiten considerar con Placer por medio de cuál de esas Redenciones o, como comúnmente las llamamos, Indisposiciones, me será posible efectuar mi Fuga de este Mundo atribulado hacia esa Forma de Existencia en la que espero encontrarme más feliz de lo que en este momento alcanzo a imaginar.
-----Pero no es éste todo el Provecho que saco de la Hoja semanal mencionada. Un Informe de Mortalidad es, en mi Opinión, un Argumento irrefutable a favor de la Providencia; sin suponernos bajo el constante Cuidado de un Ser Supremo, ¿cómo podríamos dar alguna Explicación posible de esa bella Proporción que rige en toda gran Ciudad, entre los Nacimientos y las Muertes de sus Habitantes, y entre el Número de Varones y Mujeres traídos al Mundo? ¿Qué más podría ajustar de Modo tan exacto las Incorporaciones de cada Nación a sus Bajas y dividir estas nuevas Provisiones de Gente en Cuerpos tan parejos de ambos Sexos? El Azar no podría conservar el Equilibrio con Mano tan firme. Si un Supervisor inteligente no calculara nuestro Número, a veces estaríamos sobrecargados de Multitudes y otras veces convertidos en Desiertos: deberíamos ser a veces un populus virorum, como lo expresa Florus con Elegancia, una Generación de Varones, y otras veces una Raza de Mujeres. Podemos hacer extensiva esta Consideración a todas las Especies de Seres Vivos y considerar todo el Mundo animal como un enorme Ejército constituido por innumerables Unidades, si es lícito usar este Término, cuya Composición ha sido conservada intacta durante aproximadamente cinco mil Años de un Modo tan maravilloso que acaso no se haya perdido una sola Especie en todo este largo Tramo de Tiempo. Si tuviéramos Informes generales de Mortalidad de todos los Tipos de Animales, o Informes específicos de cada Especie en cada Continente e Isla, o casi podría decir en cada Bosque, Ciénaga o Montaña, ¿qué deslumbrantes Ejemplos no tendríamos de esa Providencia que supervisa todos sus Trabajos?
-----Supe de un gran Hombre en la Iglesia romana que, luego de leer en el Capítulo Quinto del Génesis las palabras El Total de los Días de la Vida Adán fue de novecientos treinta Años, y murió; el Total de los Días de Set fue de novecientos doce Años, y murió; el Total de los Días de Matusalén fue de novecientos sesenta y nueve Años, y murió, se encerró en un Monasterio y se retiró del Mundo por creer que no había nada en esta Vida digno de ser buscado que no fuera pensar en la otra.
-----Lo Cierto es que Nada hay en la Historia que mejore tanto al Lector como esos Relatos que nos llegan de las Muertes de Personas destacadas y de su Comportamiento en el Momento espantoso. Puedo agregar también que no hay Sección de la Historia que afecte y agrade al Lector de Manera más profunda. La Razón es la siguiente: que no hay ninguna otra Circunstancia en la Historia de una Persona que pueda acontecer a todas las que la leen. Una Batalla o una Victoria son Coyunturas en que ni un Hombre en un Millón tiene Probabilidad de participar; pero cuando vemos a una Persona al Borde de la Muerte, no podemos dejar de estar atentos a cada Cosa que dice o hace, porque tenemos la Seguridad de que en un Momento u otro nosotros mismos nos veremos en las mismas tristes Circunstancias. Quizás no desempeñemos nunca el Papel de General, Estadista o Filósofo; pero al Hombre moribundo, tarde o temprano, lo imitaremos.
-----Acaso sea por una Razón del mismo tipo que pocos Libros ingleses han sido tan visitados como el Discurso sobre la Muerte del Doctor Sherlock; aunque al mismo Tiempo debo reconocer que aquellos que no han visitado esta excelente Composición, no han leído una de las Invitaciones a la Vida religiosa más convincente jamás escrita en cualquier Idioma.
-----La Consideración con que terminaré este Ensayo sobre la Muerte es uno de las más antiguas y percudidas Enseñanzas morales que se hayan impartido a la Humanidad. Pero que sea tan común y tan universalmente recibida, aunque le quite el Brillo de la Novedad, refuerza mucho su Peso, pues la muestra de acuerdo con el Sentido común de la Humanidad. Dicho brevemente, a todos pediré que consideren que en esta Vida no somos más que Pasajeros y que no debemos buscar aquí nuestro Descanso sino mantener la Mirada atenta sobre ese Estado al que nos acercamos a cada Instante y que será para siempre fijo y permanente. Esta sola Consideración bastará para extinguir la Amargura del Odio, la Sed de la Avaricia y la Crueldad de la Ambición.
-----Me agrada mucho ese Pasaje en Antífanes, un Poeta muy antiguo, cien Años anterior a Sócrates, que representa la Vida del Hombre según esta Perspectiva, de acuerdo a mi Traducción Palabra por Palabra. No te lamentes, dice, más de lo justo por tus amigos muertos. No están muertos; sólo han terminado ese Viaje que todos debemos realizar. Nosotros mismos iremos a ese Lugar de Recibimiento donde ellos están congregados y, en ese Rendezvous general de la Humanidad, viviremos todos juntos en otro Estado del Ser.
-----Creo haber dado Cuenta ya, en un Ensayo anterior, de esas hermosas Metáforas de las Escrituras que comparan la Vida con un Peregrinaje, y que llaman a aquellos que lo realizan Extranjeros y Viajeros de la Tierra. Concluiré con una Narración que he leído en alguna Parte de las Travesías de Sir John Chardin; ese Caballero, luego de decirnos que los Hospedajes que alojan a las Caravanas en Persia y otros Países de Oriente, reciben el Nombre de Caravansarios, nos brinda el siguiente Relato.
-----Un Derviche que viajaba por Tartaria, habiendo llegado a la Ciudad de Balk, se dirigió al Palacio del Rey por Error, pensando que era un Hospedaje público o Caravansario. Después de inspeccionar brevemente el Sitio, entró a una larga Galería, donde dejó su Morral y extendió su Alfombra, con el fin de reposar sobre ella, según la Costumbre de las Naciones orientales. No había pasado mucho Tiempo en esa Posición, cuando fue descubierto por unos Guardias, que le preguntaron qué hacía en ese Lugar. El Derviche respondió que planeaba pasar la Noche en ese Caravansario. Los Guardias le hicieron saber, muy enojados, que el Recinto donde estaba no era una Caravansario sino el Palacio del Rey. Ocurrió que el Rey en Persona caminaba por la Galería durante este Debate y, divertido con el Error del Derviche, le preguntó cómo podía ser tan torpe como para confundir un Palacio con un Caravansario. "Señor, permítame preguntarle a su Majestad una o dos Cosas. ¿Qué Personas se alojaron en esta Casa cuando primero se construyó?” El Rey respondió: “mis Ancestros”. “¿Y quién fue la última Persona que se alojó aquí?”, preguntó el Derviche; a lo que el Rey respondió: “mi Padre”. “¿Y quién habita aquí ahora?” El Rey contestó que él mismo. “¿Y quién,” preguntó el Derviche, “vivirá aquí después”? “El joven Príncipe mi Hijo”, fue la Respuesta del Rey. “Ah, Señor,” concluyó el Derviche, “una Casa que cambia tanto de Habitantes y que recibe semejante Sucesión perpetua de Invitados, no es un Palacio sino un Caravansario.”



Sábado, 26 de Enero de 1712.
Volet haec sub luce videri,
Judicis argutum quae non formidat acumen.
Hor. Ars Poet. 363
Algunas toleran la luz más clara,
Y audazmente desafían al ojo más agudo.

Roscommon.
-----He observado, en las Obras de un Filósofo Moderno, un Mapa de las Manchas del Sol. Mi último Ensayo sobre las Faltas e Imperfecciones en El Paraíso perdido de Milton puede ser considerado como una Muestra de la misma Naturaleza. Continuemos con la Ilusión: como se ha observado, entre las Partes brillantes del Cuerpo luminoso antes mencionado hay algunas que brillan con mayor Intensidad y arrojan una Luz más intensa que otras; del mismo modo, a pesar de haber demostrado que el Poema de Milton es muy hermoso en general, procederé ahora a dar cuenta de las Bellezas que me parecen más exquisitas que el Resto. Milton ha propuesto el tema de su Poema en los siguientes Versos:

¡Canta, Musa celestial,
La primera desobediencia del hombre, y el fruto
De ese árbol prohibido, cuyo gusto mortal
Trajo al mundo la muerte y todas las penas,
Con la pérdida del Edén, hasta que un hombre más grande
Nos lo devolvió, y recuperó el trono bienaventurado!

-----Esas líneas son, quizás, tan llanas, simples y sin adornos como cualquiera del Poema, en el cual particularmente el Autor se ha acomodado a sí mismo bajo el Ejemplo de Homero, y el Precepto de Horacio.
-----Su Invocación en una Obra que gira en gran Medida en torno de la Creación del Mundo, es hecha, con mucho tino, a la Musa que inspiró a Moisés en aquellos Libros a partir de los cuales nuestro Autor ha trazado su Tema, y al Espíritu Santo, que es aquí representado como obrando de un modo particular en la primera Producción de la Naturaleza. Todo este Exordio se eleva muy felizmente a un Lenguaje y un Sentimiento nobles, pues pienso que la Transición a la Fábula es exquisitamente hermosa y natural.
-----El Asombro del noveno Día, en el cual los Ángeles hacen su entrada tras su terrible Derrota y Caída del Cielo, antes de poder recobrar el Uso del Pensamiento o del Habla, es una noble Circunstancia y está imaginada con delicadeza. La División del Infierno en Mares de Fuego y en Tierra firme impregnada con el mismo furioso Elemento, con esa Circunstancia particular de la Exclusión de la Esperanza de esas Regiones infernales, son Ejemplos de la misma Invención grandiosa y fértil.
-----Los Pensamientos en el primer Parlamento y Descripción de Satanás, que es uno de los Actores principales en este Poema, son maravillosamente apropiados para darnos una Idea cabal suya. El Orgullo, la Envidia, la Venganza, la Obstinación, la Desesperanza y la Impenitencia están entretejidos en él con gran arte. En síntesis, este Primer Parlamento es una Complicación de todas aquellas Pasiones que se encuentran separadamente en varios otros de sus Parlamentos en el Poema. Todo el Papel de este gran Enemigo de la Humanidad está lleno de los Incidentes más apropiados para elevar y aterrar la Imaginación del Lector. En el Libro que ahora tenemos frente a nosotros, pertenece a esta Naturaleza su Condición de ser el primero en despertar del Trance general, con su Posición sobre el Lago ardiente, su Ascenso desde él, y la Descripción de su Escudo y Lanza:

Así habló Satanás a su más cercanos compañeros,
Con la cabeza erguida por fuera de las olas, y los ojos
Centellantes, y los otras partes de su cuerpo
Inclinadas sobre la corriente, se extienden largamente,
Flotando en un espacio vasto–
Inmediatamente levantó desde las aguas
Su terrible estatura, y separó con las manos
Las cimas puntiagudas de las llamas,
Que rodando como olas dejan ver un hórrido valle.
Y con alas extendidas alzó el vuelo
Hacia el aire sombrío en las alturas,
Que jamás sintieron tanto peso–
Carga en la espalda su escudo poderoso,
En el cielo templado, macizo, enorme y redondo;
Su amplia circunferencia cuelga de sus hombros
Como la luna, cuya órbita observan con sus lentes
Los artistas de Toscana, en la cima del Fesole por las tardes,
O en Valdarno, para describir nuevas tierras,
Ríos o montañas en su manchado globo.
Con su Lanza (junto a la cual el más alto pino talado
En las colinas de Noruega para mástil de un enorme
Navío almirante, no sería más que frágil rama)
Caminaba, para asistir sus pasos inseguros
Sobre el suelo ardiente.

-----A lo cual podemos agregar su llamado a los Ángeles caídos que yacían arrojados y aturdidos en el Mar de Fuego:

Tan fuerte fue el llamado que la voz resonó
En todo el profundo vacío del infierno.


-----Pero no hay un solo Pasaje en todo el Poema que haya sido trabajado hasta una Sublimidad mayor que aquél en el que su Personaje es descrito en esos celebrados Versos:

Él, por encima del resto,
Orgullosamente excelso en su forma y estatura,
Se yergue como torre, etc.

-----Sus Sentimientos responden por completo a su Carácter, y se adaptan a un Ser creado de la Naturaleza más exaltada y depravada. Y así lo vemos cuando toma Posesión de su Sitial de los Tormentos:


¡Salven, Horrores! ¡Salve,
Mundo infernal! Y tú, el más profundo Infierno,
Recibe a tu nuevo posesor, que trae un Espíritu
Que no será cambiado por el Tiempo y el Espacio.

-----Y después:

¡Y aquí seremos
Finalmente libres! El Todopoderoso no ha erigido
Esto aquí para su envidia; no puede expulsarnos más lejos aun:
Aquí podemos reinar seguros; y en mis designios
Reinar es una ambición digna, aunque sea en el Infierno:
Es mejor ser Rey en el Infierno, que siervo en el Cielo.

-----En medio de aquellas Impiedades que profiere este Espíritu enfurecido en otras Partes del Poema, el Autor se ha cuidado de no introducir ninguna que nos sea grande hasta el Absurdo, ni incapaz de impactar a un Lector religioso; sus Palabras, como el Poeta mismo las describe, solo ofrecen una “Semblanza de Valor, no una Sustancia.” Con igual Arte se nos lo describe reconociendo que su Adversario es Todopoderoso. Más allá de sus perversa Interpretación sobre la Justicia, la Misericordia y otros Atributos del Ser Supremo, con frecuencia confiesa su Omnipotencia, siendo esa la Perfección que él estaba forzado a concederle, y la única Consideración que podía soportar su Orgullo ante la Vergüenza de su Derrota.
-----Ni debo omitir aquí esa hermosa Circunstancia en la que rompe en Llanto, luego de pasar Revista a los innumerables Espíritus que arrastró a su misma Culpa y Ruina:

Y entonces se preparó
Para hablar: a lo cual sus líneas desplegadas
Convergieron desde ambas alas, casi rodeándolo
Todos sus Pares; lo escucharon en silencio.
Tres veces lo intentó, y a pesar de su orgullo,
Las tres se quebró en llanto, como sólo los Ángeles
Son capaces de llorar.

-----El Catálogo de Espíritus malignos abunda en Erudición, y tiene un Giro poético muy agradable, que surge en gran Medida de la Descripción de los Lugares donde eran adorados, mediante los hermosos Nombres de los Ríos tan frecuentes entre los Poetas Antiguos. El Autor tuvo en Mente, sin dudas, el Catálogo de las Naves de Homero, y la Lista de guerreros de Virgilio, al desplegar esta Visión. Los Personajes de Moloch y Belial preparan la Mente del Lector para sus respectivos Parlamentos y sus Actos en los Libros segundo y sexto. La Descripción de Tanmuz es delicadamente romántica, y se ajusta a lo que leemos en los Antiguos respecto del Culto que se le rendía a este Ídolo;

Detrás llegó Tanmuz,
Cuya herida anual lleva al Líbano
A las Doncellas Sirias para lamentar su Destino
Con tiernas Canciones los Días de Verano,
Mientras que el sigiloso Adonis huye de su roca nativa
Cubierto de púrpura hacia el Mar, pues se lo supone
Teñido de la Sangre de la Herida de Tanmuz:
La Historia de Amor inflamó de igual Ardor
A las Hijas de Sión, cuya loca Pasión
Debajo del Pórtico sagrado vio Ezequiel,
Cuando guiado por la Visión, sus Ojos descubrieron
Las oscuras Idolatrías de la alienada Judá.

-----El Lector me perdonará si inserto a modo de Nota sobre este hermoso Pasaje, un Relato dado por el Ingenio del difunto Sr. Maundrell, respecto de este Ejemplo antiguo de Culto, y probablemente el Motivo primero de tal Superstición. “Llegamos a un extenso y bello Río, sin duda el antiguo Río Adonis, tan famoso por los Ritos idólatras realizados aquí en Lamentación por Adonis. Tuvimos la Fortuna de ver lo que puede suponerse haya sido el Motivo de esa Opinión que Luciano relata refiriéndose a este Río, o sea, que esta Corriente, en ciertas Estaciones del Año, especialmente cerca de la Festividad de Adonis, se tiñe del Color de la Sangre; cosa que para los antiguos se produce por una especie de Simpatía del Río hacia la Muerte de Adonis, quien fue asesinado por un Jabalí salvaje en las Montañas de las cuales mana esta Corriente. Vimos que algo como esto estaba pasando en efecto, ya que las Aguas comenzaron a teñirse de un extraño Color rojo: y, como observamos en nuestro Viaje, este Flujo le daba a buena parte del Mar un Tinte rojizo, ocasionado sin dudas por una suerte de Minio, o Tierra colorada, que se disolvía en el Río por la Violencia de la Lluvia, y no por ninguna Tintura de la Sangre de Adonis.”
-----El Pasaje en el Catálogo que explica la Manera en que los Espíritus se transforman mediante la Contracción y Extensión de sus Dimensiones, se introduce allí con gran Criterio, para dar cabida a varios Accidentes sorprendentes en la Secuela del Poema. Hay uno al final de Libro primero, que es lo que los Críticos Franceses llaman maravilloso, pero al mismo tiempo probable, debido justamente al Pasaje antes mencionado. Tan pronto como el Palacio infernal llega a su Fin, se nos dice que la Multitud y Turba de Espíritus se encogió hasta ocupar un Ámbito reducido, dejando en ese Salón espacioso Lugar suficiente para esa Asamblea sin Fin. Pero es el Refinamiento del Poeta respecto de esta Idea lo que yo más admiro, y que ciertamente es muy noble en sí misma. Porque él nos dice que, más allá de lo vulgar entre los Espíritus que contraían sus Formas, aquellos de primer Rango y Dignidad aún preservaban sus Dimensiones naturales:

Así reducían Los Espíritus incorpóreos su inmensa mole
A la mínima expresión, y se fueron colocando, aún innumerables,
En la Sala de la Corte infernal. Pero en una lejana Estancia interior,
Conservando su propia Dimensión natural,
Los grandes Señores seráficos y los Querubines
Concertaron un Cónclave secreto y retirado,
Un millar de Semidioses en sus dorados Tronos,
Formando una cerrada Multitud.

-----El Personaje de Mammón y la Descripción del Pandemonium abundan en Bellezas.
-----Hay varios otros Rasgos en el Libro primero maravillosamente poéticos y Ejemplo de ese sublime Genio tan propio del Autor. Tal es la Descripción de la Estatura de Azazel y del Estandarte infernal que despliega; como también la de esa espantosa Luz mediante la cual los Demonios se presentan unos ante otros en sus Puestos de Tormentos:

La Sede de la Desolación, vacía de Luz,
Excepto por el brillo de esas lívidas llamas,
Era toda palidez y espanto.

-----El Grito de todo el Conjunto de los Ángeles caídos cuando son arrastrados en Formación de Combate:

El Huésped universal profirió
Un Grito que volvió cóncavo al Infierno, y más allá
Hizo temblar los Reinos del Caos y de la Noche.

-----La Revista que pasa el Líder de su Ejército infernal:

Y atraviesa las Filas de sus Tropas
Con su Ojo avezado, y pronto recorre
El Batallón completo bajo sus órdenes,
Contemplando sus semblantes y sus cuerpos de Dioses,
Llevando cuenta de su número; y ahora su Corazón
Se ensancha de Orgullo, y endurece en su fuerza
Las Glorias.

-----La Ráfaga de Luz que aparece cuando desenvainan sus Espadas:

Así habló; y para confirmar sus Palabras hizo flamear
Millones de Espadas encendidas, salidas de los Muslos
De los terribles Querubines; la repentina Llama iluminó
El Infierno hasta sus últimos Confines.

-----La Formación súbita del Pandemonium:

Enseguida se elevó una Fábrica ingente
Como una Exhalación de la Tierra, con el Sonido
De dulces Sinfonías y Voces delicadas.

-----Las Iluminaciones artificiales que en ella surgieron:

Desde el Arco del Techo
Suspendida por una sutil Magia, multitud de Filas
De estelares Lámparas y Teas ardientes, alimentadas
Con Nafta y con Asfalto, despedían Luces
Como propias de los Cielos.

-----También podemos ver varios Símiles y Alusiones elevadas en el primer Libro de El Paraíso perdido. Y aquí debo observar que cuando Milton alude tanto a Cosas como a Personas, nunca abandona su Símil sin antes elevarse hasta una gran Idea, que a menudo es ajena a la Ocasión que ha sido su Origen. La Semejanza no dura acaso más que una o dos Líneas, pero el Poeta continúa con la Alusión hasta que ha elevado por sobre ella alguna Imagen o Sentimiento glorioso, conveniente para inflamar la Mente del Lector, y para darle esa especie sublime de Entretenimiento que se ajusta a la Naturaleza de un Poema Heroico. Aquellos familiarizados con la manera de escribir de Homero y de Virgilio, no pueden estar más que complacidos con este tipo de Estructura de los Símiles de Milton. Estoy siendo muy minucioso respecto de este Tema, porque los Lectores ignorantes que han formado su Gusto con los Símiles afectados y Giros ingeniosos tan de moda entre los Poetas Modernos, no pueden saborear esas Bellezas, que son de una Naturaleza más elevada, y que por lo tanto se creen capaces de censurar las Comparaciones de Milton, en las cuales no encuentran ningún sorprendente Punto de Semejanza. Monsieur Perrault era un Hombre cuya Apetencia estaba viciada en este Sentido, y por esa misma Razón se ha esmerado en poner en Ridículo los Símiles de Homero, a los que llama “Comparaisons a longue queue,” “Comparaciones de Cola larga.” Concluiré este Ensayo sobre el primer Libro de Milton con la Respuesta que Monsieur Boileau le dio a Perrault en esa Oportunidad: “Las Comparaciones,” le dijo, “en las Odas y los Poemas Épicos no sólo se introducen para ilustrar y embellecer el Discurso, sino para divertir y relajar la Mente del Lector, aliviando cada tanto la Concentración sobre el Tema principalque puede volverse muy fatigosa y conduciéndolo hacia otras Imágenes agradables”. “Homero,” continúa, “sobresalió en este Punto, y sus Comparaciones abundan en Imágenes cuya Naturaleza es la indicada para mitigar y diversificar sus Temas. Constantemente instruye al Lector y lo pone en Conocimiento incluso de Objetos que se le presentan todos los Días ante su Ojos, y de Circunstancias que de otro modo no hubiera observado.” A esto agrega, como Máxima universalmente conocida, “que en Poesía no es necesario que los Puntos de Comparación correspondan exactamente uno con el otro, sino que con una Semejanza general es suficiente, y que demasiadas Sutilezas en este Particular tienen el gusto a Retóricos y Epigramáticos.”
-----En Síntesis, si observamos las Conductas de Homero, Virgilio y Milton, en tanto que la gran Fábula es el Alma de cada Poema, y para darles a sus Obras una agradable Variedad, hacen de sus Episodios otras tantas Fábulas breves, y sus Símiles otros tantos Episodios breves; a lo que puedes agregar, si te place, que sus Metáforas son otros tantos Símiles breves. Si el Lector considera las Comparaciones en el primer Libro de Milton, como la del Sol en un Eclipse, la del Leviatán durmiente, la de las Abejas pululando en torno de su Colmena, de la Danza de las Hadas, desde la Perspectiva en que aquí las he situado, fácilmente descubrirá las grandes Bellezas que hay en cada uno de esos Pasajes.



Miércoles, 23 de Enero, 1712.
Spes incerta future.—Virg.
-----Resulta deplorable que todo Hombre se pierda en Lamentos y que constantemente lance Sentencias contra el Capricho de la Fortuna, cuando generalmente es él mismo quien atrae para sí las Calamidades a las que se abisma y es él mismo quien apila Pretextos para sus propios Padeceres y Claudicaciones. La más nociva Infección de la Humanidad radica en esa falsa Esperanza que la Gente se infringe cuando, con optimismo y exagerada Adulación, sus Corazones se rinden ante Atributos maravillosos que, no habiendo Razón alguna para creerlos, les son adjudicados. Es por este Desajuste a la Hora de calcular la Felicidad que luego, a menudo, lloran con verdadera Aflicción Pérdidas imaginarias. Cuando me refiero a este Modo, desdichado, de dar cuenta de Nosotros, no puedo sino referirme a un Grupo particular de Personas, que, en Beneficio propio, convierte todo lo posible en probable y que luego reconocen esta Probabilidad como lo que debiera, a Ciencia cierta, suceder. WILL. HONEYCOMB, en una Ocasión en que me encontraba observando un Dama con particular Atención, me dio relató la dura Aflicción que había echado a perder su otrora refinado Rostro y que había impregnado, a una Persona afable como ella, de Melancolía. Aquella Dama, y alguna de sus Hermanas, dijo Will, eran catorce Años atrás los Tesoros más grandes del Pueblo; sin embargo, sin haber sufrido una sola Pérdida, ni por malas Administraciones, ni por Inseguridad, ni por Daños en Mar o Tierra, se encontraban ahora constreñidas a muy estrechas Circunstancias. Eran, en aquel Tiempo, las más altas e inaccesibles Bellezas del Pueblo; y sus Pretensiones, tasadas impiadosamente, antes las cuales comparecían cada uno de sus Amantes, eran diseñadas de acuerdo con el siguiente Esquema.

-----“Nuestro Padre es, se podría decir, un Hombre joven; pero nuestra Madre está algo envejecida y no se la ve muy proclive a tener más Hijos: su Patrimonio, siendo de 800l. per Annum, en 20 Años de Ahorro, es equivalente a 16.000l. Nuestro Tío, que supera los 50, tiene 400l. per Annum, lo cual, según la antedicha Tasa, resultan 8000l. También están una Tía viuda, que cuenta con 10000l. a su Disposición, dejados por su Esposo, y una vieja Tía Soltera que tiene 6000l. Luego, el Padre de nuestra Madre acumula 900l per Annum, lo que equivale a 18000l., y 1000l, cada una de nosotras, Monto que no se nos puede ser expropiado. Todo esto sumado:

Lo de Papá 800--- 16000
Lo del Tío 400--- 8000
Tías [10000, 6000]--16000
Abuela 900------ 18000
1000 cada una--- 3000
Total 61000

Distribuido, en Partes iguales, a cada una de nostras tres acumula un Total de 20000l; ahora bien, los Beneficios otorgados por incrementar la Fama hacen que el Monto ascienda y supere ecuánimemente a los 30000l. Fortunas."
-----Teniendo en Consideración esto y siendo conscientes del Mérito personal de cada una, todos eran despreciables a sus Ojos y rechazaban las Ofertas que, con Frecuencia, eran acercadas. Pero todo llega a su Fin: La Madre muere, el Padre se casa otra Vez y tiene un Hijo, a quien le es adjudicado lo que le perteneciera tanto al Padre como al Tío y la Abuela. Esto recortó 43.000l. La Tía soltera se casó con un Irlandés de alta Estatura y con él se desvanecieron sus 6.000. La Viuda murió y dejó apenas el Dinero suficiente para saldar sus Deudas y darle Sepultura; de manera tal que quedó para estas tres Muchachas nada más que sus 1.000. Habían, ya por aquella Época, pasado el Auge y entrado con mal Paso a los Treinta, viéndose obligadas a dedicar el Resto de sus Días reprochando a la Humanidad que no pensara más que en el Dinero y deplorando que la Virtud, la Sensatez y la Modestia no contaran, en el Presente, de ningún grado de Estima.
-----Menciono el Caso de estas Mujeres antes que cualquier otro porque es el de mayor nivel de Fatalidad: Así como la Juventud es la Etapa de menor Capacidad de Reflexión, es también en este Sexo la única Temporada en la que pueden incrementar sus Fortunas. Pero, si en igual Medida pensamos en el Hombre, veremos estas Multitudes Desdichadas no más que por la misma Razón, una Ilusión enfermiza de Raíz, ante la cual es difícil decir si merecen nuestra Pena o nuestro Desprecio. No es placentero contemplar cómo un Muchacho envejece públicamente y, luego de haber transcurrido mitad de su Vida en Servidumbre, dice ser el más Infeliz de todos los Hombres y quiere mostrarse decepcionado porque una Cortejante rompió su Palabra. Aquel que se promete nada más que lo que naturalmente surge de su Estado y de su propia Labor, y que persigue el Sueño de poseer más de dos Tercios de aquello, siembra para sí una Ristra de Aflicciones y Decepciones. No hay más que dos Vías en el Mundo para enriquecerse del Servicio de otro Hombre, estas: ser agradable o ser considerado. La Generalidad del Hombre se comporta según Motivaciones individuales; y cuando uno anhela algo de alguien superior, si es inconfesable, mejor mostrarse ameno o servicial; es ridículo, después, prenderse de la Dignidad que otorga la Desgracia cuando nos abandonan. Fue tu falta de Juicio, al imaginar cualquier posibilidad menos la del Rechazo, sobre todo porque incluso está opción está considerada en el Retrato de quien es capaz de complacer o servir a tu Patrón, cuando su Humor o sus Intereses lo convocan.
-----No sería fútil, pienso, establecer una Relación entre la Condición de un Hombre que sortea todos los Placeres de la Vida y de uno que hace de su Persecución el mayor Interés. La Ilusión torna confortables las Austeridades del Eremita, mientras que el Hombre voluptuoso no gana más que un Malestar que mana de sus Divertimentos. ¿Qué diferencia a la Felicidad de aquel que se macera con Abstinencia de la de aquel que se deja librado al Exceso? Quien renuncia al Mundo no cae en la Tentación de la Envidia, la Violencia, el Mal o la Ira y se encuentra en Posesión permanente de una Espíritu sereno; quien busca estos Placeres, que albergan al Desengaño en su misma Naturaleza, estará en Persecución constante de Cuidado, Atención, Contrición y Confusión.
14 de Febrero, 1712
-----Sr. Espectador,
-----Soy una joven Mujer y tengo mi Fortuna por hacer; por esta Razón asisto a la Iglesia frecuentemente para atender al Servicio Divino, y realizar Conquistas. Sin embargo un gran Escollo para mi Proyecto es que nuestro Párroco, alguna vez Jardinero, esta Navidad ha recargado la Iglesia con Verde de tal modo que mis Perspectivas de cortejar a un joven Barón estas últimas semanas se han visto desbaratadas, siendo escasas la Oportunidades de encontrarlo pese a nuestra fiel Devoción y la corta distancia (de apenas tres filas) que nos separa. La Iglesia, tal como está equipada ahora, se acerca más a un Viveo que a un Lugar de Adoración. El Corredor central es un muy bonito y recogido Paseo y los Bancos parecen Descansos a sus Costados. Hasta el Púlpito está rodeado de Racimos de Hiedra, Acebo y Romero, a tal punto que un Muchacho de nuestro Banco aprovechó la Ocasión para comentar que la Congregación escuchó de un Arbusto la Palabra, como Moisés. El Banco de Anthony Love está tan particularmente cercado que todos mis Embates son estériles. Estoy obligada a disparar al azar desde una Arboleda, sin Objetivo. Sr. Espectador, a menos que dé Órdenes para remover esta Flora, me convertiré en una Criatura de los más extraña dentro de la Iglesia y, pronto, poco tendré por hacer más que mis Plegarias. Estoy en Apuros,
-------------------------------------Querido Señor,
---------------------------------------------Su más obediente Servidora
,
------------------------------------------------------------------Jenny Simper.



Sábado 19 de enero, 1712
Reddere personae scit convenientia cuique. ---Hor. Ars Poet., 316.
(Él sabe qué le cuadra mejor a cada personaje).

-----Ya hemos emprendido el Estudio general de la Fábula y de los Personajes en el Paraíso Perdido de Milton. Aún falta analizar, de acuerdo al Método de Aristóteles, los Sentimientos y el Lenguaje. Antes de abordar el primer Punto, debo advertir a mi Lector que, una vez terminadas mis Reflexiones generales sobre estas cuatro Secciones, es mi Intención extraer, del Poema en Consideración, Ejemplos particulares de Bellezas e Imperfecciones que cabe encuadrar en dichas Secciones, así como también Ejemplos de otros Casos que no se acomodan apropiadamente en ninguna de ellas. Tal será mi Premisa, de manera que no juzgue el Lector con demasiada Premura este Trabajo de Crítica ni lo considere imperfecto antes de verlo desplegado en toda su Extensión.
-----EEn un Poema Épico los Sentimientos son los Pensamientos y Conductas que el Autor adjudica a los Personajes que nos presenta, y son justos cuando corresponden a los Caracteres de los diferentes Personajes. Por eso, los Sentimientos se relacionan tanto con Cosas como con Personas y son perfectos cuando se adaptan a su Tema. Si en ninguno de estos Casos se esfuerza el Poeta por fundamentar o explicar, por magnificar o disminuir, por despertar el Amor o el Odio, la Piedad o el Terror, o cualquiera de las otras Pasiones, deberemos reflexionar si los Sentimientos de los que se vale son verdaderamente apropiados para sus Fines. Homero es censurado por los Críticos debido a su defecto en este Punto en varios Pasajes de la Ilíada y la Odisea, aunque al mismo tiempo, aquellos que han tratado a este gran Poeta con Candor, han atribuido este Defecto a su Tiempo. Era una Falta de la Época y no de Homero, si en algunos de sus Sentimientos carecía de la Delicadeza que ahora vemos en Obras cuyos Autores son de Genio muy inferior. Además, si hay Imperfecciones en algún Pensamiento particular, hay infinita Belleza en la mayor Parte de su Obra. En Síntesis, si hay muchos Poetas que no habrían caído en la Pobreza de algunos de sus Sentimientos, no hay ninguno que se haya podido elevar a la Grandeza de otros. Virgilio ha superado a todos los otros en la Corrección de sus Sentimientos. Del mismo modo Milton se destaca sobremanera en este Particular: y no debemos omitir una Consideración que incrementa su Honor y Reputación. Homero y Virgilio introducen Personajes cuyos Caracteres son comúnmente conocidos entre los Hombres, y ésos son los que hemos de encontrarnos tanto en la Historia como en la Conversación ordinaria. Los Personajes de Milton, o la gran Mayoría, están fuera de la Naturaleza y son exclusivas Criaturas de su Invención. Revela mayor Genio en Shakespeare su Calibán que su Temerario o su Julio César: el primero fue provisto por su propia Imaginación, mientras que los otros pueden haber sido creados a partir de la Tradición, la Historia y la Observación. Por lo tanto era mucho más fácil para Homero encontrar los Sentimientos adecuados para una Asamblea de Generales Griegos, que para Milton diversificar su Concejo infernal con los Caracteres apropiados, e infundirles Variedad de Sentimientos. Los Amores de Dido y Eneas son sólo Copias de lo que ha pasado entre otros Personajes. Adán y Eva, antes de la Caída, pertenecen a una Especie diferente a la humana, que desciende de ellos; y nadie sino un Poeta de la más ilimitada Invención y del más exquisito Juicio, pudo haber llenado su Conversación y Comportamiento con tantas Circunstancias adecuadas durante su Estado de Inocencia.
-----Para que un Poema sea Épico no basta con los Pensamientos de tipo natural. También debe abundandar en los que son sublimes. Aquí Virgilio se queda atrás de Homero. Ciertamente no hay en él muchos Pensamientos bajos ni vulgares; pero al mismo tiempo tampoco incluye demasiados Pensamientos sublimes y nobles. La Verdad es que Virgilio rara vez se eleva hasta Sentimientos pasmosos, salvo cuando la propia Ilíada los porvee. Por doquier nos encanta y complace con la Fuerza de su propio Genio, pero rara vez nos eleva y transporta si no es partiendo de una Alusión a Homero.
-----El principal Talento de Milton, y ciertamente su Excelencia distintiva, descansa en la Sublimidad de sus Pensamientos. Hay otros Modernos que rivalizan con él en todas las demás Partes de la Poesía; pero en la Grandeza de sus Sentimientos él triunfa sobre todos los demás Poetas, tanto Antiguos como Modernos, exceptuando sólo a Homero. No hay Ideas más grandes, que hagan crecer más a la Imaginación humana, que las desplegadas por Milton en los Libros primero, segundo y sexto. El séptimo, que describe la Creación del Mundo, es maravillosamente sublime en igual grado, pero no es tan apto para agitar Emociones en el Espíritu del Lector, ni es en consecuencia tan perfecto en el tipo de Literatura épica, que incluye Acción. Permítase el Lector juicioso compararlo con lo que Longino ha observado sobre varios Pasajes de Homero, y encontrará Paralelos para la mayoría de ellos en El Paraíso perdido.
-----A partir de lo dicho podemos inferir que, así como hay dos tipos de Sentimientos que siempre se han de perseguir en un Poema Épico, los naturales y los sublimes, también hay dos tipos de Pensamientos que deben evitarse cuidadosamente. Los primeros son los afectados y antinaturales; los segundos los viles y vulgares. En cuanto a la primera clase de Pensamientos, encontramos pocos o ninguno en Virgilio. No hay en él ninguno de esos Elementos frívolos y esas Puerilidades que se encuentran tan a menudo en Ovidio, ningún Giro epigramático a lo Lucano, ninguno de esos Sentimientos hinchados tan frecuentes en Estacio y Claudiano, ninguno de esos Adornos burdos de Tasso. Cada cosa es justa y natural. Sus Sentimientos muestran que poseía una Comprensión cabal de la Naturaleza Humana, y que sabía qué era lo más adecuado para conmoverlos.
-----En ciertos Pasajes de la Traducción que el Sr. Dryden nos ha dado de la Eneida (que comentaré luego) ha malinterpretado la manera de pensar de Virgilio sobre este particular . No recuerdo que Homero caiga nunca en las Faltas antes mencionadas, y que fueron de hecho falsos Refinamientos de Edades posteriores. Milton, esto hay que confesarlo, se equivocó en este Respecto algunas veces; aunque teniendo en cuenta cómo todos los Poetas de su Época estaban afectados por esta errada manera de pensar, debe ser más admirado por no haber caído en ella más frecuentemente, que por haber complacido en Ocasiones el viciado Gusto que aún sigue tan vigente en los Escritores Modernos.
-----Pero así como varios Pensamientos que son bajos y rastreros pueden ser naturales, un Poeta Épico no sólo debe evitar los Sentimientos que son antinaturales y afectados, sino también los que son viles y vulgares. Homero ha dejado amplio Margen para las Bufonadas de Hombres más refinados que grandes en su Genio por la Falta de Delicadeza de algunos Sentimientos. Pero como he dicho antes, esto debe imputarse más bien a la Simplicidad de la Época en que vivió, a la cual también puedo añadir, la Simplicidad de lo que describe, antes que a cualquier Imperfección de ese Poeta Divino. Zoilo entre los Antiguos, y Monsieur Perrault entre los Modernos, llevaron su Ridículo mucho más lejos que él debido a algunos de esos Sentimientos. No se encontrará una mancha de este Tipo en Virgilio, y no más que unas pocas en Milton.
-----Daré sólo un Ejemplo de esta Impropiedad de Pensamiento en Homero, y al mismo tiempo la compararé con un Ejemplo de la misma Naturaleza en Virgilio y Milton. Los Sentimiento que despiertan la Risa rara vez pueden ser admitidos con alguna Decencia en un Poema Heroico, cuyo Asunto es excitar Pasiones de una Naturaleza mucho más noble. No obstante, en los Personajes de Vulcano y Tersites, en su Historia de Marte y Venus, en el Comportamiento de Irus y en otros Pasajes, se ha observado que Homero ha caído en la Caracterización burlesca, y que se ha apartado de ese Aire serio que parece esencial a la Magnificencia de un Poema Épico. Yo tengo un solo Recuerdo risueño de toda la Eneida, del Libro quinto, y se trata de Menetes, cuando se lo arroja por la Borda y termina secándose sobre una Roca. Pero esta Muestra de Comedia es tan oportuna que el más severo de los Críticos no tendría nada que decir en su contra; porque ese es un Libro de Juegos y Diversiones, donde puede suponerse que la Mente del Lector está lo suficientemente relajada para tal Entretenimiento. La única Muestra de Broma en El Paraíso Perdido ocurre cuando se describe a los Espíritus demoníacos ridiculizando a los Ángeles por el Triunfo de su recién creada Artillería. Este Pasaje me parece el más excepcional de todo el Poema, por no ser más que una sarta de retruécanos, bastante indiferentes además:
Satan beheld thir plight,
And to his Mates thus in derision call'd.
O Friends, why come not on these Victors proud?
Ere while they fierce were coming, and when wee,
To entertain them fair with open Front
And Brest, (what could we more?) propounded terms
Of composition, strait they chang'd thir minds,
Flew off, and into strange vagaries fell,
As they would dance, yet for a dance they seemd
Somwhat extravagant and wilde, perhaps
For joy of offerd peace: but I suppose
If our proposals once again were heard
We should compel them to a quick result.
To whom thus Belial in like gamesom mood,
Leader, the terms we sent were terms of weight,
Of hard contents, and full of force urg'd home,
Such as we might perceive amus'd them all,
And stumbl'd many, who receives them right,
Had need from head to foot well understand;
Not understood, this gift they have besides,
They shew us when our foes walk not upright.
So they among themselves in pleasant veine
Stood scoffing

Satan advirtió el Apuro
Y bromeando dijo a sus Secuaces:
“Oh, Amigos, ¿por qué no vienen ya estos orgullosos vencedores?
Recién cuando vinieron fogosos y nosotros,
Para recibirlos bien, con Corazón y Rostro abiertos,
(¿Qué otra cosa podíamos hacer?) propusimos los Términos
de un Pacto, de pronto cambiaron de Opinión,
se dieron a la Fuga y cayeron en raros Extravíos,
Como si bailaran; sin embargo para Baile, se veían
Descoordinados y locos; se alegraban tal vez
por la paz ofrecida; pero si escucharan
nuestra Oferta nuevamente, quizás
deberíamos apurar su Decisión.”
A lo cual Belial también en sorna dijo:
“Líder, los términos planteados tenían peso y tenían
duro contenido y su fuerza a casa los mandó:
Como vimos, a todos divirtieron
y a muchos derribaron; pues quienes los reciben,
por fuerza los comprenden de los pies a la cabeza;
y cuando no, tienen la virtud de revelarnos
al enemigo que no camina recto.”
Y así seguían mofándose con este humor afable.

El Paraíso Perdido de MILTON, VI, 609...



Jueves, 17 de Enero de 1712.
Fas est et ab hoste doceri.-Ovid.
-----Supongo que no necesito informar a la Parte refinada de mis Lectores que antes de que cortaramos Comunicaciones con Francia a raíz de la Guerra, nuestras Damas tomaban de allí todas sus Modas; y que las Modistas se ocupaban de procurarlas por Intermedio de una Muñeca articulada que venía regularmente, una vez por Mes, vestida a la Manera de los más eminentes Salones de París.
-----He recibido la verosímil Información de que aún en el Tiempo más acalorado de la Guerra, el Bello Sexo se empeñó en recaudar Fondos para importar esta Mademoiselle de Madera.
-----No he podido saber si el Barco naufragó o fue asaltado, o si su Cargamento fue retenido por los Oficiales de la Aduana como Mercancía de Contrabando; no obstante, es seguro que estos primeros Intentos no resultaron exitosos y provocaron una gran Decepción en todo el Mundo femenino; pero como nunca se elogiará lo suficiente la Constancia y Aplicación de las Mujeres en Temas tan importantes, me alegra saber que, a pesar de todas las Adversidades, al fin han conseguido su Objetivo, de lo cual me notificaron las dos Cartas que siguen.
-----“Sr. Espectador,
-----Amo tanto todo lo Francés que hace poco me deshice de un humilde Admirador porque no hablaba el Idioma de ese País ni bebía Clarete. Lamenté largamente, en Secreto, la Calamidades padecidas por mi Sexo durante la Guerra, un Tiempo durante el cual debimos someternos a las insoportables Invenciones de las Diseñadoras Inglesas, las cuales a veces copian indistintamente bien pero que son incapaces de componer con el Gout de Francia.
-----Estaba al Borde de la Desesperación por la Posibilidad de no volver a ver Nunca un Modelo de ese amado País, cuando el Domingo pasado, en la Iglesia, percibí que una Dama, sentada junto a mí, le susurraba a otra que en Seven Stars de King-Street, Covent-Garden, había una Mademoiselle recién llegada de París integramente vestida.
-----Estuve de lo más impaciente el resto de la Misa y apenas terminó, habiendo averiguado la Adresse de la Modista, fui de inmediato a su Negocio de King-Street, pero me dijeron que la Dama Francesa estaba en lo de una Persona de Calidad en Pall-Mall y que no regresaría hasta tarde esa misma Noche. Así pues me vi forzada a renovar mi Visita esta Mañana temprano y obtuve una Vista total, de la Cabeza a los Pies, de la querida Muñeca.
-----No puede imaginarse, estimado Señor, qué ridículo me pareció entonces el Modo en que nos empaquetaron a todas durante la Guerra y cuán infinitamente supera este Vestido francés a todos los nuestros.
-----El Vestido no tiene Volados en las Mangas y espero que no seamos más livianas que las Damas Francesas como para desear un Lastre de ese Tipo; la Enagua no tiene Ballenas pero calza con una Soltura que es al mismo tiempo galante y dégagée; la Coiffeure es inexpresablemente bonita y, en Resumen, todo el Vestido posee mil Cualidades que aún no debo hacer demasiado públicas.
-----Me pareció apropiado, no obstante, darle esta Noticia para que no se sorprenda al verme aparecer à la mode de Paris en la próxima Fiesta de Cumpleaños.
---------------------Soy,
-------------------------Señor,
------------------------------Su Humilde Servidora,
------------------------------------------------------Teraminta.”
-----A la Hora de haber leído esta Carta recibí otra de la Dueña de la Muñeca.
-----“Señor,
-----La Noche del Sábado 12 del Corriente llegó a mi Negocio en King-Street, Covent-garden, la Muñeca Francesa del Año 1712. Puse el mayor cuidado en que fuera vestida por las más celebradas Diseñadoras y Fabricantes de Vestidos en París y no encuentro ninguna Razón para lamentar la Suma que me ha costado su Indumentaria e Importación: no obstante, como no conozco Juez de Vestuario mejor que usted, si desea visitar mi Negocio camino a la Ciudad y echarle un Vistazo, le prometo corregir cualquier Cosa que desapruebe en su próximo Ensayo antes de proponerla como Modelo al Público.
----------------------Soy,
--------------------------Señor,
--------------------------------Su más humilde Admiradora
------------------------------------y su Servidora más obediente,
-----------------------------------------------------------------Betty Punto-cruzado."
-----Como estoy dispuesto a hacer cualquier Cosa razonable en Servicio de mis Compatriotas y prefiero prevenir las Faltas a corregirlas, fui la otra Noche al Negocio de la supradicha Srta. Punto-cruzado. Apenas ingresé, la Asistente del Local, que, supongo, estaba esperándome, sin hacer ninguna Pregunta, me presentó a la pequeña Damisela y se retiró en busca de su Ama.
-----La Muñeca llevaba un Vestido color Cereza y unas Enguas, sobre las cuales había una Sobrefalda corta que mostraba su Figura muy ventajosamente. Su Cabello estaba muy bellamente cortado y peinado, con varios Lazos sujetos aquí y allá. La Modista me aseguró que su Complexión era la misma que poseían las Damas más a la Moda de París. Su Cabeza era extremadamente alta, pero habiéndo pronunciado mi Opinión sobre este Tema hace ya Tiempo, no agregaré nada por ahora. También me ofendió un minúsculo Parche que lucía sobre el Busto, colocado allí, seguramente, sin niguna buena Intención.
-----Luego de observar los Detalles de su Vestido, mientras lo miraba en su Conjunto, la Asistente, que es una Muchacha muy vivaz, me indicó que Mademoiselle tenía algo muy curioso en el Broche de sus Ligas; pero como soy debidamente respetuoso hasta con un Par de Palos si están bajo la Enagua, no examiné el Particular.
-----En general, la Apariencia de esta alegre Dama me agradó bastante, y más aún porque no era muy habladora, un Rasgo raramente ausente en sus Compatriotas.
-----Cuando me estaba despidiendo, la Modista me informó que con la Asistencia de un Relojero vecino y del ingenioso Mr. Powell, había diseñado otra Muñeca que, ayudada por varios pequeños Resortes colocados en su interior, podía mover todos sus Miembros y que se la había enviado a su Corresponsal en París para que le enseñara diversos Movimientos e Inclinaciones de Cabeza, la Subida del Busto, la Reverencia y la Incorporación, el Paso gentil y la agradable Corrida, todo tal como se practica ahora en la Corte de Francia.
-----Agregó que esperaba poder contar con mi Apoyo en cuanto llegara; pero como este Pedido era demasiado importante para responderlo extempore, la dejé sin Respuesta y me dirigí al Alojamiento de Will Honeycomb, sin cuyo Asesoramiento nunca comunico al Público Cosas de semejanteNaturaleza.
X.



"El Hombrecito es pendenciero por Naturaleza; pero cuando se encoleriza, lo confino en la Caja hasta que la Ira cede, y de este Modo he impedido que haga Daño. [...] La Mujer es una Coqueta. Se pavonea todo lo que puede pavonearse una Dama de dos Pies de Altura, y su Pasión por la Seda me arruinaría si la Cantidad de una Almohadilla de Alfileres no bastara para hacerle un Vestido y unas Enguas." (Spectator Nº 271)



Viernes, 11 de Enero de 1712
Longa est injuria, longae
Ambages.
Virg.
-----“Sr. Espectador
-----La Ocasión de esta Carta es de tal Importancia y son tales sus Circunstancias que seguramente le parecerá justo insertarla aquí, prefiriéndola a todos los otros Temas que puedan ofrecerse a su Consideración. No necesito, dicho esto, revelarle que estoy enamorado. Le haré conocer las Circunstancias de mi Pasión tan bien como puede una Mente perturbada. ¡Esa maldita Bocona de la Señorita Jane! Pero ay, la vitupero por su Nombre como si le fuera conocida, como si estuviera usted tan familiarizado con ella como yo: pero le contaré todo tan rápidamente como lo permitan las Interrupciones alternadas del Amor y la Furia. Hay en este Mundo una Joven de lo más encantadora, a quien amo con Pasión, y de quien he recibido durante algún Tiempo tantas Señales de Aprobación como ella podía darme o yo desear. El exitoso Avance de este Asunto, el más esencial de todos para la Felicidad del Hombre, no sólo insufló nueva Vida y Vigor a mi Conducta y mis Palabras sino que además dotó de cierta Gracia a todas mis Acciones en el Comercio de la Vida, en todas las Cosas, aún las más alejadas del Amor. Usted sabe que la Pasión predominante se extiende por todas las Transacciones del Hombre y lo exalta o lo deprime según la Naturaleza de la Pasión. Pero, ay, todavía no comencé mi Historia, y ¿de qué sirven las Sentencias y las Máximas cuando un Hombre clama por su Vida? Empecemos pues: hemos mantenido Correspondencia con esta Dama empleando los Nombres del Amor, ella mi Belinda, yo su Cleantes. Aunque así nos hemos adentrado en el Relato del Asunto, no puedo seguir su Hilo para caracterizar a la Señorita Jane, a quien no mantendré oculta tras un Nombre prestado; le haré saber únicamente que cuando la conocí era ella una Criatura muy atractiva (pero no extenderé el Verbo era hasta el Presente) y durante el Tiempo de su Florecimiento y Belleza fue una Tirana tan recia con sus Amantes, tanto se sobrevaluaba ella y menospreciaba a sus Pretendientes, que estos la abandonaron como a un Hombre; y ella no tuvo otro Consuelo sino el que es común a todas las de su Clase: el Placer de interrumpir Amores ajenos. Es imposible que no haya visto a estas Militantes de la Malicia, que pasan todo su Tiempo de la Manera más laboriosa, haciendo Averiguaciones, llevando de un Lugar a otro nuevos Chismes, sin cosechar más Beneficio que la Esperanza de hacer a otros tan Infelices como lo son ellas mismas. Pasó que la Srta. Jane se encontraba en el mismo Sitio donde yo pasaba la Nochebuena con otros bien enterados de mi Pasión por Belinda. Había en la Concurrencia una Joven tan libre en su Alegría, tan adorable por la justa Reserva con que la acompañaba, que le soy injusto al decir Reserva, pues su Alegría o Vivacidad carecía de toda Insinuación de Gozos más inmoderados, siendo la Manifestación natural de un Espíritu dominado por la Costumbre de la Inocencia y la Pureza. Habría sido olvidar totalmente a Belinda si no hubiera tomado Nota de alguien en quien germinan las mismas Virtudes femeninas que en ella resplandecen al Punto de la Perfección, si no hubiera distinguido a quien parecía prometer al Mundo la misma Vida y Conducta de mi fiel y amada Belinda. Cuando terminó la Reunión, esa Cosa delicada y joven me permitió escoltarla hasta su Casa; la Srta. Jane percibió mi Atención para con ella y supo que la había acompañado hasta la Casa de su Padre. A la Mañana siguiente fue temprano a visitar a Belinda y le preguntó si la señorita Fulana de Tal había estado con ella. No. ¿Y la Acompañante de Fulana de Tal? No. ¿Tampoco su Prima Zutana? No. Válgame Dios, ¿qué ha sido de la Amistad entre Mujeres? Bah, quizás se rían de todo esto. ¿Y nadie le contó nada del Comportamiento de anoche de su Amante Como quiera que se llame? ¿O es que no significa nada para usted el que planee casarse con la joven Señorita. ... el próximo Martes? Ahora Belinda estaba lista para morir de Odio y Celos. Entonces prosigue la Srta. Jane: tengo un joven Pariente que es Empleado de un importante Escribano, que le mostrará el Borrador del Acuerdo Nupcial. Todos dicen que el Padre le dará dos mil Libras más de lo que podría obtener de usted. Como es usual, fui a visitar a Belinda, pero no me admitieron; le escribí y la Carta me fue devuelta cerrada. La pobra Betty, su Doncella, que estaba de mi Lado, ha estado aquí recién y me contó todo el Asunto atolondradamente. Dice que no me cree tan vil y que ahora se ha vuelto tan odiosa para su Ama por hablar bien de mí tan seguido, que no se atreve a mencionarme más. Todas nuestras Esperanzas están cifradas en que las Circunstancias sean justamente representadas en el Spectator, el cual Betty dice que le mostrará tan pronto aparezca; y ha prometido reconocer, cuando usted rompa el Hielo, que alguien se inmiscuyó entre nosotros; y cuando consiga una Audiencia, la joven Dama respaldará lo que decimos testificando que no me ha visto más que aquella única vez en mi Vida. Estimado Señor, no omita esta Historia verdadera ni la crea demasiado particular; pues hay Multitudes de Coquetas resentidas que se acercan a otras Damas y que se ganan su Amistad a costa de Malicia y sin otro Propósito que aniquilar las Esperanzas de los Amantes, las Expectativas de los Padres y la Benevolencia de los Parientes. No dudo que seré,
--------------Señor,
--------------------Su más agradecido
-------------------------------humilde Servidor,
----------------------------------------------CLEANTES.
“Café de Will, 10 de Enero
-----Señor,
-----El otro Día, al ingresar en una Sala adornada con la Presencia del Bello Sexo, ofrecí, como se acostumbra, un Beso a cada una; pero una más altiva que las otras, retiró su Mejilla. No me pareció apropiado dar ninguna Cuenta de esto hasta haber recibido su Consejo.
--------------------------Su Humilde Servidor
----------------------------------------------E.S.”

Se solicita del Corresponsal que declare cuál de las dos Mejillas le fue retirada por la Ofensora.
T.



Jueves, 10 de Enero de 1712
Mille trahens adverso sole colores.-Virg.
-----Las Cartas de mis Corresponsales me brindan una Ventaja doble; primero, mostrándome qué Papeles son más aceptables para ellos; y luego, proporcionándome Materiales para nuevas Especulaciones. A veces en verdad no hago Uso de la Carta en sí misma sino que desarrollo algunas de sus Sugerencias como Planes de mi propia Invención; a veces me tomo la Libertad de adaptar el Lenguaje o el Pensamiento a mi propia Manera de hablar y pensar, y siempre (si puede hacerse respetando el Sentido) omito los muchos Cumplidos y Aplausos que por lo general me dirigen.
-----Además de las dos Ventajas recién mencionadas, las Cartas me dan la Oportunidad de alargar mi Escrito gracias al hábil Dominio de la Parte suscriptora, lo cual quizás no hace poco para alivimiarme tanto a mí como al Lector.
-----Algunos dirán que a menudo me escribo a mí mismo, que soy el único Corresponsal constante que tengo. Esta Objeción sería en verdad válida si las Cartas que le transmito al Público almacenaran mis propios Elogios y si, en lugar de admirar en ellas su Capacidad para divertir o instruir a mis Lectores, admirará la Belleza de mi propia Obra. Pero dejaré a estos sabios Conjeturadores librados a su Imaginación y entregaré las tres siguientes Cartas para Entretenimiento del Día.
-----“Señor,
-----El pasado Jueves estuve en una Reunión de Damas donde había trece Capuchas de Colores diferentes. Estando el Spectator de aquel Día sobre la Mesa, me solicitaron que se los leyera, Cosa que hice con Voz muy clara, hasta que llegué al Verso en Griego del Final. Debo confesar que me desconcertó que saltara sobre mí tan inesperadamente; sin embargo, oculté mi Confusión lo mejor que pude, y luego de murmurar algunos Insultos para mis adentros, me reí con Fuerza y exclamé Buenísima Broma, por Dios. Las Damas deseaban que se las explicara, pero pedí que me excusaran de hacerlo y dije que si hubiera sido adecuada para ella, el Autor no la habría envuelto en Griego. Solté luego algunas Expresiones que daban entender que algo en la Broma no era conveniente para las Damas. Ante lo cual, la Matrona de la Comitiva, que llevaba una Capucha color Cereza, alabó la Discreción del Escritor por haber vertido sus Pensamientos más inmundos en Griego, lo que contaminaría sólo a escasos Lectores. A la vez se manifestó muy complacida porque no había dado él una Opinión definitiva sobre la nueva Moda de las Capuchas; pues a decir verdad, afirmó, temía que nos hiciera avergonzar de mostrar nuestras Cabezas. Ahora bien, Señor, deberá saber que desde que este desafortunado Accidente me ocurrió en Compañia de estas Damas, que me tienen como un Hombre de lo más inteligente, he consultado a un Conocedor de la Lengua Griega quien me dio su Palabra de que su reciente Cita no significa más que Los Modales, no los Vestidos, son los Ornamentos de una Mujer. Si esto llega al Conocimiento de mis Admiradoras femeninas, quedaré demasiado expuesto como para salir de la Situación con Elegancia. Mientras tanto le dejo esta Anécdota para que tenga Cuidado en lo Subsiguiente de no hacer sufrir a ninguno de sus Simpatizantes este Tipo de Inconveniencias. Es en Nombre de ellos que pido su Permiso para firmar como
----------------------------------------------Tom Trippit.”
-----“Sr. Espectador,
-----Sus Lectores están tan deleitados con su Caracterización de Sir Roger de Coverley que todas las Salas de Café se llenaron de una sensible Alegría cuando se supo que el viejo Caballero vendría a la Ciudad. Me encuentro ahora con un Puñado de sus Admiradores que formulan como Solicitud conjunta que nos de Noticia pública de la Viuda o del Balcón donde el Caballero pretende aparecer. Ya ha procurado una gran Satisfacción a quienes lo vieron en el Café del Squire.Si deseará Ud. colocar su corta Cara junto al Codo izquierdo de Sir Roger, entenderemos la Seña y reconoceremos agradecidos un Favor tan grande.
----------------Soy, Señor,
--------------------Su más devoto,
-------------------------Humilde Servidor,
-----------------------------------------C.D.”

-----“Señor,
-----Enterado de que usted es un gran Investigador de todo lo que es curioso en la Naturaleza, lo encontraré si lo desea al caer la Noche con mi Espectáculo en la Espalda, al que llevo conmigo en una Caja, pues sólo consiste de un Hombre, una Mujer y un Caballo. Los dos primeros están casados, Estado en el cual el Caballero se ha desempeñado tan admirablemente, que su Señora espera un Niño. La Mujer barrigona y su Esposo, así como su caprichoso Palafrén, son tan livianos que si fueran puestos todos juntos en una Balanza bastaría un Hombre común para vencer con su Peso a toda la Familia. El Hombrecito es pendenciero por Naturaleza; pero cuando se encoleriza, lo confino en la Caja hasta que la Ira cede, y de este Modo he impedido que haga Daño. Su Caballo también es muy vicioso, Razón por la cual debo atarlo cerca de su Comedero con un Piolín. La Mujer es una Coqueta. Se pavonea todo lo que puede pavonearse una Dama de dos Pies de Altura, y su Pasión por la Seda me arruinaría si la Cantidad de una Almohadilla de Alfileres no bastara para hacerle un Vestido y unas Enguas. Me contó el otro Día que había oído que las Damas vestían Capuchas de Colores y me solicitó que le consiguiera una del Azul más refinado. Estoy obligado a satisfacer sus Requerimientos mientras se halla en la presente Condición, deseosa de tener más de la misma Raza. No sé qué me vaya a aportar, pero con que sea un Espectáculo, quedaré satisfecho. Este tipo de Novedades, creo, no deben permanecer ocultas al Espectador Británico; por cuya Razón espero disculpe esta Intrepidez en
---------------------Su más Responsable,
----------------------------------Obediente
----------------------------------------y Humilde Servidor,
---------------------------------------------------------S.T.”
L.



Lunes, 7 de enero de 1712


Minus aptus acutis Naribus Horum Hominum.- Hor., I Sat., iii. 29-30.

-- unfit
For lively sallies of corporeal wit. --- Creech.


-----No es que piense que me he pasado de ingenioso últimamente, sino que de momento voy a pasar por alto todo Intento en esa dirección: En mi Opinión, a veces debería presentar al Mundo las Cartas simples de mis Corresponsales en el Vestido espontáneo con el que apresuradamente las envían, para que el Lector vea que no soy Fiscal ni Juez, y que la Acusación, antes de proceder contra el Criminal, se presenta adecuadamente y con Justicia.

Sr. ESPECTADOR,

-----Como Usted es el Espectador General, me encomiendo a Usted en lo concerniente al siguiente Caso; no porto Espada, pero con frecuencia mi Atención se desvía en el Teatro, donde asiduamente veo a un Conjunto de Muchachos que se divierten a costa de la Gente común, y mediante Chanzas y Travesuras a Granel les tiran de la Nariz, con frívolos Motivos o sin Razón alguna. En Ocasión del Episodio de la otra Noche, en que un Amigo aplaudía la elegante Salida que el Sr. Wilks había hecho, uno de estos Estrujadores-de-Narices lo oyó por casualidad, y le pellizcó la Nariz. Yo estaba en el Pozo la otra Noche (en que el Teatro estaba atestado), mientras un Caballero apoyaba su Peso contra mí (que era bastante), y cuando le pedí que retirara su Mano, me tiró de la Nariz. Le solicité con toda cortesía que retirara la Mano; a lo cual respondió tirando nuevamente de mi Nariz. No quise levantar Revuelo en un Lugar tan público, porque no estaba dispuesto a crear Alboroto; pero desde entonces he pensado sobre el Asunto y lo considero poco honrado y nada caballeresco, pues convierte a estos Tira-Nariz en odiosos, y hace que la Gente a la que le tiran la Nariz se vea disminuida y despreciable. Esta Alevosía es la que humildemente le imploro que procure reparar.

----------Soy su Admirador, &c.

----------James Easy.

Sr. ESPECTADOR,

-----El del 29 de Diciembre sobre el Amor y el Matrimonio es de esa Clase de Discursos tan útiles, que no puedo evitar agregar a los suyos mis Pensamientos al respecto. Creo que es una Desgracia que el Estado del Matrimonio, que por su Naturaleza misma es capaz de darnos la más completa Felicidad que esta Vida puede darnos, sea tan incontrolable para tanta Gente, como se ve cotidianamente. Pero la Travesura en general proviene de las imprudentes Elecciones que la Gente hace, y de las Expectativas de Felicidad a partir de Cosas que no pueden brindarla. Sólo las buenas Cualidades de la Persona amada pueden ser los Cimientos del Amor por el Juicio apropiado y la Discreción; y quienquiera espere alcanzar la Felicidad mediante algo que no sea la Virtud, la Sabiduría, el Buen Humor y una Semejanza en las Costumbres, se hallará inmensamente equivocado. Mas, ¡cuán pocos son los que buscan estas cosas, en lugar de hacer de las Riquezas su principal Objetivo, si no el único! ¡Cuán raro es para un Hombre, cuando se apresta a pensar en el Matrimonio, poner sus Esperanzas en tener una Mujer leal, que constituya una agradable Compañía! ¡Y que además administre con Prudencia y Frugalidad la Porción de su Patrimonio que él le confíe a su Conducta, y gobierne la Casa con Economía y Discreción, y sea un bello Adorno para él y para la Familia! ¿Dónde hallaremos al Hombre que está atento a encontrar a aquella que haga de la Práctica de la Virtud su principal Dicha; y del Cumplimiento de su Deber, su continuo Placer? No: Los Hombres prefieren perseguir el Dinero como el Complemento de todos sus Deseos; y sin importar la Clase de Esposa que elijan, seguirán pensando que las Riquezas proveen toda Clase de Placeres, que además les permitirán tener Amantes, Caballos, Sabuesos, Tragos, Festines, y Días de Caza con sus Compañeros; podrán pagar las Deudas contraídas por previas Extravagancias o por algún otro vil e indigno Fin; y podrán darse el Lujo de permitirse Placeres que constituyen una Vergüenza y un Escándalo para la Naturaleza humana. Ahora bien, en cuanto a las Mujeres, ¿cuántas de ellas hay que consideren la máxima Felicidad el tener un virtuoso y sabio Amigo? ¿Uno que sea fiel y justo con todos, y constante y amoroso con ellas? ¿Uno que con Cariño y Diligencia las cuide, al tiempo que mejore su Patrimonio, y que sin protestar le conceda todo lo que es prudente y conveniente? O mejor dicho, ¿cuántas son las que no ponen su Felicidad en opacar a las demás en Pompa y Exhibición? ¿Y que no piensen, al casarse con una Persona tan rica, que nadie entre sus Conocidos sea tan delicada en su Vestimenta, y con una Figura tan bien adornada, o con tan magníficos Muebles? Así, sus Cabezas se llenan de vacuas Ideas; y quisiera de corazón decir que la Exhibición y la Vestimenta no son los Principales Bienes de tantas Mujeres, como temo que lo son.
-----De esta Manera ambos Sexos se engañan a sí mismos, e imponen la Reflexión y la Desgracia a la más feliz y honorable de las Etapas de la Vida; mientras que si solo corrigieran su Gusto depravado, moderaran su Ambición y obtuvieran su Felicidad de los Objetos adecuados, entonces veríamos que la Dicha en el Matrimonio no tiene por qué ser una de las Maravillas del Mundo, como lo es hoy.
-----Señor, si piensa que estos Pensamientos son dignos de aparecer entre los suyos, sírvase darles un mejor Vestido y llevarlos a pasear al Extranjero; entonces le estará agradecido

----------Su Admirador,
----------A. B.

Sr. ESPECTADOR,

-----Mientras caminaba hoy por la Calle, ocurrió que por la otra Vereda pasó una Belleza cuyos Encantos eran tan atractivos, que atrajeron mi Mirada enteramente al otro Lado de la Calle, de tal manera que dejé de prestar atención al Camino y me di de bruces, con la Nariz, directamente contra un Poste; y apenas la Dama me vio, le causé un Ataque de Risa, aunque al mismo tiempo ella era consciente de que había sido la Causa de mi Infortunio, lo cual en mi Opinión era el mayor Agravante de su Crimen. Como estaba ocupado limpiándome la Sangre que me chorreaba por el Rostro, no tuve Tiempo de informarle de su Barbarismo, ni de mi Resolución de no volver a perder de vista el Camino a causa de alguna otra de su Sexo: Por lo tanto, para vengar a su humilde Servidor, él desea que Usted inserte este Episodio en alguno de sus próximos Ensayos, lo cual será, como él espera, una Advertencia para el resto de los Mirones de Mujeres, así como para el pobre

----------Anthony Gape.

Sr. ESPECTADOR,

-----Quisiera saber para el próximo Número si el divertido Juego de El Párroco perdió la Sotanasigue siendo el último grito de la Moda entre las Damas distinguidas esta Navidad; porque veo que llevan Capuchas de todos los Colores, que supongo usan para tal Propósito: Si es así, y si a Usted le parece apropiado, llevaré algunas de esas Capuchas para las Damas de Yorkshire; porque ellas disfrutan que les lleve algo de Londres que sea bien nuevo. Si Usted puede decirme algo, cualquier Cosa, que pueda hacer para obedecer las Órdenes de estas Señoras con mayor tino, le ruego que me lo informe, pues así le estará extremadamente agradecido

----------Su humilde Servidor.

Sr. ESPECTADOR, -----------------------------------Oxford, 29 de Dic.

-----Dado que Usted parece inclinado a hacerse Amigo de los Desamparados, le ruego que me asista en este Asunto que tanto me ha hecho sufrir. El Brindis reinante en este Lugar se hace en honor de Patetia; la he perseguido con la mayor Diligencia durante estos Doce Meses, y me doy cuenta de que nada se interpone entre nosotros excepto uno que la adula más de lo que yo puedo hacerlo, pues el Orgullo es la Pasión favorita de esta Dama; por lo tanto, si Usted tuviera a bien ser mi Amigo en la medida en que le fuera posible hacer una Mención favorable de ella en alguno de sus Ensayos, creo que entonces yo no fallaría en mis Intentos. Los Eruditos hacen Cola, como seguramente hacían en su Época ante el Banco de Iglesia: Y ella se hace rendir Devoción por una Muchedumbre de Jóvenes que aún no conocen el Sexo, y a cuya Pasión agregan la Inexperiencia: Sin embargo, si esto tiene el Éxito que pido en mis Votos, Usted me hará el Hombre más feliz del Mundo, y el más agradecido de todos.

----------Sus humildes Servidores.

Sr. ESPECTADOR,

-----Llegué al Baño de mi Amante esta Mañana, pues me lo permite aun cuando está a Cara lavada: Ella frunció el Ceño y espetó ¡Pfft! cuando le regalé un Cumplido robado por ahí; sea Usted quien juzgue si era bonito o no. Señora, dije, Usted debe abstenerse de llevar esas Prendas de su Vestido; quedarán muy bien en otras, pero no se puede poner un Parche donde oculta una Belleza.

T.



Sábado, 5 de Enero de 1712


Cedite Romani Scriptores, cedite Graii.- Propercio. El. 34, lib. 2, v. 95.

Abrid paso escritores Romanos, abrid paso Griegos.


-----No hay nada en la Naturaleza tan tedioso como las Disertaciones generales, especialmente cuando giran en torno de la Terminología. Por esta Razón retomaré la Discusión de ese Punto que ha empezado unos Años ha, respecto de si el Paraíso Perdido de Milton puede ser llamado un Poema Heroico. Aquellos que no consentirían en darle ese Título, pueden llamarlo (si les place) un Poema Divino. Será suficiente para su Perfección, si tiene en sí todas las Bellezas de la más alta clase de Poesía; y en cuanto a aquellos que alegan que no es un Poema Heroico, no lo empequeñecen más de lo que lo harían si dijesen que Adán no es Eneas, ni Eva Helena.
-----Lo examinaré por lo tanto bajo las Reglas de la Poesía Épica, y veremos si alcanza o no el Nivel de la Ilíada o la Eneida en las Perfecciones que son esenciales a ese tipo de Literatura. La primera cosa a ser considerada en un Poema Épico es la Fábula, que será perfecta o imperfecta de acuerdo a si la Acción que relata lo es en menor o mayor grado. Esta Acción debe tener tres Cualidades. Primero, no debe ser más que Una Acción. Segundo, debe ser una Acción completa; y tercero, debe ser una gran Acción. Consideremos la Acción de la Ilíada, la Eneida y el Paraíso Perdido bajo estas tres Luces. Para conservar la Unidad de su Acción Homero la adelanta hasta la Mitad del Asunto, como lo ha observado Horacio: de haberse remontado hasta el Huevo de Leda o si hubiera empezado mucho más tarde, aun con el Rapto de Helena o el Sitio de Troya, es evidente que la Historia del Poema habría sido una Serie de varias Acciones. Él inicia entonces su Poema con la Discordia entre sus Príncipes, y entreteje con habilidad, en las sucesivas Partes del mismo, un Acopio de Material informativo relativo a ellos y que ha ocurrido antes del fatal Disenso. Bajo el mismo principio, Eneas hace su primera Aparición en el Mar Tirreno y con Italia a la Vista, porque la Acción que se nos propone es su Asentamiento en el Lacio; pero como era necesario para el Lector saber qué le había ocurrido en la toma de Troya y en las partes anteriores de su Viaje, Virgilio hace que su Héroe lo relate como si fuesen Episodios en los Libros segundo y tercero de la Eneida. Los Contenidos de ambos Libros transcurren antes de los del primer Libro en el Hilo de la Historia, aunque para conservar la Unidad de la Acción aparecen después en la Disposición del Poema. Milton, imitando a estos dos grandes Poetas, abre su Paraíso Perdido con un Consejo Infernal que planea la Caída del Hombre, que es la Acción que se propone exponer; y como esas grandes Acciones son anteriores en el tiempo, la Batalla de los Ángeles y la Creación del Mundo (que habrían destruido completamente de Unidad de la Acción principal, de haberlas relatado en el mismo Orden en que han ocurrido) las desplaza a los Libros quinto, sexto y séptimo, bajo la forma de Episodios de su noble Poema.
-----Aristóteles mismo concede que Homero no tiene nada de qué jactarse en cuento a la Unidad de su Fábula, aunque al mismo tiempo el gran Crítico y Filósofo se esfuerza en paliar esta Imperfección en el Poeta Griego, imputándosela en cierta medida a la Naturaleza misma del Poema Épico. Algunos han sido de la Opinión de que la Eneida también adolece de esta Característica, y posee Episodios que pueden ser vistos como Excrecencias antes que como Partes de la Acción. Por el contrario, el Poema que tenemos ahora bajo nuestra Consideración no tiene otros Episodios que los que surgen naturalmente del Asunto, y sin embargo está lleno de tal Multitud de Incidentes sorprendentes que nos dan al mismo tiempo un Placer de la mayor Variedad y de la mayor Simplicidad, uniformes en su Naturaleza, aunque variados en la Ejecución.
-----Debo también observar que, al igual que Virgilio, en el Poema que estaba destinado a celebrar el Origen del Imperio romano, describió el Nacimiento de su gran Rival, la Nación Cartaginesa, Milton, con igual Arte, en su Poema sobre la Caída del Hombre, ha relatado la Caída de aquellos Ángeles que son sus Enemigos declarados. Además de las muchas otras Perfecciones en Episodio tal, éste corre en paralelo con la gran Acción del Poema impidiendo la Ruptura de su Unidad, como inevitablemente lo habría hecho otro Episodio que no tuviera una Afinidad tan grande con el Tema principal. En síntesis, este es el mismo tipo de Perfección que los Críticos admiran en El Fraile Español, o en El Descubrimiento Doble, donde las dos Tramas parecen Duplicados y Copias una de la otra.
-----La segunda Cualidad requerida en la Acción de un Poema Épico, es que debe constituir una Acción entera: una Acción está entera cuando está completa en todas sus Partes; o, como lo describe Aristóteles, cuando consta de un Principio, un Nudo y un Desenlace. Antes de ella no debe haber nada, no debe haber nada entrelazado con ella, y nada debe haber después que no esté relatado en ella. Del mismo modo que, por el contrario, ni un sólo Paso debe estar omitido en ese Progreso preciso y regular que se supone debe desarrollarse desde su Origen hasta su Consumación. Así vemos la Cólera de Aquiles en su Origen, su Continuación y Efectos, y el Establecimiento de Eneas en Italia, desarrollado a través de todas las Fuerzas que se ponen en su camino tanto por Mar como por Tierra. La Acción en Milton supera (creo yo) a los dos anteriores en este Punto; la vemos lograda en el Infierno, ejecutada en la Tierra y castigada por el Cielo. Las Partes de la misma están contadas de la Manera más precisa, y se desarrollan de una en otra en el Orden más natural.
-----La tercera Cualidad de un Poema Épico es su Grandeza. La Cólera de Aquiles fue de tales Consecuencias que enredó a los Reyes de Grecia, destruyó a los Héroes de Troya y alistó a todos los Dioses en Facciones. El Asentamiento de Eneas en Italia dio Origen a los Césares y al Imperio Romano. El tema de Milton era aún mayor que los anteriores; no determinaba el Destino de Personas o Naciones individuales, sino de todas las Especies. Los Poderes unidos del Infierno se reunieron para la Destrucción de la Humanidad, afectándola en parte, lo que habrían completado de no haberse interpuesto la Omnipotencia. Los principales Actores son el Hombre en su mayor Perfección y la Mujer en la cima de su Belleza. Sus Enemigos son los Ángeles Caídos: El Mesías, su Amigo; y el Todopoderoso, su Protector. En síntesis, cada cosa que es grande en el Círculo todo del Ser, sea dentro del Límite de la Naturaleza o fuera de él, tiene una Parte peculiar asignada en este noble Poema.
-----En Poesía como en Arquitectura, no sólo el Todo, sino los Miembros principales y cada Parte del mismo, deben ser Grandes. No presumiré de decir que el Libro de los Juegos en la Eneida, o el correspondiente de la Ilíada, no forman parte de esta Naturaleza, ni censuraré el Símil del Trompo en Virgilio, ni muchos otros del mismo tipo en la Ilíada, tan censurables en este Particular, pero creo que podemos decir, sin desmerecer esas maravillosas Ejecuciones, que hay una incuestionable Magnificencia en cada Parte del Paraíso Perdido, y ciertamente una aun mayor de la que podría haber existido en cualquier Sistema Pagano.
-----Pero cuando Aristóteles habla de la Grandeza de la Acción no sólo quiere decir que la misma debe ser grandiosa en su Naturaleza, sino también en su Duración, o en otras Palabras, que debe tener la Extensión adecuada, así como lo que llamamos propiamente Grandeza. La justa Medida de este tipo de Magnitud, la explica mediante la siguiente Similitud. Un Animal, no más grande que un Ácaro, no puede aparecer perfecto ante el Ojo, porque la Vista lo abarca de una sola vez, y se hace sólo una Idea confusa del Todo, y no una Idea clara de todas sus Partes; si por el contrario imaginamos una Animal de diez mil Estadios de largo, el Ojo estará tan colmado por una sola de sus Partes que la Mente no podrá formarse una Idea del Todo. Estos Animales son para el Ojo, lo que una Acción muy breve o una muy larga sería para la Memoria. El primero se perdería y sería tragado por ella, y el segundo difícilmente sería contenido en ella. Homero y Virgilio han mostrado su principal Arte en este Particular; las Acciones de la Ilíada y la Eneida, eran en sí mismas excesivamente breves, pero están tan hermosamente extendidas y diversificadas por la Invención de Episodios y la Maquinaria de Dioses, y con Ornamentos igualmente poéticos, que conforman una Historia conveniente, suficiente para ocupar la Memoria sin sobrecargarla. La Acción de Milton está enriquecida con tal Variedad de Circunstancias, que yo habría encontrado tanto Placer en la lectura de los Contenidos de sus Libros como en la mejor Historia con la que me hubiese encontrado. Es posible que las Tradiciones sobre las cuales se basan la Ilíada y la Eneida contengan más Circunstancias dentro de sí que la Historia de la Caída del Hombre, como la encontramos narrada en las Escrituras. Además, fue más fácil para Homero y Virgilio salpicar la Verdad con Ficciones, en tanto no corría el peligro de ofender la Religión de su País. Pero Milton no sólo tuvo muy pocas Circunstancias sobre las cuales construir su Poema, sino que también se vio obligado a proceder con el mayor de los Cuidados en cada cosa que agregaba de su propia Invención. Y ciertamente, no obstante todas las Restricciones que lo sojuzgaban, ha llenado su Historia con tantos Incidentes sorprendentes, los cuales conllevan una Analogía tan estrecha con los que nos transmiten las Sagradas Escrituras, que es capaz de complacer al más delicado Lector, sin ofender al más escrupuloso.
-----Los Críticos modernos han inferido a partir de varios Indicios de la Ilíada y la Eneida, el Espacio de Tiempo en que se desarrolla la Acción de cada uno de los Poemas; pero como una gran Parte de la Historia de Milton se lleva a cabo en Regiones que se hallan fuera del Alcance del Sol y la Esfera del Día, es imposible gratificar al Lector con un Cálculo semejante, que de hecho sería más curioso que instructivo; ningún Crítico, tanto Antiguo como Moderno, ha establecido Reglas para circunscribir la Acción de un Poema Épico con ningún Número determinado de Años, Días u Horas.

-----Este Fragmento de Crítica sobre el Paraíso perdido de Milton será continuado en los Ensayos de los próximos Sábados.

L.



Jueves, 3 de Enero de 1712

Dixerit e multis aliquis, quid virus in angues
Adjicis? et rabidae tradis ovile lupae?
-Ov. de Art. Am.

-----Uno de los Padres de la Iglesia, si estoy bien informado, definió a la mujer como un zoon filokosmon, es decir, un Animal que se deleita con el Refinamiento. Ya diserté sobre el Bello Sexo a partir de esta Definición en dos o tres Ensayos y observé en particular que en todas las Épocas ellas han sido más cuidadosas que los Hombres para adornar la Parte de la Cabeza que generalmente llamamos el Exterior.
-----Esta Observación es tan evidente que cuando decimos en el Discurso coloquial que un Hombre tiene una bella Cabeza, una gran Cabeza o una buena Cabeza, nos expresamos metafóricamente, refiriéndonos a su Capacidad de Entendimiento; mientras que al decir de una Mujer que tiene una Cabeza bella, grande o buena, nos referimos solamente a su Tocado.
-----Se puede observar en las Aves que la Naturaleza ha prodigado todos sus Ornamentos en el Macho, el cual se ve muy a menudo ataviado con un hermoso Arreglo en la Cabeza, ya sea una Cresta, un Jopo, un Penacho de Plumas o un pequeño Plumaje natural, erecto como una especie de Pináculo en la Punta de la Cabeza. Pero como la Naturaleza, contrariamente, ha vertido sus Encantos de forma mucho más abundante en la Sección femenina de nuestra Especie, por eso son ellas tan asiduas en aplicarse a sí mismas los más finos Adornos del Arte. El Pavo real, con todo su Orgullo, no exhibe la mitad de los Colores que se manifiestan en el Atuendo de una Dama Británica cuando se viste para un Baile o un Cumpleaños.
-----Pero volvamos a nuestras Cabezas femeninas. Las Damas han atravesado una Especie de Período de Deshielo con respecto a esa Parte de su Vestido, desprendiéndose de grandes Cantidades de Cintas, Lazos y Batista, y reduciendo, en cierta medida, esa Parte de la Figura humana a la bella Forma de Globo que le es natural. Durante un buen Tiempo nos preguntamos qué Tipo de Ornamentación suplantaría a los anticuados Tocados. Pero nuestras Projectistas femeninas han pasado el último Verano tan ocupadas con las mejoras de sus Enaguas que no han tenido Tiempo para preocuparse de nada más; pero al fin, habiendo adornado lo suficiente su Zona más baja, dirigen ahora sus Pensamientos a la otra Punta, como si recordaran el viejo Proverbio de Cocina de que si uno enciende el Fuego de ambas Puntas, el medio se desplaza solo.
-----Inicié esta Especulación a raíz de una Imagen que me alcanzó en la Ópera recientemente. Estaba parado en la Parte trasera del Palco, cuando advertí un pequeño Racimo de Mujeres juntas con las Capuchas de Colores más bonitas que haya visto jamás. Una era azul, otra amarilla y otra ocre; la cuarta era rosada y la quinta de un Verde pálido. Contemplé esta pequeña Congregación de partes tan coloridas con el mismo Placer que un Macizo de Tulipanes, y no sabía al principio si no podía tratarse de una Embajada de Reinas de la India; pero al colocarme en el Foso y verlas de Frente, me desengañé de inmediato, pues por la mucha Belleza de sus Caras, descubrí que eran Inglesas. Ojos y Labios como esos, Mejillas y Frentes semejantes, no pueden ser Producto de ningún otro País. La Complexión de sus Rostros me disuadió de seguir mirando los Colores de sus Capuchas, aunque pude percibir fácilmente, por la inefable Satisfacción que se manifestaba en sus Miradas, que sus propios Pensamientos estaban totalmente ocupados en esos bonitos Ornamentos que llevaban sobre sus Cabezas.
-----Me han dicho que esta Moda se expande día a día, a tal punto que las Damas Whig y Tory han comenzado a exhibir Colores diferentes para declarar sus Principios en la Prenda de su Cabello. Más aún, si he de creer a mi Amigo Will Honeycomb, hay cierta vieja Coqueta de su Conocimiento, que planea aparecer muy repentinamente con una Capucha Arco Iris, como la Iris del Virgilio de Dryden, segura de que entre tanta Variedad de Colores tendrá un Encanto para cada Corazón.
-----Mi Amigo Will, que se jacta tanto de su Perspicacia en Materia de Galantería, me dice que ya es capaz de descubrir el Estado de Ánimo de una Dama por el Color de su Capucha, así como los Cortesanos de Marruecos conocen la Disposición de su actual Emperador por el Color del Traje que se pone. Cuando Melesinda envuelve su Cabeza en Color Llama, su Cabeza está decidida a la Ejecución. Cuando la cubre de Púrpura, dice, no le recomendaría a su Amante acercarse a ella; pero si está de Blanco, eso es Paz y puede tenderle su Mano para salir del Palco con ella sin correr ningún Peligro.
-----Will me informa también que estas Capuchas pueden ser usadas como Señales. ¿Por qué si no, me dice, Cornelia se pone la Capucha negra siempre que su Esposo se marcha al Campo?
-----Tales son los Sueños galantes de mi Amigo Will Honeycomb. Por mi Parte, imputo esta Diversidad de Colores en las Capuchas a la Diversidad de Complexión de los Rostros de mis bonitas Compatriotas. Ovidio en su Arte de Amar ha dado algunos Preceptos sobre este Asunto, aunque los encuentro diferentes a los que rigen entre los Modernos. Recomienda Seda roja a rayas para la Tez pálida; Blanco para la Morena y Negro para la Rosada. En cambio, mi Amigo Will, que se considera un Maestro superior a Ovidio en este Arte, me dice que las Rasgos más pálidos lucen mejor con un Zangalete blanco y que la Tez más oscura no se malogra nada con una Capucha negra. En Síntesis, propone que el Color de la Cara se pierda en el de la Capucha, como un Fuego que arde suavemente o una Vela que se extingue a medias en la Luz del Sol. Esto, dice, tu Ovidio lo ha intuido donde trata de estos Temas cuando nos dice que las Ninfas Azules del Agua están vestidas con Atuendos color Cielo y que la Aurora, que siempre aparece con la Luz del Sol naciente, viste Azafrán.
-----Ignoro si estas Observaciones tienen o no justo Fundamento; pero lo he visto a menudo, mientras estábamos detrás de las Damas, elogiar o censurar la Complexión de un Rostro que nunca vio guiándose por la Observación del Color de su Capucha, y rara vez se ha equivocado.
-----Como en mi Corazón sólo aspiro a honrar y mejorar el Bello Sexo, no puedo concluir este Escrito sin una Exhortación a las Damas Británicas para que sobrepasen a las Mujeres de todas las otras Naciones tanto en Virtud y buen Sentido, como en Belleza; algo que pueden ciertamente hacer si cultivan sus Mentes con la misma Dedicación con que adornan sus Cuerpos: mientras tanto recomendaré para su más seria Consideración las Palabras de un antiguo Poeta Griego:

Γυναικι κόσμος ο πρόπος, κ’ ου χρυσία

C.



Miércoles, 2 de Enero de 1712
-Secretum iter et fallentis semita vitae.- Hor.
-----Desde siempre ha existido la Afectación de amar la Soledad entre aquellos que no pueden suponerse de ningún Modo calificados para pasar la Vida en esa Forma. Esta Gente ha tomado de sus Lecturas muchas Cosas agradables que se han escrito sobre el Tema, donde se nos permite conocer Personas excelentes que se deleitaron viviendo retirados y al margen de los Placeres que fascinan a la mayor Parte del Mundo. Este Modo de Vida es recomendado por cierto con gran Belleza y de tal Forma que inclina al Lector por un Momento al agradable Olvido del Ajetreo de la Vida en que está involucrado y, a la vez, al Anhelo de ese Estado que fascina en la Descripción. Pero con sólo examinar el Mundo y advertir cuán pocos son capaces de abrazar una Soledad religiosa, culta y filosófica, deberemos cambiar ese Tipo de Soledad completa por un Modo singular de emplear el Tiempo en el Mundo sin llegar al Extremo de abandonarlo totalmente. He observado con frecuencia que no hay un sólo Hombre respirando que no difiera de todos los otros Hombres tanto en los Sentimientos de su Espíritu como en los Rasgos de su Cara. La Felicidad ocurre cuando alguien es tan dichoso que descubre y sigue la Inclinación propia de su Genio y dirige todos sus Esfuerzos para actuar según lo que ella le dicta. En vez de esto, que es un Método inocente para que el Hombre goce de sí y se aleje de los Caminos habituales donde tiene Multitudes de Competidores, están aquellos que buscan su propio Camino con Amargura y con Espíritu de Contradicción: estos Hombres se entregan a todas las Privaciones como si la Culpa y la Impunidad no pudieran ir juntas. Eligen las Cosas simplementen porque disgustan a otros; y fingen en verdad una Constancia inviolable en Asuntos sin Importancia. Así a veces un viejo Sujeto llevará con gran Integridad este o aquel Corte de Ropa, mientras el resto del Mundo degenera en Botones, Bolsillos y Pliegues desconocidos para sus Ancestros. Aun con todo lo insignificante que es esto, si se investigara a Fondo, descubriríamos que este señor no es sincero, que en su Corazón aprueba la Moda y que la resiste por mera Obstinación. Pero me estoy alejando del Propósito que me impuse, que es celebrar un Modo particular de pasar la Vida, que no supone Contradicción para el Hombre sino la Decisión de no contraer ninguno de los Deseos exorbitantes a los cuales la Gente se esclaviza. El mejor Modo de alejar del Mundo el propio yo es renunciar al Deseo de ser por él reconocido. Habiendo preservado un Hombre su Inocencia y habiendo cumplido todos sus Deberes, el Tiempo que pase a su Modo será lo que distinga su Vida de la de un Esclavo. Si quienes afectan Pompa y Espectáculo supieran cuántos de sus Espectadores se mofan de sus triviales Preferencias, se sentirían mucho menos alentados y evaluarían el Mérito de todo lo relacionado con ellos: pronto descubrirán que hay muchos que desempeñan un Papel por debajo de lo que les permite la Fortuna o el Mérito, por Elección propia y por un elegante Deseo de Tranquilidad e Indiferencia. Parecerá un Caso de Novela si les cuento que en esta Época hay un Viejo que se contenta con pasar por Humorista y que no comprende el Papel que debería desempeñar en este Mundo, al tiempo que vive en una Residencia de diez Chelines por Semana con un solo Criado. Vestido de acuerdo a la Temporada con Lienzo o Lana y no teniendo ningún otro Llamado impostergable salvo las Campanadas de Oración dos veces al día, les parecerá de Fábula saber que este Caballero dona todo el Excedente de su Gran Fortuna, por Métodos secretos, a otros Hombres. No posee la Pompa de un Séquito numeroso ni de otros que lo atiendan, pero todos los Días de su Vida sabe que la Viuda, el Huérfano, el Enlutado y el Extraño bendicen su Mano invisible en las Plegarias. Este Humorista renuncia a todos los Cumplidos que la Gente de su misma Condición podría dirigirle a cambio del Placer de ayudar a los afligidos, abastecer a los menesterosos y amar a los abandonados. Este Humorista guarda para sí mucho más de lo que desea y resigna una vasto Cúmulo de sus Posesiones Superfluas para comprar el Cielo y, liberando a otros de las Tentaciones de la Escasez mundanal, llevar consigo un Séquito hasta allí.
-----De todos los Hombres que pueden jactarse de vivir de un Modo particular, luego de este admirable Personaje, estoy encantado con Irus, cuya Condición no le permite la misma Generosidad, y quizás sería incapaz de practicarla, si su Condición se lo permitiera. Irus, aunque ahora tiene más de cincuenta Años, no ha aparecido en el Mundo, con su verdadero Carácter, desde los veinticinco, Época en que se agotó su pequeño Patrimonio y pasó un Tiempo con los Calaveras que habían vivido alimentándose de él: un Período de diez Años en todos los Callejones, los Senderos y a veces las Tabernas abiertas y las Calles de su Ciudad, dotó a Irus de una perfecta Habilidad para juzgar las Inclinaciones humanas y actuar en consecuencia. Gravemente consideró que era pobre y el Horror general que la Mayoría de los Hombres siente por los que están en Situación semejante. Irus pensó con Acierto que mientras mantuviera en Secreto su Pobreza no la sentiría como una Carga; perfeccionó esta Idea hasta practicar la Austeridad y la Avaricia. Decidió manejar su Vida futura de acuerdo con este único Principio; y a los Treinta y seis Años regresó a Long-Lane, donde encontró diversos Trajes abandonados por sus primeros Dueños ofrecidos al mejor Postor. En este Sitio cambió la alegre Desprolijidad de su Ropa, conveniente para un Hombre mucho más joven, por otra más cálida y aceptable para un Hombre mucho más viejo. Irus salió equipado de Pies a Cabeza, con un pequeño Bastón de roble y con el Aspecto de un Hombre sustancial, de más de cincuenta, despreocupado por su Atuendo. Tenía en ese Momento cincuenta libras en efectivo; y así vestido, con esos Caudales, se instaló en su Alojamiento actual de la calle St. John, en la Mansión de la Viuda de un Sastre, quien lava y almidona sus Fajas. Desde entonces ha mantenido sus Reservas, sin ganar ni perder nada, en el Valor de cinco Libras. Le dejó a alguien todos sus viejos Contactos y todo sus Artificios de Vida, salvo el Juego de Backgammon, con el cual ha hecho más que afrontar sus Gastos. Desde que vino al Vecindario, Irus ha demostrado hábilmente ser un irreductible Huraño que vale su peso en Oro: nadie lo visita, no recibe Cartas y cuenta su Dinero a la Mañana y a la Noche. Gracias a los Papeles públicos sabe qué es lo que ocurre generalmente, evita toda Charla sobre Dinero, pero se encoje de Hombros si le hablan de Títulos: niega ser rico con el Aire que afectan todos los que están orgullosos de serlo: es el Óraculo de un Juez de Paz vecino que se reúne con él en el Café; las Expectativas de lo que puede dejar como Herencia, no teniendo Herederos, le vale tres o cuatro Invitaciones diarias a cenar en diferentes Lugares, de entre las cuales elige con Cuidado para que no parezca preferir al Hombre más rico. Todos los Jóvenes lo respetan y dicen que es exactamente el mismo que cuando ellos eran Niños. No emplea Engaños sino que aprovecha las Intenciones de los Hombres con el Fin de sobrevivir. Realiza esto con un Malhumor (muy bien actuado) del que nadie creería capaz a un Hombre pobre. Su Expresión, su Ropa, su Andar y su Lenguaje son tales que sería imposible adivinar si en el período activo de su Vida ha sido un Ciudadano sensible o un Intelectual conocedor del Mundo. Estas son las grandes Circunstancias en la Vida de Irus y así pasa sus Días como un Extraño para la Humanidad; y a su Muerte, lo peor que podrá decirse de Irus será que obtuvo de los Hombres que cifraban en él sus Expectativas más de lo que él tenía para dejarles.
-----Me siento inclinado a publicar las siguientes Cartas pues he sabido que su Autor me ha visto en esta u otra Parte y, según me informan mis Corresponsales, por una excelente Capacidad de Imitación puede adoptar mi Aire y da a mi Taciturnidad una Agudeza que divierte más que cualquier Cosa que yo pudiera decir estando presente. Me alegra, pues, que mi Silencio haya sido adaptado para la buena Compañía de la Ciudad. Y ha perfeccionado tanto su Habilidad de Imitación que falsificó una Carta de mi Amigo Sir Roger con tal Pericia que pasaría por auténtica para todos, salvo para mí, que lo conozco en Profundidad.
-----“Sr. Espectador
-----Habiendo notado en la Gramática de Lilly cuán dulcemente se acompañan Baco y Apolo en un mismo Verso, para preservar la Amistad entre esos dioses, he pedido a Baco que me asista en mi Profesión teatral. De este Modo, cuando cierta Gente de Calidad pronostica que una Obra mía ha de representarse el Día tal y otros, apostando Toneles, contradicen el Pronóstico, yo me encuentro totalmente entregado al dulce Servicio del Vino y el Ingenio. Señor, le envío la Carta que me escribió Sir Roger de Coverley, para pedirle que obre según lo que ella dice en favor de la Taberna Bumper. Sea benévolo: ya sabe que para un Actor no hay Orgullo más grande que recibir la Aprobación del Espectador.
---------------------------Soy su Admirador, aunque desconocido,
--------------------------------------------------------------Richard Estcourt.

Al Sr. Estcourt en su Casa de Covent-Garden
Coverly, 18 de Diciembre de 1711.
Viejo Cómico,
-----El Tonel de Oporto llegó sano y salvo y se ganó una buena Reputación por estos Lares; y me alegra saber que un Sujeto que ha estado soltando su Dinero, desde que nació, solo por el Placer del Vino, ha tenido la Idea de reunir el Provecho con el Placer. Nuestro Sexton (pobre Hombre), revigorizado por su Vino, pues su Ataque de Gota ha disminuido mucho con él, dice que la Naturaleza lo provee para Uso de toda la Familia, que no puede faltar en las Mesas de los Mayordomos, que fortalece la Digestión y liquida los Empachos, las Fiebres y los Médicos; algo que ningún Vino Verde puede hacer. Sírvase buscar una Sala confortable y espero ayudarle pronto a llenar su Bumper con la Gente de nuestro Club; pero no debe hacer sonar ninguna Campana cuando ingrese el Espectador; yo prohibí que hicieran sonar las Campanas de la Cena cuando estuvo conmigo en el Campo. Le agradezco el pequeño Jamón y las Cebollas de Portugal; por favor, tenga siempre una Reserva con usted. Usted sabe que mi Comida consta sólo de un buen Queso de Cheshire, mejor Mostaza, una Manzana y todo acompañado con un Barril del mejor John Sly. Sir Harry le ha robado todas sus Canciones y cuenta la Historia del 5 de Noviembre a la Perfección.
-------------------------Suyo para servirle,
--------------------------------------------Roger de Coverley

Nos hemos quedado sin el viejo John desde la última vez que estuvo aquí.”


ÍNDICE GENERAL
Sobre el blog

-------------

TRADUCTORES
  • Diego M. dell'Era
  • Agustina Fracchia
  • Jerónimo Ledesma
  • Miguel Rosetti
  • Alonso Ruvalcaba
  • Ramiro Vilar

-------------

ILUSTRADORES
  • Diana Benzecry
  • Guadalupe Silva

-------------

DÍAS PASADOS
EL ESPECTADOR: ARCHIVO

-------------

LINKS

-------------

-------------